Está en la página 1de 15

DEFINICION

El Modelo de Atención Integral de Salud Familiar, Comunitario e Intercultural tiene como desafío
consolidar la implementación del modelo de Atención Integral de Salud con enfoque Familiar,
Comunitario e Integral, trabajar con las familias, desarrollar nuevas formas relacionales, ubicar al
usuario en el centro de la atención, instalando buenas prácticas, desarrollando intervenciones
orientadas hacia resultados de impacto social. Desde la convicción de que el enfoque
biopsicosocial, multidisciplinario e intercultural, son la alternativa para responder de manera más
efectiva a las necesidades de las personas, familias y comunidades, contribuyendo a mejorar su
calidad de vida. Está dirigido al personal de salud de los establecimientos de la Red Pública de
Salud (RPIS) y la Red Complementaria.
Objetivo del MAIS
Integrar y consolidar la estrategia de Atención Primaria de Salud Renovada (APS-R)
en los tres niveles de atención, reorientando los servicios de salud hacia la promoción
de la salud y prevención de la enfermedad, fortalecer el proceso de la recuperación,
rehabilitación de la salud y cuidados paliativos para brindar una atención integral, de
calidad y de profundo respeto a las personas en su diversidad y su entorno,21 con
énfasis en la participación organizada de los sujetos sociales.
Características fundamentales
1. Centra su atención en la persona, en el contexto de su familia y comunidad, facilitando el
ejercicio pleno de sus deberes y derechos en salud; acercando la atención de salud a la
población beneficiaria.
2. Pone énfasis en las actividades de promoción de la salud y prevención de la enfermedad; con
orientación a la familia y la comunidad sin descuidar las acciones curativas y de rehabilitación.
3. Reorienta los servicios de salud hacia una atención personalizada, digna y de calidad, con
base en principios de salud familiar y comunitaria, y en las garantías explícitas del Aseguramiento
Universal en Salud.
4. Brinda especial atención a los recursos humanos, con el fin de contribuir en el cierre de
brechas con equidad, desarrollo de capacidades con énfasis en la formación de salud familiar y
comunitaria, así como en la implementación de políticas de trabajo digno.
• 5. Promueve la gestión de la salud, con enfoque territorial.
• 6. Organiza los servicios en redes de salud y asegura la complementariedad e integralidad
de la atención que requieren las necesidades de salud sentidas y no sentidas, para que se
garantice la continuidad de la atención, desde los cuidados primarios hasta las modalidades
de atención especializada.
 Promueve el abordaje de los determinantes sociales de la salud y abre espacios para la
participación ciudadana en salud, individual y colectiva, y la intersectorialidad, a través de la
creación del “Consejo Nacional sobre Determinantes Sociales de la Salud”; incorporando,
además, mecanismos eficientes y efectivos de participación, donde el usuario y la comunidad
asuman un rol activo como agentes de cambio de su propia situación de salud.
 Asegura, a través de diversos mecanismos de financiamiento, equitativos y sostenibles, los
recursos necesarios para su implementación y sostenibilidad. En este sentido se promueve el
financiamiento Per Cápita de la Atención Integral de Salud, con prioridad en el primer nivel de
atención y en zonas pilotos y de manera gradual y progresiva en todo el país.
 Promueve un sólido marco jurídico sanitario que revitalice y actualice la normatividad vigente,
en el contexto de fortalecer su rol rector.
 Promociona el respeto e impulso a la transversalización de los enfoques de derecho,
interculturalidad y equidad de género. El modelo de atención integral propuesto releva como
foco de atención a la familia.
ENFOQUES
De acuerdo a la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales, se reconoce la salud como derecho inalienable e inherente a todo
ser humano. Esto implica la obligación del Estado de respetar, proteger y garantizar el derecho a la
salud de todos sus ciudadanos, no sólo asegurando el acceso a la atención de salud, sino también la
atención adecuada. Es por ello que nuestra propuesta plantea un modelo de atención basado en el
sistema público de salud. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones
Unidas (DEFENSORIA DEL PUEBLO: 2008) ha señalado que el derecho a la salud abarca los siguientes
elementos esenciales e interrelacionados:
• Disponibilidad: Se refiere a contar con un número suficiente de establecimientos de salud, recursos
humanos (considerando profesionales de salud médicos y no médicos debidamente capacitados) y
programas, que incluyan los factores determinantes básicos de la salud, como agua limpia potable y
condiciones sanitarias adecuadas.
• Accesibilidad: Significa que los establecimientos, bienes y servicios de salud se encuentren accesibles
a todos, haciendo hincapié en los sectores más vulnerables y marginados de la población. Lo anterior
implica:
• Accesibilidad física: Los establecimientos, bienes y servicios de salud deberán estar al alcance
geográfico de todos los sectores de la población, así mismo los factores 18 determinantes básicos de la
salud, como el agua limpia potable, deben ser de acceso intradomiciliario o encontrarse a una
distancia geográfica razonable, incluso en lo que se refiere a las zonas rurales.
• Accesibilidad económica (asequibilidad): Los pagos por servicios de atención de la salud y servicios
relacionados con los factores determinantes básicos de la salud deberán basarse en el principio de
equidad y ser proporcionales a los ingresos financieros de los hogares.
Principios del MAIS
Garantía de los derechos de las y los ciudadanos: La garantía de derechos implica generar
condiciones para el desarrollo de una vida saludable y el acceso universal a servicios de salud
integrales, integrados y de calidad, a través de mecanismos de organización, provisión, gestión y
financiamiento adecuados y suficientes para cubrir a toda la población, eliminando las barreras
de acceso a la salud.
Universalidad: es la garantía de acceso a iguales oportunidades para el cuidado y
Atención integral de salud de toda la población que habita en el territorio nacional
independientemente de la nacionalidad, etnia, lugar de residencia, sexo, nivel de
educación, ocupación, ingresos.
Integralidad: Desde una visión multidimensional y biopsicosocial de la salud
Individual y colectiva, actuando sobre los riesgos y condiciones que afectan la salud;
identificando y potenciando los factores protectores de la salud. Articula acciones
de promoción, prevención, recuperación, rehabilitación, etc.