Está en la página 1de 58

LA LOGICA

MOLECULAR
DE LA VIDA
IVAN SANDOVAL
Proteínas Todos os seres vivos têm um ancestral
comum e que os organismos modernos
Lípidos
Macromoléculas biológicas evoluíram deste ancestral até suas formas
Nucleótidos atuais.
Carbohidratos
El árbol de la vida. Posible
vía evolutiva de un ancestro
común hace aproximadamente
3,5 billones de años
Los carbohidratos son la fuente
primaria de energía química para los
sistemas vivos. Los más simples son
los monosacáridos ("azúcares
simples").
Los monosacáridos pueden
combinarse para formar disacáridos
("dos azúcares") y polisacáridos
(cadenas de muchos monosacáridos).
Los carbohidratos también
desempeñan otras funciones
como la de protección contra
fuerzas de alto impacto.
Ejemplo: El cartílago del pie
de un corredor, amortigua el
impacto de cada paso, un
componente esencial del
cartílago son las moléculas
denominadas
glicosaminoglicanos, grandes
polímeros constituidos de
numerosas repeticiones de
dímeros.
En la formación de la pared celular de las bacterias tienen una función estructural
fundamental, y constituyen parte del exoesqueleto de los artrópodos. También de
manera muy importante constituyen el esqueleto leñoso de las plantas; de hecho, la
celulosa, el principal componente de las paredes celulares de los vegetales, es el
compuesto orgánico que más abunda de la biosfera.

Los carbohidratos están unidos a muchas proteínas (glucoproteínas) y lípidos


(glucolípidos) dando lugar a complejos en las membranas celulares, a las cuales
confieren propiedades que se manifiestan, por citar sólo un caso, en los fenómenos
de reconocimiento intercelular.

Un ejemplo muy claro de la participación de los carbohidratos en funciones


biológicas es la fecundación, en donde el espermatozoide se une a un oligosacárido
específico de la superficie del óvulo. También los carbohidratos, a través del
proceso de reconocimiento, son participantes importantes en el desarrollo y la
reparación de los tejidos.
Para comprender la importancia biológica de los carbohidratos en el
metabolismo celular, resulta conveniente precisar que constituyen sólo el
0.3% del organismo, en comparación con 70% de agua, 16% de proteínas y
9% de lípidos.

Sin embargo, cada 24 h, los carbohidratos se ingieren 4.75 veces más (380
g) que las proteínas (80 g) y 4.22 veces más que los lípidos (90 g). La
ingestión referida permite la producción de 1 520 kcal, cifra equivalente al
57.3% de las calorías producidas por la combustión de carbohidratos, lípidos
y proteínas en conjunto.

A pesar de la gran cantidad ingerida de carbohidratos, constituyen una


pequeña porción del peso corporal, lo que indica que son objeto de un
elevado recambio y metabolismo
MONOSACÁRIDOS

Se caracterizan por tener grupos hidroxilos y un grupo aldehído o cetona, de


aquí que puedan clasificarse como aldosas o cetosas, respectivamente. Según
el número de átomos de C pueden clasificarse en triosas (3 C), pentosas (5 C)
y hexosas (6 C). El siguiente cuadro muestra ejemplos de monosacáridos
clasificados químicamente.
ESTEREOISOMERÍA DE LOS MONOSACÁRIDOS

Todos los monosacáridos poseen uno o más átomos de C asimétricos,


es decir, por un lado presentan un H y por el otro lado un OH; por
tanto, pueden mostrar actividad óptica : dextro (D), rota la luz
polarizada hacia la derecha ó levo (L) hacia la izquierda.
Es dextro cuando el o los grupos hidroxilos unidos al C asimétrico están hacia la
derecha. Levo, hacia la izquierda. Además, dentro de un mismo tipo (D ó L) de
compuestos pueden presentarse variaciones llamadas isómeros. Por ejemplo :
Por último, en el caso de azúcares de 5 y 6 carbones, pueden presentarse en
solución formas en anillos y estar en equilibrio con formas lineales. Ejemplo :
DISACÁRIDOS

Son carbohidratos formados por la condensación de 2 monómeros de hexosa.


Condensación es el proceso químico por el cual se pierde una molécula de agua
por aporte de sus elementos desde las dos moléculas de monómeros : uno
aporta el H y el otro el OH. El enlace producido de esta manera se denomina
glucosídico. Ejemplos : condensación de una molécula de glucosa con una de
fructuosa produce sacarosa (azúcar común).
El proceso químico inverso, es decir, añadir agua a un disacárido se llama
hidrólisis. Es lo que sucede a la molécula de sacarosa cuando al agregar agua
origina glucosa y fructuosa, siendo la glucosa la molécula utilizada por el
organismo como principal fuente de energía.
POLISACÁRIDOS

En general, a los compuestos carbohidratos que contienen 2 a 6 unidades de


monómeros se les denomina oligosacáridos. Los polisacáridos son
monosacáridos unidos entre sí por enlaces glucosídicos formando largas
cadenas que pueden presentar ramas.

Las principales funciones de los polisacáridos en los sistemas vivos se


relacionan con la reserva alimenticia (almidón en vegetales y glucógeno en
animales) y la estructura (celulosa en vegetales y quitina en animales).
El almidón es la forma principal de almacenamiento de alimento en la mayoría de las
plantas. Se deposita como grandes gránulos en los cloroplastos de algunas plantas
verdes o en leucoplastos incoloros de raíz, tallo y otros tejidos vegetales.

Los gránulos se pueden identificar al MO tiñéndolos con una solución de yodo. La


papa, por ejemplo, contiene almidón producido a partir del azúcar formado en las
hojas verdes de la planta mediante el proceso de la fotosíntesis.
El glucógeno es la forma de almacenamiento de alimento en los animales. Está
formado por cerca de 30.000 unidades de glucosa unidas formando un esqueleto
lineal del cual se originan ramas. En vertebrados, el glucógeno se encuentra
almacenado principalmente en el hígado y el tejido muscular. El depósito y
remoción desde las células tiene un control hormonal, como lo detalla el siguiente
esquema :
LA CELULOSA

Es la molécula estructural más importante de las plantas. Está conformada por


muchas moléculas de glucosa que constituyen una estructura larga no
ramificada. La madera es casi un 50 % celulosa y el algodón es celulosa pura.
Las moléculas de celulosa forman la parte fibrosa de la pared exterior de las
células vegetales.

Para esto, moléculas de celulosa forman haces de cadenas paralelas


estableciendo enlaces de H con OH de cadenas vecinas. La celulosa es
resistente a las enzimas que normalmente desdoblan a los polisacáridos de
reserva; sin embargo, existen bacterias que son capaces de hidrolizar la
celulosa (flora bacteriana del intestino).
LA QUITINA

Es un polisacárido nitrogenado no ramificado formado por residuos de N-acetil


glucosamina, un derivado de la glucosa. La quitina se encuentra en paredes
celulares de hongos y en el exoesqueleto de los invertebrados (insectos,
crustáceos, etc).
Existen polisacáridos complejos que poseen en su molécula grupos ácidos, caso
de los mucopolisacáridos ácidos, llamados glucosaminoglucanos. Estos pueden
contener grupos ácidos sulfatados. Ejemplos : el condroitinsulfato presente en el
cartílago, piel, córnea cordón umbilical, etc; heparina, sustancia anticoagulante;
ácido hialurónico, en piel.
GLUCOPROTEÍNAS

Muchas proteínas de membrana y proteínas séricas contienen cadenas de


carbohidratos, las cuales contribuyen al plegamiento y estabilidad de las proteínas;
además, aumentan la solubilidad de las glucoproteínas en agua. Entre los
carbohidratos que con más frecuencia se encuentran en las cadenas glucosídicas
de las glucoproteínas, están :
MANOSA (Man) : igual a la glucosa con la excepción de la orientación de
los radicales unidos al carbono 2.

GALACTOSA (Gal) : igual a glucosa, excepto la orientación del OH en


el carbono 4.

N-acetilglucosamina (NAcGlc) y N-acetilgalactosamina (NAcGal) : son


moléculas de glucosa y galactosa en las cuales se encuentra el grupo
acetamida en lugar del OH en el carbono 2.
Acido N-acetilneuramínico (NANA) ó ácido siálico : contiene un grupo —COO
— en el carbono 1, un grupo acetamida en el carbono 5 y tres carbonos extras
en el carbono 6

Estos residuos glucosídicos están unidos a dos clases de aminoácidos en las


cadenas polipeptídicas; así, los residuos se clasifican como los ligados al O ó
los ligados al N, siendo su estructura diferente debido al contenido de los
residuos glucosídicos
Los ligados al O se refieren a los residuos ligados al O del OH de la serina o
treonina. Poseen pocos residuos glucosídicos y no son ramificados. Ejemplo : la
mucoproteína de la saliva producida por la glándula submaxilar

Los ligados al N se refiere a su unión al N de la asparagina (Asn), son más


largos y ramificados y se encuentran en muchas proteínas de membrana y
proteínas de secreción. Ejemplo: la estructura de algunos anticuerpos es la
siguiente:
Un ejemplo de gran interés médico es la presencia de ciertos residuos
glucosídicos unidos a proteínas o lípidos de la membrana del eritrocito (glóbulo
rojo ó hematíe) que determinan los grupos sanguíneos diferentes en los
humanos. Un contenido esquemático de carbohidratos en cada grupo sanguíneo
se muestra a continuación:
Los carbohidratos son importantes también en los procesos de reconocimiento
celular. Uno de estos casos se da en los leucocitos (glóbulos blancos), células
sanguíneas que deben atravesar las paredes de los vasos sanguíneos para
combatir los procesos inflamatorios originados en el tejido conectivo
adyacente a los vasos.

Los pasos iniciales en este proceso es la adhesión del leucocito con las
células endoteliales. Esta adhesión está mediada por una familia de proteínas
transmembranas en la célula endotelial llamada selectinas, que reconocen
carbohidratos específicos en la superficie de los leucocitos.
Estos carbohidratos están ubicados en la porción final de una proteína
transmembrana y son NAcGlc, Fuc, Gal y NANA. Así, estos carbohidratos
ayudan a identificar los distintos tipos celulares de organismos
multicelulares.
QUIZ

1. Dibuje una molécula de ribosa y de una de glucosa.


2. ¿Qué significa que un monosacárido sea Dextro o Levo?
3. Dibuje los tres isómeros de la D— glucosa. Nómbrelos.
4. Defina condensación e hidrólisis.
5. ¿A qué llama Ud. un oligosacárido y un polisacárido?
6. Nombre un polisacárido de reserva energética en animal y en vegetal.
Los lípidos son moléculas hidrofóbicas que,
como los carbohidratos, almacenan
energía y son importantes componentes
estructurales. Incluyen las grasas y los
aceites, los fosfolípidos, los glucolípidos,
las ceras, y el colesterol y otros esteroides.
Los lípidos son un grupo general de sustancia orgánicas insolubles
en solventes polares como el agua, pero que se disuelven fácilmente
en solventes orgánicos no polares, tales como el cloroformo, el éter
y el benceno.

Típicamente, son moléculas de almacenamiento de energía,


usualmente en forma de grasa o aceite, y cumplen funciones
estructurales, como en el caso de los fosfolípidos, glucolípidos y
ceras. Algunos lípidos, sin embargo, desempeñan papeles principales
como "mensajeros“ químicos, tanto dentro de las células como entre
ellas.
A diferencia de muchas plantas, como la de la papa, los animales sólo
tienen una capacidad limitada para almacenar carbohidratos. En los
vertebrados, cuando los azúcares que se ingieren sobrepasan las
posibilidades de utilización o de transformación en glucógeno, se
convierten en grasas.

De modo inverso, cuando los requisitos energéticos del cuerpo no son


satisfechos por la ingestión inmediata de comida, el glucógeno y
posteriormente la grasa son degradados para llenar estos
requerimientos.
El hecho de que el cuerpo consuma o no sus propias moléculas de
almacenamiento no guarda ninguna relación con la forma
molecular en que la energía ingresa en él. La cuestión estriba
simplemente en la cantidad de calorías que se libera cuando se
degradan estas moléculas.

Una molécula de grasa está formada por tres ácidos grasos unidos
a una molécula de glicerol (de aquí el término "triglicérido"). Las
largas cadenas hidrocarbonadas que componen los ácidos grasos
terminan en grupos carboxilo (-COOH), que se unen
covalentemente a la molécula de glicerol.
Las propiedades físicas de una grasa, como por ejemplo su
punto de fusión, están determinadas por las longitudes de sus
cadenas de ácidos grasos y dependen también de si las
cadenas son saturadas o no saturadas. Los ácidos grasos
pueden estar saturados, es decir, no presentar enlaces dobles.
También pueden estar insaturados, es decir, tener átomos de
carbono unidos por enlaces dobles.
Las cadenas rectas de los ácidos grasos saturados permiten el
empaquetamiento de las moléculas, produciendo un sólido como la
manteca o el cebo. En los grasos insaturados, los dobles enlaces
provocan que las cadenas se doblen; esto tiende a separar las
moléculas, produciendo un líquido como el aceite de oliva o de
girasol.

Algunas plantas también almacenan energía en forma de aceites,


especialmente en las semillas y en los frutos.
Las grasas y los aceites contienen una mayor proporción de
enlaces carbono-hidrógeno ricos en energía que los carbohidratos
y, en consecuencia, contienen más energía química. En promedio,
las grasas producen aproximadamente 9,3 kilocalorías por gramo,
en comparación con las 3,79 kilocalorías por gramo de
carbohidrato, o las 3,12 kilocalorías por gramo de proteína.
También, dado que las grasas son no polares, no atraen
moléculas de agua y, así, no están "embebidas" en éstas, como
ocurre en el caso de glucógeno.

Teniendo en cuenta el factor hídrico, las grasas almacenan seis


veces más energía gramo por gramo que el glucógeno, y éste es
indudablemente el motivo por el cual, en el curso de la evolución,
llegaron a desempeñar un papel fundamental en el
almacenamiento de energía.
Grandes masas de tejido graso rodean a algunos órganos como, por
ejemplo, a los riñones de los mamíferos, y sirven para protegerlos de
una conmoción física. Por razones que no se comprenden, estos
depósitos de grasa permanecen intactos, aun en épocas de inanición.
Otra característica de los mamíferos es una capa de grasa que se
encuentra debajo de la piel y que sirve como aislante térmico. Esta
capa está particularmente bien desarrollada en los mamíferos
marinos.
Los lípidos, especialmente los fosfolípidos y los glucolípidos, también
desempeñan papeles estructurales extremadamente importantes. Al
igual que las grasas, tanto los fosfolípidos como los glucolípidos están
compuestos de cadenas de ácidos grasos unidas a un esqueleto de
glicerol. En los fosfolípidos, no obstante, el tercer carbono de la
molécula de glicerol no está ocupado por un ácido graso, sino por un
grupo fosfato, al que está unido habitualmente otro grupo polar.
Dado que los fosfolípidos tienen cabezas solubles en agua y colas
insolubles en ella, tienden a formar una película delgada en una
superficie acuosa, con sus colas extendidas por encima del agua.
Rodeados de agua, se distribuyen espontáneamente en dos capas, con
sus cabezas hidrofílicas (amantes del agua) extendidas hacia afuera y
sus colas hidrofóbicas (con aversión al agua) hacia adentro. Esta
disposición, la bicapa lipídica, constituye la base estructural de las
membranas celulares.
Al formar una bicapa, los
componentes hidrofóbicos de los
fosfolípidos quedan "protegidos" del
agua, excepto en los bordes, en
donde quedan expuestos.

Esta ordenación da una cierta


inestabilidad a esa membrana,
haciendo que ésta se pliegue sobre sí
misma y forme vesículas.
En los glucolípidos ("lípidos con azúcar"), el tercer carbono de la
molécula de glicerol no está ocupado por un grupo fosfato, sino por
una cadena de carbohidrato corta. Dependiendo del glucolípido
particular, esta cadena puede contener, en cualquier lugar, entre uno
y quince monómeros de monosacárido.

Al igual que la cabeza de fosfato de un fosfolípido, la cabeza de


carbohidrato de un glucolípido es hidrofílica, y las colas de ácidos
grasos son, por supuesto, hidrofóbicas. En solución acuosa, los
glucolípidos se comportan del mismo modo que los fosfolípidos.
También son componentes importantes de las membranas celulares en
las que cumplen funciones de reconocimiento celular.
Las proteínas son moléculas muy
grandes compuestas de cadenas
largas de aminoácidos, conocidas
como cadenas polipeptídicas. A partir
de sólo veinte aminoácidos diferentes
usados para hacer proteínas se
puede sintetizar una inmensa
variedad de diferentes tipos de
moléculas proteínicas, cada una de
las cuales cumple una función
altamente específica en los sistemas
vivos.
Los nucleótidos son moléculas complejas formadas
por un grupo fosfato, un azúcar de cinco carbonos y
una base nitrogenada. Son los bloques estructurales
de los ácidos desoxirribonucleico (DNA) y ribonucleico
(RNA), que transmiten y traducen la información
genética.

Los nucleótidos también desempeñan papeles


centrales en los intercambios de energía que
acompañan a las reacciones químicas dentro de los
sistemas vivos. El principal portador de energía en la
mayoría de las reacciones químicas que ocurren
dentro de las células es un nucleótido que lleva tres
fosfatos, el ATP.