Está en la página 1de 5

LA SEXUALIDAD EN LA EDAD

MEDIA
Pensamiento
• El termino “sexualidad” era una palabra que no se utilizaba
en esa época, a una relación sexual se le llamaba coito.
• Las legislaciones y disposiciones laicas y eclesiásticas
pusieron especial énfasis en prohibir y condenar cualquier
tipo de manifestaciones de la sexualidad que se alejara de
lo estrictamente permitido: el sexo como medio
reproductor dentro de la unión legal. El matrimonio
formalizado era un recurso para controlar la legitimidad en
la paternidad de los hijos, forzando, además, a la unión
exclusivamente heterosexual, puesto que cualquier otra
opción, como la homosexualidad, era duramente penada.
• El adulterio era una de las peores faltas que podía
cometerse.
• No sólo estableció qué tipo de manifestación
sexual era la única legítima, sino que además la
iglesia intentó controlar la vida íntima de las
parejas desde siglos muy tempranos. Así, trató de
imponer una continencia ajustada a su propio
parecer, permitiendo las relaciones sexuales sólo
determinados días a la semana y prohibiéndolas
completamente en determinados períodos del
año, como la Cuaresma, Pentecostés o Navidad.
• Los que desobedecían se decía que tenían hijos
deformes, monstruosos, etc. Pero esto era
solamente una teoría.
• Gozar y pecar eran palabras sinónimas
• San jerónimo proclamaban que las relaciones carnales
eran “sucias” incluso dentro de los vínculos del sagrado
matrimonio decía “nada mas inmundo que amar a tu
esposa como s fuera tu amante”.
• El acto sexual con fines de procrear era de tolerancia
pero aquel que daba el sexo porque esta enamorado o
porque buscaba placer físico era condenado.
• El clérigo Johannes Teutonicus fue el primero en
anunciar que solo había una postura en el coito o que
hoy llamamos postura del misionero y que si
intentaban otra postura era pecado mortal, se les daba
un castigo si desobedecían.
• CURIOSIDADES DE LA EPOCA:

• En el Medioevo se consideró al miembro sexual masculino como una extensión nerviosa de


la espina dorsal, de ahí el nombre cauda nervorum.

• Según la Iglesia Católica, no podía haber cópula carnal mientras la mujer estuviera
indispuesta, o “durante la penitencia en sábados, miércoles, viernes o festivos”.

• El aborto era penado con la hoguera.

• Los legisladores españoles del Medioevo podían anular un matrimonio si el marido


demostraba que su esposa era frígida, pero si ella contraía felices nupcias con un segundo
marido, y él se declaraba complacido sexualmente, la unión se disolvía y se la casaba con el
primer esposo de nuevo. Siempre y cuando no hubiera sido el tamaño del miembro sexual
masculino, por exceso o defecto, la causa de la insatisfacción femenina.

• En el siglo XIV, Modeville (Cirujano Real) observó que “el clítoris venía a ser un filtro que
seleccionaba los olores y los soplos que ascienden por sus conductos”, dijo esto al observar
las semejanzas entre el capuchón del clítoris y la campanilla en la laringe.

• Bernardo de Gordonio cita en su obra “Lilium medicinae” que las mujeres privadas de
satisfacción sexual reiterada sufren “escotoma, vértigo, dolor de cabeza, siente humo dañino
que sube a las partes de arriba, tiene las manos apretadas sobre el vientre y las piernas
encogidas.”

• Como cura para los pensamientos libidinosos eran comunes las sangrías en los muslos para
los varones y las fumigaciones en la región genital para las mujeres