Está en la página 1de 11

Esta tradición se pone de manifiesto en el sector el recurso ,

se realiza todos los novenos jueves después del jueves santo donde se le
rinde
Culto al santísimo sacramento del altar. Su origen se remonta al siglo XVIII
donde se espantar al demonio.
En Turiamo esta manifestación religiosa popular se desarrolla en zonas
urbanas a
consecuencia del desalojo de los pobladores de Turiamo ocurrido en el
periodo
de la dictadura de marcos Pérez Jiménez en 1957 para la instalación de
una base naval , ésta se ubica en el 23 de enero parroquia Los Tacariguas

Decretada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad


por la Organización de Naciones Unidas (O.N.U) para la educación, la
ciencia y la cultura
En el Año 2012
El acto de vestirse corresponde a un ritual, el promesero debe poseer una
Cruz de Caravaca y un cordón tricolor al igual que una estampa del
santísimo, el capataz debe proteger espiritualmente a los diablos para
evitar que el maligno los posea. Este resguardo consta de la preparación y
bendición de un liquido que contiene agua bendita, azulillo , colonia
florida y aceites aromáticos, luego se procede a la bendición de cada
promesero con la colocación de una cruz en su espalda untando el liquido
preparado
La decoración corresponde mayormente a las sayonas término utilizado
para identificar a la mujer colaboradora de la manifestación ya que en el
baile las mismas no tienes participación, los y requerimientos son: el altar
en la puerta de la iglesia con el santísimo adornado con flores y manteles
blancos y de colores, tres lámparas o cirios que simbolizan el padre, el hijo
y el espíritu santo.
Se mantiene como base un colador de metal, de allí se desprenden distintas
figuras de animales moldeadas en cartón en la parte superior. Lleva tejidos
de cinta de raso y culmina con una tricolor que sirve de protección contra
el maligno, naturalmente son de múltiples colores y recubren la cabeza con
un tul.
Pantaloncillo
y blusón
multicolores

Mascara
con aspecto
de algún
animal
Medias del
color de su
preferencia y
alpargatas

Mandador o
látigo Maraca

Cencerro
Entre el sonido de las maracas cencerros se pone de manifiesto los
coloridos y llamativos trajes de los diablos con sus distintas mascaras y
su peculiar baile cruzado al ritmo del cuatro, le rinden tributo al
santísimo, los promeseros con su reverencia establecen el triunfo entre
el bien sobre el mal, la ciudad de Maracay recibe a mas de 100 diablos.
En el recurso el capataz mayor anuncia con tres brincos en la puerta de
la iglesia el inicio de la misa y rosario realizado por las sayonas y
comunidad todo esto se ejecuta en víspera del jueves de Corpus Christi,
luego de esto salen a las calles a recorrer distintas calles de Maracay y
realizando reverencias con cada cruz del camino o cada capilla por
donde pasa esta tradición que lleva mas de 40 años en El Recurso.
Cada diablada de las 11 que hoy forman parte del
Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad,
constituye una expresión profunda de la
venezolanidad y nos hace sentir orgullosos de nuestra
condición de pueblo multiétnico y pluricultural.
Diablos Danzantes de Corpus Christi de Venezuela
proyecta con intensidad al mundo desde una de sus
prácticas culturales de mayor arraigo y
trascendencia y lleva un mensaje de amor , paz, y
solidaridad para todos los pueblos