Está en la página 1de 23

Mejoramiento del suelo

Inyecciones
Inyecciones

Consiste en la instalación de mezclas de distintos tipos en el


subsuelo con la intención de mejorar sus características y
adecuarlas a los requerimientos necesarios.
Inyecciones

Se trata de aumentar su compacidad, disminuyendo el índice de


huecos. La finalidad de una inyección puede ser:

❖ Mejora de características resistentes.

❖ Reducción de permeabilidad.

❖ Colmatación de huecos.

❖ Sellado con estructuras.


Se denomina colmatación al relleno total de una depresión natural o
artificial (lago, albufera, embalse) o de una cuenca sedimentaria
mediante la acumulación de sedimentos.
Materiales de Inyección

Conglomerantes hidráulicos.

Incluyen los cementos y productos similares que se emplean


suspendidos en el agua para la preparación de lechadas. En la
selección de conglomerante hidráulico para la lechada se deberá
considerar su granulometría en relación a las dimensiones de las
fisuras o huecos existentes en el terreno a tratar.
Materiales de Inyección
Materiales arcillosos

Podrán utilizarse materiales arcillosos en las lechadas hechas a


base de cemento, con el fin de reducir la sedimentación, y variar la
viscosidad y la cohesión de la lechada, consiguiéndose, además,
una mejora de la bombeabilidad.

Se podrán utilizar arcillas naturales de carácter eminentemente


plástico y estructura laminar, siendo conveniente el empleo de
arcillas de tipo bentonítico, activadas o modificadas, por su mejor
calidad en cuanto al efecto superficie de sus partículas, así como
por la mayor regularidad de sus propiedades.
Materiales de Inyección
Arenas y fillers

Las arenas y los fillers podrán emplearse en las lechadas de


cemento y en las suspensiones de arcilla como aditivos de masa o
bien como productos para variar la consistencia de la lechada,
para mejorar su comportamiento frente a la acción del agua, su
resistencia y su deformabilidad.

Los fillers o rellenos son partículas agregadas al material


(plásticos, material compuesto, concreto) para reducir el consumo
de material aglutinante más caro o para mejorar algunas
propiedades del material mezclado.
Materiales de Inyección
Productos químicos y aditivos.

Se podrán utilizar productos químicos tales como silicatos y sus


reactivos, resinas acrílicas y epoxy, materiales hechos a base de lignina
y poliuretanos, siempre que cumplan con la legislación ambiental
vigente.

Los aditivos son productos orgánicos e inorgánicos que se añaden, en


general en cantidades reducidas, a la lechada con el objetivo de
modificar sus propiedades y controlar sus parámetros, tales como
viscosidad, tiempo de fraguado y estabilidad, durante el proceso de
inyección, además de la resistencia, cohesión y permeabilidad una vez
colocada la lechada. Como aditivos se podrán utilizar, entre otros,
superplastificantes, productos para retener agua y productos para
arrastrar aire.
Inyecciones

Las inyecciones se suelen dividir en:

❖ Inyecciones de impregnación: no hay rotura del terreno. Se utilizan mezclas


muy penetrantes, principalmente para disminuir la permeabilidad del terreno.

❖ Inyecciones de compactación: se introducen mezclas muy viscosas que


provocan la compresión del terreno flojo y su desplazamiento controlado.

❖ Inyecciones de fracturación: se utilizan para inyecciones de consolidación, de


compensación de asientos, e inyecciones armadas.

Para realizar las inyecciones se suelen utilizar tubos manguito.


Inyecciones con tubo manguito

El uso de la técnica de la inyección, utilizando tubos manguito para


mejorar las características del terreno se ha expandido de manera
significativa durante los últimos años. Actualmente, las inyecciones
son utilizadas para realizar tratamientos en terrenos arenosos y
gravosos, así como en terrenos de roca fracturada y con baja
permeabilidad.
Inyecciones con tubo manguito

Las inyecciones constituyen una de las maneras más versátiles para


hacer frente a daños estructurales causados por obras de
excavación subterráneas en áreas urbanas. Se trata, además, de un
procedimiento en grado de garantizar la seguridad de las obras y
muy poco invasivo. Para garantizar el éxito del tratamiento, es
necesario tener en consideración varios factores, como las
características del terreno, el tipo de mezcla que se debe inyectar y
los parámetros de inyección.
Técnica de la inyección

Las inyecciones tienen el objetivo de mejorar las características


mecánicas e hidráulicas del terreno, así como incrementar la
cohesión y reducir la permeabilidad del mismo.
Cemento, resinas o mezclas químicas son inyectadas en el suelo a
través de tubos manguito, los cuales cuentan con válvulas
antiretorno (que impiden el regreso de la mezcla ya inyectada)
dentro de la tubería.
El terreno
Las inyecciones pueden utilizarse para el
tratamiento de diferentes tipos de terreno.
Los terrenos arenosos y altamente
permeables requerirán de una mezcla
diversa respecto a la que deberá ser
utilizadas en el caso de terrenos formados
de arena fina y limosa, con baja
permeabilidad.

La selección de la mezcla a inyectar y el


diseño del esquema de inyección deben
ser analizados previamente con un estudio
de permeabilidad del terreno.
Las mezclas

La elección del tipo de mezcla debe tener en consideración el


objetivo del tratamiento.

Mezclas a base de bentonita, de silicato de sodio, y soluciones de


resina orgánica están hoy disponibles en adición a las tradicionales
mezclas cementantes.
Los tubos manguito de inyección

La mezcla se inyecta en el suelo a través de tubos manguito, tubos


rígidos fabricados en PVC con perforaciones a distancias regulares
recubiertas con válvulas de goma. Las últimas actúan como válvulas
antiretorno ya que impiden que la mezcla regrese dentro del tubo
después de haber sido realizada la inyección. Los tubos manguito
generalmente utilizados en aplicaciones de inyección estándar tienen
diámetros entre 1” y 2”.
Tubos con Válvulas externes Tubos con válvulas en el espesor del tubo
La inyección
Una vez que el tubo ha sido
instalado al interno de una
perforación en el terreno, es
necesario sellar el espacio entre
este y la pared del agujero. En
suelos granulares, el sellado se
realiza mediante la inyección de
una vaina cementante
(cemento/bentonita); mientras que
en terrenos rocosos se usan
normalmente sacos obturadores
(técnica MPSP).
La mezcla inyectada abre las válvulas y se expande en el terreno
circunstante. Una vez terminada la inyección, las válvulas se cierran
para prevenir que la mezcla regrese dentro del tubo. Después de ser
lavados internamente con agua corriente, los tubos pueden ser
reutilizados para realizar nuevas inyecciones.
Aplicaciones de la técnica de
inyección
Consolidación del terreno

La consolidación del terreno es


frecuentemente necesaria antes de
excavaciones en zonas cercanas a
fundaciones ya existentes y en la
construcción de túneles
subterráneos.
Impermeabilización

Consiste en la realización de
muros pantalla que bloquean la
circulación de fluidos
subterráneos como agua, aire e
hidrocarburos. Se aplica en la
excavación de túneles debajo de
la capa freática y en la
construcción de presas.
Anclaje

Con la técnica de la inyección se


realizan tanto la inyección
primaria con alta presión como
las inyecciones sucesivas, con el
objetivo de optimizar la calidad y
la continuidad del bulbo del
anclaje (incluso en terrenos
fisurados o arcillosos).