Está en la página 1de 30

OBJETO

La Administración de Justicia es parte de la función pública


que cumple el Estado, encargada por la Constitución y la Ley
de hacer efectivos los derechos, obligaciones, garantías y
libertades consagradas en ellas, con el fin de realizar la
convivencia social y lograr y mantener la concordia nacional
ARTÍCULO 228. La Administración de
Justicia es función pública. Sus decisiones
son independientes. Las actuaciones serán
públicas y permanentes con las excepciones
que establezca la ley y en ellas prevalecerá el
derecho sustancial. Los términos procesales
se observarán con diligencia y su
incumplimiento será sancionado. Su
funcionamiento será desconcentrado y
autónomo.
Organismos que ejercen la función
jurisdiccional
LA CORTE CONSTITUCIONAL
EL CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA
LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
EL CONSEJO DE ESTADO
LA FISCALIA GENERAL DE LA NACION
LOS JUZGADOS Y TRIBUNALES
LAS AUTORIDADES INDIGENAS
LOS JUECEZ DE PAZ
1. ORGANOS QUE INTEGRAN LAS DISTINTAS JURISDICCIONES:

a. JURISDICCIÓN CONSTITUCIONAL
1. Corte Constitucional

b. JURISDICCIÓN DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO


1. Consejo de Estado
2. Tribunales Administrativos
3. Juzgados Administrativos

c. JURISDICCIÓN ORDINARIA
Corte Suprema de Justicia
Tribunales Superiores de Distrito Judicial
Juzgado Penal del Circuito Especializado
Juzgados del Circuito (civiles, laborales, penales, agrarios, de familia y los
demás especializados y promiscuos).
Juzgados Municipales (civiles, laborales, penales, agrarios, de familia y los
demás especializados y promiscuos).
d. JURISDICCIÓN DE PAZ: Jueces de Paz

e. JURISDICCIÓN DE LAS COMUNIDADES INDÍGENAS: Autoridades


de los Territorios Indígenas.

2. CONSEJO SUPERIOR DE LA JUDICATURA

Sala Jurisdiccional Disciplinaria


Sala Administrativa
Dirección Ejecutiva Nacional de Administración Judicial

3. FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN


Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses,
La Corte Constitucional tiene como función fundamental
conservar la supremacía y la integridad de la constitución y por
ello ejerce el control concentrado de constitucionalidad como
tribunal constitucional, conforme a las competencias asignadas en
la Carta Política, como veremos al examinar el control de
constitucionalidad en un capítulo especial.

Está conformada por un número impar de magistrados,


determinado por la ley. En la actualidad la integran 9 magistrados.
Los magistrados son elegidos para un período de ocho años por el
Senado de la república de ternas que presentan, tres el Presidente de la
República, tres la Corte Suprema de Justicia y tres el Consejo de Estado.
Los magistrados de la Corte Constitucional no podrán ser reelegidos.
Están inhabilitados para ser magistrados de la Corte Constitucional
quienes durante el año anterior a la elección se hayan desempeñado
como ministros del despacho o magistrados de la Corte Suprema de
Justicia o del Consejo de Estado. (articulo 240 C.N.).

Los fallos de la Corte Constitucional hacen tránsito a cosa juzgada


constitucional, lo cual implica que ningún funcionario podrá basar
sus actuaciones apoyado en el contenido material de la norma
declarada inexequible.
Requisitos para ser magistrado de la Corte
Constitucional

Están determinados por la misma Constitución


Nacional en su artículo 232, y son:
Ser colombiano de nacimiento y ciudadano en
ejercicio.
Ser abogado.
No haber sido condenado por sentencia judicial a
pena privativa de la libertad, excepto por delitos
políticos o culposos.
Haber desempeñado durante diez años cargos en
la rama judicial o en el ministerio público, o haber
ejercido durante igual tiempo la profesión de
abogado o la cátedra universitaria en disciplinas
jurídicas.
Funciones de la Corte Constitucional

Están enumeradas en forma taxativa por el artículo 241 de la Carta política y son, entre otras:
Decidir sobre las demandas de inconstitucionalidad que promuevan los ciudadanos contra
reformas a la constitución, sólo por vicios de procedimiento en su formación.
Decidir sobre las demandas de inconstitucionalidad que presenten los ciudadanos contra las
leyes, tanto por su contenido material como por vicios en el procedimiento para su
formación.
Decidir definitivamente sobre la constitucionalidad de los decretos legislativos que dicte el
gobierno al amparo de los estados de excepción.
Revisar las decisiones judiciales relacionadas con la acción de tutela y los derechos
constitucionales.
Decidir definitivamente sobre la exequibilidad de los tratados internacionales y las leyes que
los aprueben.
Darse su propio reglamento.
Consejo Superior de la Judicatura
Este organismo está encargado de dos funciones fundamentales para la
buena marcha de la rama judicial. En primer lugar cumple la función de
administrar a la rama judicial y en segundo lugar, cumple una función
disciplinaria que ejerce cuando conoce de las faltas cometidas por los
funcionarios judiciales y por los abogados en el ejercicio de su profesión.
Los magistrados del Consejo Superior de la Judicatura son elegidos por
un período de ocho años.

A fin de dar cabal cumplimiento a esta doble función el Consejo Superior


de la Judicatura se divide en dos salas:
Sala administrativa compuesta por seis magistrados, de los cuales uno es
elegido por la Corte Constitucional, dos por la corte suprema de Justicia y
tres por el Consejo de Estado.

Sala Jurisdiccional Disciplinaria compuesta por siete magistrados elegidos


por el Congreso de ternas enviadas por el gobierno.
Por requerimiento directo del artículo 255 están inhabilitados para acceder
a esta dignidad los magistrados de las mismas entidades postulantes.
El artículo 254 faculta a la ley la creación de Consejos Seccionales de la
judicatura, a fin de facilitar la labor de esta corporación.
Requisitos para ser magistrado del
Consejo Superior de la Judicatura

Ser colombiano por nacimiento.

Ser ciudadano en ejercicio.

Ser mayor de 35 años.

Tener título de abogado y haber


ejercido la profesión por más de 10
años.
Atribuciones y funciones

Están determinadas por los artículos 256 y 257 de la carta política y son, entre
otras:
Administrar la carrera judicial.
Elaborar la lista de candidatos para la designación de funcionarios judiciales.
Examinar la conducta y sancionar las faltas de los funcionarios de la rama judicial,
así como la de los abogados en el ejercicio de su profesión.
Elaborar el proyecto de presupuesto de la rama judicial.
Dirimir los conflictos de competencia que surjan entre las distintas jurisdicciones.
Fijar la división del territorio para efectos judiciales y ubicar y redistribuir los
despachos judiciales.
Crear, suprimir, fusionar y trasladar cargos en la administración de justicia.
Las demás. que señale la ley.
La Corte Suprema de Justicia

Antes de la constitución de 1991 tenía a su cargo las funciones que hoy


corresponden a la Corte Constitucional pero, con la creación de este organismo
por nuestra carta política, ha quedado a cargo del ejercicio de su función
primordial cual es la de ser el máximo tribunal de la jurisdicción ordinaria. Está
integrada por un número impar de magistrados según lo determine la ley, en el
momento actual son 23 magistrados.

Sus miembros son elegidos por la misma corporación de listas


superiores a cinco candidatos, enviadas por el Consejo Superior de la
Judicatura. A este sistema de elección se le ha denominado
tradicionalmente sistema de cooptación.
La Corte Suprema de Justicia es fundamentalmente una sala de casación
que mediante sus decisiones unifica la jurisprudencia nacional y decide
de forma definitiva los litigios de los cuales tiene conocimiento.
Para un cabal desarrollo de sus funciones la Corte Suprema de Justicia
se divide en tres Salas, a saber:

Sala de casación penal.


Sala de casación civil y agraria
Sala de casación laboral.
Funciones de la Corte Suprema de Justicia
Las encontramos en el artículo 235 de la Constitución y son, entre otras:
Actuar como tribunal de casación.

Juzgar al Presidente de la república o a quien haga sus veces, a los magistrados


del Consejo de Estado y de la Corte Constitucional, a los miembros del consejo
superior de la judicatura y al fiscal general de la nación por delitos cometidos
en el ejercicio de sus funciones o por delitos comunes cuando el Congreso
conceptúe que hay lugar a seguimiento de causa.

Conocer de los negocios contenciosos de los agentes diplomáticos acreditados


ante el gobierno de la nación, en los casos previstos por el derecho
internacional.

Darse su propio reglamento


El Consejo de Estado
Es tal su importancia que habiendo sido
creado por el libertador Simón Bolívar en
el año de 1.828 como consejo consultor y
asesor, ha desaparecido y vuelto a
aparecer de nuestro ordenamiento, con
mayor o menor poder según las
vicisitudes políticas. En la actualidad
cumple funciones como órgano
consultivo del gobierno y como máximo
Tribunal de la Jurisdicción Contencioso
Administrativa, función que venía
ejerciendo desde 1913
Funciones del Consejo de Estado

Las encontramos en el artículo 237 de la Constitución Nacional y son, entre


otras, las siguientes:
Desempeñarse como tribunal supremo de lo contencioso administrativo, esta
tarea implica decidir los conflictos que en razón del ejercicio de la función
administrativa, se presenten entre el Estado y los particulares y entre diversas
entidades del Estado.
Actuar como cuerpo consultivo supremo del gobierno en asuntos de
administración.
En caso de tránsito de tropas extranjeras por el territorio nacional, de estación
o tránsito de buques o aeronaves extranjeras de guerra, en aguas o en
territorio o en espacio aéreo de la nación, el gobierno debe oír previamente al
Consejo de Estado.
Preparar y presentar proyectos de actos reformatorios y proyectos de
ley.
Sus miembros son nombrados por la propia corporación de ternas
enviadas por el Consejo Superior de la Judicatura. En el momento
actual son 27 los consejeros que integran esta alta corporación.

Conformación del Consejo de Estado

Para un mejor desarrollo de su actividad se divide en tres salas:


Sala plena, integrada por la totalidad de los consejeros.
Sala de lo contencioso administrativo, compuesta por 23 consejeros. Esta sala
se subdivide en cinco secciones.
Sala de consulta y servicio civil, integrada por 4 consejeros
Fiscalía General de la Nación

Se crea esta figura ante la necesidad de separar la investigación penal


de la actividad de juzgamiento, en tanto que la investigación penal es
una actividad técnica que debe operar acudiendo a métodos propios y
que debe entregar resultados a los organismos encargados de juzgar,
para que sean ellos quienes valoren los hallazgos de la investigación y
logren así una correcta aplicación de la ley.
Esta independencia de la actividad investigativa es el comienzo,
aunque incipiente, de la integración de la actividad penal colombiana
a un sistema acusatorio, sistema en el cual se separa, definitivamente,
la investigación de la actividad de juzgamiento.
La fiscalía está integrada por el Fiscal General de la nación, los fiscales
delegados y los funcionarios de la fiscalía, los cuales son determinados por la
ley.
Cuenta la fiscalía con autonomía presupuestal y administrativa, ello a pesar de
pertenecer a la rama judicial y por lo tanto estar bajo la personería jurídica de
la nación; se busca con ello mantener en lo posible una independencia de la
actividad investigadora.
Corresponde a la Fiscalía General investigar los delitos y acusar a los
infractores ante los organismos competentes.
Esta investigación deberá realizarla de oficio o a petición de parte y deberá
investigar tanto lo favorable como lo desfavorable al imputado, basando su
actuar en el respeto a los derechos fundamentales y a las garantías procesales
que asisten a las personas investigadas.
A fin de lograr estos objetivos son sus deberes, entre otros:
Asegurar la comparecencia de los presuntos infractores de la ley,
adoptando las medidas de aseguramiento.
Calificar y declarar precluídas las investigaciones realizadas.
Dirigir y coordinar las acciones de policía judicial que en forma
permanente cumplen la policía nacional y los demás organismos que
señale la ley.
Velar por la protección de las víctimas, testigos y demás intervinientes
en el proceso.
Cumplir las demás funciones que establezca la ley.
Fiscal General de la Nación

Es elegido para un período de cuatro años por la Corte Suprema de


Justicia, de terna enviada por el Presidente de la República y no podrá
ser reelegido. Tiene competencia para actuar en todo el territorio
nacional.
Para ser elegido Fiscal General se requieren las mismas calidades
exigidas para ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia
Funciones especiales del Fiscal General

Las encontramos en el artículo 251 de la Constitución y son:


Investigar y acusar, si hubiese lugar, a los altos funcionarios que gocen de
fuero constitucional, con las excepciones previstas en la constitución.
Nombrar y remover, de conformidad con la ley, a los empleados bajo su
dependencia.
Participar en el diseño de la política del Estado en materia criminal y presentar
proyectos de ley al respecto.
Otorgar atribuciones especiales a entes públicos que puedan cumplir funciones
de policía judicial, bajo la responsabilidad y dependencia funcional de la
Fiscalía General de la Nación.
Suministrar al gobierno información sobre las investigaciones que se estén
adelantando, en cuanto sea necesaria para la preservación del orden público.
Los juzgados y tribunales

Los jueces son la base de la estructura de la administración de justicia pues


son ellos quienes en única o en primera instancia dirimen los conflictos
presentados entre los particulares, entre los organismos estatales o entre estos
y aquellos.
Los jueces poseen distintas categorías de acuerdo con la cuantía debatida en el
proceso y a la materia de los asuntos sometidos a su consideración y conforme
a la competencia territorial que les asigne la ley. Podemos entonces establecer,
de forma genérica algunas clasificaciones para estos funcionarios, así:
En razón de la jurisdicción a la cual pertenecen tendremos jueces civiles y
agrarios, penales, laborales, de familia y, aun cuando no han sido todavía
nombrados, los jueces administrativos.
En cuanto a la cuantía, al territorio y a la naturaleza del asunto,
tenemos: Jueces promíscuos, municipales y del circuito.

En lo que hace relación a los tribunales sólo es pertinente saber que


son organismos colegiados que cumplen una función de doble
instancia, es decir, se encargan de tramitar los procesos que fueron
fallados en primera instancia por los jueces y confirman o revocan las
decisiones de estos.

Deben fallar en segunda instancia a petición de parte o de oficio, en


los casos expresamente consagrados por la ley
Las autoridades indígenas

Como un reconocimiento a la etnodiversidad que se presenta en


nuestro país la Constitución de 1.991 en su artículo 246 da una
relativa autonomía jurisdiccional a las comunidades indígenas al
preceptuar:

"Las autoridades de los pueblos indígenas podrán ejercer funciones


jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial y de conformidad con
sus propias normas y procedimientos, siempre que no sean contrarias
a la Constitución y a las leyes de la república. La ley establecerá la
forma de coordinación de esta jurisdicción especial con el sistema
judicial nacional".
Los jueces de paz

El artículo 247 de la carta política de 1.991da a la ley la posibilidad de


crear los juzgados de paz.
La ley 497 de 1.999 se encargó de desarrollar esta figura bajo las
siguientes características:
Los jueces de paz fallarán en equidad y sus fallos serán
independientes y autónomos y su único límite será la constitución.
Sus actuaciones serán en lo posible orales y además deberán ser
gratuitas.
Podrán conocer de asuntos susceptibles de transacción, conciliación y
desistimientos y que no estén sujetas a solemnidades de acuerdo a la
ley.
No podrán conocer de asuntos constitucionales, contencioso
administrativos ni acciones civiles sobre capacidad y estado civil de
las personas.
Su función no será remunerada.
Serán elegidos popularmente para un período de cinco años, por los
electores de su circunscripción electoral.
Podrán ser reelegidos.
Los requisitos para ser juez de paz son:
Ser mayor de edad.
Ciudadano en ejercicio.
Ser titular del pleno goce de derechos civiles y políticos.
Residir en el lugar de la elección al menos un año antes de ser elegido