Está en la página 1de 20

LADRILLO REFRACTARIO

HISTORIA

Quien innovó por primera vez con las tierras o arcillas de sílice para
inventar un ladrillo duradero y resistente al fuego fue William Weston
Young, a quien se le conoció por ser el inventor del ladrillo de sílice en
1822.
LADRILLO COMÚN VS LADRILLO REFRACTARIO

LA TEMPERATURA
El material refractario se caracteriza por la resistencia a temperaturas
que sobrepasan los 1400°C. Son pesados y de baja porosidad. El
llamado ladrillo de mampostería es mucho más poroso y se desintegra
rápidamente con más de 900°C.
FORMA
En cuanto a la forma, los refractarios son más uniformes y rectangulares.

COMPOSICIÓN QUÍMICA
Cambia totalmente porque el común contiene óxido de hierro, sílice,
magnesio, cal, alúmina, entre otros; y el refractario incluye ciertos óxidos

metálicos con mayor cantidad de sílice que de alúmina.


DENSIDAD Y CONDUCTIVIDAD TÉRMICA

Por su alta densidad El ladrillo refractario posee una conductividad


térmica baja y por lo tanto, tiene la cualidad de ser aislante.
¿QUÉ ES UN LADRILLO REFRACTARIO?

Podemos dar la definición de ladrillo refractario como aquel elemento capaz de


resistir altas temperaturas sin sufrir un deterioro físico o químico considerable durante
un periodo de tiempo razonable.
CLASIFICACIÓN DE LOS LADRILLOS Y MATERIALES
REFRACTARIOS

Los ladrillos refractarios se pueden clasificar atendiendo a varios parámetros, aunque


el más importante con diferencia es su naturaleza química.

LADRILLOS REFRACTARIOS ÁCIDOS


Son ladrillos aptos para ser montados en entornos ácidos, típicamente con base de
sílice o silicoaluminosa.
LADRILLO REFRACTARIOS NEUTROS
Son ladrillos y piezas de comportamiento neutro, que pueden funcionar tanto en
entornos ácidos como alcalinos.

LADRILLOS REFRACTARIOS BÁSICOS


Se trata de piezas aptas para entornos alcalinos, típicamente con base de magnesia.
TIPOS DE LADRILLOS REFRACTARIOS
-LADRILLOS DE SÍLICE

El ladrillo de sílice está compuesto fundamentalmente por dióxido de silicio (SiO2) en


un % superior al 90%, y se fabrica a partir de sustancias, como el cuarzo.

Los ladrillos de sílice son muy buenos materiales refractarios, soportando


temperaturas cercanas a los 1.700 ºC, pero presentan dos grandes inconvenientes,
que son:
-Hasta los 1.000 ºC los calentamientos y enfriamientos de este material deben hacerse
muy lentamente, porque pueden experimentar cambios de volumen muy elevados
(hasta de más del 20%), poniendo en riesgo la estabilidad de la estructura que
estamos construyendo y haciendo más probable la aparición de grietas y tensiones.

-Los ladrillos de sílice son muy vulnerables a ataques en entornos básicos (alcalinos),
que devoran rapidísimamente el material.
LADRILLOS DE CHAMOTA

-Compuestos por alúmina y dióxido de sílice más o menos a partes iguales .

-La chamota es un tipo de material silicoaluminoso que se encuentra entre los


materiales refractarios más empleados, con un gran número de aplicaciones por su
coste, rendimiento y versatilidad.
LADRILLO DE ANDALUCITA

-Denominados ladrillos refractarios de alta alúmina, caracterizados por su elevado


contenido en óxido de aluminio entre un 60% y 70%.
-Estos ladrillos, aunque más caros en precio con respecto a la chamota, resisten muy
bien los ataques químicos y tienen muy poca variación de volumen con
calentamientos y enfriamientos, con lo que suelen ser una opción muy empleada en
hornos industriales.
LADRILLO DE MULLITA

El ladrillo de mullita también pertenece a la categoría de los ladrillos de alta alúmina


con aproximadamente entre un 70 – 80% de contenido en alúmina. Al igual que la
andalucita, se suele emplear en hornos industriales con una atmósfera química que
provoca gran ataque (hornos de silicato, hornos de vidrio).
OTROS LADRILLOS DE ALTA ALÚMINA

En la categoría de ladrillos refractarios especiales podemos encontrar ladrillos de


electrofundido, ladrillos de cromo-corindón y ladrillos de alúmina tabular, entre otros.
LADRILLOS DE MAGNESITA

Se trata de una pieza cuya materia prima principal es la magnesia (óxido de magnesio
MgO) y tiene la característica principal de que resiste extremadamente bien las altas
temperaturas y los ataques (humos y escorias) de carácter alcalinos.
Además de su excelente refractariedad, los ladrillos de magnesita son excelentes
acumuladores de calor, con lo que a menudo son la opción seleccionada cuando se
busca también este efecto de acumulación y concentración térmica.
LADRILLOS CON ZIRCONIO

El circonio se emplea habitualmente en forma de óxido (ZrO2) para magnificar las


propiedades refractarias de otros tipos de ladrillos, habitualmente los de la clase “alta
alúmina”. El óxido de zirconio tiene uno de los puntos de fusión más elevados (por
encima de 2.500 ºC). Como inconvenientes están el precio este aditivo encarece e los
ladrillos y la menor resistencia al choque térmico comparado con otros materiales.
LADRILLOS DE CARBURO DE SILICIO

Los ladrillos de carburo de silicio (SiC) se fabrican a través de un proceso de fusión de


cuarzo con carbono a más de 2.000 ºC, y aunque es muy vulnerable al ataque de
agentes básicos, presenta ciertas ventajas a tener en cuenta:

-Es muy resistente a ataques ácidos.


-Soporta muy bien los choques térmicos y la abrasión física.
-Presenta una muy buena conductividad térmica.

Por estas tres razones, en ocasiones es el material escogido en aplicaciones


relacionadas con intercambiadores de calor.
LADRILLOS ELECTROFUNDIDOS

Al ladrillo fabricado a través de un proceso de fusión de materias primas en horno de


arco eléctrico para un posterior vertido en molde y enfriamiento se lo denomina
ladrillo electrofundido.
Este tipo de ladrillos presentan la gran ventaja de que su densidad es muy elevada y
su porosidad es prácticamente nula, generando muy pocos puntos de ataque para
deteriorar el material y haciendo de ellos unas piezas refractarias excelentes en
multitud de entornos.
APLICACIONES DEL LADRILLO REFRACTARIO

Los ladrillos refractarios son hoy en día accesorios fundamentales en cualquier


industria que lleve a cabo procesos a elevadas temperaturas: ya sean hornos,
calderas, intercambiadores, el material refractario es siempre un elemento
esencial en el mantenimiento y cuidado de estas estructuras críticas desde el
punto de vista productivo.
MUCHAS
GRACIAS

También podría gustarte