Está en la página 1de 11

5.

4 Compuestos termofraguantes (fenólicas,


resinosas y furámicas).
Tipo de plástico que son formados mediante calor y con
presión, resultando un producto que es
permanentemente duro.

El calor ablanda primero al material, pero al añadirle


más calor o sustancias químicas especiales, se
endurecen por un cambio químico conocido como
policondensación o polimerización por condensación y
no puede ser reblandecido.
Polimerización:
Es un proceso químico que da como resultado la formación
de un nuevo compuesto cuyo peso molecular es un
múltiplo del de la sustancia original.

Los procesos utilizados para plásticos termofraguantes,


incluyen compresión o condensación.
Sus propiedades químicas y físicas proporcionan productos con
resistencia al intemperie.

Se puede utilizar de manera favorable en los compuestos de


recubrimiento:
• Tinta, Adhesivos y plásticos moldeados
Resina

La resina es una secreción orgánica que producen muchas


plantas, normalmente los arboles de tipo conífera (Abeto,
Pino piñonero).

Es muy valorada por sus propiedades químicas y sus usos


asociados, como por ejemplo la producción
de barnices, adhesivos y aditivos alimenticios.
Resinas Fenólicas

Es uno de los principales plásticos termofraguantes que se usan en la


actualidad en la industria. Las desarrollo L.H Baekeland en 1909.

Es una resina sintética, con una alta dureza, alta resistencia, durable,
capaz de ser moldeado bajo una amplia variedad de condiciones, tiene
alta resistencia al calor y al agua.
Se usa en la fabricación de elementos de la industria eléctricas:
En radios, en televisiones, en teléfonos, y en la industria
automovilística.
Además se fabrican piezas para el sector de los electrodomésticos,
además del sector aeroespacial.

Por ejemplo:
Cajas moldeadas, clavijas eléctricas, tapones de botella, perillas,
carátulas, mangos para cuchillos, gabinetes para radio y otras
numerosas partes eléctricas.
Resinosas
Este componente plástico, también termofraguantes, se puede obtener
en forma de polvo para moldear o en solución, para usarse como liga o
adhesivo.
Mejora las propiedades mecánicas y eléctricas.

Se utiliza en:
Artículos como vajillas, piezas de encendido, perillas, y estuches para
rasuradoras.
Resinas furámicas
Se obtienen procesando producto agrícolas de desecho, tales como
olotes, cascaras de arroz y semillas de algodón, con ciertos ácidos.
Es resistente al agua y tiene excelente cualidades eléctricas.

Aplicaciones:
• Aglutinantes para arena de corazones de fundición.
• Aditivos endurecedores para ensayar.
• Agentes adhesivos en compuestos de piso y en productos de grafito.
5.6.2 Cerámicos tradicionales.
Los materiales cerámicos tradicionales son cerámicos que están
fabricados con materias primas de yacimientos naturales, tales como
los materiales arcillosos.

Los sectores industriales que trabajan con la cerámica tradicional son:

Las industrias de la porcelana, de los sanitarios, de la alfarería y la


industria de la cerámica estructural (ladrillos, bovedillas, tejas,
adoquines). También se deben incluir en esta clasificación la industria
de los refractarios.
Entre las cerámicas tradicionales pueden citarse:
las vasijas de barro, la porcelana, los ladrillos, las tejas, los vidrios, etc.

Sus características más importantes son:


• El conformado puede ser manual y el proceso de cocción se realiza en hornos
tradicionales (horno túnel, hornos ascendentes, etc.).

• La microestructura de la mayoría de los materiales cerámicos tradicionales


presenta un tamaño de grano grueso y una alta porosidad.

• En general se comportan como aislantes eléctricos y térmicos, presentan gran


dureza, elevado punto de fusión, gran resistencia a la compresión al desgaste y a
la corrosión. Suelen presentar problemas de fragilidad, es decir tendencia a
quebrarse o partirse con cargas de impacto bajas.
Clasificación de las cerámicas tradicionales
El producto obtenido dependerá de la naturaleza de la arcilla empleada, de la temperatura y de las técnicas de cocción a las que ha sido sometido.

Materiales cerámicos porosos


No han sufrido vitrificación, es decir, el material inicial no se llega a fundir. Su fractura (al romperse) es terrosa, siendo totalmente permeables a
los gases, líquidos y grasas. Los más importantes:

• Arcilla cocida. De color rojizo debido al óxido de hierro de las arcillas que la componen. La temperatura de cocción es de entre 700 a 1000 °C. Si una
vez cocida se recubre con óxido de estaño (similar a esmalte blanco), se denomina loza estannífera. El horneado de arcillas ha sido esencial en la
producción tradicional de baldosas, ladrillos, tejas, así como de todo tipo de recipientes de barro.
• Loza italiana. Se fabrica con arcilla entre amarillenta y rojiza mezclada con arena, pudiendo recubrirse de barniz transparente. La temperatura de
cocción varía entre 1050 a 1070 °C.
• Loza inglesa. Fabricada de arcilla arenosa de la que se elimina mediante lavado el óxido de hierro y se le añade sílex (25-35 %), yeso, feldespato
(bajando el punto de fusión de la mezcla) y caolín para mejorar la blancura de la pasta. La cocción se realiza en dos fases:
• Cocido entre 1200 y 1300 °C.
• Se extrae del horno y se cubre de esmalte. El resultado es análogo a las porcelanas, pero no es impermeable.
• Refractarios. Se trata de arcillas cocidas porosas en cuyo interior hay unas proporciones grandes de óxido de aluminio, torio, berilio y circonio. La
cocción se efectúa entre los 1300 y los 1600 °C. El enfriamiento se debe realizar lenta y progresivamente para no producir agrietamientos ni tensiones
internas. Se obtienen productos que pueden resistir temperaturas de hasta 3000 °C. La norma europea DIN 51060/ISO/R 836, considera resistente al
calor aquel material que se reblandece a una temperatura inferior de 1500 °C; y refractario, aquel material que se reblandece con un mínimo de
temperatura de 1500 °C y alta refractariedad para aquel material que se reblandece a una temperatura mínima de 1800 °C. La aplicación más usual
son los Ladrillos refractarios, que deben soportar altas temperaturas en el interior de hornos.