Está en la página 1de 33

|  |  | 



La tibia, destinada a soportar la carga del peso, tiene extensas áreas


desprovistas de inserciones musculares, lo que determina una pobreza
vascular; sobre todo ello es notorio en la mitad distal del hueso.
El rasgo de fractura del 1/3 medio o distal, con frecuencia compromete
la arteria nutricia del hueso, agravando aún más el déficit vascular.
La metáfisis inferior presenta una vascularización aún más
emprobrecida, si consideramos que a ese nivel la arteria nutricia está
terminando en su distribución, y a ella no alcanza la vascularización
epifisiaria distal.
Está recubierta por cara antero-interna sólo por el tegumento cutáneo.
El rasgo de fractura oblícuo o helicoidal, con suma frecuencia desagarra
la piel como un cuchillo.
|on frecuencia la fractura es el resultado de un traumatismo
violento y directo; sorprende a la piel contra el plano óseo, duro,
subyacente. Se desgarra la piel y se fractura el hueso.
La acción de los músculos de la pierna es muy poderosa. En caso
de fracturas de rasgo oblícuo o helicoidal (inestables), los
músculos ejercen una acción contracturante intensa; ello
determina que estas fracturas sean de muy difícil reducción y
extremadamente inestables.
La membrana interósea, fuerte septum fibroso, fijo a la tibia y
peroné desde sus extremos superior al inferior, le confiere una
fuerte fijeza a los fragmentos de fractura, limitándose su
desplazamiento axial y lateral.
Sobre esta concepción anátomo-funcional se sustenta la
seguridad de la estabilidad recíproca entre los fragmentos de
fractura entre sí y con el peroné.
La firme solidaridad conferida a los extremos óseos por la
membrana interósea, cuando queda intacta después de la
fractura, es lo que le confiere la mayor confiabilidad al
procedimiento terapéutico
Lesiones:

s YSTEY ELTS AGUDA


s YSGYYD-S|LATTER
s PATYLYGA TRAU AT|A (Fractura)
Y Y 

casi totalidad de osteomielitis aguda con su cuadro tan
característico ocurre en la niñez y, especialmente en la
adolescencia. Son excepcionales las formas agudas de
osteomielitis en edad adulta.

Patógena
‡ La infección parte de un foco séptico preexistente de la piel
(piodermitis, furúnculo, ántrax, etc.), de las vías respiratorias
(estreptococo) faringoamigdalitis, neumonitis e infecciones de
otras etiologías (TB|).
‡ Es frecuente que el foco cutáneo haya desaparecido y no se
encuentre cuando la osteomielitis aguda es diagnosticada.
‡ El proceso sigue una secuencia que nos permite analogarlo con la
clínica:
A En la metáfisis, el germen se ubica y compromete el tejido
mieloreticular y los conductos de avers (mielitis o medulitis y
haversitis).
A Se genera hiperemia y edema en una zona dentro de un espacio con
paredes inextensibles (ósea).
÷ 

m ocoseoen inmensmoríe oscsos,es
metáisise osesos rgos.Losesos
rinci  mentecom rometiosson
mr metáisis
inerior), ibi metáisiss erior),mero metáisis
s erior).
mstocorres one smetáisismásctivse 
esqe etoencrecimiento.
mn metáisis,e germensebiccom rometee 
tejiomie oretic r osconctosevers
mie itisome itisversitis).
egeneri eremieemennonentroe
nes ciocon reesinextensib es se).
om resinevsossngíneos,co  sovsc r,
isqemienterritoriocorres onienteextensoo
eqeño,irrigo or osvsosco  sos.
ecrosisse secestro).
estrccinse rogresiv.
Y       
mxtens tercineestrctr
se.mágenesosteo ítics
 ternncononsosteosc ertics,
ini trnte,qerom en cortic .
 gnossecestrosseobservn
entroeonsosteo ítics.

Y          
o metáisisineriore tibise
encentrcom rometi orn roceso
osteo ítico,ini trnte; cortic está
estri.ombrsesecestrosintr
extrseos.teseqee  roceso,m
gresivo,seetienenive e crtí go
ecrecimiento.
„  
 

 
  

 
 

   
‡Desde este foco primario la infección progresa, si no es
tratada en forma correcta, pudiendo comprometer otras áreas:
Arrumpe en el canal medular y, por él, compromete la
totalidad del hueso.
ARompe la barrera del cartílago de crecimiento (raro) o por vía
linfática compromete la articulación próxima (osteoartritis
séptica).
Arrumpe en el torrente circulatorio, a veces en forma masiva
generando una septicemia o septicopioemia aguda.
ASe acerca progresivamente a la cortical ósea, la perfora,
constituyéndose un absceso superióstico con dolor intenso y
signos focales de infección aguda.
ALuego rompe la barrera perióstica, invade el celular y, por
último, se abre camino a través de la piel evacuando el pus hacia
el exterior (fístula). Esta última es la forma más frecuente de
evolución.
 

‡niciación aguda o sub-aguda, rápidamente progresiva.


‡Fiebre, mal estado general, cefalea, adinamia.
‡El enfermo puede, en un principio, no revelar dolor en relación a un
segmento esquelético determinado.
‡Posteriormente el cuadro evoluciona: fiebre en agujas, taquicardia,
cefalea, deshidratación, progresivo mal estado general, dolor y
aumento de temperatura local, sobre un determinado segmento
esquelético (metáfisis ósea).
‡|uando ello es detectado, es señal indudable que el proceso se
encuentra en una etapa avanzada en su evolución. Probablemente ya
ha ocurrido ruptura de la cortical ósea, absceso sub-perióstico o
aún más, absceso sub-cutáneo. En una etapa inmediatamente
posterior ocurrirá la fistulización hacia el exterior.
‡En esta etapa del proceso, debe considerarse que el diagnóstico es
tardío y la enfermedad avanzada.
|omo se detecta

‡ Examen físico completo,


incluyendo todos los segmentos
esqueléticos. |asi con seguridad,
si se trata de una osteomielitis
aguda que recién se inicia, se
descubrirá dolor en el foco óseo,
generalmente metafisiario

ntensreccinosteob ásticqe
com rometetooe es esore 
iáisise  mr.m  eriostio
resentig mentenintenso
rocesoosteoesc erosnte.
„ 
 msqirrgicotienecrácterergente.
 nestesigener .
 borjee segmentoseocom rometio.
 bertreventnen cortic .
 retjee ocoosteomie ítico,conextrccine mteri 
r ento,tejioseocom rometio reni se).
 onerenjeconosteoc isis,gotgoteso cine
ntibiticoem ioes ectro.
 nmovi icincon r eeso.
 ntibiticoem ioes ectro:gentmicin,c oxci in.ecmbi
segnse sensibi ie germenientiico.
 irtcin erenter .
 emntienee trtmientoinicostqee croc ínico,
seimentcin,iebre,iniqenneinitivorecesoe cro
ineccioso.
 m o eeocrrirentreís.
 m trtmientontibiticosemntiene ormeses.
Y   
Es una hinchazón dolorosa de la protuberancia en la parte frontal y
superior del hueso de la pierna inferior, llamada espina tibial
anterior.

!" 
Se cree que esta enfermedad es causada por lesiones pequeñas y
usualmente inadvertidas, ocasionadas por la sobrecarga repetitiva
antes de que se complete el crecimiento del área. Este trastorno se
observa muy a menudo en adolescentes activos y atléticos,
generalmente en edades comprendidas entre los 10 y los 15 años. Es
común en adolescentes que juegan fútbol, básquetbol y voleibol, al
igual que aquellos que practican gimnasia. Esta enfermedad afecta
más a menudo a los hombres que a las mujeres.
› 
El principal síntoma es una hinchazón dolorosa, justo debajo de la
rodilla en la superficie frontal (anterior) del hueso de la pierna
inferior. Los síntomas ocurren en una o ambas piernas.
La persona puede presentar dolor de pierna o de rodilla, que
empeora al correr, saltar y subir escalas.
El área es sensible a la presión y la inflamación fluctúa desde leve
hasta muy severa.
Signos y exámenes
El médico puede hacer un diagnóstico de este problema llevando a
cabo un examen físico.
Una radiografía de hueso puede ser normal o puede mostrar
inflamación o daño a la espina tibial. Las radiografías se usan muy
poco, a menos que el médico quiera descartar otras causas del
dolor.

El tratamiento comienza con descanso, aplicación de hielo y
medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AES), como el
ibuprofeno. En muchos casos, la afección mejora utilizando estos
métodos.
En los casos raros en los cuales los síntomas no desaparecen, se
puede utilizar una férula o yeso o un dispositivo ortopédico para
apoyar la pierna hasta que sane, lo cual toma normalmente de 6 a 8
semanas. gualmente, se pueden usar muletas para caminar con el
fin de aliviar el peso sobre la pierna adolorida.
Rara vez, puede ser necesaria la cirugía.
# $  %
La mayoría de los casos mejoran espontáneamente después de
algunas semanas o meses y finalmente desaparecen una vez que el
niño completa su crecimiento.
A los adolescentes se les debe permitir participar en deportes si
la actividad no causa molestia. Sin embargo, la afección mejorará
más rápido si dicha actividad se mantiene al mínimo.
  
La complicación más importante de este trastorno es el dolor
crónico
 &&'
Se debe buscar asistencia médica si el niño presenta dolor en la
pierna o la rodilla, o si el dolor no mejora con tratamiento.
( 
Las pequeñas lesiones que pueden causar este trastorno
generalmente pasan inadvertidas, de tal manera que la
prevención puede no ser posible. El estiramiento regular, tanto
antes como después del ejercicio y las carreras atléticas, puede
ayudar a prevenir la lesión.
Losex ertoscoincienqe mejorter i,
reste ecimiento,esescnsre 
ctivie ortivinmeitmente.ms osib e
qe senvrissemnsoinc someses
rqee o ores rec orcom eto.
nveqee m estrceio,e innte
eereinicirtosssctivies, or
s esto,emnergr 
ciosmente.
(YY)  

Se considera como fractura de la diáfisis de la tibia, aquélla que


ocurre entre dos líneas imaginarias: la superior coincidente con el
plano diáfiso-metafisiario proximal, y la inferior con el plano
diáfiso-metafisiario distal.
Las fracturas que ocurren por encima de este límite superior,
corresponden a fracturas de la metáfisis superior de la tibia, o de
los platillos tibiales; cuando ocurren por debajo del límite inferior,
corresponden a fracturas de la metáfisis distal o del pilón tibial;
más hacia abajo ya son fracturas epifisiarias (tobillos).
 *  Y+
Se las clasifica desde 3 puntos de vista: Según su mecanismo:
Según su localización:
‡por golpe directo.
‡del tercio superior. ‡por mecanismo indirecto.
‡del tercio medio. ‡por torsión.
‡del tercio inferior.
‡por cizallamiento.
‡por flexión.
‡por compresión.
Según hayan sido provocadas por un
traumatismo de:
‡Baja energía.
‡Alta energía.
Según la anatomía del rasgo:
‡Transversales - rasgo único
‡Yblícuas - rasgo doble
‡Espiroídeas - conminuta
‡|onminutas - con estallido
› „Y÷›
              

           
    
        
  
             
 
 
             
          
   

  
     
  
 
       
      
 
   
   
     

El examen debe completarse buscando posibles lesiones vasculares


(signos de isquemia distal), neurológicas o compromiso de la piel
(fractura expuesta de primer grado: lesión puntiforme de la piel).
mxtensrctre tercioist e 
iern.eestcngrntercer
rgmentose ro, orrsgoe icoi .
m riesgoeex osicinesinminente.

rctrsegmentrie iáisise tibi.


es mientomei e rgmento

rctr
segmentrie 
iáisise tibi.
es miento
mei e 
rgmento
intermeio.mneste
ti oerctrs,
conrecencie 
ocoist 
evo cionci
nretroe
conso icino
n
seortrosis.
   '
Tan pronto como sea posible, en general a las pocas horas del
accidente, se debe reducir a inmovilizar la fractura. En este
momento los fragmentos pueden ser manipulados con facilidad,
no hay contractura muscular, aún el edema no se ha producido;
por lo tanto, las condiciones para lograr una reducción e
inmovilización son ideales.

Enfermo hospitalizado:
Pierna elevada.
|ontrol clínico permanente.
Alerta ante los signos de compresión dentro del yeso.
niciar de inmediato ejercicios activos de movilización de los
dedos del pie, cuádriceps y cadera.
Alta cuando:
Se haya comprobado que no hay edema.
El control radiográfico demuestra una correcta y estable
reducción.
o haya molestias derivadas del yeso.
  
egnseeconib ec ínicmentee c oseo,com emento or 
inormcinriográic,se rocee:
etiroeinitivoe eso.
emb cincontro con ooebstones.
ene ástic.
ebi itcincontro emovimientoseroi ,tobi o, ie
ejercicioscontro osecrice s.
Aentoennsi extensin exine roi .
Amn exine roi ,rotcininternexterne roi .
Ae ie
exin siv i nosetocre g teocone t n.
Aemctiv
ontro c ínicoc,, ís,stsrec ercincom et.
ontro riográico os !ísescoe eso.
 mns:
oríge"eníte,mste 
oce,r 
ernn

   
 #te .$sc oske et injriesins orts.a  .%n!; ):&'().
 sss*%.i oono escents orts're teoverseinjries.
a
  .$r!;( !):&'.
 $ercierL.+sgoo'c tterisese.            
   )tm.t.Lois,$o:$osb;):) .