Está en la página 1de 21

Coccidioides immitis

Es un hongo patógeno residente


en el suelo de ciertas partes del
suroeste de EE. UU., norte de
México, y otras pocas áreas del
Hemisferio Occidental.
Junto con la otra especie C.
posadasii, puede causar la
coccidioidomicosis (o Fiebre del valle
de san joaquin), puede diseminarse a
piel, huesos y meninges, el mayor
riesgo lo tienen los individuos
inmunodeprimidos. Fue declarado un
agente selecto tanto por el DHHS
(Dto. de Salud y Servicios Humanos,
EE.UU.) y el USDA (Dto. de
Agricultura, EE.UU.), y está
considerado un patógeno de nivel de
bioseguridad nivel 3.
Coccidioidomicosis
(Fiebre de San Joaquín, fiebre del valle)
Es una enfermedad pulmonar
o diseminada por vía
hematógena causada por los
hongos Coccidioides immitis y
C. posadasii; en general, se
manifiesta como una infección
asintomática benigna o una
infección respiratoria
autolimitada. A veces el
microorganismo se extiende y
causa lesiones localizadas en
otros tejidos.
Fisiopatología
La coccidioidomicosis se
adquiere a través de la
inhalación de polvo cargado con
esporas. Por lo tanto, ciertas
ocupaciones (p. ej., la
agricultura, la construcción) y
las actividades recreativas al
aire libre aumentan el riesgo.
La enfermedad pulmonar se
caracteriza por una reacción
granulomatosa aguda,
subaguda o crónica con grados
variables de fibrosis. Luego,
pueden cavitarse o formarse
lesiones numulares.
Una vez inhaladas, las
esporas de C. immitis
se convierten en
grandes esférulas que
invaden los tejidos. A
medida que se
agrandan y se rompen,
cada una libera miles
de pequeños
endosporas, que
pueden formar nuevas
esférulas.
Factores de riesgo para la coccidioidomicosis

La coccidioidomicosis progresiva es infrecuente


en personas sanas y tiene más probabilidades
de suceder en los siguientes contextos:

 Infección por HIV

 Administración de inmunosupresores

 Edad avanzada
Signos y síntomas

 Coccidioiomicosis primaria
La mayoría de los pacientes con
coccidioidomicosis primaria son
asintomáticos, pero pueden aparecer
síntomas respiratorios inespecíficos similares
a los de la gripe, la bronquitis aguda o, con
menor frecuencia, una neumonía aguda o un
derrame pleural.
 Coccidioidomicosis progresiva
Varias semanas, meses o a veces años después de la
infección primaria, aparecen síntomas inespecíficos,
como fiebre no muy alta, anorexia, pérdida de peso
y debilidad.

Afectación pulmonar extensa es infrecuente en


personas sanas y se produce principalmente en los
que están inmunocomprometidos. Puede causar
cianosis progresiva, disnea y esputo mucopurulento
o sanguinolento.
Diagnóstico

 Cultivos (convencional o para hongos)

 Examen microscópico de las muestras en busca de


esférulas de C. immitis

 Pruebas serológicas

 La eosinofilia puede ser una clave importante para la


identificación de la coccidioidomicosis.
Tratamiento

En presencia de
enfermedad leve o
moderada, fluconazol
o itraconazol.
Para la enfermedad
grave, anfotericina B
 El tratamiento de la coccidioidomicosis
primaria es controvertido en los pacientes con
riesgo bajo. Algunos especialistas administran
fluconazol porque su toxicidad es baja y
porque, incluso en pacientes de bajo riesgo,
existe una baja probabilidad de diseminación
hematógena, en especial al hueso o al
encéfalo. Asimismo, los síntomas se resuelven
más rápidamente en los pacientes tratados
que en los que no reciben antimicóticos.