Está en la página 1de 13

Los Inmigrantes

Por: Juan Cruz Gomez


Palacios y Gastón
Carabajal
Inmigrantes
• Bs.As fue la puerta de entrada entre 1869
y 1914 cuando duplicó su población. Entre
1881 y 1930 desembarcaron cuatro
millones de personas. En 1895 el 72 %
eran extranjeros, con un 43 % de italianos
y un 33 % de españoles. El criollaje vio
invadido su escenario. Esa gringada, que
se pensó iría a poblar el desierto, se
concentro en la urbe y cubrió todos los
puestos de trabajo. Hasta los policías eran
extranjeros.
La crisis de 1929 frenó ese empuje.
Desde 1938, se combatió la inmigración
clandestina, y solo se admitió la selectiva.
El flujo poblacional se reanudará, en
medida mucho más modesta, al fin de la
Migraciones al territorio actual de
la Argentina
• Las migraciones al territorio
actual de la Argentina
comenzaron varios milenios adC,
con la llegada de los pobladores de
origen asiático que poblaron
lentamente el
continente americano después de
haber cruzado el
estrecho de Bering, según la
teoría del poblamiento tardío
recientemente cuestionada. A la
llegada de los españoles, los
Migraciones precolombinas
• El poblamiento arcaico del territorio que
hoy conforma la Argentina fue realizado
por diversas corrientes, quizás una inicial
de paleo americanos descendientes de las
migraciones que ingresaron a América por
Siberia y luego por otras más recientes de
indo americanos. De acuerdo al estado
actual de las investigaciones en la
Patagonia se encuentran los
asentamientos humanos más antiguos del
territorio. Puntualmente, la primera
presencia humana se ha registrado en
Piedra Museo (provincia de Santa Cruz) y
Los Inmigrantes y sus orígenes con
anterioridad a la formación del estado-
nación
• La inmigración forzada de personas
africanas para ser usados como esclavos
durante la colonia española influyó
considerablemente en la formación de la
población del actual territorio argentino.
La mayoría de los africanos que se
introdujeron en dicho territorio procedían
de los territorios de la actual Angola,
Angola la
República Democrática del Congo,
Congo Guinea
y la República del Congo,
Congo pertenecientes
al grupo étnico que habla la familia de
lenguas bantú.
bantú En 1778 la población
africana y sus descendientes constituía el
grupo étnico mayoritario, alcanzando un
54% de la población de la
provincia de Santiago del Estero,
Estero el 46%
La gran ola de inmigración europea
(1850-1950)
• Argentina,
Argentina al igual que Australia,
Australia
Canadá o Estados Unidos,
Unidos está
considerado como un país de
inmigración 42 , cuya sociedad ha
sido influida en buena medida por un
fenómeno inmigratorio masivo, que
tuvo lugar a partir de mediados del
siglo 19. Al igual que en el caso de
los otros países mencionados, la
Argentina constituyó uno de los
principales países receptores de
la gran corriente emigratoria
Inmigración
Todos nosotros
somos, de alguna
manera,
descendientes de
inmigrantes que
un día decidieron
viajar hacia
nuestro país, y
empezaron a
formar las nuevas
familias
Gastón
Las viviendas
• Los inmigrantes o extranjeros vivían
en conventillos.
• Los conventillos eran casonas con
cuartos y una o dos cocinas y uno o
dos baños.
• En estos lugares cada uno vivía en
su cuarto y compartían baños y
cocinas aunque no era muy buena la
convivencia por el lenguaje y las
costumbres
• Los inmigrantes venían
generalmente del continente
europeo, venían por las
posibilidades de trabajo y de otras
opciones que argentina les
brindaba.
• Entre otros argentina y estados
unidos eran los países que mas
inmigrantes tuvo
• Inmigración
• de
• 1914
Causas de inmigración
• Las migraciones humanas, al menos las
voluntarias, si es que alguna se puede
concebir de esta manera, siempre han
venido motivadas por el instinto de mejora
en la calidad de vida de las personas.
Reparemos tan sólo, para justificar esta
afirmación, en las causas económicas
subyacentes a las no tan lejanas
migraciones europeas. Dos ejemplos tan
aparentemente disímiles como pueden ser
el caso de los colonos holandeses que entre
los siglos XVII y XVIII invadieron las tierras
de Sudáfrica, y el de los irlandeses e
italianos que en el siglo XIX llegaron a las
costas de Estados Unidos, bien pueden
servirnos para ilustrar esta tesis.
Los reveses de los derechos.
Personas pero no ciudadanos.
• Como anteriormente hemos señalado, la enorme
cantidad de normas jurídicas de que se ha dotado la
comunidad internacional para facilitar y proteger los
intereses de los inversores económicos colisiona en
no pocas ocasiones con los postulados de los
derechos humanos. Mejor, a la inversa: son éstos los
que, en un momento determinado, han aparecido
como contrapuestos a la regulación jurídica que,
desde siempre, ha acompañado a la intervención
económica con el fin de proteger el intercambio de
mercancías. Empero, no por ello ha de verse en estas
afirmaciones un intento de negación del contenido
de la Declaración Universal de 1948; menos aun de
los numerosos tratados internacionales suscritos con
respecto a los derechos en ella proclamados.
Pretendemos, únicamente, desde un enfoque
realista, poner de manifiesto el déficit de su puesta
en funcionamiento, así como la evidente falta de “las
necesarias garantías para su protección”[1].
Precisamente, porque en el actual descrédito de los
derechos humanos radica la consiguiente