Está en la página 1de 19

Líquidos penetrantes

MECANICA NAVAL 2
ENSAYOS NO DESTRUCTIVOS
¿Qué son los líquidos penetrantes?
Los Ensayos mediante Líquidos Penetrantes son un tipo de Ensayo No
Destructivo con el que se consiguen detectar imperfecciones
superficiales en materiales no porosos tanto en materiales metálicos
como en materiales no metálicos.
Tipos de líquidos penetrantes
• Según el color
• Penetrantes coloreados: Se inspeccionan a simple vista. Solamente hay que contar
con una buena fuente de luz blanca. Tienen menos sensibilidad.
• Penetrantes fluorescentes: Se inspeccionan con la ayuda de una lámpara de luz
ultravioleta (luz negra). Sin ésta son invisibles a la vista. Tienen mayor sensibilidad.
• Según la solubilidad
• Penetrantes lavables con agua o autoemulsificables: Para su limpieza y remoción de
excesos simplemente se usa agua. Resultan muy económicos de utilizar.
• Penetrantes postemulsificables: No son solubles en agua. Para la remoción de los
excesos superficiales se utiliza un emulsificador que crea una capa superficial que se
remueve con agua. Es el método con el que mayor sensibilidad se obtiene y en el
que mayor dominio de cada una de las etapas tiene el operador. Existen dos tipos de
emulsificadores: los hidrofílicos, de base acuosa, que se utilizan en solución de agua,
en una saturación determinada por las necesidades del caso; y lipofílicos, de base
aceite, que se utilizan tal como los entrega el fabricante.
• Penetrantes eliminables con disolvente: Tampoco son solubles en agua. Para su
remoción se utiliza un disolvente no acuoso, denominado «eliminador». Son muy
prácticos de utilizar ya que el solvente generalmente se presenta en aerosol.
¿en que consiste?
• Este tipo de ensayo consiste básicamente en la aplicación de un
líquido de gran poder humectante sobre la superficie del material a
ensayar. Gracias al efecto de la capilaridad, éste penetrará en las
discontinuidades.

• Finalmente el sobrante que resta sobre la superficie será retirado


mediante un sistema de limpieza adecuado y la posterior aplicación
de un revelador será capaz de volver a extraer el líquido que antes
quedó atrapado en las discontinuidades, mostrando la localización de
las mismas.
¿Cómo se lleva a cabo la aplicación de los
líquidos penetrantes?
Limpiar cuidadosamente la superficie a inspeccionar de pintura, aceite,
grasa y otros contaminantes. Será necesario eliminar los restos de
óxidos, pinturas, grasas, aceites, etc. Y esto se hace por métodos
químicos, ya que los mecánicos, están prohibidos por la posibilidad que
tiene su aplicación de tapar defectos existentes.
Se pueden usar todos aquellos procesos que dejen a la superficie
limpia y seca; que no dañen al espécimen y que no empleen productos
que sean incompatibles con los componentes.
Después, aplicación del liquido penetrante
Los penetrantes se aplican por inmersión, rociado con un cepillo o
brocha, vertiendo el liquido sobre la pieza o cualquier otro método,
vertiendo el liquido sobre la pieza que cubra la zona que se inspecciona.
Será necesario obtener una película fina uniforme en toda la superficie y
se deberá esperar un tiempo llamado tiempo de penetración para que el
liquido penetre en grietas. Este tiempo oscila entre los 5 y 15 minutos
dependiendo del material y la clase de grietas.
Eliminación del exceso de penetrante
Se debe retirar la capa superficial del penetrante de forma que lo único
que permanezca sea el que se hubiera alojado en las discontinuidades.
Se entiende por exceso de penetrante todo liquido que no se ha
introducido en los defectos y que permanece sobrante sobre la superficie
de la pieza a inspeccionar.
Esta etapa es critica y de su correcta realización dependerá el resultado
final de la inspección, ya que es necesario eliminar y limpiar el exceso de
penetrante de tal modo que no extraigamos el penetrante introducido en
los defectos
APLICACIÓN DEL REVELADOR.
Aplicar el revelador y dejarlo actuar.
El revelado es la operación que hace visible al ojo humano la posición
del defecto. El revelador es básicamente un producto en polvo de
compuestos químicos blancos, inertes y con una granulometría tal que
dispone de un gran poder de absorción. Una vez aplicado el revelador,
hay que esperar un tiempo para que absorba el penetrante, este
tiempo oscila entre 5 y 15 minutos.
INSPECCIÓN FINAL DE LA PIEZA.
Una vez transcurrido el tiempo de revelado, se procede a la inspección
de los posibles defectos de las piezas procesadas.
El tiempo de revelado depende del tipo de penetración, del revelador y
del defecto, pero deberá permitirse tiempo suficiente para que se
formen las indicaciones.
LAS TÉCNICAS DE INSPECCIÓN POR LÍQUIDOS
PENETRANTES MAS SE EMPLEAN
Las técnicas que empleamos son muy variadas. En concreto, en función
de la fase en la que nos encontremos son las siguientes:
• Visibles / Fluorescentes.
• Penetrantes eliminables con agua / Eliminables con disolventes /
Postemulsificables.
• Reveladores secos / Húmedos.
• Aplicaciones especiales.
VENTAJAS DE ESTOS ENSAYOS

Realizar Ensayos por Líquidos Penetrantes tiene una serie de ventajas:


• Los resultados se obtienen de forma prácticamente inmediata y son
de fácil interpretación.
• No están limitados a materiales ferromagnéticos como los ensayos de
Partículas Magnéticas.
• El método es relativamente sencillo, siendo fácil su realización en
campo.
• Se pueden aplicar tanto a muestras de gran tamaño como de
pequeño tamaño.
• No son necesarios equipos especiales.
HISTORIA
Una técnica de inspección de superficie muy temprana implicaba el
frotamiento de polvo negro de carbón sobre cerámica esmaltada, haciendo
que el carbón se asentara en grietas superficiales haciéndolas visibles. Más
tarde, el método de “aceite y cal” se convirtió en práctica común en talleres de
ferrocarriles para examinar los componentes de hierro y acero. En este
método, un aceite pesado comúnmente disponible en talleres de ferrocarril se
diluía con queroseno en tanques grandes para que las partes de la locomotora,
tales como ruedas, pudieran sumergirse. Después de la eliminación del exceso
de aceite y limpieza cuidadosa, la superficie se recubría con una suspensión
fina de cal en alcohol de manera que se formara una capa superficial blanca,
una vez que el alcohol se hubiera evaporado. El objeto se hacía vibrar por
golpeo con un martillo, haciendo que el aceite residual en cualquier fisura
superficial se filtrara y manchara el recubrimiento blanco. Este método estuvo
en uso desde la última parte del siglo XIX hasta aproximadamente 1940,
cuando se introdujo el método de partículas magnéticas y se encontró que era
más sensible para hierro ferromagnético y aceros.
Muchos de estos desarrollos tempranos fueron llevados a cabo por
una de las compañías pioneras en el ramo, en Chicago, IL, EE.UU. en
asociación con Switzer Bros., Cleveland, OH, EE.UU. Ellos
desarrollaron aceites penetrantes más eficaces que contenían
colorantes altamente visibles (generalmente rojos) para mejorar la
capacidad de detección de defectos. Este método, conocido como el
método de Líquidos Penetrantes, visibles o fluorescentes, se sigue
utilizando ampliamente hoy en día. En 1942, introdujeron el sistema
de Zyglo de inspección donde tintes fluorescentes fueron agregados
al penetrante líquido. Estos colorantes fluorescencia entonces cuando
se exponían a la luz ultravioleta (a veces denominada “luz negra”),
haciendo que los inspectores encontraran más fácilmente las
indicaciones de las grietas y otros defectos de la superficie
APLICACIONES
Las aplicaciones de esta técnica son amplias, y van desde la inspección
de piezas críticas como son los componentes aeronáuticos hasta los
cerámicos como las vajillas de uso doméstico. Se pueden inspeccionar
materiales metálicos, cerámicos vidriados, plásticos, porcelanas,
recubrimientos electroquímicos, entre otros. Una de las desventajas
que presenta este método es que sólo es aplicable a defectos
superficiales y a materiales no porosos.