Está en la página 1de 23

ILUSTRE COLEGIO DE ABOGADOS DE LIMA

SEDE MIRAFLORES
EXPOSITOR:
ERICKSON COSTA CARHUAVILCA
ABOGADO POR LA UNMSM
MAESTRIA EN DERECHO PROCESAL Y DOCTORADO EN DERECHO POR LA UNIVERSIDAD
NACIONAL DE ROSARIO(ARGENTINA)
CURSO DE ESPECIALIZACION EN DERECHO PROCESAL POR UNIVERSIDAD DE ALCALÁ
(ESPAÑA)
DOCENTE DEL CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS DE JUSTICIA MILITAR (CAEJM)

TEMA:
LOS DELITOS DE PECULADO Y
MALVERSACION: DOCTRINA Y
JURISPRUDENCIA
EMAIL:
UNMSM_ERICKSON@HOTMAIL.COM
NUEVO MODELO
PROCESAL PENAL
 TRATAMIENTO DEL MODELO ADVERSARIAL Y
DELITOS DE CORRUPCION DE FUNCIONARIOS
 EL TRATAMIENTO DE LA PRUEBA INDICIARIA Y LOS
ESTANDARES DE PRUEBA
 LA DUDA FAVORABLE AL REO Y SUFICIENCIA
PROBATORIA PARA UNA CONDENA
 EL TRATAMIENTO DE LA TERMINACION ANTICIPADA
EN LOS DELITOS DE CORRUPCION DE
FUNCIONARIOS
 LOS INSTRUMENTOS DE TUTELA DE DERECHOS Y
EXCEPCIÓN DE IMPROCEDENCIA DE ACCIÓN EN
LOS DELITOS DE CORRUPCION DE FUNCIONARIOS
MARCO NORMATIVO DEL DELITO
DE PECULADO
 Artículo 387. Peculado doloso y culposo
 El funcionario o servidor público que se apropia o utiliza, en cualquier forma, para sí o
para otro, caudales o efectos cuya percepción, administración o custodia le estén
confiados por razón de su cargo, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de
cuatro ni mayor de ocho años; inhabilitación, según corresponda, conforme a los incisos 1,
2 y 8 del artículo 36; y, con ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días-multa.
 Cuando el valor de lo apropiado o utilizado sobrepase diez unidades impositivas
tributarias, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de ocho ni mayor de
doce años; inhabilitación, según corresponda, conforme a los incisos 1, 2 y 8 del artículo
36; y, con trescientos sesenta y cinco a setecientos treinta días-multa.
 Constituye circunstancia agravante si los caudales o efectos estuvieran destinados a fines
asistenciales o a programas de apoyo o inclusión social. En estos casos, la pena privativa de
libertad será no menor de ocho ni mayor de doce años; inhabilitación, según corresponda,
conforme a los incisos 1, 2 y 8 del artículo 36; y, con trescientos sesenta y cinco a
setecientos treinta días-multa.
 Si el agente, por culpa, da ocasión a que se efectúe por otra persona la sustracción de
caudales o efectos, será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de dos años y
con prestación de servicios comunitarios de veinte a cuarenta jornadas. Constituye
circunstancia agravante si los caudales o efectos estuvieran destinados a fines asistenciales
o a programas de apoyo o inclusión social. En estos casos, la pena privativa de libertad será
no menor de tres ni mayor de cinco años y con ciento cincuenta a doscientos treinta días-
multa.” (*)
 (*) De conformidad con el Acápite vi del Literal b) del Artículo 11 del Decreto Legislativo N°
1264, publicado el 11 diciembre 2016, se dispone que no podrán acogerse al Régimen
temporal y sustitutorio del impuesto a la renta, los delitos previstos en el primer párrafo del
presente artículo; disposición que entró en vigencia a partir del 1 de enero de 2017.
MARCO NORMATIVO DEL
DELITO DE MALVERSACION
 Artículo 389. Malversación
 El funcionario o servidor público que da al dinero o bienes que
administra una aplicación definitiva diferente de aquella a los que
están destinados, afectando el servicio o la función encomendada,
será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni
mayor de cuatro años; inhabilitación, según corresponda, conforme
a los incisos 1, 2 y 8 del artículo 36; y, con ciento ochenta a
trescientos sesenta y cinco días-multa.
 Si el dinero o bienes que administra corresponden a programas
de apoyo social, de desarrollo o asistenciales y son destinados a una
aplicación definitiva diferente, afectando el servicio o la función
encomendada, la pena privativa de libertad será no menor de tres
ni mayor de ocho años; inhabilitación, según corresponda,
conforme a los incisos 1, 2 y 8 del artículo 36; y, trescientos sesenta y
cinco a setecientos treinta días multa.” (*)
 (*) De conformidad con el Acápite vi del Literal b) del Artículo 11 del
Decreto Legislativo N° 1264, publicado el 11 diciembre 2016, se
dispone que no podrán acogerse al Régimen temporal y sustitutorio
del impuesto a la renta, los delitos previstos en el presente artículo;
disposición que entró en vigencia a partir del 1 de enero de 2017.
PLENO JURISDICCIONAL ESPECIALIZADO
EN DELITOS DE CORRUPCION DE
FUNCIONARIOS 2017
PLENO JURISDICCIONAL ESPECIALIZADO
EN DELITOS DE CORRUPCION DE
FUNCIONARIOS 2017
PLENO JURISDICCIONAL ESPECIALIZADO
EN DELITOS DE CORRUPCION DE
FUNCIONARIOS 2017
PLENO JURISDICCIONAL ESPECIALIZADO
EN DELITOS DE CORRUPCION DE
FUNCIONARIOS 2017
ACUERDO PLENARIO 4 - 2005
ACUERDO PLENARIO 4 - 2005
PROLONGACION DE PRISION PREVENTIVA Y DELITOS DE
CORRUPCION DE FUNCIONARIOS
PRIMER JUZGADO DE INVESTIGACION PREPARATORIA -
EXP: 160-2014-159
PROLONGACION DE PRISION PREVENTIVA Y DELITOS DE
CORRUPCION DE FUNCIONARIOS CASACION 147-
2016/LIMA
CASO GREGORIO SANTOS
SALA PENAL PERMANENTE
CASACIÓN N.° 863-2018 LIMA
NORTE – DELITO DE PECULADO
 Cuarto. Al respecto, esta Corte Suprema advierte que tanto el
Primer Juzgado Penal Colegiado como la Sala Penal de
Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Lima Norte
analizaron si en el presente caso se verificaban los elementos
típicos del delito de peculado, conforme a los alcances del
Acuerdo Plenario número cuatro-dos mil cinco/CJciento
dieciséis. Al respecto, cabe resaltar que –en relación con lo
propuesto por el casacionista como tema de desarrollo
jurisprudencial– en dicho acuerdo se estableció que “se
entiende por relación funcional el poder de vigilancia y
control sobre la cosa como mero componente típico, esto es,
competencia del cargo, confianza en el funcionario en virtud
del cargo, el poder de vigilar y cuidar los caudales o efectos”
(fundamento siete).
SALA PENAL PERMANENTE
CASACIÓN N.° 863-2018 LIMA
NORTE – DELITO DE PECULADO
 Séptimo. En autos, se acreditaron los extremos necesarios
para sostener la imputación contra Víctor Fabián
Malásquez Torres como autor del delito de peculado. Así,
los temas propuestos como desarrollo de doctrina
jurisprudencial no revisten interés casacional (al
encontrarse desarrollados en el Acuerdo Plenario número
cuatro-dos mil cinco/CJ-ciento dieciséis), y los
cuestionamientos formulados en su recurso de casación
solo pretenden que esta Corte Suprema, vía casación,
opere como una tercera instancia y reevalúe las pruebas
actuadas durante un proceso regular, el cual respetó la
pluralidad de instancias y la debida motivación de las
resoluciones, objeto que no resulta compatible con los fines
del presente medio, por lo que su recurso deberá
rechazarse.
SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO CASACIÓN N.° 802-
2018/LAMBAYEQUE – DELITO DE PECULADO

 CUARTO. Que el artículo 430, numeral 3, del Código Procesal Penal


exige, como presupuesto procesal formal, que se precisen las
razones específicas necesarias para sostener el acceso excepcional
del recurso de casación, las cuales, por lo demás, deben estar
dirigidas a un ámbito de carácter general vinculado a una
infracción normativa –que trascienda el caso concreto y se proyecte
a la generalidad (ius constitutionis)–, y asimismo éstas deben guardar
coherencia con los motivos de casación planteados. En el presente
caso se cuestiona la tipicidad objetiva del tipo legal de peculado
respecto a la condición de funcionario público. Empero, es patente
que la noción penal de funcionario público es más amplia que la
administrativa. El artículo 425, numeral 3, del Código Penal incorpora
como tal al que mantiene vínculo contractual de cualquier
naturaleza con la Administración Pública y que en virtud del mismo
ejerce funciones en la entidad y organismo del Estado. Luego, la
alegación del imputado es manifiestamente infundada. Lo que se
plantea no es de recibo. Luego, el recurso planteado no puede ser
admitido.
SALA PENAL PERMANENTE
CASACIÓN N.° 163-2018
LAMBAYEQUE
 Quinto. Al respecto, se aprecia que el casacionista cuestionó
que, conforme a lo previsto en la Ley General del Sistema
Nacional de Tesorería (Ley número veintiocho mil seiscientos
noventa y tres), no es posible establecer que mantuviera un
vínculo funcional con los caudales estatales cuya apropiación
se le imputa y que no se analizó este aspecto para confirmar
la condena; tampoco las conductas que realizó, las cuales no
contribuyeron a la configuración típica.
 Sexto. De la revisión de los recaudos, se verificó que en la
sentencia de vista recurrida no se analizó (o citó) la referida
ley que la defensa consideró relevante para establecer su
responsabilidad, por lo que resulta necesario estimar el
presente recurso de casación por la causal de procedencia
prevista en el artículo cuatrocientos veintinueve, inciso tres,
del Código Procesal Penal, esto es, en relación con la
inobservancia de las normas previstas en la Ley General del
Sistema Nacional de Tesorería (Ley número veintiocho mil
seiscientos noventa y tres).
TERCER JUZGADO UNIPERSONAL NACIONAL
DELITO DE PECUALDO/TERMINACION ANTICIPADA
EXP: 44-2015-109
TERCER JUZGADO UNIPERSONAL NACIONAL
DELITO DE PECUALDO/TERMINACION ANTICIPADA
EXP: 44-2015-109
SEGUNDO JUZGADO UNIPERSONAL DE HUARAZ – EXP: 870-2012-79
DELITO DE PECULADO
SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO CASACIÓN N.° 503-2018/MADRE DE DIOS
DELITO DE MALVERSACION
 SÉPTIMO. Que es verdad que el encausado recurrente Aguirre
Pastor emitió la Resolución Ejecutiva 011-2011-GOREMAD/PR,
de diez de enero de dos mil once, por la que delegó
funciones en materia presupuestal del Gobierno Regional de
Madre de Dios al Gerente Regional de Planeamiento,
Presupuesto y Acondicionamiento Territorial del Gobierno
Regional de Madre de Dios, acusado Jorge Eduardo
Meléndez Ibérico, el mismo que mediante acto administrativo
específico cambió de aplicación las partidas en cuestión.
 Es cierto, asimismo, que la Ley General del Sistema Nacional
de Presupuesto no exime de responsabilidad –en el marco
del Derecho Presupuestario– a la autoridad delegante. Pero,
como mantiene su deber de garante institucional respecto
del manejo presupuestario, no le es ajeno lo que la autoridad
delegada puede realizar –no puede desentenderse de lo
que haga–. El conocimiento pues se le atribuye –él debía
saber lo que sucedía con un tema tan delicado como el
manejo presupuestal e interrumpir un suceso riesgoso para el
patrimonio institucional, por lo que no cabe alegar
desconocimiento ni implícitamente sostener que estaba al
margen de toda función de vigilancia o supervisión –.
SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO CASACIÓN N.° 503-2018/MADRE DE DIOS
DELITO DE MALVERSACION
 El delito de malversación es uno de infracción de deber –
situaciones de responsabilidad por competencias–. En este
caso lo relevante es el deber institucional que ha de
cumplir el imputado recurrente como Gobernador
Regional –la fuente del deber es la propia ley de la
materia–. Si es delegante debe delegar bien, supervisar
razonablemente a su delegado (Gerente Regional de
Planeamiento, Presupuesto y Acondicionamiento Territorial)
y, en su caso, corregirle o incluso sustituirle si ello es
necesario para la observancia de la función de seguridad
encomendada. Como se trata del manejo presupuestal de
la institución mayor es el riesgo que debe controlar y más
difícil su control, entonces, es más intensa sus tareas de
supervisión. Siendo así, no se interpretó erróneamente el
tipo penal y la invocación de las normas presupuestales fue
pertinente para fundar la ilicitud de las transferencias y el
deber de garantía del imputado a tono con lo expuesto en
los dos párrafos precedentes.
PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA R.N. N° 2920–2016 SAN MARTÍN
DELITO DE PECULADO Y COLUSION

 DUODÉCIMO. Que, en lo atinente a los hechos referidos en la parte pertinente de la


pericia contable, bajo la imputación del delito de peculado, se menciona que se
produjo una apropiación de doscientos noventa y tres mil trescientos noventa y cinco
soles con sesenta y cinco céntimos, a cargo de los encausados Del Águila Cabrera,
Roberto Lozano López, Carlos Rosales Bardalez y Rioja Díaz. Se dice que se permitió a
Rioja Díaz la apropiación de ese dinero, pues, pese a la naturaleza de los cargos que
ostentaban y a su grado de instrucción, firmaron documentos no sustentados, incluso
cuando ya no trabajaban en el proyecto, con el único fin de encubrir u ocultar los
malos manejos económicos. Sin embargo, en la citada pericia, en el uno punto siete,
de fojas tres mil trescientos once, sin que esté en las conclusiones y sin que se
desarrolle en el cuerpo analítico del informe pericial un estudio de contenido y una
revisión forense de la documentación respectiva, se dice escuetamente: “E
igualmente en la denuncia se hace referencia del Informe número cero cero uno
guión dos mil tres GT guión CTY emitido por el grupo de trabajo sobre Informe y
rendición de cuentas han detectado que se ha efectuado gastos indebidos y sin los
documentos y no reconocidos por PROVIAS NACIONAL ascendentes a doscientos
noventa y tres mil trescientos noventa y cinco soles con sesenta y cinco céntimos”. Tal
párrafo, como es obvio, no tiene mérito probatorio alguno –requiere de pruebas que
la avalen–. Se parte de un Informe Administrativo, que ni siquiera corre en autos –el
dictamen pericial acota que tal informe administrativo se menciona en la denuncia,
pero es obvio que los peritos no lo tuvieron a la vista ni se analizó su mérito y los anexos
que probablemente tendría–. El contenido del mismo no ha sido volcado en el
informe pericial ni considerado desde tal perspectiva pericial contable. La falta de
mérito probatorio es patente. La absolución se impone.
PRIMERA SALA PENAL TRANSITORIA R.N. N° 2920–2016 SAN MARTÍN
DELITO DE PECULADO Y COLUSION

 DÉCIMOTERCERO. Que, en lo concerniente a los cargos por delito de malversación


vinculados al Grifo San Ignacio y GC Ingenieros Contratistas Generales SAC, se indica que el
encausado Reátegui del Águila y otro, con la complicidad de los imputados Del Águila
Cabrera y Arévalo Vela, efectuó pagos a las citadas empresas por ciento veinte mil
doscientos soles, siete mil cuatrocientos soles y ochenta y cuatro mil soles. Esos montos fueron
observados por la institución. También se añadió que otros montos han sido cuestionados,
por malos manejos (un total de ciento cuarenta y seis mil cuatrocientos veintiún soles), como
son los pagos a Representaciones y Servicios García SRL, a VIGASEL EIRL y a ABG EIRL.
Además, se afirma que se desconoce el destino de repuestos valorizados hasta por treinta
mil ciento ochenta soles. Estos cargos, desde su propia descripción fáctica, no constituyen
delito de malversación. En todo caso, según se puede advertir de la Ejecutoria Suprema,
Recurso de Nulidad, número seiscientos treinta y tres guión dos mil diez diagonal San Martín,
de catorce de julio de dos mil diez, cuya copia corre a fojas cuatro mil quinientos setenta y
ocho, se trata de hechos que han sido debidamente investigados, juzgados y sancionados,
en los que se condenó, respecto al Grifo San Ignacio, a Max Ramírez García, Jorge Rioja
Ríos, Jarold y Abner Ramírez García, Wilson Torres Mori y Fernando Marín Vásquez por delito
de colusión y cohecho pasivo propio en agravio del Gobierno Regional de San Martín y de
PetroPerú Sociedad Anónima. De igual manera, en lo concerniente a GC Ingenieros
Contratistas Generales SAC, se condenó a Max Ramírez García por delitos de colusión y
cohecho pasivo propio, y a Fernando Marín Vásquez, Abner Eduardo Ramírez García y
César Alberto Morey Rengifo por delito de corrupción activa de funcionarios en agravio del
Gobierno Regional de San Martín y de PetroPerú Sociedad Anónima. Del tenor de esa
decisión suprema, son ajenos al delito los demás imputados, procesados en esta causa.
Nada dice que pudieron estar involucrados, y menos por delito de malversación. La
absolución se impone. Por último, los montos referidos a otras tres empresas:
Representaciones y Servicios García SRL, Vigasel EIRL y ABG EIRL, no pueden subsumirse en el
tipo legal de malversación: no es un supuesto de desviación de determinados fondos a otra
finalidad pública. Se ha indicado, en el caso de estas tres empresas, que se cometieron
apropiaciones de los fondos del proyecto (peculado) y son materia de cargos concretos,
luego, no es posible que, concurrentemente, tipifiquen el delito de malversación. En el
presente caso, ni siquiera es un supuesto de concurso aparente de leyes o unidad de ley.