Está en la página 1de 11

LA ESENCIA

ES EL NÚCLEO CONSTITUTIVO DE LOS ENTES.

• 1.- La esencia como determinación del modo de ser de un ente.


• En las criaturas existen dos principios fundamentales: el ser, que hace
que todas sean entes, y la esencia, que determina el modo en que cada una
de ellas es.
• La esencia se define como:“Aquello por lo que una cosa es lo que es”.
• La esencia designa la capacidad de ser de un modo u otro.
• Por su esencia, los entes se incluyen en un género y especie, ya que
éstos agrupan a las realidades que tienen un modo de ser semejante.
• El burro, el guajolote, el camello, etc., pertenecen al género “animal”
porque sus esencias determinan que todos ellos tengan un grado de ser
similar, a pesar de sus peculiaridades propias.
• 2.- En cuanto principio de operaciones, la esencia se llama naturaleza.
• Las criaturas obran de un modo u otro porque son de una manera
concreta, que viene determinada por su esencia. Por eso, a cada naturaleza
corresponde un tipo de operaciones específicas: así, por ejemplo, el pensar
o el querer son cosas naturales para el hombre que surgen de la misma
naturaleza humana.
• 3.- En cuanto la esencia se significa por la definición, recibe el nombre de
quididad (quidditas).
• La definición expresa lo que una cosa es, lo que la distingue de las
demás; y por eso, precisamente, es la esencia.
• 4.- La esencia, que, en cuanto conocida, se torna referible a muchos
individuos, se denomina universal.
• Realmente la esencia se da siempre en las cosas singulares, pero
nuestro entendimiento, prescindiendo de las características propias de
cada singular, la considera como algo universal, predicable a todos los
individuos que tienen un modo de ser semejante. La esencia de este burro,
según el ser que tiene en la mente humana, se convierte en un universal
aplicable a todos los burros.
• 5.- Esencia acentúa su relación con el acto de ser, indicando el principio en
el que se recibe el ser de un ente, y por el que se contrae de una forma
determinada: “La esencia se dice en cuanto que en ella y por ella la cosa
tiene el ser”.
• 6.- La esencia de los entes materiales.
• La esencia de los entes corpóreos se compone de materia y forma; el más
importante es la forma, que es el elemento determinante de la esencia, es lo que
la configura como tal esencia y no otra. La forma determina a la materia a ser
este tipo de materia y no otra.
• Lo que da unidad a la esencia es la forma, porque es el acto que quiebra la
indeterminación de la materia, dándole un determinado grado de ser.
• 7.- La esencia en las substancias espirituales.
• La prioridad de la forma sobre la materia explica que puede haber
algún tipo de formas que existan sin materia (substancias espirituales),
mientras que ninguna materia puede darse independientemente de una
forma substancial: la materia es por la forma no la forma por la materia.
• Además del alma humana, cuyas operaciones nos manifiestan su
espiritualidad, pero que por naturaleza está ordenada a un cuerpo, existen
criaturas absolutamente espirituales: los ángeles.
• La esencia de estas substancias es simple, se identifica con su forma, que
recibe en sí misma el acto de ser como algo propio. Sin embargo, la
ausencia de composición en su esencia no comporta que las substancias
espirituales sean totalmente simples, ya que sólo en Dios se da la
simplicidad absoluta.
• Los espíritus puros, como todo lo creado, están compuestos, al
menos, de esencia y acto de ser.