Está en la página 1de 20

Sistema

esquelético
humano
• Formado por el esqueleto, que es
un armazón interno móvil integrado
por los huesos y las estructuras
complementarias que incluyen las
articulaciones, los cartílagos y los
ligamentos.
funciones
Proteger los órganos
Realizar movimientos
Soportar el cuerpo
Almacenar minerales
Producir células sanguíneas: algunos huesos poseen un tejido
llamado medula ósea amarilla que realiza el proceso denominado
hematopoyesis mediante el cual se producen células sanguíneas.
Almacenar triglicéridos.
Los huesos

• Están formados por tejido conectivo y tienen


alto contenido mineral que separa sus células,
lo que les confiere dureza, elasticidad,
mecanismos de crecimiento característicos y
capacidad regenerativa
Formación de los
huesos
El proceso de formación de los huesos se llama
osificación y ocurre a partir de los centros de
osificación. Existen dos tipos de osificación.
Osificación intramembranosa: transforman unas
células oseas en otras; por ejemplo osteoblastos en
osteositos, que se depositan en la matriz de
colageno sin minerales.
Osificacion endocondral: el cartílago es remplazado
por tejido oseo a partir de los centros de
osificación, donde los condrocitos crecen y la matriz
se calcifica por deposito de fosfato de calcio.
Estructura de los
huesos
La diáfisis: cuerpo principal del hueso.
Epífisis: extremo de los huesos
Metáfisis: región donde la diáfisis y la epífisis se unen.
Cartílago articular: capa de cartílago que recubre la
epífisis, donde un hueso se articula con otro. Reduce la
fricción y absorbe el impacto sobre las articulaciones.
Periostio: capa de tejido conectivo que recubre la
superficie del hueso.
Cavidad medular: espacio interno de la diáfisis que
contiene la medula ósea.
Endostio: membrana conformada por células que
recubre la cavidad medular.
Células Oseas
• Los huesos están constituidos por
cuatro tipos de células: los osteoblastos,
los osteocitos, los osteoclastos y las
células osteogenas.
• Osteoblastos: producen osteocitos y
sintetizan el colageno para formar la
matriz del hueso.
• Osteocitos: principales componentes
de los huesos. Intercambio de nutrietes y
desechos con la sangre.
• Osteoclastos: se encargan de la
renovación ósea.
• Células osteogenas: células madre con
capacidad reproductiva, producen los
osteoblastos.
Tejidos oseos
Los huesos tienen un 30% de agua y 70% de
minerales como el carbonato de calcio, y
fosfato de calcio, además de alto contenido
de colageno.
Dependiendo del tamaño y la distribución de
los espacios, los huesos pueden presentar
áreas de tejido oseo compacto o esponjoso.
El tejido oseo compacto posee pocos
espacios entre sus componentes solidos y se
ubica en la capa externa de todos los huesos
y en la diáfisis.
El tejido oseo esponjoso constituye la mayor
parte del hueso, el ligero y esta compuesto
por trabéculas que almacenan medula ósea.
Clasificación de los
huesos
Según la configuración externa o
interna, la forma, la superficie o las
cavidades que poseen.

Según la configuración externa


pueden ser: largos, cortos, planos e
irregulares.
Huesos largos
Constan de una diáfisis y una
epífisis y poseen un canal
medular. Como el fémur.
cortos
Tienen las mismas dimensiones
por ejemplo el carpo
Según su
forma:
pueden ser
alargados,
arqueados,
con cavidades
neumáticas y
sesamoideos
Según su superficie y
cavidades de los huesos:
articulares, concavidades
articulares, extrarticulares
y concavidades no
articulares
Concavidades
articulares

• Son depresiones
esferoidales o elipsoidales que
encajan en una saliente de un
hueso articular, como la tibia.
Concavidades no
articulares

• Pueden ser de inserción


donde se fijan determinados
músculos , de recepción por
donde pasan los tendones, las
arterias y los nervios o de
ampliación, por donde pasan
divertículos o senos que se
encuentran en la cara.