Está en la página 1de 12

ESC. SEC.

JOSE MARIA MORELOS Y PAVON

NAYARIT

ALUMNAS:
MARICRUZ MARTINEZ T.
MARTHA A. PINEDA R.
MARIA G. SERRANO B.

MATERIA:
BIOLOGIA

MAESTRA:
MARIA D. HERNANDEZ J.
EL SENTIDO DEL
OLFATO.
Objetivo:Conocer mas afondo acerca del sentido del olfato, las
causas de su perdida y como se debe cuidar.

Introduccion:
El sentido del olfato se localiza en las celulas nerviosas
especializadas ubicadas en la region superior de la membrana que
recorre las fosas nasales. Con el podemos percibir olores ya que son
percibidos por las celulas olfatorias que se encuentran en el epitelio
olfatorio.
La pérdida del sentido olfativo es generalmente un resultado
insignificante de la obstrucción o congestión nasal, pero en
ocasiones puede ser indicio de la presencia de un trastorno
neurológico y puede ser idiopática (no tiene una causa
identificable).
Con el proceso de envejecimiento, se presenta cierto grado de
pérdida del olfato de forma normal. En la mayoría de los
casos, no se encuentra una causa obvia o inmediata y no hay
un tratamiento.
Es común que se presente la pérdida temporal del sentido del
olfato durante los resfriados comunes y las alergias nasales
como la fiebre del heno (rinitis alérgica), al igual que después
de una enfermedad viral.
Es frecuente que se pierda el sentido del olfato con los
trastornos que impiden que el aire llegue hasta el área de la
nariz donde se encuentran los receptores olfativos (la lámina
cribriforme localizada en la parte superior de la nariz).
Dichos trastornos pueden abarcar los pólipos nasales, las
deformidades del tabique nasal y los tumores nasales.
Otros trastornos que pueden producir la pérdida del sentido
del olfato son los tumores de la cabeza o el cerebro, un
trauma craneano y una amplia gama de trastornos endocrinos,
nutricionales y neurológicos, al igual que la demencia de
Alzheimer.
Muchos medicamentos pueden cambiar o disminuir la
capacidad para detectar los olores.
La mayoría de las personas que pierden el sentido del olfato
pueden diferenciar los sabores salado, dulce, agrio y amargo
los cuales son percibidos en la lengua; sin embargo, es
posible que carezcan de la capacidad para distinguir otros
sabores. Algunos condimentos, como la pimienta, pueden
estimular los nervios faciales y se perciben con más fuerza por
el sentido del gusto que a través del sentido del olfato.
Causas comunes

•Proceso natural de envejecimiento


•Infección viral del tracto respiratorio superior reciente
•Descongestionantes nasales
•Envenenamiento por plomo
•Medicamentos (como anfetaminas, estrógenos, nafazolina,
fenotiazinas, uso prolongado de descongestionantes nasales,
reserpina)
•Radioterapia
•Cirugía nasal o de los senos paranasales
•Traqueotomía
•Tumores cerebrales o nasales
Cuidados en el hogar
La pérdida del olfato se puede corregir con el tratamiento de
los trastornos subyacentes. Dicho tratamiento puede incluir el
uso de antihistamínicos, si la condición se relaciona con una
alergia; la corrección quirúrgica de las obstrucciones físicas; el
tratamiento de otros trastornos; cambios en los medicamentos
etc. Se recomienda evitar el uso excesivo de los
descongestionantes nasales, dado que pueden llevar a la
recurrencia de la congestión nasal.
Si la pérdida del sentido del olfato es permanente, la asesoría
dietética puede contemplar el uso de alimentos altamente
sazonados y la estimulación de las sensaciones gustativas
restantes.
Se deben tomar medidas para garantizar la seguridad en el
hogar, con la instalación de detectores de humo y el uso de
aparatos eléctricos en lugar de electrodomésticos que
funcionen a gas y/o poner en funcionamiento las tecnologías
para la detección de fugas de gas en el interior del hogar.
No existe ningún tratamiento para la pérdida del sentido del
olfato causada por el envejecimiento.
Se debe tener paciencia en caso de que la causa sea una
reciente infección viral del tracto respiratorio superior, dado
que los síntomas desaparecen sin tratamiento. En algunas
oportunidades se recomiendan los suplementos de zinc.
Nota: la pérdida del sentido del olfato puede ser temporal y la
capacidad para oler puede retornar espontáneamente, en
especial, después de los resfriados comunes o las infecciones
virales
Se debe llamar al médico si
Si la perdida del olfato es persistente, empeora o está
acompañada de otros síntomas inexplicables, se debe buscar
asistencia médica.
Lo que se puede esperar en el consultorio médico
Se elabora una historia clínica y se lleva a cabo un examen
físico.
El examen físico comprende una evaluación de las estructuras
nasales.
Algunos de los exámenes diagnósticos que se pueden realizar
son:
•TC
•Pruebas del nervio olfatorio
•Transiluminación de los senos paranasales (se aplica una
fuente de luz directamente al rostro para determinar si el seno
está lleno de líquido)
•Radiografía de cráneo
La causa se trata en la medida de lo posible. Se pueden
prescribir descongestionantes o antihistamínicos locales si la
causa de la pérdida del sentido del olfato es la congestión
nasal.
Es recomendable un vaporizador o humidificador para
prevenir la resequedad de la mucosa y mejorar la secreción
nasal. Asimismo, la vitamina A se puede suministrar por vía
oral o en algunos casos por medio de inyecciones.
En otros casos es posible que se requiera una biopsia del
epitelio olfatorio (células responsables del olfato) para elaborar
el diagnóstico.
Conclusion:Determinamos que las principales funciones de la nariz
son:

* Constituir el organo del sentido del olfato.


* Formar parte de las vias respiratorias.
* Filtrar.
* Calentar y humedecer aire respirado.
* Expulsar de si misma las sustansias
extrañas que recoge del aire.