Está en la página 1de 124

|  



V V

      


    
   !""! #$ %&'
% ()! (!*+"* , -!+*.""
#'/&  0  /1%&
2  V34V24

4 ' //5/$' /  


El dibujo, la línea-contorno que delimita formas y marca ritmos compositivos
ofrece un gran interés para los pintores góticos, al igual que el modelado. La
luz no es natural (salvo en los pintores del estilo flamenco) y puede tener
valor simbólico. El color, con efectos preciosistas, generalmente, es
subjetivo y simbólico (salvo en Giotto y los pintores flamencos). La
composición se ordena, en general sobre un eje de simetría central.

El interés por la perspectiva se va agudizando con el desarrollo del estilo


gótico, en especial, a partir del italo-gótico (s. XIV) y, sobre todo, en el
flamenco. Pero no hay una sistematización regularizada, sino más bien
aproximaciones o tanteos. La perspectiva se sistematizará en el
Renacimiento.

En el interior gótico ya no tienen cabida la pintura mural, puesto que el


nuevo espacio y el sistema tectónico elimina el muro. La vidriera como
soporte sustituirá al muro en el edificio religioso y serán el libro (miniatura) y
la tabla los soportes sobre los que a partir de ahora se desarrollará la
pintura. Hay que exceptuar a Italia, al Sur de Francia y a Cataluña, lugares
donde la pintura mural todavía se mantuvo vigente.

La demanda de libros por parte de las escuelas catedralicias, universidades,


realeza y nobleza hace que se incremente de forma notable la producción de
estos, que dejan de producirse en los "scriptoria" monacales para pasar a
hacerse en talleres especializados en la ciudad.
Es en la miniatura donde comienzan a aparecer
las primeras novedades :
En torno al año 1200 aparece un estilo
caracterizado por un dibujo sinuoso, de
estética claramente bizantina, con fondos de
oro. A esta corriente bizantinizante se le ha
llamado ESTILO 1200, aunque no todos la
aceptan como específicamente gótica, ya que
se podría pensar que no es sino la vieja pintura
románica impregnada de bizantinismo. Sea
como fuere, lo cierto es que hay grandes
dificultades para establecer el fin de lo
románico y el principio de lo gótico.

Durante casi el medio siglo del reinado de S.


Luis (1226-1270) se produjeron en Paris
miniaturas de una alta calidad, caracterizadas
por figuras alargadas, siendo la línea la
creadora de las formas. Las figuras destacan
sobre fondos dorados y están enmarcadas por
arquitecturas simuladas.

Esta forma de hacer va a estar vigente hasta


finales del XIII y se la conoce con el nombre de
ESTILO GÓTICO-LINEAL o FRANCO-GÓTICO.
La pintura mural gótica del Sur de
Francia y de la zona mediterránea
ibérica están influenciadas por el
estilo 1200 o por el gótico-lineal. Sin
embargo, en Italia estas influencias
son muy escasas; por eso, allí es
donde aparece un nuevo estilo, el
llamado ITALO-GÓTICO.

Durante el siglo XIII hay en Italia Pietro Cavallini


una serie de pintores muy
dependientes aún de la manera de
hacer bizantina, pero que ofrecen ya
algunas innovaciones : búsqueda de
realismo en los rostros, mayor
volumen, utilización de la luz y del
paisaje. Ya en el siglo XIV cabe
hablar de dos escuelas : la
florentina, en donde destaca
GIOTTO y la sienesa con DUCCIO, S.
MARTINI y los Hns. LORENZETTI.
Bonaventura Berlinghieri
Cimabue Madonna entronizada con ángeles y profetas.  V 647
Cimabue

Crucifixión. 1275-1285

Madonna entronizada con


ángeles y profetas.  V 647
GIOTTO.- Abandona la estilización y las formas
sinuosas propias de lo bizantino y busca
manifestar el volumen, la tridimensionalidad de
las figuras que actúan en un espacio creado a
partir de arquitecturas y paisajes. Hay, pues,
una búsqueda de la perspectiva, aunque ésta no
sea aún científica.
Los gestos, las miradas y las actitudes
corporales reflejan las emociones de los
personajes, y nos introducen en su mundo
interior. Los personajes sagrados actúan y
sienten a la manera humana.

La paleta de colores es reducida, apenas media


docena. El oro queda reducido a nimbos y
bordaduras de vestidos. Compone de manera
simple, pero efectiva, sobre un esquema
geométrico, dotando a las figuras representadas
de una potencia de realidad material tal que
toda la pintura anterior a la de Giotto parece
elemental.
Giotto. Madonna Ognissanti
Se puede decir que la pintura de Giotto supone (Madonna in Maestà) 1310
una revolución pictórica cargada de fructíferas
consecuencias.
El beso de Judas

Giotto. Frescos de la capilla Scrovegni. Padua 1305-1306


La matanza de los inocentes
Lamentación por el cuerpo de Cristo muerto
DUCCIO DI BOUNINSEGNA.- Si el camino emprendido por Giotto supone la
ruptura con la tradición bizantina (la "maniera greca"), Duccio optará por
renovar la tradición bizantina, pero sin romper con ella. Esto es, siguió
"hablando en griego", pero no dejó de ser menos "moderno" que Giotto.

Rara vez renuncia a los esquemas iconográficos de lo bizantino, pero los


regenera mediante la simplificación estilística y una gran carga de poesía.
Figuras de formas exquisitamente elegantes y refinadas, con un halo de
misterio en el gesto y mirada. Todo ello dentro de un espacio de
dimensiones irreales, de naturaleza mágica, en suspenso y sin duración.

Duccio asimiló, sin embargo, muy pronto un elemento estilístico puramente


occidental: el gusto por la línea flexible y sinuosa, propia del gótico.

Duccio. Maestá de la catedral de Siena. 1309-1311


El prendimiento La oración en el huerto

Reverso de la Maestá
SIMONE MARTINI.- Sigue la tradición de Duccio, aunque tiende a desarrollar
efectos dramáticos y líricos. La línea flexible y el color poderosamente
impactante son dos de sus armas fundamentales. En su pintura hay
abundancia de fondos de oro, efectos preciosistas y brillantes.

El impacto cromático, de naturaleza puramente visual, junto al gusto por el


detalle y las texturas de ricas telas le interesan más que la conquista del
espacio o la realidad volumétrica, al contrario que a la escuela florentina. Se
puede decir que el realismo sienés es de naturaleza poética.
Simone Martini. Maestá. 1315
Simone Martini. Anunciación, 1333
PEDRO Y AMBROSIO LORENZETTI.- Últimos grandes maestros del
Trescientos toscano, representan el más alto momento alcanzado por el
realismo medieval italiano, lleno de nostalgias clasicistas.

A. Lorenzetti. Alegoría del Buen Gobierno y del


Mal Gobierno, c. 1328., Palacio Público de Siena
Alegoría del Mal Gobierno
A. Lorenzetti. Presentación
en el templo. 1342
El arte italiano del Trescientos va a tener una gran aceptación en Avignon, corte
de los Papas, en Bohemia y en Cataluña, a partir de la mitad del s. XIV. Sobre
todo en Francia, la pintura italiana influirá en la miniatura, como se puede ver,
por ejemplo, en las miniaturas de Jean Pucelle. Pero la cumbre de la miniatura
gótica se encuentra en la corte del Duque de Berry, apasionado bibliófilo, en el
célebre libro "Las Muy Ricas Horas", obra de los hermanos Limburgo (1416). Y a
partir de Las Muy Ricas Horas del duque de Berry se define un nuevo estilo,
como es el Flamenco.

Hermanos Limbourg. Las Muy Ricas Horas del Duque de Berry. 1412-16
EL ESTILO INTERNACIONAL.- En la primera mitad del siglo XIV los pintores
italianos descubrían cómo se puede sugerir el espacio sobre una superficie
plana y hacer que los personajes expresasen auténticos sentimientos
humanos. Ante esto el lenguaje formal del antiguo estilo gótico quedaba
anticuado y sin sentido; en él las formas eran planas y los movimientos y
sentimientos esquemáticos.

La pintura del Trescientos italiano llega, primero, a las zonas mediterráneas,


y, en la segunda mitad del siglo XIV, alcanza las zonas más allá de los Alpes,
impulsando el desarrollo artístico, sobre todo, en Francia y Bohemia, y luego
en toda Europa (maestro Teoderic en Praga, maestro Bertram en Hamburgo).
Ante este avance del "realismo" surge el ESTILO INTERNACIONAL como
reacción, a fines del siglo XIV.

Los mecenas de obras de arte como la nobleza y la aristocracia, ante la


inseguridad económica, social y política por la que atraviesa toda Europa
(crisis del Imperio Germánico, guerra de los Cien Años, Cisma de Occidente,
peligro Otomano, la reciente Peste Negra,..), vuelve sus ojos hacia su antigua
grandeza y se busca restablecer el gótico de la fase anterior al "realismo
italianizante".Sin embargo, este intento es vano, puesto que, habiendo
probado la manzana del REALISMO, no se puede volver de forma pura a los
principios del primer gótico.
Se trata, pues, de un estilo contradictorio. Es lineal-decorativo, con tendencia
a idealizar y a estilizar, pero nace de un estilo realista y no puede renunciar a
él. De esta mezcla, aparentemente opuesta, nace una síntesis : el
INTERNACIONAL, reconciliación de la estilización gótica de los personajes
(dibujo puro de contornos) y de una representación plástica y sugestiva de
origen trecentista italiano. Se trata de una combinación, en proporción
variable, de fantasía y realidad, de estilización y de imitación de lo natural.

Este estilo internacional comienza a imponerse a fines del XIV en las


principales cortes europeas, y estará vigente durante buena parte del s. XV,
compitiendo con el estilo Flamenco y, aún, en Italia, con el primer
Renacimiento.

En resumen, arte cortesano, aristocrático, evocador de un mundo de fantasía


y lirismo, que gusta del detalle anecdótico y del exotismo, y que está lleno de
contradicciones.
Stefan
Lochner.

Triptico de la Adoración de los Reyes Magos. Catedral de Colonia. ca. 1440 La Virgen de la Rosaleda

, 8 +%/( ) V2V47


/9/:/;:  V2V4
Xonrad von Soest.- Crucifixion (princ. XV)

Gentile da Fabriano.- Adoración de los Magos (1423),


ESTILO FLAMENCO.- Reacciona contra la
evasión, simbolismo e idealismo del estilo
Internacional. Es un estilo que intenta superar
el goticismo y que coincide temporalmente con
los primeros renacentistas.

Sin embargo, los flamencos no parten de


ningún modelo cultural que reivindique la
antigüedad clásica, el mito, ni de la
elaboración de leyes matemáticas y
geométricas de la perspectiva, del estudio de
las proporciones, etc., como hacen los
renacentistas italianos. Se puede decir que el
sistema de representación flamenco carece de
modelo e, incluso, está en contradicción con el
modelo de la antigüedad clásica. Por todo ello,
está pintura se considera aún gótica o, mejor
dicho, del final de la Edad Media.

Surge como solución para superar las


contradicciones del gótico Internacional, que
presentaba una conjunción ambigua de
realidad y fantasía, atención a la naturaleza y,
al mismo tiempo, estilización distorsionada de
la misma.
Así, los flamencos atienden a lo concreto y conciben el cuadro y
el espacio pictórico de manera radicalmente diferente. El
espacio, objetos, figuras y luz se representan desde un único
punto de vista: el lugar desde el que el pintor ve la realidad. El
espacio se construye con un nuevo método perspectivo, que no
atiende a leyes matemáticas, ni geométricas (cosa que si harán
los italianos), sino que es el resultado de aproximaciones y
observaciones empíricas.

Hay, al mismo tiempo, una renovación técnica, pues utilizan y


generalizan el óleo, técnica que permite extrae nuevas
posibilidades al color y a la textura de los objetos y materias. Si
a esto le añadimos la factura miniaturística, punto de arranque
de la escuela, se entenderá mejor el "realismo fotográfico" del
que hacen gala.

Se acentúa, así mismo, la secularización de la imagen religiosa,


pero no disminuye su carga simbólica. Difusión del retrato

El estilo arranca de las formas del gótico Internacional de los


pintores que trabajaron en las cortes de los Duques de Berry y
de Borgoña. Se pueden establecer las siguientes etapas y
maestros más importantes :
1. INICIADORES : primer tercio del siglo XV :
*Robert Campin (para unos, la misma persona que el llamado Maestro
de Flemalle)
*Hnos. Van Eyck (Huberto y Jan)

2. Segundo tercio del siglo XV :


*Roger van der Weyden, Dieric Bouts, Petrus Christus

3. Último tercio del XV y principios del XVI :


*Hans Memling, Gerard David, Hugo van der Goes, El Bosco.
*")*"(
Escuela de miniaturistas flamencos
Robert Campin. Tríptico Merode o de la Anunciación. 1425
Robert Campin. Santa Bárbara
V2
<
Jan van Eyck. Retrato del matrimonio Arnolfini, 1434
Hubert y Jan van Eyck. Retablo de S. Bavón. Gante. 1432
La Virgen del canónigo van der Paele. 1436
La virgen del Canciller
Rolin. 1435
Rogier van der Weyden.
Deposición del cuerpo de
Cristo. 1435
Weyden. Anunciación. 1440
Dieric Bouts
Petrus Christus
Hugo van der Goes
Tríptico Portinari. 1476-1479

/
Hugo van der Goes

La Muerte de la Virgen
1480
Adoración de los Magos 1470-72
Hans Memling. Tríptico del Juicio Final. 1467-1471
Tríptico de la Virgen en su trono, 1485-90. Cerrado: Adán y Eva
Tríptico de la Resurrección. ca. 1489
Escenas de la Pasión de Cristo (1470-71)

Retratos
Hieronymus Bosch. Tríptico del Jardín de las Delicias. 1505-10
Las tentaciones de S. Antonio
Vean Fouquet.- Díptico de Melun. ca. 1450
;*"+ ="*(;>
ESTILO GÓTICO-LINEAL.-
*Pintura mural : capilla de S. Martín, en la catedral vieja de Salamanca.
*Pintura sobre tabla : frontales catalanes y aragoneses, en los que la estructura
es aún románica, pero las formas góticas y de variada influencia, tanto francesa
como bizantinizante.
*Miniatura : Códice de las Cantigas.

ESTILO ITALO-GÓTICO.-Penetra con obras importadas o con pintores que vienen


a trabajar a España, ya en el último tercio del siglo XIV, como Gerardo Starnina.
En la Corona de Aragón predomina la escuela sienesa, mientras que en Castilla la
florentina.

El iniciador en Cataluña es Ferrer Bassa, en el segundo cuarto del XIV. Los más
fundamentales son : Ramón Destorrents, y los hermanos Jaime y Pedro Serra, en
la segunda mitad del XIV.

ESTILO GÓTICO-INTERNACIONAL.-
Tiene un amplio desarrollo en la Corona de Aragón. En Valencia trabajan Pedro
Nicolau y Marzal de Sax. En la escuela catalana, y en un primer momento, cabe
destacar a Luis Borrassá, continuador de los Hns. Serra, y a Ramón de Mur,
pintor que mezcla el estilo italo-gótico con el internacional. En una segunda fase
hay que citar a Bernardo Martorell y a Jaime Ferrer II.
En Castilla, trabajan Nicolás Francés, los Hns. Dello Delli y Nicolás Florentino.
Capilla de S. Martín,
catedral vieja de Salamanca.

Códice de las Cantigas


Ferrer Bassa. Capilla de San Miguel. Monasterio de Pedralbes

"-! ="! Ramón Destorrents


Pedro Serra.-Virgen con
ángeles músicos. ca. 1390

Pedro Serra.-Retablo de Pentecostés, hacia 1394


Lluis Borrassà Ramón Mur
="!*"+*!*-
(9'/)  V2
 /  (  '?@( 
  V2

Marzal De Sax.-San Jorge


Nicolás Francés.- Retablo de la vida de la
Virgen y San Francisco, procedente de La
Bañeza (León).
ESTILO HISPANO-FLAMENCO.-
Es una síntesis del estilo Internacional hispánico y de los hallazgos flamencos.
Penetra poco antes de la mitad del siglo XV y ocupa toda la segunda mitad del
siglo. En Castilla la influencia de Flandes es constante y duradera. En la
Corona de Aragón hay una mayor resistencia a aceptar este estilo,
originándose reacciones de italianismo (los viejos fondos dorados se
mantienen o se combinan con paisajes).


A9B / '$/5' 
A/   @%/'/ /) 
@/C&
A'B'1 /$/ *$// %
  (  5 /&  // $ @
5 /$$ 0'?5' //$
$D#0/ %/(E)'/( 5 8/V232 
9 /  '?'$/$D

D
A-)' / /5' D (//
, 0@ F
A9', '?$ G'/ H/5' 
Fernando Gallego. Piedad. 1470
Piedad del Canónigo Desplá. 1490

Bartolomé Bermejo.

Santo Domingo de Silos.


'B'1 +%// V264 
-)'

La Virgen dels Concellers.


1445
9', 

Retablo de S. Abdón y S. Senen


1459-60
Consagración de S. Agustín.- 1466-75 Última Cena c. 1470
Flagelación, hacia 1450
?  
     
    
!  " # $ %