Está en la página 1de 11

CÓMO EVANGELIZAR A

PERSONAS QUE LIDIAN


CON LA ENFERMEDAD
Salmos 103: 2-4
• Verdad Bíblica • Verdad Bíblica Aplicada

• La Biblia nos enseña que el • Vivamos con confianza


Señor Jesucristo es el sanador creyendo en la pronta ayuda,
de nuestras enfermedades. en la misericordia sin límites
de nuestro Dios, enseñemos
a otros a confiar así.
• La enfermedad y el dolor han sido un flagelo para los seres
humanos desde su aparición. La idea de Dios no era que
sufriéramos dolor y deterioro en nuestros cuerpos, pero la
desobediencia del hombre cambio el rumbo. Rom 5:12
• La enfermedad, del latín “infirmitas” significa falto de
firmeza.
• Dios no es ajeno a éste sufrimiento, decidió darle solución por
medio de Cristo (Is. 53:4-5).
• A Dios le importa si nos dolemos, enfermamos o sufrimos,
pero sobre todo le importa la salvación de nuestra alma.
Cristo dio su vida para reconciliarnos con Dios y darnos vida
eterna. (Rom. 6:23)
• La necesidad de salud.
• Necesidad de ser libres
de la enfermedad.
• Al Señor le interesó
primero el alma del
paralítico.

¡Recuerda!
A Cristo le interesa
primero el alma del
enfermo, cuando nos
acerquemos a una
persona no creyente, pide
a Dios sabiduría y las
palabras correctas para
hablarle del plan salvador.
• Los familiares y amigos cercanos también
se llenan de preocupación y dolor ante la
enfermedad de la persona a la que aman.
• Existe desgaste físico, emocional,
espiritual y económico.

Analizar el caso de Jairo:


No todos los discapacitados
son enfermos. Hay personas
que, por diferentes razones,
algunos de nacimiento tienen
capacidades diferentes.
• Cuando nos encontremos
a una persona que tiene
capacidades diferentes, es
importante ser sensibles y
respetuosos.
Dios nos enseña la
importancia de tener un
corazón misericordioso,
dispuesto a ayudar a nuestro
prójimo. “Y aprendan también
los nuestros a ocuparse en
buenas obras para los casos de
necesidad, para que no sean
sin fruto” Ti 3:14
• Los trabajadores del área de la salud son
personas que regularmente están propensas a
vivir periodos de alta presión y estrés por el
trabajo que desarrollan.
• Son personas que tienen la necesidad de
encontrarse con Cristo.
• Qué refrescante es escuchar la Palabra
exacta, que los invita a entrar en relación con
el Todopoderoso. Llévales el mensaje.
• Ante la enfermedad Dios puede permitir estas 3 situaciones en su
soberanía, omnisciencia y misericordia:
a) Traer sanidad a la persona enferma, como respuesta a la fe. Santiago
5:15
b) Permitir que la enfermedad persista, pero dará un auxilio sobrenatural
para sobrellevarla y transformarla en bendición. 2ª Co.12:7-10
c) Decidir que es el momento de la partida. Fil 1:20-21

• Nuestra tarea es llevar el mensaje de salvación de una manera clara,


respetuosa, con la unción de Dios, buscando en la Palabra el mensaje
personal que Dios quiere dar a cada persona. Oremos para recibir esta
dirección.

“Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es


quien perdona todas tus iniquidades El que sana todas tus dolencias; El que
rescata del hoyo tu vida. El que te corona de favores y misericordias”
Salmos 103:2-4
Error 1: Las personas enfermas
sólo están interesadas en su
sanidad.
Respuesta bíblica: Quizá el
dolor sea la necesidad más
evidente, pero la exposición de
su alma ante la Palabra le
traerá conciencia de la
necesidad de perdón. Ro.10:17
Error 2: Dios va a sanar a toda
persona enferma.
Respuesta bíblica: Dios es
omnisciente, conoce el corazón
y actúa en completa
misericordia y amor. Sabe que
en ocasiones la sanidad no es
lo mejor para esa persona.
Pero siempre brindará su ayuda
Sal. 59:16-17.
• ¡PARA CORREGIR! (Enderezar la • ¡PARA INSTRUIR! (Capacitar para
dirección) vivir como a Dios le agrada)

• No temamos hablar de Cristo a los • Conozcamos la Palabra y


enfermos, no permitamos que conozcamos profundamente al
nuestra mente se llene de dudas Dios de la Biblia. Así podremos
que nos impidan hablar de Él por hablar de
temor o desconfianza.
Esforcémonos en llevar un
mensaje personalizado a los
enfermos y a los que sufren. Dios
está con nosotros.