Está en la página 1de 5

PATRIMONIO INDUSTRIAL EN EL PERÚ DEL SIGLO XX

EL PATRIMONIO INDUSTRIAL SE FORMA DE LOS RESTOS (MATERIALES E INMATERIALES) QUE POSEEN


VALOR HISTÓRICO, TECNOLÓGICO, ARQUITECTÓNICO, SOCIAL O CIENTÍFICO. ESTOS RESTOS EXISTEN
EN FORMA DE TERRITORIO, EDIFICIOS, MAQUINARIA, ARCHIVOS, Y TESTIMONIOS ORALES TRANSMITIDOS
POR TRABAJADORES EN VIDA.
PATRIMONIO INDUSTRIAL EN EL PERÚ DEL SIGLO XX
ESCENAS ENCONTRADAS
PRIMERA ESCENA

El complejo industrial del Frigorífico Nacional del


puerto del Callao construido en 1928 durante el
gobierno del presidente Leguía, fue en su
momento
una de las instalaciones más modernas
de América Latina.

Poco después, al construirse


el denominado “Barrio Obrero Modelo del
Frigorífico Nacional”.
PATRIMONIO INDUSTRIAL EN EL PERÚ DEL SIGLO XX
ESCENAS ENCONTRADAS
SEGUNDA ESCENA

La Antigua planta metalúrgica de Völklinger


ubicada en la región de Saarland, cerca de
Saarbrücken, Alemania, constituida en diversas
fases a partir de 1873 y cerrada definitivamente
en 1986,

cultural de la humanidad. Esta declaración se


produjo en virtud de que esta planta es uno de los
primeros testimonios de la revolución industrial
del siglo xix.
PATRIMONIO INDUSTRIAL EN EL PERÚ DEL SIGLO XX
ESCENAS ENCONTRADAS
TERCERA ESCENA

descubrimiento” de un posible edificio de Gustave Eiffel


“llegado” del Perú a inicios del 2004 como un simple
cargamento de 30 toneladas de piezas vendidas como
chatarra.

si no fuera porque el coleccionista Aldo Romano adquiriera


en Lima bajo la forma de chatarra las columnas
de estilo liberty realizadas en hierro fundido más
los tirantes, vigas de conexión y otros componentes
decorativos.

mientras que piezas que constituyen un extraordinario


testimonio de la arquitectura industrial del país y el mundo
salen del Perú sin mayor impedimento o se comercian
internacionalmente como simple chatarra vendida al por
mayor.
PATRIMONIO INDUSTRIAL EN EL PERÚ DEL SIGLO XX
LA CUESTIÓN DEL PATRIMONIO INDUSTRIAL.
SILENCIOS Y PREJUICIOS

desafortunadamente, en el Perú la cuestión del patrimonio


industrial no es aún tema, ni alguna forma de discurso
institucionalizado, ni mucho menos cultura cotidiana
interesada en reconstruir permanentemente su memoria.

Lo concreto es que en el Perú casi ninguna manifestación


urbanística e industrial del siglo xx se encuentra declarada
como patrimonio histórico o monumento que debe ser
defendido, preservado y puesto en valor.

Se podría empezar con los primeros barrios modernos de los


años veinte y treinta

1. la declaración del Barrio Obrero de Vitarte 1898 como


monumento histórico.
2. Tampoco gozan de este reconocimiento gran parte de las 22
quintas obreras de la Beneficencia Pública de Lima construidas
en la década de los treinta.