Está en la página 1de 26

Universidad Autónoma de Nuevo León

Facultad de Psicología

Unidad de aprendizaje: Entrevista Clínica II


Facilitador: Humberto Leal Benavides

Grupo: 6° I Aula: 223

Equipo 1
Karla Patricia Contreras Lara
Paola Cortez Vega
Estibalisee Judith Martínez Navarro
Liliana Viviana Saavedra Ramírez

29 de Enero del 2019


Capítulo 1. El modelo
Psicoterapia Infantil, un enfoque psicoanalítico
María Eugenia Rangel
El ser humano y su
época son flexibles
y dinámicos.
Semejanzas y diferencias entre el tratamiento
del niño y del adulto
Anthony (1986) reconoce la contribución de lo infantil a lo adulto:
● Valor confirmatorio de los hallazgos de Freud.
● Introducción de parámetros a la técnica para tratar a sujetos que
se consideraban no tratables.
● Tipo de pensamiento infantil entre el proceso primario y
secundario: yuxtapuesto, sincrético, egocéntrico y transductivo;
las cuales son características para la asociación libre.

A través del juego, función simbólica y fantasía el analista se


mantiene en contacto con el insondable reservorio de energía e
impulsos de vida.
● Relación madre-hijo: los logros
resultados dependen del interjuego
entre el niño y su madre.
● Perspectiva relacional.
● Melanie Klein y su teoría de las
relaciones objetales.
● El YO. Un proceso sustentado en 3
principios biológicos:
autorregulación, ajuste social y
monitoreo afectivo.
● Conjunción entre el psicoanálisis y
teoría del desarrollo.
● Marco de referencia integrativo
para entender el desarrollo.
Diferencias en el Tx entre niño y adulto
Cada fase del desarrollo está
caracterizada por conflictos
evolutivos específicos
apropiados.

El adulto es un producto
terminado, el niño está en medio
de una multiplicidad de procesos
del desarrollo.
El juego y fantasía hacen las veces
de la asociación libre y la
interpretación de los sueños que
son vehículos en adultos.

Los niños no toleran la ansiedad


ni la frustración como los
adultos, si aumenta la ansiedad
tienden a actuar
inapropiadamente.
Los padres en el TX del niño
representan un apoyo
importante.

El niño no tiene la capacidad de


relatar los eventos de la vida
cotidiana como el adulto, los
escenifica en el juego pero no los
verbaliza.
Neutralidad: El terapeuta debe escuchar sin filtrar el material de forma preconcebida y no
someter al paciente con sus formas de pensar y sentir.

Sesiones fijas con una frecuencia de dos a tres veces por semana

Los regalos son importantes, es un recordatorio para el niño de que se


piensa en el y se le recuerda.

.
Los niños y los adolescentes deben percibir ventajas visibles de la terapia, el terapeuta debe
distinguir cuándo es legítimo hacer el cambio y concederles algo.

El terapeuta siempre debe considerar la maduración del yo y del egocentrismo ya que no


tienen la capacidad de ponerse en el lugar de otros o considerar las necesidades de los
demás.

La contratransferencia requiere especial atención en el trabajo con niños


Capítulo 2. Preparación y
cualidades del terapeuta infantil
Psicoterapia Infantil, un enfoque psicoanalítico
María Eugenia Rangel
Cualidades para un buen trato con los
niños dentro de la terapia
● Percepción intuitiva de la infancia
● Percepción empática con el niño y sus padres
● Mantener la objetividad científica y la ecuanimidad
● Familiaridad con conceptos básicos del psicoanálisis y la terapia psicoanalítica.

Cualidades de un terapeuta infantil


● Mantener los pensamientos y sentimientos para uno mismo.
● Superyó que no pueda ser manipulado ni por adultos ni por los niños.
● Guardar todos los secretos y revelaciones de los pacientes.
● Estar en control con las emociones propias.
Cualidades de un terapeuta infantil
● Es necesario en mujeres mantener a raya las relaciones maternales con el niño
● Evitar separación-individualización al mantenerlo cerca y dependiente o relaciones
sadomasoquistas con el paciente.
● Capacidad para sostener los aspectos negativos de la conducta y personalidad del niño.
● No tener la necesidad de ser aprobado o gustarle al niño.
● Es importante saber llevar a cabo relaciones con adultos
● Paciencia
● Empatía
● Flexibilidad
Cuando el terapeuta no se Si el terapeuta está incómodo
siente cómodo con el coraje puede decir cosas como “no te
del niño, resulta imposible enojes, toma las cosas con
ayudarlo, ya que algunos calma” o “no te enojes yo no te
terapeutas expresan su hice nada” o incluso ser muy
hostilidad y el paciente con hostil y decir “latoso” o
“necio”
frecuencia se pierde.
Veo que te sientes muy enojado ¿sabes
Se debe confrontar al niño con su que? se vale sentirse así, y puede
afecto, con la confrontación y decirme todo lo que quieras sin miedo
aceptación del coraje del niño ayuda que lo sepa alguien más. O si el niño
comenta que estaba jugando decirle
a disipar, mostrando que se le algo como “estás enojado porque
comprende y ayuda a la alianza tuviste que dejar de jugar y venir aquí,
terapéutica. no me extraña, a nadie le gusta
interrumpir un juego.

El entendimiento en la transferencia negativa puede emerger una


transferencia positiva; si la transferencia negativa se descontrola se
puede llegar al grado de que el niño no quiera asistir al tratamiento.
La habilidad de manejar la ansiedad es
importante, puesto que algunos terapeutas Decirle cosas como “no pasa
se sienten incómodos con esta nada” o “no te preocupes”,
levantara más defensas
intranquilidad del niño, tratan de atajar este
contra el terapeuta.
afecto con actividades o juegos y esto tiende Cuando las preguntas son
a retardar el proceso del niño, hay que saber directas hay respuestas
dirigirse al niño y no darle preguntas como “no me pasa nada, no
directas pues la respuesta podría tornarse estoy molesto… cállate”
agresiva, se debe esperar y callar para ver
que revela el material.

Para tener éxito como terapeuta se debe sentir


cómodo con las expresiones de impulsos y
sentimientos del niño. No debe mostrar
ansiedad por lo que el niño revele en el
tratamiento.
Distintos niveles de manifestaciones regresivas del niño que pueden tocar
un área sensitiva del terapeuta:

Esta conducta de chuparse el dedo, tirarse en el suelo,


mecerse, balbucear mientras succiona el pulgar o meterse
objetos en la boca , representan una regresión a la fase oral
1. Impulsos orales
receptiva del desarrollo. estos deben ser reconocidos como
de succión: provenientes de necesidades orales insatisfechas en el
temprano desarrollo del niño durante los primeros seis
meses de vida o como sustituto del afecto materno.

De los siguientes seis meses en adelante se


observan manifestaciones variadas. Por ejemplo
cuando un niño trata de morder al terapeuta, se 2. Impulsos orales
come las uñas, o muerde una variedad de objetos de agresivos:
la oficina. En un juego simbólico hará que un animal
muerda a las muñecas u otros artículos.
Se manifiestan en el juego simbólico, cuando una
3. Impulsos orales ballena se traga a la gente o en una relación
de incorporación: transferencial donde el niño parece desear tragar al
terapeuta y no compartirlo con alguien más.
Tales dificultades están relacionadas con aspectos
irresueltos de una incompleta separación-
individuación en la temprana relación materno-infantil.

Los conflictos que provienen del 2do año de vida se


expresan en juegos sucios y desordenado, donde tira
4. Impulsos anales
juguetes y ensucia en cualquier parte con tierra pintura,
manchas de zapatos; si el terapeuta tiene cierto
desagrado por los impulsos de esta fase le resultará
difícil tolerar pues el niño intensifica esto y esto puede
estropear el tratamiento.
Capítulo III. Dos corrientes en
psicoanálisis de niños
Teoría y técnica del psicoanálisis en niños
Arminda Aberastury
Fue en las obras de Anna
El historial de juanito fue el punto de partida de una Freud y Melanie Klein que
nueva rama del psicoanálisis y de una nueva se pudo hablar de una
psicología del niño. Abrieron caminos para buscar una técnica de análisis de
técnica que hiciese posible aplicar a niños. Los niños.
primeros analistas se sintieron decepcionados al
notar que niños de 4 o 5 años eran incapaces de
asociar libremente, a pesar de los resultados de Freud.

Para Anna Freud los niños no tienen


capacidad de transferencia, por lo que se
requiere labor previa no analitica para de
esta manera prepararlos para el trabajo
analitico, creando transferencia positiva.
El niño no puede hablarse de una neurosis de transferencia,
aunque establece relación con el analista con quien expresa
muchas situaciones vividas, pues el niño aún vive con sus
padres y todavía existen en la realidad pues no es una
fantasía como en el adulto.

Para el niño el analista es una persona interesante, dotada de


cualidades atractivas.

Anna Freud concluye que solo si se aísla al niño de su familia se


consigue desarrollar una neurosis de transferencia.
La labor del analista
● Saber valorar con justeza la
situación exterior en la que le La opinión del analista
niño se encuentra, tal como la decidirá qué parte de los
situación interior.
impulsos infantiles ha de
● Tener conocimientos
pedagógicos teóricos y ser suprimida o condenada,
prácticos y si las circunstancias qué parte puede
lo hiciesen necesario asumir las
funciones de educador.
satisfacerse, cuál debe
● Asumir la dirección del niño conducirse a la
para asegurar la conclusión sublimación.
feliz de ese análisis.
● Enseñarle a dominar su vida
instintiva.
Anna Freud
Lograda la transferencia positiva por la labor previa, evita la aparición de la
transferencia negativa.

● Cuando más cariñosamente esté vinculado el niño a


su madre, menos impulsos amistosos tendrá para
las personas extrañas.
● Las expresiones negativas , las sentimos cada vez
que tratamos de liberar del inconsciente una parte
del material reprimido, despertando así la
resistencia del yo.
● El niño nos considera como un seductor peligroso y
terrible, dedicandonos sus expresiones de odio y
rechazo.
La mayor dificultad en el análisis de niños sigue siendo el hecho de que no
pueden asociar libremente, los sueños y los ensueños de los niños, la fantasía
manifestada en el juego, dibujos, etc. revelan los impulsos de ello sin disfraces y
de un modo más accesible que en los adultos.
Melanie Klein
● La capacidad de transferencia es espontánea; debe
interpretarse la positiva y la negativa, el analista no debe
tomar el papel del educador.
● El niño cuando juega asigna variados papeles, puede
personificar su ello y dar escape a sus fantasías en
despertar demasiada ansiedad.
● Sus síntomas cambiarán, acentuándose o
disminuyendo; puede que en la casa recaiga en hábitos,
síntomas, pautas de conducta que había desaparecido.
● Los niños están más dominados por el inconsciente,
prevalece la representación simbólica.
● En el análisis de niños nos encontramos con resistencias
tan marcadas, siendo las crisis de ansiedad y miedo más
frecuentes.