Está en la página 1de 22

TEMA N° 09

LA MISION DE
JESUCRISTO

P. JOSE ZAPATA CARRASCO


PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA

5/11/2019 1
TEMA Nombre del Programa
LA MISION DE JESUCRISTO
09

1.- JESUS PROCLAMA LA 3.- JESÚS DA TESTIMONIO DE


BUENA NUEVA A LOS POBRES LA VERDAD Y DE LA AUTÉNTICA
LIBERTAD DE LOS HOMBRES
1.1.- Concepto
3.1.- Jesús da testimonio de
1.2.- Características
la verdad de Dios
2.- JESUS ANUNCIA Y REALIZA 3.2.- Jesús ilumina y orienta la
EL REINO DE DIOS libertad del hombre
2.1.- Las parábolas del Reino de
Dios 4.- JESUS REVELA A DIOS
COMO PADRE
2.2.- Noción de Reino de Dios
5.- JESÚS PREDICE SU
2.3.- Características MUERTE Y RESURRECCIÓN

P. JOSE ZAPATA
2
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA
5/11/2019
1.- JESÚS PROCLAMA LA BUENA NUEVA A LOS POBRES

1.1.- Concepto

Jesús comienza su La expresión «Buena Nueva»


predicación con estas indica el carácter fundamental del
palabras: «El tiempo se ha mensaje de Jesús: se trata de la
cumplido y el Reino de Dios estupenda noticia que trae la
está cerca; conviértanse y felicidad terrena y eterna a los
crean en la Buena Nueva» hombres, mediante la
(Mc 1,15) participación en la vida
sobrenatural. En otras palabras,
Jesús anuncia que Dios desea
responder al deseo de bien y de
felicidad que está profundamente
enraizado en el corazón humano.

P. JOSE ZAPATA
3
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
1.2.- Características b) La participación en la vida
sobrenatural
La Buena Nueva que anuncia
Cristo presenta unas Inseparable de la primera, esta
características que expresan el fin característica esta sintetizada en la
religioso de la misión de Jesús: Bienaventuranza de la pobreza:
«Bienaventurados los pobres de
a) La conversión personal del espíritu, porque de ellos es el Reino
pecado de los cielos» (Mt 5,3).
Se trata de una exigencia moral de
renuncias y sacrificios personales, Esta Bienaventuranza nos remonta al
relacionada con el misterio comienzo de la actividad mesiánica
redentor de la Cruz, para entrar en de Jesús, cuando, en la sinagoga de
la felicidad que predica y revela Nazaret, dice: «El Espíritu del Señor
Jesús: la felicidad eterna. esta sobre mí, porque me ha ungido
Efectivamente, en el centro de la para anunciar a los pobres la Buena
Buena Nueva esta la predicación Nueva» (Lc 4,18).
de las Bienaventuranzas, como
resumen del espíritu nuevo que
trae Jesús a los hombres
P. JOSE ZAPATA
4
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
Esta expresión no significa que el Esta apertura sobrenatural solo se
mensaje de Jesús vaya dirigido da cuando los hombres se sienten
solo a los que son pobres en libres del apego a los bienes de la
sentido económico-social, sino tierra y están dispuestos a usarlos y
más bien expresa la condición a compartirlos según las exigencias
moral que es necesaria para de la justicia y de la caridad. Por
entender el mensaje sobrenatural eso, Jesús «da gracias al Padre, ya
de Jesús; se trata de estar que ha escondido estas cosas (= las
espiritualmente abiertos a acoger grandes cosas de Dios) a los sabios
la verdad y la gracia, que provie- y entendidos, y se las ha revelado a
nen del Padre como don gratuito la gente sencilla» (Lc 10,21).
de su amor por los hombres.

Sería una interpretación errónea pensar que Jesús aleja de sí a quienes


están en buena posición económica o social; baste citar al publicano
Zaqueo, a Lázaro, a José de Arimatea y a otros amigos de Jesús, cuyos
nombres no vienen en los Evangelios. Según las palabras de Jesús, son
«bienaventurados» los «pobres de espíritu» y «quienes oyen la Palabra de
Dios y la guardan» (Lc 11,28). El mensaje de las Bienaventuranzas resume
el programa de vida propuesto por Jesús a quien quiere seguir la llamada
divina
P. JOSE ZAPATA
5
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
c) El mismo Jesús es la Buena Nueva

La tercera característica de la «Buena Nueva» es el mismo Jesús,


quien no solo anunció el Evangelio, sino que el mismo Jesús es el
Evangelio. Los que creyeron en Él siguieron la palabra de su
predicación, pero siguieron mucho más a Aquél que la predicaba.

Siguieron a Jesús porque Él ofrecía «palabras de vida», como


manifestó Pedro después del discurso que tuvo Jesús en la
sinagoga de Cafarnaúm, cuando le abandonaron muchos
discípulos: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida
eterna» (Jn 6,68).

Esta identificación de la palabra y de la vida, del predicador y del


Evangelio predicado, se realiza de manera perfecta sólo en Jesús,
el Hijo de Dios que se ha encarnado para salvar a los hombres. El
seguidor de Jesús, el cristiano, está llamado a realizar en su
existencia personal la identificación de «la palabra» y de «la vida».
P. JOSE ZAPATA
6
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
2.- JESUS ANUNCIA Y REALIZA EL REINO DE DIOS

La misión salvadora de Jesús también se expresa en su frecuente


predicación del Reino de Dios. Jesús anuncia el Evangelio de este
Reino, y, al mismo tiempo, realiza el Reino de Dios en favor de los
hombres a lo largo de todo el desarrollo de su vida en la tierra, y
especialmente en el misterio pascual de su Muerte en la Cruz y de
su Resurrección.

a) Las parábolas del Reino de Dios


Jesús presenta el Reino de Dios mediante parábolas:

se parece a la semilla que siembra así como con las dificultades que se
el sembrador en la tierra y está derivan de la cizaña que sembró el
destinada a dar fruto (Mt 13,39); enemigo en medio del trigo (Mt 13,24-
compara su crecimiento con el 30).
grano de mostaza y con la
levadura (Mt 13,31-33),
P. JOSE ZAPATA
7
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
c) Características
El Reino de Dios es espiritual
b) Noción de Reino de Dios no se trata de un reino en sentido
temporal o político: no es un reino
El Reino de Dios anunciado por «de este mundo» (Jn 18,36). Jesús
Jesús significa la presencia y la subraya que el Reino que Él
intervención misericordiosa de anuncia e inicia es el Reino del
Dios en la historia, para la Padre, a quien los hombres deben
salvación eterna de los hombres. dirigirse para obtener su venida:
Se trata de un reino interno, «Venga tu Reino» (Mt 6,10). Y el
invisible, es decir, el reino de la Padre, por medio de la redención
gracia en las almas, y también obrada por Cristo, ofrece
social y visible, en cuanto que amorosamente a los hombres el
coincide con la Iglesia fundada por perdón de sus pecados y la
Cristo en la tierra. salvación, y espera la conversión
de los hombres como el padre de
la parábola esperaba el regreso del
hijo pródigo (Lc 13,20-32)
P. JOSE ZAPATA
8
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
Este Reino ya está presente El Reino de Dios es
en la tierra escatológico

crece y se desarrolla en el mundo y ya que, aunque lo ha iniciado


en la historia humana. Poco antes Jesús en la tierra y se desarrolla en
de su pasión, Jesús ruega al Padre la historia de los hombres, solo
que conceda a los discípulos vivir alcanzará su plenitud en el mundo
según esta concepción del Reino futuro, en la vida eterna:
de Dios:
ya «cuando el Hijo del Hombre
venga en su gloria... serán
«No te pido que los saques del
reunidas ante Él todas las gentes.
mundo, sino que los guardes del
[Entonces, los pecadores] irán al
Maligno. Ellos no son del mundo,
suplicio eterno; los justos, en
como yo no soy del mundo» (Jn
cambio, a la vida eterna» (Mt
17,15-16)
25,31-32.46).

9
P. JOSE ZAPATA
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
3.- JESÚS DA TESTIMONIO DE LA VERDAD Y DE LA
AUTÉNTICA LIBERTAD DE LOS HOMBRES

Jesús expone otro aspecto de su misión en la tierra cuando dice a Pilato:


«Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar
testimonio de la verdad; todo el que es de la verdad escucha mi voz» (Jn
18,37). Con estas palabras, Jesús confirma su misión divina y la vocación
sobrenatural del hombre.

3.1.- Jesús da testimonio de la verdad de Dios


Jesús pone de manifiesto que su misión es divina cuando da testimonio de
la verdad que viene de Dios y que, a la vez, es camino que conduce a
Dios. Incluso sus enemigos reconocen que Jesús es veraz y que enseña
«el camino de Dios» (Mc 12,14).

La verdad que testimonia Jesús impresiona a sus oyentes:


«quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba
como quien tiene autoridad, y no como los escribas» (Mc 1,22).
Jesús, pues, enseñaba con una fuerza especial, con la autoridad
de la verdad que tiene su fuente en el mismo Dios.
P. JOSE ZAPATA
10
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
La verdad que enseña Jesús es la verdad de Dios. Ejemplo

En el sermón del monte, en el que contrapone su enseñanza a la del AT,


no para abolir esta, sino para «darle cumplimiento», para perfeccionarla:
«Han oído que se dijo a los antepasados… pero yo les digo». Después de
cada «yo les digo» hay una exposición, hecha con autoridad divina, de la
verdad sobre la conducta humana contenida en los mandamientos de
Dios.

No se trata de unos comentarios, como los que podrían hacer los


escribas, sino que Jesús habla con la autoridad soberana que es
propia de Dios. No estamos, pues, ante unas opiniones, sino ante unos
principios morales que vinculan la conducta del hombre de cara a la
salvación eterna. De ahí que Jesús diga: «Mi doctrina no es mía, sino
del que me ha enviado» (Jn 7,16). Y por eso, también afirma que sus
palabras «no pasarán» (Mc 13,31), pues contienen la fuerza de la
verdad divina, que es indestructible y eterna.

P. JOSE ZAPATA
11
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
3.2.- Jesús ilumina y orienta la libertad del hombre

La verdad que propone Jesús en su predicación es una verdad de


salvación, es decir, una verdad que abre la vida del hombre al horizonte de
la vida eterna. Se trata de la verdad de Dios que libera y salva: «la verdad
les hará libres» (Jn 8,32); por eso, la enseñanza de Jesús no se reduce a
meros objetivos de orden temporal. Además, Jesús no impone su doctrina
por la fuerza, sino que respeta profundamente la libertad en la que el
hombre ha sido creado por Dios. Al proponer al hombre su Evangelio,
Jesús actúa de acuerdo con estos dos criterios:

Jesús confía en la propia Jesús orienta y fortalece la


luminosidad contenida en la verdad voluntad humana con la gracia
que Él anuncia, pues ilumina la sobrenatural, para que el hombre
inteligencia con horizontes de pueda adherirse libremente a la
salvación eterna y mueve verdad que Él propone:
suavemente Los corazones rectos «bienaventurados más bien los
que buscan la salvación: «todo el que escuchan la palabra de Dios y
que es de la verdad escucha mi la guardan» (Lc 11,28).
voz» (Jn 18,37). 12
P. JOSE ZAPATA
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
La enseñanza de Jesús es una respuesta adecuada al sentido de la
vida humana, que el hombre busca con tanto afán como desacierto;
por eso, puede decirse que la verdad que anuncia Jesús es una
verdad que libera al hombre de los errores acerca de Dios, del
mundo y del propio hombre. Y también puede decirse que, en esta
verdad de Jesús, el hombre encuentra la verdadera libertad
humana, pues en ella encuentra la salvación eterna.

4.- JESUS REVELA A DIOS COMO PADRE


La verdad clave que unifica todos los aspectos de su misión es que
Jesús es el Hijo del Padre, el que revela al Padre. La carta a los
Hebreos habla de la misión de Jesús en el contexto de la historia de
la Antigua Alianza: «Muchas veces y de muchos modos habló Dios
en el pasado a nuestros padres por medio de los Profetas; en estos
últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo» (Heb 1, 1).
P. JOSE ZAPATA
13
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
a) Al presentarse como «el Hijo», Jesús revela a Dios como Padre: Jesús
aparece como el Hijo del Padre, el Verbo-Hijo que es consubstancial al
Padre; es decir, Jesús revela a Dios como Padre del modo más autentico,
porque esa revelación está fundada en la única fuente absolutamente
segura e indudable: la esencia misma de Dios.

La Divinidad de Jesús da a su testimonio el valor de la verdad absoluta. En


los Evangelios abundan los testimonios de esta misión divina de Jesús;
por ejemplo, San Juan dice: «A Dios nadie le ha visto nunca. El Hijo único,
que está en el seno del Padre, El lo ha dado a conocer» (Jn 1,18). Para
hablar de Dios, ha venido a la tierra Dios mismo hecho hombre: «El Verbo
se hizo carne» (Jn 1,14). Aquel Verbo que «está en el seno del Padre» se
manifiesta como «la luz verdadera» (Jn 1,9), «la luz del mundo» (Jn 8,12).

P. JOSE ZAPATA
14
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
b) La revelación de Dios como Padre va unida a la misión de salvar a los
hombres: Jesús se presenta como el que realiza la obra de salvación que
el Padre le encargó. Dice Jesús a los judíos: «Las mismas obras que yo
hago dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado» (Jn 5,36); y,
dirigiéndose a Dios, dice: «Yo te he glorificado en la tierra: he terminado la
obra que Tú me has encomendado que hiciera. Ahora, Padre, glorifícame
a Tu lado con la gloria que tuve junto a Ti antes de que el mundo existiera»
(Jn 17,4-5)

Estos y otros muchos testimonios evangélicos muestran con claridad que


la misión de Jesús, el Hijo de Dios Padre, consiste en la salvación eterna
de los hombres. Se trata de una misión salvífica, distinta a las múltiples
opciones y compromisos de orden temporal.

P. JOSE ZAPATA
15
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
5.- JESÚS PREDICE SU MUERTE Y RESURRECCIÓN

La misión salvadora de Jesús pasa por la aceptación de la Muerte en la


Cruz: Jesús salva a los hombres por el misterio pascual de su Pasión,
Muerte, Resurrección y Ascensión gloriosa, que son los momentos
culminantes de su acción salvífica y redentora. Veamos algunos
testimonios de Jesús acerca de su salvación redentora:

Jesús tuvo conciencia de ofrecerse a la Muerte de Cruz: Nos lo


muestran diversos textos evangélicos:
 Jn 10,11: «Yo soy el Buen Pastor» que «da la vida por sus ovejas»;
 Lc 12,50: «Con un bautismo tengo que ser bautizado, y ¡cómo me
siento urgido hasta que se lleve a cabo!»;
 Mt 26,28: «Ésta es mi Sangre de la Nueva Alianza, que es derramada
por muchos para remisión de los pecados»;

Las escenas siguientes muestran la predicción de Jesús sobre su Muerte


y Resurrección:

P. JOSE ZAPATA
16
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
5.- JESÚS PREDICE SU MUERTE Y RESURRECCIÓN

a) En el bautismo en el Jordán: Jesús insiste en ser bautizado para


«cumplir toda justicia» (Mt 3, 15), es decir, para cumplir todo lo establecido
por el Padre para la salvación de los hombres. Con este gesto, Jesús
manifiesta que «se siente mandado para hacerse "solidario" con los
pecadores, para acoger sobre si el yugo de los pecados de la humanidad,
como indica, por lo demás, la presentación que Juan hace de Él: "He aquí
el Cordero de Dios... que quita el pecado del mundo" (Jn 1,29)».

b) En la petición de los hijos de Zebedeo: Ante la petición de Santiago y


Juan de estar a la derecha y a la izquierda de Jesús en la gloria, Jesús les
dijo: «¿Pueden beber el cáliz que yo he de beber, o recibir el bautismo con
que yo soy bautizado?» (Mc 10,38). Y a continuación Jesús les manifestó
que «el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su
vida en redención por la muchedumbre» (Mc 10,45).

P. JOSE ZAPATA
17
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
c) En la reprensión a Pedro:

Después de la confesión de Pedro en Cesarea de Filipo: «Tu eres el Cristo, el


Hijo de Dios vivo» (Mt 16,16), Jesús hablo por primera vez de su pasión y
muerte:«Comenzó a enseñarles que el Hijo del Hombre debía padecer mucho,
ser rechazado por los ancianos, por los príncipes de los sacerdotes y por los
escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días» (Mc 8,31). Pedro no
quería aceptar lo que oía y dice: «Señor, de ningún modo te ocurrirá eso» (Mt
16,22).

Pero Jesús le hace una severa reprensión llamándole Satanás y reafirma la


necesidad de la Cruz y de la Resurrección para alcanzar la salvación eterna:
«Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz y
sígame; pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida
por mí, la encontrará» (Mt 16,24-25). La explicación de tal actitud es clara: «¿de
qué sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?» (16,26). Con su
Muerte y Resurrección, Cristo realiza el paso del hombre a una nueva vida en
Dios y sitúa a cada hombre de cara al juicio final: «El Hijo del Hombre ha de
venir en la gloria de su Padre acompañado de sus ángeles, y entonces
retribuirá a cada uno según su conducta» (Mt 16, 27).
P. JOSE ZAPATA
18
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
d) En el anuncio de la señal de Jonás:

Los fariseos y los saduceos pidieron a Jesús una señal mesiánica, una
acción que entusiasmase a las multitudes (Mt 12,38-45).

Ante la visión humana de quienes solo esperaban del Mesías un poderío


temporal, Jesús les da la señal de Jonás, por medio de la cual anuncia la
salvación eterna de los hombres por el misterio de su Muerte y
Resurrección:

«Así como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres días y tres noches,
así estará el Hijo del Hombre en el seno de la tierra tres días y tres noches»
(12,40). La Resurrección de Jesús será la señal por excelencia, la prueba
decisiva, no solo del carácter divino de su Persona, sino también del sentido
religioso de su misión y de su mensaje.

P. JOSE ZAPATA
19
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
e) En la figura de rey de Israel:

Cuando Jesús está clavado en la Cruz, los príncipes de los sacerdotes le


dicen: «Salvó a otros, y a sí mismo no puede salvarse; si es el rey de Israel,
que baje ahora de la cruz y creeremos en el» (Mt 27,42). Aquellos hombres
interpretan la inscripción puesta en la cruz –«Jesús Nazareno, rey de los
judíos» (Jn 19,19)– desde una perspectiva terrena.

Pero Jesús se entregó voluntariamente a la Muerte de Cruz para alcanzar a


los hombres la salvación eterna. Antes de su Muerte en la Cruz, Jesús
rechazó ante Pilato que su reinado fuese de orden temporal: «Mi reino no es
de este mundo» (Jn 18,36). Estas palabras de Jesús tienen varios
significados:

 Dios es Padre rico en misericordia, cuya voluntad es la salvación eterna


de los hombres por medio de la humillación y de la muerte de su Hijo
encarnado.
 Los hombres son hijos de Dios y hermanos entre sí.

P. JOSE ZAPATA
20
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
 La teocracia judaica -la unión del poder político y del poder religioso- ya
no tiene sentido: Jesús rompe con esa teocracia y establece un dualismo
cristiano al afirmar «den al César lo que es del César y a Dios lo que es
de Dios» (Mt 22,21), que delinea el principio de la autonomía de lo
temporal, expuesto con claridad por el Vaticano II, y que postula la
necesidad de afirmar en las leyes civiles el derecho fundamental de
libertad religiosa ante la sociedad civil.

El mesianismo de Jesús se sitúa, pues, en la línea de la


salvación redentora.

P. JOSE ZAPATA
21
PROFESOR DE ANTROPOLOGIA TEOLOGICA 5/11/2019
5/11/2019 22