Está en la página 1de 7

HUIRACOCHA

El octavo inca del imperio


incaico
fue el octavo gobernante
del Curacazgo del Cuzco. Tomó el
nombre de Huiracocha Inca porque
aseguró haber tenido un sueño divino
con el dios Wiracocha.
Durante su gobierno, conquistó
algunos señoríos, hizo algunas obras
en la capital (Cusco) y en las pocas
provincias que había. Aceptó la
rendición y entrega de Cusco ante
una embajada chanca y escapó con
sus hijos preferidos, esposas y
sirvientes.
Biografía
Tras el asesinato de Yahuar
Huácac, fue difícil escoger a
un heredero pues muchos
de sus hermanos fueron
asesinados a su lado.
No fue hijo de Yahuar
Huácac; sin embargo, fue
presentado como tal porque
pertenecía a la misma
dinastía de su antecesor: los
hanan.
Gobierno
Conquistó los señoríos de Yucay y Calca, ahí en Calca construyó
su propio palacio. Recibió ataques constantes de
los Ayamarcas y Guayamarcas que logró sofocar exitosamente.
Mejoró la agricultura y los abastecimientos incas. Amplió las
arboledas y la producción textil, implantó los tocapus (figuras
geométricas en la ropa de los nobles).
Viajó al reino Aimara dejando como inca ratin (vice-gobernante) a
su hijo preferido: Inca Urco. En Aimara, se hizo amigo de este y
otros señoríos, al retornar decidió vivir en su palacio de Calca
para estar permanentemente con Curi Chulpi, una esposa
secundaria pero a quien amaba fervientemente más que a
ninguna otra.
Durante su gobierno, los poderosos chancas le enviaron dos
emisarios pidiendo su rendición y entrega incondicional de sus
dominios, incluyendo Cuzco, este aceptó y escapó a Chita junto
a sus sirvientes, esposas e hijos.
Muerte
Tras su rendición, junto con su hijo Inca
Urco abandona la ciudad del Cuzco generando
incertidumbre y confusiones. Sólo quedaron en ella
sus capitanes principales, Apo Mayta y Vicaquirao,
junto con los hijos de su Coya principal. Junto con
ellos quedó Cusi Yupanqui (Pachacútec), joven militar
apoyado por Apo Mayta, quien hace un llamado
general a las etnias vecinas, y tras conseguir aliados,
combate y expulsa a los Chancas de Cuzco,
posteriormente mata a Inca Urco en defensa propia,
acto que causa el resentimiento en Huiracocha, quién
nunca más volvió al Cuzco desde su huida.
Murió en el olvido, muy canoso (cosa poco común en
los hombres de etnia andina) y sofocado por la
magnificencia de quién jamás nombró como
sucesor: Pachacútec.
Obras
• Mejoró la agricultura
inca.
• Amplió las arboledas.
• Venció a los señoríos
de Yucaya y Calca.
Gracias

Intereses relacionados