Está en la página 1de 12

INTEGRANTES:

Maria Jose Riera.


Xavier González
Erika Lalangui
Shirley Izquierdo
Leyver Jaramillo
Adriana Pintado
Pakarina Macas
Niurka Parra
Yeleni Toledo
El cortisol es una hormona producida por las glándulas
suprarrenales que están localizadas por encima de los
riñones. El cortisol sirve para ayudar al organismo a
controlar el estrés, reducir la inflamación, contribuir
para un buen funcionamiento del sistema inmune,
ayudar en el metabolismo de las proteínas, grasas y
carbohidratos, y mantener los niveles de azúcar en la
sangre constantes, así como la presión arterial.
¿Cómo funciona el cortisol?

Los niveles de cortisol en sangre varían constantemente, pero


en general son más altos por la mañana al despertar, y luego
caen durante todo el día. Esto se llama un ritmo diurno. En las
personas que trabajan por la noche, este patrón se invierte,
por lo que el tiempo de la liberación de cortisol está
claramente relacionado con patrones de actividad diaria.
Además, en respuesta al estrés, el cortisol es liberado de
forma adicional para ayudar al cuerpo a responder de manera
apropiada.
Eje hipotálamo-hipofisario-adrenal (HPA)
Cuando los niveles de cortisol en sangre son bajos, el hipotálamo
secreta la hormona liberadora de corticotropina, que hace que la
glándula pituitaria a su vez secrete otra hormona, la hormona
adrenocorticotrópica en el torrente sanguíneo.

Los altos niveles de la hormona adrenocorticotrópica se detectan en


las glándulas suprarrenales y estimulan la secreción de cortisol,
causando que los niveles de cortisol en sangre aumenten.
Como los niveles de cortisol aumentan, empiezan a
bloquear la liberación de la hormona liberadora de
corticotropina desde el hipotálamo y la hormona
adrenocorticotrópica de la pituitaria. Como resultado, los
niveles de la hormona adrenocorticotrópica empiezan a caer
que a su vez conduce a una caída en los niveles de cortisol.
Creando el llamado bucle de retroalimentación negativa.
Los siguientes pasos son un ejemplo típico de cómo opera
el cortisol en respuesta al estrés y como mecanismo de
supervivencia:
1. Un individuo se enfrenta a un factor de estrés.
2. Se genera una compleja respuesta hormonal, y las glándulas
suprarrenales secretan cortisol.
3. El cortisol prepara al cuerpo para una respuesta de lucha o huida,
inundándolo de glucosa, una fuente de energía inmediata para los
músculos grandes.
4. El cortisol inhibe la producción de insulina en un intento de evitar que la
glucosa se almacene, favoreciendo su uso inmediato.
5. El cortisol estrecha las arterias, mientras que la epinefrina aumenta la
frecuencia cardíaca, así la fuerza de la sangre al bombear es más fuerte y
más rápida.
6. Se resuelve la situación.
7. Los niveles hormonales vuelven a la normalidad.
Cortisol Alto

El exceso de cortisol durante un período prolongado de tiempo


puede conducir a al llamado síndrome de Cushing. Esto puede
ser causado por diversos factores, tales como un tumor que
genera hormona adrenocorticotrópica (y por lo tanto aumenta
la secreción de cortisol), o tomar ciertos tipos de
medicamentos.
• Rápido aumento de peso, principalmente en la cara, el
pecho y el abdomen, en contraste con brazos y piernas
delgadas
• Una cara enrojecida y redonda
• Hipertensión arterial
• Osteoporosis
• Cambios en la piel (contusiones y estrías de color púrpura)
• Debilidad muscular
• Los cambios de humor: ansiedad, depresión o irritabilidad
• Aumento de la sed y la frecuencia de la micción
Cortisol Bajo

El cortisol bajo también puede indicar que el paciente tiene


una enfermedad llamada Enfermedad de Addison que genera
síntomas como dolor abdominal, debilidad, pérdida de peso,
manchas en la piel y mareos, principalmente al despertar.
También puede ser causa de una fatiga adrenal, en la cual las
glándulas suprarrenales se encuentran por debajo de su nivel y
producen menos cortisol del necesario.
El cortisol bajo puede causar signos y síntomas como:

Depresión;
Fatiga severa;
Dificultad para concentrarse;
Debilidad muscular;
Reducción de la libido;
Cansancio;
Irritabilidad;
Pérdida del apetito;
Debilidad;