Está en la página 1de 55

TEMA 16.

ANTROPOMETRÍA Y BIOMECÁNICA DE LOS


ELEMENTOS.

Prof. Manuel Catena Toledano


ADITAMENTOS O ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DE LA ORTESIS PLANTAR

► Aditamentos de control articular.


DURO

► Aditamentos de descarga y amortiguación.


BLANDO
► Aditamentos de apoyo estructural (o apoyo de estructuras).
DURO, MEDIO y BLANDO
► Aditamentos de compensación de dismetrías.
DURO

La función de estos elementos estará estrechamente


relacionada con el material técnico escogido para su elaboración.
Elementos terapéuticos de una ortesis plantar

Compensación de
Control Articular Descarga Apoyo Estructural
dismetrías
Cuña supinadora corta Arco Longitudinal
Pieza Retrocapital Alzas
retropié Interno
Cuña pronadora corta Arco Longitudinal
Barra Retrocapital Taloneras
de retropié Externo
Cuña pronadora larga de
Apoyo Subcapital Extensión de Morton
retropié
Arco-Cuña antipronación Talonera Alargo Subcapital
Cazoletas Almohadillado
Aletas
Cuña pronadora de
antepié
Posteo de retropié
Posteo de antepié
Gait plate in toe
Gait plate out toe
Aditamentos de control articular

El control articular se basa en la contención o estabilización de las


estructuras implicadas en la alteración morfológica y/o funcional del pie.

Para controlar una deformidad puede optarse por los siguientes criterios:

1. Oponernos a la deformidad, situando la articulación en una posición neutra. En


pacientes flexibles.
2. Contener la deformidad evitando el exceso de movilidad en un sentido.
3. Fijar la deformidad, acercando el suelo al pie, para restringir los grados de
movimiento compensatorio anormal.
¿Cómo actúan los elementos de control articular?

• Todos los elementos situados por dentro del eje medio


del pie imprimirán a la ortesis un carácter supinador.

• Todos los elementos situados por fuera del eje medio


del pie imprimirán a la ortesis un carácter pronador.

• Todos los elementos situados por detrás de la línea de


Lisfranc imprimirán a la ortesis un carácter equinizante o
plantar flexor.

• Todos los elementos situados por delante de la línea


de Lisfranc imprimirán a la ortesis un carácter dorsiflexor.
Cuña supinadora de retropié

Antropometría

• Comienza a nivel posterior-plantar de la articulación astragaloescafoidea, y cubre las tres


cuartas partes internas del talón.
• La altura máxima está a nivel posteromedial decreciendo a cero hasta el tercio lateral.
Materiales: En la confección de este tipo de piezas deben emplearse materiales poco
deformables para conseguir un efecto constante. Generalmente se emplea el etil vinil
acetato (EVA) de alta densidad.

Altura: La altura máxima se encuentra a nivel posteromedial. La compensación suele


realizarse a razón de 1 mm de altura por grado de valgo patológico. La manera más objetiva
de valorar la altura requerida por una pieza es el empleo de patrones con el paciente hasta
conseguir una posición funcional.

Función: Supina la articulación subastragalina varizando el talón. Variza la articulación de la


rodilla. Desplaza lateralmente el eje de carga. Fundamentalmente se emplea en talones
desviados en valgo, pies pronados y como tratamiento complementario del genu valgum.

Este reposicionamiento supone la


creación de un plano inclinado que debe
neutralizarse a nivel de antepié y mediopié
en algunos casos y a nivel de mediopié en
otros. Por lo general, si se trabaja con una
plantilla por elementos la compensación
debe realizarse con una pieza pronadora de
antepié. En plantillas termoconformadas
puede neutralizarse con una aleta de
contención lateral.
El empleo de estas piezas exige tomar precauciones al calcular su altura máxima
por las repercusiones que puede tener en rodilla. Las correcciones deben realizarse de
manera progresiva. Una hipercorrección puede originar los siguientes problemas:

• Compresión excesiva de las superficies óseas, que puede producir una necrosis
avascular.
• Compresión de partes blandas y paquete vasculonervioso.
• Pinzamiento meniscal.

Aunque estos cuadros se presentan muy excepcionalmente, han de valorarse a


priori extremando las precauciones en pacientes con antecedentes de dichas alteraciones,
o con aquellos que refieran sintomatología compatible con alguno de ellos.
Cuña pronadora corta de retropié

Antropometría

• Comienza a nivel posterior-plantar de la articulación calcáneo-cuboidea, y cubre las tres


cuartas partes externas del talón.
• La altura máxima está a nivel posterolateral decreciendo a cero hasta el tercio medial.
Materiales: En la confección de este tipo de piezas
deben emplearse materiales poco deformables para
conseguir un efecto constante. Generalmente se emplea
el etil vinil acetato (EVA) de alta densidad.

Altura: La altura máxima se encuentra a nivel


posterolateral. La compensación suele realizarse a razón
de 1 mm de altura por grado de varo patológico. La
manera más objetiva de valorar la altura requerida por
una pieza es el empleo de patrones con el paciente hasta
conseguir una posición funcional.

Función: Prona la articulación subastragalina


valguizando el talón. Valguiza la articulación de la rodilla.
Desplaza medialmente el eje de carga.
Fundamentalmente se emplea en talones desviados en
varo, pies supinados, cavos y como tratamiento
complementario del genu varum.
Cuña pronadora larga de retropié

Antropometría

• Comienza a nivel retrocapital del 5º metatarsiano, y cubre las tres cuartas partes externas
del talón.
• La altura máxima está a nivel posterolateral decreciendo a cero hasta el tercio medial.
Materiales: En la confección de este tipo de piezas deben
emplearse materiales poco deformables para conseguir un
efecto constante. Generalmente se emplea el etil vinil
acetato (EVA) de alta densidad.

Altura: La altura máxima se encuentra a nivel posterolateral.


La compensación suele realizarse a razón de 1 mm de altura
por grado de varo patológico. La manera más objetiva de
valorar la altura requerida por una pieza es el empleo de
patrones con el paciente hasta conseguir una posición
funcional.

Función: Prona la articulación subastragalina valguizando el


talón. Valguiza la articulación de la rodilla. Desplaza
medialmente el eje de carga. Fundamentalmente se emplea
en talones desviados en varo, pies supinados, cavos y como
tratamiento complementario del genu varum. Tiene mayor
capacidad de contención lateral y es importante no
exagerar la altura porque sobrecargará el primer
metatarsiano al pronar el antepié.

Es la unión del ALE y la CPCR.


Arco-cuña antipronación

Antropometría

• Recoge el borde medial de la articulación subastragalina de igual manera que


una cuña supinadora corta, cubriendo el tubérculo del escafoides, decreciendo a
cero hasta el tercio lateral del talón.

• Llega hasta el tercio proximal del primer metatarsiano.


Materiales: En la confección de este tipo de piezas
deben emplearse materiales poco deformables para
conseguir un efecto constante. Generalmente se
emplea el etil vinil acetato (EVA) de alta densidad y
caucho.

Altura: En la región talar permite las mismas alturas


que otras cuñas, pero su altura máxima debe
concentrarse a nivel del sustentáculo astragalino.

Función: Evita la pronación de la articulación


subastragalina y contiene al escafoides. Tiene un efecto
varizante de rodilla. Produce un desplazamiento lateral
del eje de carga de la extremidad.
Cazoletas

Antropometría

• Recoge la zona plantar, lateral y medial del talón, pudiendo dejar libre escafoides y
cuboides en unos casos, y abrazarlos en otros. Pueden ser BAJAS y ALTAS.

• Las cazoletas BAJAS son las más versátiles, y menos comprometidas. En la actualidad son
un constituyente prácticamente constante en las ortesis plantares. Simplemente recogen
los primeros milímetros de partes blandas del talón.

• Las cazoletas ALTAS son medios de contención más agresivos, puesto que restan mayor
libertad de movimiento a la articulación tibiotarsiana. Presentan menor tolerancia por su
mayor volumen. En desviaciones y alteraciones graves son imprescindibles para
conseguir un control efectivo de la articulación subastragalina.
Materiales: Cualquier ortesis realizada con polímeros termoplásticos permite la
conformación de una cazoleta.

Altura: Las cazoletas BAJAS oscilan entre los 2 y 4 mm aproximadamente,


mientras que las ALTAS deben quedar prácticamente a nivel submaleolar.

Función: Estabilización-contención de la articulación subastragalina,


estabilización moderada de la articulación tibiotarsiana. Repercusión sobre la estabilidad
de la rodilla. Algunos autores recomiendan su uso en el tratamiento de talalgias
plantares, apoyando sus recomendaciones en el efecto de contención y soporte de partes
blandas y calcáneo.
Laterales
Aletas
Mediales
Laterales
• Son los aditamentos situados en la zona lateral del soporte plantar y evitan los
desplazamientos laterales del pie. Se sitúan lateralmente al arco externo. Su
extensión puede ir desde la zona calcaneocuboidea hasta la apófisis estiloides
del quinto metatarsiano o bien extenderse por toda la diáfisis del mismo.
Materiales: Por su carácter de contención y su morfología debe realizarse
con materiales de estabilización, por lo que los más indicados serán las resinas
de densidad media-alta, fibra de carbono, el polipropileno. Admiten el acolchado
con materiales de forro de bajo espesor.

Altura: Nunca debe superar 1 cm a nivel submaleolar.


La altura máxima está en la zona calcaneocuboidea y va decreciendo por todo el
borde externo hasta morir a cero.

Función: Controla el estrés en varo conteniendo las fuerzas laterales,


evitando por lo tanto el desplazamiento de partes blandas y estructuras
musculoesqueléticas hacia externo.
Laterales
Aletas
Mediales

Mediales
Su morfología es similar a la aleta lateral, abarca calcáneo, astrágalo y
escafoides.
Materiales: Por su carácter de contención-equilibrado requiere materiales
de elevada rigidez o densidad.

Altura: Se encuentra a nivel del calcáneo, el cual abarca, cubre el


astrágalo y escafoides.

Función: Tiene un efecto de freno de pronación del pie.


Cuña Pronadora de Antepié

Morfología

Comienza en la apófisis estiloides del quinto


metatarsiano por el borde externo, cubriendo los tres
últimos radios, distalmente abarca tercer, cuarto y
quinto dedos.
Materiales. Por su carácter de contención-equilibrado
requiere materiales de elevada rigidez o densidad tales
como caucho-corcho, EVA de alta densidad, corcho,
etc.

Altura. Se encuentra a nivel de la cabeza del quinto


metatarsiano para ir decreciendo hacia medial y distal
hasta morir a cero.

Función. Tiene un efecto de pronación de antepié.


Este efecto se utiliza con distintos fines terapéuticos,
siendo los fundamentales: el pie supinado, pie varo, o
para compensar el plano inclinado que puede originar
una gran corrección del pie plano-valgo. En el
tratamiento de este tipo de pie mediante plantillas por
elementos es de uso obligatorio, mientras que en las
plantillas moldeadas dependerá del grado de
corrección necesario.
Posteo de retropié

La técnica de posteado es similar a la de las cuñas de retropié pero con matices


biomecánicos diferentes. El término post hace alusión a la adición de material que
aproxime el suelo al retropié para conseguir la neutralidad biomecánica (neutral position).
Estos añadidos consiguen evertir/invertir la articulación subastragalina hasta el punto en el
que la bisectriz del calcáneo se sitúa perpendicular al suelo.
Morfología. Esta técnica de estabilización tiene dos variantes:
• Post intrínseco. Estabilización realizada directamente en el molde positivo que
imprime la pieza en la ortesis conformada sobre el mismo.
• Post extrínseco. Estabilización realizada mediante adición de material en la propia
ortesis, similar a una cuña o a una talonera dependiendo de los casos. Siempre se
adhiere a la superficie plantar de la ortesis.

Materiales. Espumas de EVA de alta densidad y conglomerados caucho-EVA,


EVA-corcho, etc.

Función. Compensación de posiciones anómalas de antepié y retropié con


origen en el segmento subtalar.

Indicaciones. Retropié varo, retropié valgo.


Posteo de antepié

Los post de antepié persiguen el mismo objetivo que los de retropié, pero
se realizan en el segmento anterior al entender que la posición anómala,
generadora de movimientos compensadores patológicos, se localiza en el antepié.

Morfología. Barra anterior acuñada lateral o medialmente para rellenar el


espacio que separa el suelo del antepié. Se eleva medial o proximalmente tantos
grados como se requiera para neutralizar el retropié. Esta elevación se limita por la
capacidad del calzado.
Materiales. Espumas de EVA de alta densidad y conglomerados caucho-EVA, EVA-
corcho, etc.

Función. Compensación de posiciones anómalas de antepié y retropié con origen en


el segmento metatarsiano.

Indicaciones. Antepié varo, antepié valgo, plantar flexión de primer y quinto


metatarsianos.
Gait plate in toe/Placa aductora

Este aditamento modifica el ángulo de marcha alterando el mecanismo de


propulsión del pie.

Morfología. Abarca toda la superficie plantar con un corte retrocapital a la quinta,


cuarta y tercera cabezas metatarsianas, y subcapital parcial al segundo y total del
primer metatarsiano. Llega hasta la zona distal de la primera cabeza metatarsal.
Materiales. Este elemento constitutivo por sí mismo de una ortesis plantar completa
requiere el empleo de materiales de alto control funcional, como la fibra de carbono,
polipropileno, ortholen y subortholen, etc.

Función. Control de la abducción.

Con este aditamento se fijan el primer, segundo y tercer metatarsianos. Limitando el


movimiento de las articulaciones metatarsofalángicas mediales el pie queda forzado
a lateralizarse en la fase propulsiva, mecanismo que conducirá a la aducción y
supinación del antepié. Este tipo de ortesis ejerce un control posicional desde la
articulación subastragalina hasta la articulación de Lisfranc que cierra el ángulo de
marcha abierto patológicamente.
Gait plate out toe/Placa abductora

El efecto conseguido por este aditamento se basa en el principio contrario al


armazón descrito en el apartado anterior.

Morfología
Abarca toda la superficie plantar retrocapital al primer metatarsiano y se
extiende lateralmente hasta la zona subcapital del quinto metatarsiano.
Materiales. Materiales de alto control funcional tales como la fibra de carbono,
polipropileno, Ortholen y Subortholen, etc.

Función. Control de la aducción.


En síntesis, este tipo de ortesis aumenta el ángulo de marcha cerrado
patológicamente. Mediante la extensión lateral se interfiere en el despegue
forzando el antepié a la abducción.
Elementos de descarga o redistribución de presiones

Este tipo de aditamentos tienen como objetivo fundamental disminuir la


presión excesiva que recae sobre las distintas estructuras del pie.

Este objetivo puede conseguirse con un carácter simplemente paliativo o


también con un carácter funcional. De esto dependerá en gran manera el tipo de
pieza a elegir, así como las propiedades mecánicas de los materiales de elección.
Pieza retrocapital

Morfología. Son más selectivas que una barra, y van a descargar sólo los
segmentos afectados. Todas ellas se pueden diseñar despreciando las bases
metatarsianas o cubriéndolas, y terminan retrocapital o retrosesamoideamente.
Existen tres piezas fundamentales.
?
Materiales. Deben ser de densidad media-baja y alta absorción de impacto. Más
baja en pies de riesgo (diabético, neuropático, vascular).
Altura. Los límites de altura son datos orientativos, puesto que con cada paciente
buscaremos la altura más adecuada en el período de adaptación.
o Pieza de descarga del primer metatarsiano. No es conveniente superar los 7 mm
de altura máxima. La altura mínima reconocida como efectiva se cifra en 3 mm.
o Pieza de descarga de los metatarsianos centrales. No es conveniente superar el
cm. Altura mínima es de 3 mm.

o Pieza de descarga del quinto metatarsiano. Es el que menor altura tolera y no se


deben superar los 5 mm, y la mínima es de 3 mm.
Función. Según los distintos metatarsianos:
o Pieza de descarga del primer metatarsiano. Descarga la primera cabeza metatarsiana y de
los sesamoideos.
o Pieza de descarga de los metatarsianos centrales. Descarga las tres cabezas pudiendo ser
más selectiva en aquella que más elevación lleve, alivia las sobrecargas, en deformidades
digitales reductibles proporciona mejor apoyo digital. Desde el punto de vista
neurofisiológico atenúa la reactividad a la prensión plantar, pero en estos casos se aconseja
el uso de la barra completa por su mayor efectividad.

o Pieza de descarga del quinto metatarsiano. Descarga esta cabeza, mejora la propulsión en
el primer radio.
Barra metatarsal

Morfología. Abarca las diáfisis de los cinco metatarsianos. Para su


diseño a nivel distal se sitúa retrocapitalmente (retrosesamoidea en el primer
metatarsiano). En su diseño se evitaran las aristas consiguiendo formas
redondeadas para evitar traumatizar los tejidos.
Materiales. Deben ser de densidad media-baja y alta absorción de impacto. Más
baja en pies de riesgo (diabético, neuropático, vascular).

Altura. Su altura máxima es retrocapital, y no debe exceder nunca 1 cm.


Generalmente, la mayor efectividad está entre 5 y 6 mm. En función de cuáles
sean los metatarsianos más sobrecargados se decidirá dónde situar las máximas
alturas.
Esta pieza debe morir a cero en los laterales y a nivel proximal.
Función:
1. Descarga de todos los metatarsianos,
y resulta más efectiva en aquellos en
los que se localice la máxima altura.
2. En deformidades digitales reductibles
mejora la función defectuosa
recuperando el apoyo de los mismos.
3. Alivia las molestias ocasionadas por la
pérdida de tejido subcutáneo.
4. No se debe utilizar en fascitis
plantares ni cuando el zapato no tenga
suficiente espacio.
Apoyo Subcapital

Morfología. Son piezas que albergan una o varias cabezas metatarsianas.


El apoyo subcapital puede ser duro, ubicado bajo las cabezas metatarsales sanas
para descargar así la cabeza lesionada; o blando, ubicado bajo las cabezas
metatarsales lesionadas para aliviar el apoyo de éstas con un efecto de
almohadillado.
Materiales. El apoyo subcapital blando siempre se elabora con materiales de baja
densidad y con alta capacidad de amortiguación.

Altura. Entre 2 y 3 mm.

Función. Mediante el cambio de densidad de materiales y las características


mecánicas de los mismos, se consigue un gran efecto amortiguador en el pie de
riesgo para evitar ulceraciones o, si éstas existen, ayudar a su resolución. También
son altamente efectivas como sustitutivas del tejido subcutáneo en pacientes con
atrofia grave del mismo (ancianos, parálisis, quemaduras, etc.).
Materiales. El apoyo subcapital duro siempre se elabora con materiales de
densidad media, normalmente E.V.A de 35 Sh.A, o E.V.A-corcho. No se deben
emplear densidades altas pues pueden traumatizar las cabezas metatarsales.

Altura. Entre 2 y 3 mm.

Función. Apoyo de los metatarsianos contiguos al metatarsiano lesionado,


liberándolo así de carga funcional.
Taloneras
Morfología.

Comienza en la región posterior


del talón abrazándolo, y muere a nivel de la
articulación escafocuneana (corta) y a nivel
de Lisfranc (larga). Puede ser una pieza
compacta o bien estar fenestrada. Las
fenestraciones más frecuentes se
encuentran a nivel plantar-medial (situada
justo a nivel de la calcificación denominada
espolón calcáneo). El objetivo de estas
fenestraciones es realizar una descarga
selectiva de esas zonas, pero siempre debe
rellenarse con materiales de menor
densidad para evitar el efecto ventana, ya
que se produce una succión de las partes
blandas.
Materiales. Las taloneras pueden ser de corcho, E.V.A, látex, silicona, porón,
Sorbothane, espuma flexible de poliuretano (PPT), etc. En las fenestradas es
más frecuente la silicona y el látex con rellenos de los mismos materiales pero
menor densidad.

Altura. Su altura máxima se extiende desde su comienzo en el borde posterior


del talón hasta el sustentáculo astragalino, empezando a decrecer en ese nivel.
Con un calzado convencional nunca deben superar 1 cm de altura máxima,
algunas botas pueden albergar hasta 1,5 cm. Alturas mayores requieren calzados
especiales, modificaciones externas en el calzado, o rebajes en el tacón del
calzado contrario.
Función de la talonera dura:
Esta pieza aligera la carga del talón llevándola hacia el antepié. Relaja la
tensión de la fascia plantar al proporcionar una superficie de contacto uniforme y
disminuir la tracción sobre el tendón de Aquiles, con lo que a la vez disminuye la
tensión del tríceps sural. Por todos estos efectos se aconseja en el tratamiento de
la fascitis plantar, tendinitis aquíleas, enfermedad de Sever y solicitación excesiva
del tríceps.
Función de la talonera blanda:
Esta pieza aumenta la capacidad de amortiguación del talón reduciendo
así el impacto de las fuerzas de reacción del suelo en el pie y en el resto del
aparato locomotor. Se emplea en el tratamiento de las talalgias.
Almohadillado

Son piezas blandas que almohadillan protrusiones o estructuras dolorosas


en las que el tratamiento funcional es imposible.
Elementos de apoyo estructural
Arco longitudinal interno

Morfología. Abarca los límites anatómicos que


conforman la bóveda medial del pie.

Origen: Tuberosidad plantar medial del calcáneo.

Final: Zona medial del tercio medio de la diáfisis del primer


metatarsiano. Existe también la posibilidad de extenderlo a
nivel retrosesamoideo para imprimirle un mayor efecto de
descarga del primer radio.

Máxima anchura: Abarca dos tercios de la impresión plantar


(incluido perímetro).

Es un componente fundamental en toda ortesis plantar, y en


muy pocos casos se justifica su ausencia en una plantilla.
Materiales. Esta pieza acepta gran cantidad de materiales
en función del tipo de ortesis que trabajemos y su finalidad
terapéutica. Puede ser de materiales plásticos de cualquier
dureza, elastómeros, viscoelásticos, fibras reforzadas, etc.

Altura. Es muy variable en función del objetivo terapéutico.


Oscila entre rectificaciones por debajo del fisiológico hasta
correcciones por encima del que presente el paciente.

Función. Su misión es proporcionar soporte a la bóveda


plantar, recogiendo a las principales estructuras óseas
mediales que la componen (calcáneo, astrágalo,
escafoides, primera cuña y porción proximal y/o media-
distal del primer metatarsiano). En función del trastorno del
paciente se emplea con fines de contención, descarga y/o
corrección.
Arco longitudinal externo

Morfología. Elemento situado en la zona lateral del


soporte plantar que actúa sobre las articulaciones del tarso
medio.

Distalmente comienza entre el tercio distal y medio de la


diáfisis del quinto metatarsiano y termina a nivel del
tubérculo peroneo del calcáneo. Su anchura y altura
máxima se encuentran a nivel de la apófisis estiloides del
quinto metatarsiano, abarcando en anchura
aproximadamente el tercio lateral del pie.

El uso de esta pieza es imprescindible, en plantillas por


elementos, siempre que se aplique un arco interno, para
compensar el plano inclinado.
Extensión de Morton / Alargo subcapital de primer radio

Morfología.

Esta pieza comienza al final del arco longitudinal interno y se


alarga hasta la zona subcapital del primer metatarsiano.
Puede prolongarse hasta la falange proximal del hallux, e
incluso hasta el final del primer dedo ferulizándolo por
completo.
Materiales. EVA, corcho, resina, polipropileno, fibra de
carbono. En caso de emplear los dos últimos materiales
será necesario en algunos casos rebajarlos mediante
pulido para aumentar su flexibilidad.

Función. Incrementar el brazo de potencia en la fase de


despegue alargando funcionalmente el radio (consiguiendo
un fulcro más estable).

Indicado en:
• Insuficiencia/hipermovilidad del primer radio,
• Acortamiento del radio,
• Hallux limitus/rigidus. ¿?
Compensación de dismetrías
Alza

Morfología. Abarcan toda la superficie plantar.

Materiales. Se realizan en materiales de dureza alta y bajo peso tipo corcho,


aglomerado de EVA-corcho,poliuretano, etc.

Altura. La altura máxima para calzado convencional no debe superar 1 cm.

Función. Es la opción ideal para compensar una dismetría puesto que eleva todo el
pie (menos el antepié que el retropié).
Talonera

Con un calzado convencional nunca deben superar 1 cm de altura


máxima, algunas botas pueden albergar hasta 1,5 cm.

Alturas mayores requieren:


• Calzados especiales,
• Modificaciones externas en el calzado, o
• Rebajes en el tacón del calzado contrario.

Su altura máxima llega hasta el sustentáculum tali, empezando a decrecer en ese


nivel.
BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA
► Anthony RJ. The manufacture and use of the functional foot orthosis. New York: Karger, 1991.
► Baehler AR. Técnica ortopédica: indicaciones. Barcelona: Masson, 1999.
► Baumgartner R. Tratamiento ortésico-protésico del pie. Barcelona: Masson, 1997.
► Cohí O, Ximeno L. Actualizaciones en técnica ortopédica. Barcelona: Masson, 2001.
► Grifka JK. Shoes and insoles for patients with rheumatoid foot disease. Clin Orthop 1997; 340: 18-25.
► Lavigne A, Noviel D. Estudio clínico del pie y terapéutica por ortesis. Barcelona: Masson, 1993.
► Lavigne A, Noviel D. Trastornos estáticos del pie del adulto. Barcelona: Masson, 1994.
► Leliévre J. Patología del pie: fisiología-clínica: tratamientos médico, ortopédico y quirúrgico. Barcelona:
Toray-Masson, 1993.
► Lockar MA. Foot orthoses. Phys Ther 1998; 68: 1866-73.
► McCrea JD. Pediatric Orthopaedics of the lower extremity-An instructional handboock. New York: Futura
Publishing Company, 1985.
► Michaud TC. Foot orthoses and other forms of conservative foot care. Baltimore: Williams and Wilkins,
1993.
► Philp JW. The functional foot orthosis. Edinburgh: Churchill Livingstone, 1998.
► Roberts ME, Gordon CE. Orthopedic footwear. Custom-made and commercially manufactured footwear.
Foot Ankle Clin 2001;6: 243-7.
► Tax HR. Podopaediatrics. Baltimore: Williams and Wilkins, 1985.
► Valmassy RL. Clinical biomechanics of the lower extremities. St Louis: Mosby, 1996.
► Viladot R, Cohí O. Ortesis y prótesis del aparato locomotor. Tomo I. Barcelona: Masson, 1994.
► Villalva Stroheckr E, Gasco Arribas T, Satre Martín S. Soporte plantar: nuevo método de confección. Rev
Esp Podol 2001; 12:353-5.