Está en la página 1de 23

 Al crecer las fuerzas democráticas, se

liberaron en mayor medida energías


nacionalistas que introdujeron en las
relaciones internacionales, un nuevo
factor de extrema agresividad.
 Este elemento incidió en el crecimiento
de la rivalidad entre Inglaterra y
Alemania. En especial se desarrolló una
RIVALIDAD NAVAL entre los años 1906 y
1909.
 Para la opinión pública inglesa, el
proyecto NAVAL ALEMÁN significaba
intentar romper con el predominio inglés
en los mares. Además se temía un ataque
por sorpresa.
 Para la clase media alemana, la flota era
un símbolo de prestigio mundial.
 En 1912, el PODER TURCO que era
extremadamente precario en los territorios
europeos, entró en crisis.
 Austria – Hungría estaba obligada a ponerse de
acuerdo con Rusia antes de provocar un cambio
del STATUS QUO en la región de los Balcanes.
 El movimiento nacional-revolucionario sud
eslavo que hasta entonces había visto en el
Imperio Otomano a su principal enemigo, se
volvió violentamente contra Austria Hungría, la
cual pisoteaba los intereses nacionales de los
serbios.
 La crisis de Bosnia concluyó con un notable
triunfo diplomático de las potencias
centrales y con una grave humillación de
Rusia.
 En los círculos dirigentes rusos se
estableció la convicción de una política
balcánica activa, tal como era propugnada
por los círculos paneslavistas de la propia
Rusia, teniendo presente como principal
adversario a Alemania.
 Austria-Hungría se enfrentaba con la
hostilidad del movimiento nacional-
revolucionario radical en Serbia y sobre
todo en Bosnia.
 Las relaciones ruso-alemanas
continuaron siendo malas,
caracterizándose por una profunda
desconfianza de la otra.
 Rusia, araíz de la REVOLUCIÓN de 1905,
se encontraba demasiado débil como
para aparecer como un serio antagonista
de las potencias centrales, por más que
tratara de reconstruir su economía con
préstamos franceses.
 La intervención de Alemania en la
cuestión marroquí, era la única acción
coherente de la política exterior alemana
antes de 1914.
 La diplomacia alemana no quería una
guerra por la cuestión de Marruecos
meridional. Pero partía de la idea de que
Francia sólo se avendría a una oferta que
fuera aceptable, si Alemania procedía
con extrema firmeza.
A las acciones emprendidas por
Alemania en África, se sumaba el temor
por parte de las potencias aliadas de que
Alemania deseara transformar su
posición hegemónica en el continente
europeo, en un abierto predominio.
 De esta manera, Europa se hallaba a
comienzos de 1911, al borde de una
GRAN GUERRA.
 Ambas partes empezaron a ceder, la
causa fue en Alemania un pánico en la
bolsa y en Francia, el comunicado del
embajador ruso en París Iswosi, según el
cual Rusia deseaba una solución pacífica
de la crisis, dado que la cuestión
marroquí, motivo principal de esta crítica
situación, no afectaba a sus intereses
vitales.
 El pueblo alemán estaba convencido de que
Inglaterra había hecho fracasar la política
de Alemania en la cuestión marroquí y que
únicamente una mayor potencia naval podía
evitar futuras y humillantes derrotas a la
política colonial del país.
 La política colonial de Alemania había
desembocado en un callejón sin salida.
Contra la voluntad de Francia, era
imposible obtener con medios
diplomáticos, adquisiciones de cierto
interés en los territorios de ultramar.
 Las dos vías para obtener territorios era
la vía diplomática y la vía militar.
 La segunda alternativa, adquirió
extraordinaria popularidad en amplios
círculos de la opinión pública alemana.
 La política de Alemania en Marruecos a
lo largo de 1911, había logrado la
consolidación de la entente contra las
potencias centrales.
 Se habría camino en Europa a un
nacionalismo exasperado, en ocasiones
fanático, que se dirigía cada vez más
contra los particularismos nacionales y la
existencia de los respectivos vecinos.
 Los gobiernos se veían expuestos a la
presión de agitaciones violentas que
reclamaban una política exterior
ambiciosa e infalible.
 La situación se agravó con la política
imperialista desarrollada por Italia a
partir de 1911, al instalarse en Trípoli y
Cirenaica, actual Libia. También
reclamaban las posesiones turcas en
Europa.
 La política de las potencias europeas con
respecto al Imperio Turco no fueron
claras y se encontraban atadas de pies y
manos por los acuerdos firmados.
 A esto se suma la política de los estados
balcánicos, especialmente Bulgaria y Serbia,
también Montenegro y Grecia, devolviendo la
patria a sus connacionales.
 Los jóvenes turcos querían transformar a Turquía
en un estado unitario moderno y centralizado.
 El 13 de marzo de 1912, Serbia y Bulgaria
constituyeron bajo el patronato ruso, la llamada
Liga Balcánica, alianza que equivalía a un pacto
de agresión contra Turquía, sumándose a esta
alianza también Grecia y Montenegro.
 Ninguno de los estados balcánicos estaba
dispuesto a contentarse con las regiones
habilitadas por los propios connacionales.
 Aquí se hallaron en conflicto la idea imperialista
y el principio de nacionalidad, aunque hay que
reconocer que a causa de la mezcolanza étnica y
de la incierta situación de las nacionalidades en
el sur balcánico -donde muchas veces la unión a
una religión determinada, era más importante
que los factores étnicos y lingüísticos- no era
posible una delimitación exacta de los territorios
según el principio de la nacionalidad.
 Principal ganador Rusia y estados
balcánicos. Gran influencia en los
Balcanes y posibilidades de adquirir
influencia en los estrechos.
 Austria-Hungría gran pérdida de poder.
Forzada a abandonar la idea de una
política balcánica ofensiva de carácter
imperialista. El mantenimiento del
STATUS QUO adquirió una importancia
fundamental.
 Austria – Hungría se negaba a dar a
Serbia salida hacia el Adriático y dar con
este fin vida a una Albania
independiente.
 Se tenía la idea de obligar a Serbia y
Montenegro a la dependencia
económica de la monarquía danubiana
para someterla a un control indirecto.
 Solo con grandes esfuerzos había podido
la diplomacia alemana retener a Austria –
Hungría de una intervención militar en la
segunda guerra balcánica dirigida a
limitar el crecimiento territorial de
Serbia.
 Rusia y Austria Hungría trataban de
reforzar sus posiciones en los Balcanes y
atraer a las potencias menores a su zona
de influencia.
 Rusiaapostó a la carta del movimiento
nacional revolucionario paneslavo,
favoreciendo la unificación de Serbia y
Montenegro, mientras que Austria-
Hungría trataba de hacer de Bulgaria, el
país derrotado de la 2º guerra balcánica,
la piedra angular de una combinación
que perseguía el aislamiento político de
Serbia.
 En las capitales europeas se contaba con
una nueva explosión de la crisis
balcánica y en todas partes se trataba de
prepararse lo mejor posible para el
inevitable conflicto.
 El problema de una eventual repartición
de Turquía comenzaba a ocupar cada vez
más a los gabinetes europeos.
 La solución de este problema dependía de que
la política inglesa apoyase a Rusia o a las
potencias centrales. Pero Alemania no estaba
interesada en una petición del Imperio Otomano.
 Alemania trataba de favorecer a Turquía para
mantener su unidad el tiempo más largo posible
para poder seguir con sus propios proyectos
económicos (construcción de ferrocarril), y
porque no tenía los medios materiales para la
creación de un protectorado alemán en Asia
Menor y en la Mesopotamia anterior.
 La política alemana y la inglesa se
encontraron en el común esfuerzo de
salvaguardar al Imperio Otomano.
 Llegado el año 1914, la capacidad de
movimientos de las potencias centrales
estaba cercada y la idea de llevar
adelante por parte de Alemania una
guerra, tenía cada vez mayor fuerza.