Está en la página 1de 6

• son proteínas que se

caracterizan por la
presencia de centros
hierro-azufre, que
contienen varios
grupos sulfuro unidos
a entre dos y cuatro
átomos
de hierro en estados
de oxidación
variables.
• El organismo posee una
molécula encargada de
transportar el hierro en
el torrente sanguíneo.
Esta proteína une entre
3 y 7 mg de hierro, en
condiciones normales.
• Hay dos grandes
mecanismos por los que el
hierro en nuestro
organismo aumenta por
encima de lo deseable:
cuando tenemos una dieta
excesivamente rica en
hierro y cuando la
absorción de este metal
en el intestino está
anormalmente
aumentada por una
enfermedad, como por
ejemplo
la hemocromatosis.
• El hierro en la dieta está presente de dos formas.
Estos dos tipos presentes en los alimentos se
absorben en el intestino por mecanismos diferentes.
• El hierro hemo: se encuentra en las carnes, el
pescado y las aves. Se absorbe con facilidad por
nuestro intestino.
• El hierro no-hemo: es aquel presente en vegetales,
en frutas y es también el contenido en aquellos
productos enriquecidos artificialmente con hierro. Lo
importante de este tipo de hierro es que su
absorción no es tan buena en condiciones normales,
pero cuando se produce un déficit de hierro en el
organismo, nuestra capacidad de absorber este tipo
de hierro mejora.