Está en la página 1de 6

Tipos De Juegos

Existen diversas clasificaciones de los tipos de juego que los niños


realizan libremente. La siguiente clasificación te ayudará a distinguir qué
área del desarrollo se está estimulando y conocerás sus tendencias
individuales.
Juego motor
El juego motor está asociado al movimiento y
experimentación con el propio cuerpo y las
sensaciones que éste pueda generar en el niño. Saltar
en un pie, jalar la soga, lanzar una pelota, columpiarse,
correr, empujarse, entre otros, son juegos motores.

Los niños pequeños disfrutan mucho con el


juego de tipo motor ya que se encuentran
en una etapa en la cual buscan ejercitar y
conseguir dominio de su cuerpo. Además,
cuentan con mucha energía que buscan
usarla haciendo diversos y variados
movimientos.
Juego social
El juego social se caracteriza porque predomina la interacción
con otra persona como objeto de juego del niño. Los
siguientes son ejemplos de juegos sociales que se presentan
en diferentes edades en la vida de los niños: Cuando un bebé
juega con los dedos de su madre o sus trenzas; habla
cambiando tonos de voz; juega a las escondidas; juega a
reflejar la propia imagen en el espejo, entre otros.

En niños más grandecitos observamos juegos donde


hay reglas y la necesidad de esperar el turno, pero
también el juego de “abrazarse”. Los juegos sociales
ayudan al niño a aprender a interactuar con otros. Lo
ayudan a saber relacionarse con afecto y calidez, con
pertinencia, con soltura. Además, acerca a quiénes
juegan pues los vincula de manera especial.
Juego cognitivo
El juego cognitivo se inicia cuando el bebé entra
en contacto con objetos de su entorno que
busca explorar y manipular. Más adelante, el
interés del niño se torna en un intento por
resolver un reto que demanda la participación
de su inteligencia y no sólo la manipulación de
objetos como fin.
Por ejemplo, si tiene tres cubos intenta construir
una torre con ellos, alcanzar un objeto con un palo,
los juegos de mesa como dominó o memoria, los
rompecabezas, las adivinanzas, entre otros, son
ejemplos de juegos cognitivos.
El juego simbólico o de simulación
Este requiere del reconocimiento
del mundo real versus el mundo
irreal y también la comprobación
de que los demás distinguen
ambos mundos. Al tener claridad
de lo que es real e irreal el niño
puede decir: “esto es juego”.