Está en la página 1de 3

Adam Smith.

La mano invisible es la manera metafórica con la que el histórico economista Adam Smith se refirió a la capacidad de
autorregulación que el libre mercado tiene intrínseco según sus teorías y estudios. En su obra “Teoría de los
Sentimientos Morales”, publicada en el año 1759, fue el primer lugar donde este término vio la luz, aunque alcanzó
mayor notoriedad en su otro libro de 1776 “La Riqueza de las Naciones”.
De esta manera, Smith indicaba que el papel del mercado es básico y fundamental y que cuanto menos control político
o gubernamental exista en las economías, más fácilmente estas encontrarán sus caminos y el máximo bienestar. Según
su ideario, el juego natural ejercido por la demanda y la oferta es suficiente para el alcance del equilibrio de la
economía y la fijación natural de los precios.
La mano invisible como autorregulación del mercado
La ausencia del gobierno en labores legislativas referentes al mercado es, por tanto, una de las principales bases de la
teoría económica elaborada por Adam Smith a lo largo de su obra bibliográfica. Para Smith, los mandatarios deben
ocuparse de otros ámbitos de control más enfocados a la defensa o la justicia, dejando al mercado a su libre
funcionamiento.
La mano invisible presupone que existe una inercia por la cual el mercado y su autorregulación lleva a los individuos a
tomar las mejores decisiones para que la mayoría de la población alcance el bienestar. En otras palabras, se trata de una
especie de mecanismo de control automático que compensa las acciones tomadas en su conjunto regulando
conformaciones sociales.
MERCADO COMPETITIVO PERFECTO

Los productos de
Todos conocen la información los vendedores No existen
sobre precios del mercado, son barreras de
características de los productos perfectamente acceso
intercambiados homogéneos

El abandono del mercado


Hay un elevado por pare del vendedor o
numero de consumidor no influye sobre No existen
compradores y el precio del producto barreras de salida
vendedores intercambiado
TEOREMA DE COASE :

Para entender la esencia del Teorema de Coase, es obligado conocer previamente el sencillo concepto de
"externalidad", que Coase prefiere llamar "efecto externo". Externalidad: Beneficio o perjuicio que recibe un
agente económico (ya sea consumidor o empresa) como consecuencia del acto de producción o consumo de un
segundo agente económico. Así el receptor de la externalidad puede ser un consumidor o productor, y el emisor
de la misma también, por lo que podemos tener cuatro tipos de externalidad:
1.- De productor a consumidor
Ejemplo: el humo que suelta la chimenea de una gran fábrica situada cercana al núcleo urbano de una ciudad,
que afecta a la salud de los ciudadanos. También la vacuna desarrollada por una compañía farmacéutica que
previene de enfermedades a muchas personas.
2.- De productor a productor
Ejemplo: la empresa papelera que contamina un río, que también es usado por una piscifactoría.
3.- De consumidor a productor
Ejemplo: el cambio de moda en el consumo de un nuevo tipo de coche, que incorpora una mejor tecnología, lo
que obliga a las empresas automovilísticas a modificar sus esquemas productivos.
4.- De consumidor a consumidor
Ejemplo: un señor, saltándose la norma, fuma en un lugar público. Ese acto causará un perjuicio físico a otras
personas.

También podría gustarte