Está en la página 1de 32

ESTIRADO DE TUBOS Y

VARILLAS

EL TREFILADO
ESTIRADO DE TUBOS Y VARILLAS
EL TREFILADO

Las operaciones de estirado de barras y varillas y el


trefilado son esencialmente iguales, , aunque se necesitan
diferentes equipos para los productos de distinto diámetro

La reducción de sección de una barra o varilla, por


operaciones sucesivas de estirado, se llama estirado de
barras o varillas, y dentro de esta denominación genérica
se llama trefilado.

El estirado de tubos el trefilado se suelen realizar a la


temperatura ambiente, pero en la operación se producen
fuertes deformaciones que originan elevaciones
considerables de temperatura
TREFILADO
Es el proceso proceso de fabricación de alambre por estirado. Las
matrices de estirar se suelen llamar hileras
Las varillas y tubos que no se pueden bobinar se fabrican en
bancos de estirar (Fig. 21.1. a)

La varilla se apunta con máquina de forja rotativa, se pasa esta


punta delgada por la hilera y se agarra con la mordaza de la
cabeza de estirar. La cabeza de estirar se mueve mediante
dispositivos de cadena o mecanismo hidráulicos.
En la (fig. 21.1. b), se muestra la sección longitudinal de una hilera
típica. El ángulo de entrada es suficientemente grande para que
pueda pasar el lubricante que ha de entrar en la hilera. El ángulo de
ataque o de aproximación corresponde ala sección de la hilera en
la que se produce la reducción real del diámetro. La superficie de
apoyo sirve de guía cuando la varilla o alambre sale de la hilera
el trefilado se inicia con el hielo de la
maquina laminado en caliente. el hilo de la
maquina se limpia primeramente por
decapado para eliminar cualquier cascarilla,
que originaría defecto en el alambre y
excesiva fricción en la hielera.

En la fabricación de alambre de acero la


etapa siguiente consiste en recubrir el hilo
de maquina con cal o con una capa delgada
de un metal de cobre o el estaño
En el estirado en seco los lubricantes suelen ser grasas o
polvos de jabón, mientras que en el estirado en húmedo
se emplea un recubrimiento electrolítico de cobre o
estaño.
Para estirar el cobre no suele ser necesario recubrirlo.
Después de preparado el hielo de maquina se le apunta,
se pasa por la hilera y se le sujeta a la mordaza de la
bobina de estirar (fig. 21.2).
Cuando se trata de alambre grueso, de más de 12 de diámetro.
Se emplea una sola bobina y para el alambre fino se utiliza un
número grande de bobinas, pasando el alambre a través de
hileras sucesivas hasta alcanzar la reducción final en una
operación
Para el alambre fino se emplean reducciones
del 15 al 25% por pasada. Mientras para los
gruesos puede llegarse a reducciones del 20
al 50%.

El alambre de acero con más de 0.25% de


carbono se somete a un tratamiento térmico
especial llamado patentado.
21.4 .- VARIABLES DEL TREFILADO

La fuerza que se necesita para estirar el alambre en


la hilera es la necesaria para producir una
disminución uniforme de diámetro.

La fuerza requerida para


producir la deformación de
cizallamiento no uniforme
de las capas superficiales a
la entrada y salida de la
hilera. Y la que debe superar
a la fuerza de fricción entre
alambre hilera
La fuerza total
requerida para
el trefilado
depende de
factores

Angulo
de la
hilera
Fig. 21.3- Distorsión de
una rejilla,
inicialmente
cuadrada, a lo largo de
una barra estirada, en
función del ángulo de
la matriz. Reducción
total de
aproximadamente el
30%

Solo los elementos del centro de la barra


sufren alargamiento puro.
Como la fuerza de estirado es una función
complicada de: el ángulo de la hilera, la reducción,
el limite elástico y la fricción.

Existirá un ángulo optimo para que


sea mínima la fuerza de estirado
para una reducción determinada.

Dependerá de:
 De la reducción

 Lubricación

 Materiales implicados
Otro factor que debemos tener en cuenta es la
retrotracción.

Se puede producir una retrotracción muy alta


debido a las fuerzas de fricción de las bobinas de
estirar de las maquinas

La retrotracción aumenta la fuerza necesaria


para el estirado, pero reduce con las paredes de la
hilera, disminuyendo el desgaste.
21.5 .- TREFILADO SIN FRICCIÓN

 Se puede desarrollar una teoría simplificada del


estirado basándose en la hipótesis de que el flujo
del metal a través de la hilera puede asimilarse
el flujo radial centrípeto de un segmento de
esfera.

 La presencia de fricción y cizallamiento


(superfluo) se desprecia en este análisis, por lo
que se trata de un caso ideal.
El estado de tensiones es cilíndrico, y se puede aplicar el
criterio de energía de distorsión para la fluencia en la
forma: σr - σƟ = σo

La ecuación diferencial de equilibrio es


dσ 2σ0
+ =0 [21-1]
dr r
σr = C – σo ln r2 , [21-3]
σo = C – σo (1+ln r2) [21-4]

La constante de integración puede evaluarse por la


condición límite de que a la entrada de la hilera r= ro y
la tensión longitudinal, σr, se anula.
C = σo ln ro2
Las ecuaciones para las tensiones principales se
convierten en
r20
σr = σ0 ln 2 [21-5]
r
r20
σƟ = σ0 (ln 2 − 1) [21-6]
r

Estas ecuaciones se expresan más adecuadamente en


función del diámetro del alambre, ya que r0/r = D0/D ,

D20
σr = σ0 ln 2 [21-7]
D
D20
σƟ = σ0 (ln 2 − 1) [21-8]
D
Fig. 21-4.—Tensiones en el trefilado sin
fricción.
La reducción de área, q, producida por el paso a través
de la hilera, está dada por
D2f
q=1- [21-10]
D20

Resolviendo la Ec. [21-10] con respecto a D2f /D20 , resulta


D2f 1
= = 0,37 [21-11]
D20 e
en la que e = 2,718 es la base de los logaritmos
neperianos. Sustituyendo en [21-10], se obtiene la
reducción máxima de área
𝟏
qmax = 1- = 0.63 [21-12]
𝐞

 Así pues, suponiendo que el material es plástico


ideal, no se pueden obtener reducciones de área
superiores al 63%.
21.3 .- Defecto de las varillas y del alambre

Los defectos internos de la varilla y del alambre son las grietas,


debidas a pliegues o rechupes del material inicial laminado en
caliente, y un defecto especial consistente en la formación de
grietas en copa.

Las grietas en forma de copa consisten en la rotura del centro


del alambre cuando está sometido a tracción.

Los problemas relacionados con la formación de estas grietas


en copa son más frecuentes cuando se trabaja con hileras de
ángulo grande fricción elevada.
TREFILADO CON FRICCIÓN.
Hasta en la hilera mejor lubricada se produce fricción y por eso es
necesario tenerla en cuenta en el análisis de las fuerzas de trefilado.
La fuerza de fricción en cualquier punto de la hilera se supone
proporcional a la presión normal en ese punto (ley de Coulomb) y
actúa en sentido opuesto al movimiento relativo entre hilera y alambre.

La figura 21-5 muestra el esquema de


tensiones que actúan sobre un elemento
del alambre perpendicular al eje. El
equilibrio de fuerzas que actúan a lo
largo del eje se establece entre la tensión
longitudinal de tracción σx , la componente
longitudinal de la presión p ejercida
entre hilera y alambre, y la componente
longitudinal de la fuerza de fricción en la
intercara entre los últimos.
Para valores de∆ inferiores al 0.9, el trabajo superfluo no tiene
importancia y la ecuación de Sachs permite el cálculo bastante
exacto de la tracción de estirado. Se ha encontrado que cuando
los ángulos de la hilera son menores de 6°, aproximadamente, la
ecuación de Sachs da diferencias de. 18% con los resultados
experimentales y que para ángulos de hasta 20%, se mantiene el
acuerdo dentro del (+-) 10% si la reducción es mayor de un 25%
Whitooa ha desarrollado una corrección empírica para el trabajo
superfluo que permite predecir la tracción de estirado para
ángulos de 5° a 25° y reducción del 10% al 30%.
PROCEDIMIENTOS DE ESTIRADO DE
TUBOS
Los tubos, que se fabrican por métodos de trabajo en caliente,
como la extrusión o el punzonado y la laminación, suelen
acabarse por estirado en frio. Se acude a esta última operación
porque se consiguen tolerancias dimensionales más estrechas y
un mejor acabado superficial y, también, para conseguir mejores
propiedades mecánicas por endurecimiento por deformación,
para obtener tubos de paredes más delgadas que por los otros
métodos o para fabricar tubos de perfil irregular.
Los tubos se fabrican en un banco de estirar y con hileras
parecidas a las de trefilar. Sin embargo, para disminuir el
espesor de pared y controlar con exactitud el diámetro interno,
es necesario soportar al tubo mientras pasa por la hilera,
mediante un mandril.
Fig., 21.6 Métodos de estirados de tubos:
a) mandril cilíndrico fijo, b) mandril
móvil, c) empuje con un punzón

El mandril puede ser cilíndrico o troncocónica (Fig.21-6 a y b).


También se pueden estirar los tubos con mandril movil, bien
empleando una barra que se desplaza solidariamente con el
tubo a travez de la hilera (Fig.21-6.c) o empujando una copa
embutida a traves de la hilera, mediante un punzon (Fig.21-
6.d).
Estirado de tubos sin mandril.

En el análisis de las tensiones ha tenido en cuenta


que los coeficientes de fricción pueden ser distintos
en las intercaras hilera-tubo e hilera-mandril y que
ángulos de la hilera. 𝛼, y del mandril, 𝛽. no son
necesariamente iguales.
La sección transversal del tubo se relaciona con el radio
menor r y el espesor de pared, h, por
𝐴 ≅ 2𝜋𝑟ℎ. La ecuación para la tensión del estirado es:

𝐵 𝐵
"
1+𝐵 𝐴𝑓 𝐴𝑓
𝜎𝑥𝑓 = 𝜎𝑜 ∗ ∗ 1− + 𝜎𝑥𝑏
𝐵 𝐴𝑏 𝐴0

La experiencia ha confirmado la predicción De que, para


iguales reducción, ángulo de hile y condiciones de fricción,
la tensión de estirado de tubos sin mandril es
aproximadamente 10% más alta que la del trefilado.

Las variaciones del espesor de la pared. Depende del


grado de endurecimiento por deformación del metal, la
reducción por pasada y la relación del espesor de paredes
de diámetro externo del tubo. Para las reducciones de
diámetro de hasta el 40%, se obtiene una dependencia
lineal entre la relación del espesor de pared y la reducción
del diámetro externo.
Estirado de tubos con mandril fijo
La tensión axial de estirado 𝜎𝑥 es una
de las tensiones principales. Se
admite que la presión p que se ejerce
en las intercaras hilera-tubo e hilera-
mandril es la misma en cualquier
punto a lo largo del eje de la hilera.

. En el análisis de las tensiones ha


tenido en cuenta que los coeficientes
de fricción pueden ser distintos en las
intercaras hilera-tubo e hilera-mandril
y que ángulos de la hilera. 𝛼, y del
mandril, 𝛽. no son necesariamente
iguales.
Tensiones que actúan sobre un elemento
de tubo estirado con mandril fijo.
El equilibrio de fuerzas en la dirección longitudinal se
establece entre la tensión longitudinal, 𝜎𝑥 las componentes
longitudinales de la presión sobre la hilera y el mandril y las
componentes, también longitudinales, de la fricción entre
hilera y el tubo y tubo y tubo mandril de este equilibrio.

Y además:

𝑓1 : 𝑐𝑜𝑒𝑓𝑖𝑐𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑓𝑟𝑜𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜 𝑒𝑛𝑡𝑟𝑒 𝑙𝑎 ℎ𝑖𝑙𝑒𝑟𝑎 𝑦 𝑒𝑙 𝑡𝑢𝑏𝑜,

𝑓2 : 𝑐𝑜𝑒𝑓𝑖𝑐𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑓𝑟𝑜𝑡𝑎𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜 𝑒𝑛𝑡𝑟𝑒 𝑡𝑢𝑏𝑜 𝑦 𝑒𝑙 𝑚𝑎𝑛𝑑𝑟𝑖𝑙

𝛼: 𝑠𝑒𝑚𝑖𝑎𝑛𝑔𝑢𝑙𝑜 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑣𝑒𝑟𝑡𝑖𝑐𝑒 𝑑𝑒 𝑙𝑎 ℎ𝑖𝑙𝑒𝑟𝑎,

𝛽: 𝑠𝑒𝑚𝑖𝑎𝑛𝑔𝑢𝑙𝑜 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑣𝑒𝑟𝑡𝑖𝑐𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝑚𝑎𝑛𝑑𝑟𝑖𝑙.

La máxima tensión axial se produce a la salida de la hilera


en este lugar el metal ya no está en una condición de
deformación plana, porque tiene libertad para sufrir
deformaciones tangenciales.
ESTIRADO DE TUBOS CON MANDRIL
MOVIL
En el estirado de tubos con mandril móvil la fuerza de
estirado se trasmite al metal, por la tracción en la salida y
por la fricción existente en la intercara tubo-mandril.
Las fuerzas de fricción se oponen al movimiento relativo
entre el metal y las herramientas; es decir, las fuerzas de
fricción entre la hilera y tubo actúan en el sentido hacia la
entrada, lo mismo que en los casos del estirado de tubos
con mandril fijo y el trefilado.
El mandril móvil se desplaza con velocidad igual a la que lleva el
tubo a la salida de la hilera, por lo que dentro de esta última es
mayor la velocidad del material que la del metal del tubo.
El resultado es la existencia de un movimiento relativo entre el
metal contenido en la hilera y el mandril, que produce una fuerza
de fricción en la intercara tubo-hilera, y que está dirigida en el
sentido de la salida.

f1 − f2
B′ =
tan α − tan β
TENSIONES RESIDUALES EN VARILLAS,
ALAMBRES Y TUBOS

Cuando la reducción por pasada es inferior al 1% existirán


tensiones residuales longitudinales de compresión en la
superficie y de tracción en el eje. Las tensiones radiales son
de tracción en el eje y caen hasta anularse en la superficie.
Las tensiones tangenciales residuales siguen la misma
tendencia que las longitudinales.
Este tipo de distribución de tenciones es el característico de
las operaciones de conformación, en las que la deformación
está localizada en las capas superficiales.
Para reducciones más grandes que el 1%,son de
importancia industrial, el esquema de distribución de
tensiones se invierte completamente.
En la siguiente figura se
muestra el efecto del
ángulo de la hilera y de la
magnitud de la
deformación por pasada
sobre las tenciones
residuales longitudinales
del alambre de latón
estirado en frio.
Los tubos fabricados sin mandril, las tensiones residuales
longitudinales son de tracción en la superficie externa y de
compresión en la interna del tubo. Las tensiones residuales
tangenciales muestran igual distribución, y las radiales son
despreciables.

Las tensiones residuales en la superficie externa de tubos


estirados sin mandril, aumentan al incrementar la reducción y
en la misma proporción en que lo hace el limite elástico por la
deformación en frio.