Está en la página 1de 53

UNIVERSIDAD AUTONOMA DEL ESTADO DE HIDALGO

INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA SALUD


ÁREA ACADÉMICA DE ENFERMERÍA
QUINTO SEMESTRE GRUPO 4
ENFERMERÍA QUIRURGICA
PRESENTACIÓN:

COLESISTITIS LITIASICA-COLECISTECTOMÍA

ALUMNA: ITZEL TREJO LOZANO


CATEDRATICOS:
M.T.H.E.Q IRENE GARCÍA GARCÍA
M.A.H. JUAN MANUEL CESÁR FLORES.
CICLO ESCOLAR JULIO-DICIEMBRE 2019
COLESISTITIS
LITIASICA
ANATOMÍA Y
FISIOLOGÍA DE LA
VESÍCULA BILIAR
La vesícula biliar es un saco
de en forma de pera, de
alrededor de 7 a 10 cm de
largo, con una capacidad
promedio de 30 a 50 ml.

Localizado en la cara inferior


del hígado, fijada mediante
tejido conectivo laxo.
La vesícula biliar se divide en tres
secciones: el fondo, el cuerpo y el
cuello; en la región del cuello puede
haber un infundíbulo, que se denomina
bolsa de Hartmann.

En la vesícula biliar, se distingue un


fondo con proyecciones hacia abajo,
desde el borde inferior del hígado; el
cuerpo, la porción central, y el cuello,
la porción estrecha. El cuerpo y el
cuello se proyectan hacia arriba.
El fondo es el extremo ciego y redondeado, que se
extiende, de 1 a 2 cm más allá del borde del hígado.
Contiene la mayor parte del músculo liso del órgano.

El cuerpo, se proyecta desde el fondo y se ahúsa hacia


el cuello, un área en forma de embudo que se conecta
con el conducto cístico.

El cuello tiene una curvatura discreta, cuya convexidad


puede estar crecida para formar el infundíbulo. Es la
parte mas profunda de la vesícula biliar.
La pared de la
vesícula biliar esta
compuesta en su
mayor parte de
músculo liso, y está
conectada al
colédoco por el
conducto cístico.
La vesícula biliar funciona
como un almacén para la
bilis.

1. Entre las comidas, cuando el


esfínter de Oddi está cerrado,
la bilis producida por los
hepatocitos entra en la
vesícula biliar.
2. Durante el almacenamiento, una gran
porción del agua de la bilis se absorbe a
través de las paredes de la vesícula biliar.
3. Cuando el alimento entra en el duodeno, la
vesícula biliar se contrae y el esfínter de
Oddi se relaja.
4. La relajación del
esfínter permite a la
bilis ingresar al
intestino.

Esta respuesta esta mediada por


la secreción de la hormona
Colecistocinina-Pancreocimina
(CCC-PC) de la pared intestinal.
La bilis esta compuesta de agua y electrolitos (sodio, potasio, calcio,
cloruro y bicarbonato), junto con cantidades significativas de lecitina,
ácidos grasos, colesterol, bilirrubina y sales biliares.
Las sales biliares, junto con
el colesterol, intervienen en
la emulsión de las grasas en
el íleon distal.

Se reabsorbe entonces en la
sangre portal para regresar
al hígado, después de lo cual
se excretan una vez más en
la bilis.
Los conductos biliares, la
vesícula biliar y el esfínter de
Oddi actúan de manera
organizada para modificar,
almacenar y regular el flujo
de bilis.

Cada día se producen entre 600


a 750 ml de bilis, y durante su
paso a través de conductillos se
modifica por procesos de
absorción como de secreción de
electrolitos y agua.
Principales funciones de la vesícula biliar:

1. Concentrar y almacenar la bilis hepática durante el


estado de ayuno, así como proporcionar bilis hacia el
duodeno en respuesta de alimento.
La bilis se concentra de 5 a 10 veces
gracias al transporte activo de cloruro de
sodio que ocurre en el epitelio vesicular.

La concentración de bilis puede afectar la


solubilidad de dos importantes
componentes de los cálculos biliares, el
colesterol y el calcio.

A medida que la bilis se concentra, se


producen varios cambios en su capacidad
para solubilizar colesterol.

Debido al efecto real de la concentración


de la bilis, se incrementa su tendencia a
formar cristales.
2. La bilis facilita la
absorción intestinal de
lípidos y vitaminas
liposolubles.

3. Representa la vía de
excreción preferencial de
ciertos solutos orgánicos,
como la bilirrubina y el
colesterol.
Casi la mitad de la bilirrubina, un
pigmento derivado de la
fragmentación de los eritrocitos, es
un componente de la bilis.

La flora intestinal la convierte en


urobilinógeno, una sustancia muy
hidrosoluble; se excreta por las heces
o regresa a la circulación portal, donde
de nuevo se excreta por la bilis.
Si el flujo de bilis esta impedido, la bilirrubina no pasa al
intestino. Las cifras sanguíneas de está aumentan, originando un
aumento de la excreción renal de urobilinógeno, que resulta de la
conversión de la bilirrubina en el intestino delgado y la
disminución de su excreción por las heces.
COLESISTITIS
LITIASICA .
COLECISTITIS

Inflamación aguda del


vesícula biliar ocasionada
principalmente por
cálculos (Litos).
COLELITIASIS

Acumulación de cálculos de sales


biliares en el interior de la
vesícula biliar o de sus
conductos, provocando una
obstrucción de los mismos.
La colecistitis es una de las principales causas
de consulta en el servicio urgencias y en la
consulta externa de cirugía general. La
colecistectomía electiva es la intervención
quirúrgica más frecuente en los centros
hospitalarios del país.

Se presenta en el 5 - 20% de los pacientes con


colelitiasis. La colecistitis aguda se presenta
con más frecuencia en mayores de 40 años,
tanto en hombres como en mujeres, siendo más
frecuente en el sexo femenino en relación 2:1
Es una enfermedad metabólica y se desarrolla
en tres etapas:

1. Se inicia con un defecto en la secreción de


lípidos biliares que da lugar a una
sobresaturación biliar de colesterol.

2. La segunda fase da comienzo cuando se


produce una precipitación de cristales de
colesterol.

3. Por último, estos cristales se asocian con


otros que constituyen la bilis, como el calcio o
la bilirrubina y, debido a la agregación y el
posterior crecimiento, se produce la
formación de los cálculos.
Si la bilis tiene un contenido
insuficiente de sales biliares o un
exceso de colesterol, éste puede
cristalizarse y formar cálculos
biliares.

A medida que crecen en tamaño y


número, los cálculos pueden
ocasionar una obstrucción mínima,
intermitente o completa del flujo
de bilis, desde la vesícula hacia el
duodeno.
1. CÁLCULOS POR
COLESTEROL

Este desequilibrio consiste en un aumento


de colesterol o un descenso de los niveles
de ácidos biliares o lecitina.

Los cálculos de colesterol están


estrechamente relacionados con los hábitos
de nutrición de los pacientes; las dietas
ricas en grasas favorecen la aparición de
estas formaciones colesterínicas.
El colesterol, constituyente normal de la bilis,
es insoluble en agua. Su solubilidad depende
del contenido de ácidos biliares y lecitina
(fosfolípidos) de la bilis.

En personas predispuestas, disminuye la síntesis


de ácidos biliares y aumenta el colesterol en el
hígado, de modo que la bilis sobresaturada de
colesterol se precipita y forma los cálculos.

La bilis saturada de colesterol predispone a la


formación de cálculos y actúa como un irritante
que produce cambios inflamatorios en la vesícula.

Los cálculos colesterolínicos suelen aparecer en


un número reducido (normalmente uno, tres como
mucho), presentan un tamaño de 1 a 2 cm,
tienen forma redondeada y color amarillento.
2. CÁLCULOS
PIGMETADOS

Estos se forman como


consecuencia de un
fallo en el metabolismo
de la bilirrubina.
Litiasis pigmentaria negra: Litiasis que tiende
a aparecer en pacientes cirróticos y en
pacientes con infecciones bacterianas de los
conductos biliares (acción de bacterias que
actúan sobre la bilirrubina).

Litiasis pigmentaria marrón: Se relaciona con


enfermedades hemolíticas, patologías
provocadas por una destrucción excesiva de
glóbulos rojos.
Los cálculos pigmentarios tienen menor tamaño
que los colesterolínicos, alrededor de 5 mm,
suelen aparecer varios, y estos tampoco suelen
causar inflamación en la vesícula.
FACTORES DE RIESGO
Edad: más frecuente a partir de los 40 años, cerca del 20% de los
adultos a partir de esta edad y del 30% en los mayores de 70 años.

Sexo femenino.
Periodo de embarazo

Obesidad
Pérdida rápida de peso.
Nutrición parenteral.
Diabetes Mellitus.
Cirrosis hepática.
Dislipidemia
Enfermedades hepáticas y metabólicas.
CUADRO CLÍNICO

Dolor y Cólico biliar.

Ictericia

Cambios en el color de la
orina y las heces.

Deficiencia vitamínica.
DIAGNOSTICO
ESTUDIOS DE
LABORATORIO Y GABINETE

No hay prueba de laboratorio específicas para


Colecistitis y Colelitiasis.

Pruebas de laboratorio que pueden ser de


utilidad:

• Biometría hemática en la cual se puede


encontrar leucocitosis

• Proteína C Reactiva la cual puede


encontrarse elevada y es de utilidad para
confirmar proceso inflamatorio.
Ante la presencia de fiebre y
sospecha de proceso infeccioso
el médico cirujano solicitara:

• Hemocultivo

• Cultivo de secreciones

Con la finalidad se la selección


del agente antimicrobiano
Para identificar la
gravedad:

• Bilirrubinas

• Creatinina

• Tiempo de protrombina

• La amilasa sérica es de utilidad


para identificar complicaciones con
coledocolitiasis
El ULTRASONIDO ABDOMINAL es
positivo en el 98% (sensibilidad) de los
casos de colelitiasis, realizado por
personal experimentado, por lo que es la
prueba no invasiva de primera elección.

• Engrosamiento de la pared
vesicular mayor de 5 mm

• Liquido perivesicular

• Signo de Murphy ultrasonográfico


positivo
GAMMAGRAFÍA BILIAR
(ESCINTOGRAFÍA)

Tienen sensibilidad del 97% En caso de sospecha,


donde la clínica y la ecografía no fueron
concluyentes debe indicarse este estudio.

- Exclusión vesicular

- Alargamiento vesicular 8 cm axial y 4cm


diametral

- Lito encarcelado
RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR
(RMN)

- Signos de pericolecistitis con imágenes de


alta densidad, Alargamiento vesicular,
Engrosamiento de la pared vesicular.

TOMOGRAFÍA AXIAL COMPUTADA


(TAC)

- Engrosamiento de la pared vesicular,


Colecciones liquidas perivesiculares,
Alargamiento vesicular, Áreas de alta densidad
en el tejido graso perivesicular.
COLECISTECTOMÍA
El manejo quirúrgico de los cálculos biliares, se
lleva a cabo para aliviar los síntomas
persistentes, para la eliminar la causa del cólico
biliar y para tratar la colecistitis litiasica.
COLECISTECTOMÍA
ABIERTA
Indicaciones de la Colecistectomía
Abierta.

1. Cálculos biliares 2. Enfisema


sintomáticos, cólicos de la vesícula
biliares. biliar.

5. Colecistectomía
3. Colecistitis 4. Colecistectomía
laparoscópica
alcalculosa. laparoscópica.
fallida.
COLECISTECTOMÍA
LAPAROSCÓPICA
En la colecistectomía laparoscópica
el cirujano hace 4 pequeñas
incisiones (cada una de 1.2 cm) en el
abdomen e inserta un laparoscópio
con una cámara de miniatura a
través de la incisión abdominal.
El aparato de la cámara muestra la
vesícula biliar y los tejidos
adyacentes en una pantalla, lo que
permite al cirujano visualizar las
selecciones del órgano para su
eliminación.
PERIODO PREOPERATORIO

1. El paciente que será sometido a tratamiento quirúrgico debe de recibir


indicaciones por parte del profesional de enfermería sobre la necesidad de no
fumar, indicar que evite el uso de aspirina y otros agentes que puedan alterar la
coagulación y procesos bioquímicos. Evaluar el estado nutricional mediante
antecedentes alimentarios y estudios de laboratorio.

2. Además de los estudios radiográficos de la vesícula, se realizan radiografías


torácicas, ECG y prueba de función hepática.

3. Cuando el nivel de protrombina es bajo, suele administrarse Vitamina K.

4. Antes de la cirugía se dan explicaciones e instrucciones relacionadas con los


cambios de posición y la respiración profunda, y que se requieran drenes, sonda
nasogástrica y succión durante el periodo posoperatorio.
Procedimiento Operatorio
• Posición: Colocado en posición supina.
• Incisión:
1. Incisión subcostal de Kocher -Buen acceso
2. Incisión transversal superior derecha
3. Incisión paramediana superior derecha.
• Anestesia: El paciente es sometido a
Anestesia General con Intubación
Endotraqueal.
PERIODO POSOPERATORIO

Cuando el paciente se recupera de la anestesia, se le coloca en posición Fowler baja.


Se administra liquidos IV.

En 24 horas se porporciona agua y otros liquidos; el consumo de una dieta blanda se


inicia después de que reaparezcan los ruidos intestinales.

Alivio del dolor (Administrar analgésicos preescritos para aliviarlo y fomentar el


bienestar)

Mejoramiento del estado respiratorio.


Fomento de la atención de la piel y el drenaje biliar.

• Las sondas de drenaje se colocan inmediatamente.


• Si se usa un dren de Penrose, se cambian los apósitos según sea necesario.
• Se busca signos de infección, derrame de la bilis en la cavidad peritoneal,
obstrucción del drenaje de la misma.
• La bilis puede seguir drenando por el tubo en cantidades considerables de
tiempo, de modo que será necesario cambiar el aposito externo y proteger la
piel.
• La bilis reunida debe medirse y registrarse cada 24 horas (Cantidad, color y
características), observar heces y registrar su color. Cuidadoso registro de
ingresos y perdidas de líquidos.
Mejoramiento del Estado Nutricional

• Inmediatamente después de la cirugía, la dieta debe ser


baja en grasas, pero rica en carbohidratos y proteínas.
• Cuando se le da de alta al paciente, se le indica que debe de
evitar consumir alimentos con exceso de grasa.

Enseñanza sobre los cuidados personales.

Cuidados de seguimiento.