Está en la página 1de 13

Hoy aprenderemos a…

“Analizar la estructura de una leyenda”.


Leyenda de Valparaíso: “El hombre que engañó al Diablo”.
Cuenta la leyenda que la tumba que se ubica en el Cementerio N°3 de Playa Ancha pertenece
a Martín Busca, un inmigrante español que llegó durante el siglo XIX a Valparaíso siendo
totalmente un vagabundo sin tener siquiera un lugar donde vivir.
Por las calles recorre la historia de que cansado de su situación, Martín Busca recurrió a un
pacto con el diablo, ofreciéndole su alma a cambio de riquezas. El trato era simple: una vez
que él estuviera muerto, y sus huesos tocaran la tierra, el diablo podría reclamar su alma.
Fue así como, de la noche a la mañana, Martín Busca se enriqueció infinitamente, compró un
fundo alejado en Ovalle (IV región) y se estableció ahí, siendo un buen vecino, buen patrón,
que gozaba de compartir sus riquezas con quienes lo rodeaban.
Pero sin duda alguna que lo que no compartió con todos, fueron sus planes para engañar al
diablo y que, llegada su hora, no se llevara su alma. Los ovallinos aún recuerdan que durante
las noches podía verse una gran carroza con caballos negros entrando al fundo de Busca, para
recordarle el pacto.
Pero el diablo no pudo llevárselo: ya que a los 77 años, de regreso a Valparaíso, Busca creó un
mausoleo anti sísmico con su tumba en el centro, sostenida por cuatro pies, para que así sus
huesos no tocaran el piso. Y así es hasta hoy: la tumba sigue sin tocar el piso, y cuentan los
trabajadores que recorren el cementerio durante la noche, que pueden oír hasta hoy al
Príncipe de las Tinieblas buscando el alma de Martín Busca.
Personajes y
ambiente
Leyenda de Valparaíso: “El hombre que engañó al Diablo”.
Cuenta la leyenda que la tumba que se ubica en el Cementerio N°3 de Playa Ancha pertenece
a Martín Busca, un inmigrante español que llegó durante el siglo XIX a Valparaíso siendo
totalmente un vagabundo sin tener siquiera un lugar donde vivir.
Por las calles recorre la historia de que cansado de su situación, Martín Busca recurrió a un
pacto con el diablo, ofreciéndole su alma a cambio de riquezas. El trato era simple: una vez
que él estuviera muerto, y sus huesos tocaran la tierra, el diablo podría reclamar su alma.
Fue así como, de la noche a la mañana, Martín Busca se enriqueció infinitamente, compró un
fundo alejado en Ovalle (IV región) y se estableció ahí, siendo un buen vecino, buen patrón,
que gozaba de compartir sus riquezas con quienes lo rodeaban.
Pero sin duda alguna que lo que no compartió con todos, fueron sus planes para engañar al
diablo y que, llegada su hora, no se llevara su alma. Los ovallinos aún recuerdan que durante
las noches podía verse una gran carroza con caballos negros entrando al fundo de Busca, para
recordarle el pacto.
Pero el diablo no pudo llevárselo: ya que a los 77 años, de regreso a Valparaíso, Busca creó un
mausoleo anti sísmico con su tumba en el centro, sostenida por cuatro pies, para que así sus
huesos no tocaran el piso. Y así es hasta hoy: la tumba sigue sin tocar el piso, y cuentan los
trabajadores que recorren el cementerio durante la noche, que pueden oír hasta hoy al
Príncipe de las Tinieblas buscando el alma de Martín Busca.
Acciones que
ocurren en la
leyenda
Leyenda de Valparaíso: “El hombre que engañó al Diablo”.
Cuenta la leyenda que la tumba que se ubica en el Cementerio N°3 de Playa Ancha pertenece
a Martín Busca, un inmigrante español que llegó durante el siglo XIX a Valparaíso siendo
totalmente un vagabundo sin tener siquiera un lugar donde vivir.
Por las calles recorre la historia de que cansado de su situación, Martín Busca recurrió a un
pacto con el diablo, ofreciéndole su alma a cambio de riquezas. El trato era simple: una vez
que él estuviera muerto, y sus huesos tocaran la tierra, el diablo podría reclamar su alma.
Fue así como, de la noche a la mañana, Martín Busca se enriqueció infinitamente, compró un
fundo alejado en Ovalle (IV región) y se estableció ahí, siendo un buen vecino, buen patrón,
que gozaba de compartir sus riquezas con quienes lo rodeaban.
Pero sin duda alguna que lo que no compartió con todos, fueron sus planes para engañar al
diablo y que, llegada su hora, no se llevara su alma. Los ovallinos aún recuerdan que durante
las noches podía verse una gran carroza con caballos negros entrando al fundo de Busca, para
recordarle el pacto.
Pero el diablo no pudo llevárselo: ya que a los 77 años, de regreso a Valparaíso, Busca creó un
mausoleo anti sísmico con su tumba en el centro, sostenida por cuatro pies, para que así sus
huesos no tocaran el piso. Y así es hasta hoy: la tumba sigue sin tocar el piso, y cuentan los
trabajadores que recorren el cementerio durante la noche, que pueden oír hasta hoy al
Príncipe de las Tinieblas buscando el alma de Martín Busca.
Estructura de una
leyenda
Leyenda de Valparaíso: “El hombre que engañó al Diablo”.
Cuenta la leyenda que la tumba que se ubica en el Cementerio N°3 de Playa Ancha pertenece
a Martín Busca, un inmigrante español que llegó durante el siglo XIX a Valparaíso siendo
totalmente un vagabundo sin tener siquiera un lugar donde vivir.
Por las calles recorre la historia de que cansado de su situación, Martín Busca recurrió a un
pacto con el diablo, ofreciéndole su alma a cambio de riquezas. El trato era simple: una vez
que él estuviera muerto, y sus huesos tocaran la tierra, el diablo podría reclamar su alma.
Fue así¿Qué
como, de información debe
la noche a la mañana, ir
Martín en el
Busca inicio
se de
enriqueció una leyenda?
infinitamente, compró un
fundo alejado en Ovalle (IV región) y se estableció ahí, siendo un buen vecino, buen patrón,
que gozaba de compartir sus riquezas con quienes lo rodeaban.
Pero sin duda alguna que lo que no compartió con todos, fueron sus planes para engañar al
Si te
diablo fijas
y que, al leer,
llegada elnoinicio
su hora, comienza
se llevara su alma. Loscon lasaún
ovallinos palabras
recuerdan “cuenta
que durante
las noches podía verse una gran carroza con caballos negros entrando al fundo de Busca, para
la leyenda
recordarle el pacto. que…” y luego se realiza una descripción breve
Perodel
el diablo no pudo llevárselo:
personaje de la ya que a los 77
leyenda, años, de regreso
contando a Valparaíso,
además, Buscadel
parte creó un
mausoleo anti sísmico con su tumba en el centro, sostenida por cuatro pies, para que así sus
huesos no tocaran el piso. Y así es hasta hoy: la tumba sigue sin tocar el piso, y cuentan los
trabajadores que recorren el cementeriomisterio.
durante la noche, que pueden oír hasta hoy al
Príncipe de las Tinieblas buscando el alma de Martín Busca.
Durante
Leyenda el desarrollo,
de Valparaíso: “El se debenque
hombre comentar
engañólos hechos
al Diablo”.
principales de la historia, explicando el problema y cómo se
Cuenta la leyenda que la tumba intenta solucionar.
que se ubica en el Cementerio N°3 de Playa Ancha pertenece
a Martín Busca, un inmigrante español que llegó durante el siglo XIX a Valparaíso siendo
totalmente un vagabundo sin tener siquiera un lugar donde vivir.
Por las calles recorre la historia de que cansado de su situación, Martín Busca recurrió a un
pacto con el diablo, ofreciéndole su alma a cambio de riquezas. El trato era simple: una vez
que él estuviera muerto, y sus huesos tocaran la tierra, el diablo podría reclamar su alma.
Fue así como, de la noche a la mañana, Martín Busca se enriqueció infinitamente, compró un
fundo alejado en Ovalle (IV región) y se estableció ahí, siendo un buen vecino, buen patrón,
que gozaba de compartir sus riquezas con quienes lo rodeaban.
Pero sin duda alguna que lo que no compartió con todos, fueron sus planes para engañar al
diablo y que, llegada su hora, no se llevara su alma. Los ovallinos aún recuerdan que durante
las noches podía verse una gran carroza con caballos negros entrando al fundo de Busca, para
recordarle el pacto.
Pero el diablo no pudo llevárselo: ya que a los 77 años, de regreso a Valparaíso, Busca creó un
mausoleo anti sísmico con su tumba en el centro, sostenida por cuatro pies, para que así sus
huesos no tocaran el piso. Y así es hasta hoy: la tumba sigue sin tocar el piso, y cuentan los
¿Qué información
trabajadores debe ir en
que recorren el cementerio el desarrollo
durante de una
la noche, que pueden leyenda?
oír hasta hoy al
Príncipe de las Tinieblas buscando el alma de Martín Busca.
Leyenda de Valparaíso: “El hombre que engañó al Diablo”.
Cuenta
En la desenlace,
el leyenda que la tumba
se que se ubica
relata la en el Cementerio
solución o el N°3
finalde Playa
del Ancha pertenece
problema
a Martín Busca, un inmigrante español que llegó durante el siglo XIX a Valparaíso siendo
totalmente un vagabundo sin tener siquiera un lugar donde vivir.
principal, además de explicar que sucede hasta hoy con
Por las calles recorre la historia de que cansado de su situación, Martín Busca recurrió a un
el
personaje
pacto con el diablo, ofreciéndoleprincipal de
su alma a cambio nuestra
de riquezas.leyenda.
El trato era simple: una vez
que él estuviera muerto, y sus huesos tocaran la tierra, el diablo podría reclamar su alma.
Fue así como, de la noche a la mañana, Martín Busca se enriqueció infinitamente, compró un
fundo alejado en Ovalle (IV región) y se estableció ahí, siendo un buen vecino, buen patrón,
que gozaba de compartir sus riquezas con quienes lo rodeaban.
Pero sin duda alguna que lo que no compartió con todos, fueron sus planes para engañar al
¿Qué
diablo y que,información debe
llegada su hora, no ir en
se llevara el desenlace
su alma. derecuerdan
Los ovallinos aún una leyenda?
que durante
las noches podía verse una gran carroza con caballos negros entrando al fundo de Busca, para
recordarle el pacto.
Pero el diablo no pudo llevárselo: ya que a los 77 años, de regreso a Valparaíso, Busca creó un
mausoleo anti sísmico con su tumba en el centro, sostenida por cuatro pies, para que así sus
huesos no tocaran el piso. Y así es hasta hoy: la tumba sigue sin tocar el piso, y cuentan los
trabajadores que recorren el cementerio durante la noche, que pueden oír hasta hoy al
Príncipe de las Tinieblas buscando el alma de Martín Busca.