Está en la página 1de 7

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

INTRODUCCIÓN (BENDICIÓN DE LA CORONA)


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Una vez más nos reunimos, atentos al anuncio de la llegada de Dios Nuestro Señor. Se
acerca la gran fiesta de Navidad, la fiesta del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo
en Belén y en nuestros corazones.
Finalicemos esta preparación de recibir a nuestro Salvador reuniéndonos en torno a esta
corona.
Bendice Señor esta corona, que sea para nosotros medio para preparar nuestra alma
para recibirte. Que al ver su forma veamos que tú Dios eterno eres el principio y fin de
todo cuanto existe y su verde follaje nos recuerde la esperanza de llegar a recibirte en
nuestros corazones. Clarita Alata
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

INVOCACIÓN

“Dios Padre, que por amor nos entregaste a tu Hijo para que nos redimiera del pecado
y de la muerte, envíanos tu Espíritu para que encienda en nuestros corazones una fe
viva. Que podamos ser para nuestros hermanos como las luces que vamos a encender.
Así nuestro buen ejemplo y nuestras buenas obras los ayudarán a acercarse a ti que eres
nuestro Dios y Padre y vives para siempre.

Mayra Alarcón
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

1º vela:“ Velen y estén preparados, que no saben cuándo llegará el momento“


Hoy no todos se preparan para reconocer y acoger al Dios que llega como regalo de
Salvación en la frágil envoltura humana de un niño que nace en la pobreza.
Tiempo de Adviento es tiempo de vigilante espera, de una esperanza que sintoniza
con aquel a quien esperamos, que vaya haciendo presente como la mejor
preparación a su venida lo que anuncia y ha prometido traer. Es tiempo de
despertar de la inercia y de la rutina, de la indiferencia y de la apatía, tiempo
para preguntarnos a Quién y qué esperamos en esta Navidad y quiénes somos
nosotros que lo recibimos.
Renzo León Bravo
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

2º vela:“ Preparen el camino, Jesús llega“


La venida de Cristo exige una continua conversión. El tiempo del Adviento, es
una llamada a la conversión para preparar los caminos del Señor y acoger al
Señor que viene. El Señor ya no quiere nacer en una cueva, el Señor quiere
nacer, ahora , en cada uno de los corazones de nosotros.
Señor, en el contacto contigo, a través dela oración nos damos cuenta de lo que
aún tenemos que cambiar. La conversión es un proceso de todos los días, y tiene
sólo un límite; el ser perfectos como tú lo eres.

Patricia Clausen
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

3º vela:“ Somos llamados a ser testigos de la luz”

Él ha venido como el médico que cura las más profundas enfermedades del hombre.
Por esto, la peor de nuestras enfermedades, el pecado, en esta visión de la gran
misericordia del Señor, es simplemente un obstáculo porque el Salvador Divino ha
venido a socorrernos. Señor, ayúdanos a permanecer en vela guardando la venida
de tu hijo, con la lámpara de la fe encendida y con una gran dosis de humildad.

Guadalupe Izquierdo
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO
Reconozcamos ante Dios que somos pecadores. Yo confieso ante Dios todopoderoso…

Lectura del Santo Evangelio: Lc 1, 39 - 45 María Ventura

4º vela:“ Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra”


Al encender esta cuarta vela, en el último día de Adviento, pensemos en la Virgen, Madre de
Jesús y nuestra Madre. Nadie le esperó con más ansia, con más ternura, con más amor.
Nadie le recibió con más alegría.

Tú Señor, te encarnaste en Ella, como el grano de trigo se siembra en el surco. Y en sus


brazos encontraste la cuna más hermosa. También nosotros queremos prepararnos así: en la fe,
en el amor, y en el trabajo de cada día.
Guadalupe Izquierdo
CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO
Oremos…

Señor Jesús, ya está cerca la Navidad y en esta casa de estudios nos estamos
preparando con alegría para recibirte un año más. Queremos que tú seas el
corazón de este nuestro segundo hogar para que sepamos perdonarnos unos a otros
los errores que cometemos y que nos gocemos en las cosas buenas que tenemos cada
uno de nosotros. Que nuestra alegría más grande sea el saber que Tú nos amas y
que siempre estarás con nosotros.
Luego Padre Nuestro, Avemaría y Gloria
Juan Vásquez