Está en la página 1de 29

Los trastornos del lenguaje incluyen problemas para entender lo que otros dicen

(lenguaje receptivo) o dificultad para compartir ideas (lenguaje expresivo).


El trastorno específico del lenguaje, TEL
(Specific Language Impairment, SLI) es una
limitación que demora el dominio de las
habilidades del lenguaje. Algunos niños con un
trastorno específico del lenguaje podrían
tardarse para comenzar a hablar hasta los tres
o cuatro años de edad

Los niños que tienen dificultad para producir


correctamente los sonidos del habla, o que
dudan o tartamudean al hablar, podrían tener
un trastorno del habla.
LA IMPORTANCIA DE LA MASTICACIÓN PARA EL DESARROLLO DEL LENGUAJE

La evolución en la alimentación (la succión, uso de la cuchara y sorbición)


permitirá al bebé un cierre correcto de labios que le ayudarán a que sus
músculos adquieran la fuerza y coordinación correctas para la emisión de
fonemas labiales, como por ejemplo, /m/, /b/ o /p/.

• Proporcionar variedad de texturas para que se


acostumbren a cada una de ellas.
• No alargar el uso del biberón ni del chupete. El uso
prolongado de éstos puede comportar alteraciones en las
estructuras orofaciales, como dientes, encías y lengua, y
generar dificultades en la articulación del lenguaje.
• Usar bombillas para beber. De esta manera se fortalecen los
labios, por una parte, porque deben realizar fuerza para
sostenerla y las mejillas, por otra parte, ya que realizan
movimiento y fuerza para realizar la succión del líquido.
• Enseñar el modelo correcto de masticación, con boca
cerrada, sin sacar la lengua hacia fuera y masticando con las
muelas, primero por un lado y a continuación por el otro.
La Pre lectura es una herramienta fundamental
en el aprendizaje de los niños, además es la
base para aprender a leer y conocer el mundo
que los rodea

La lectura oral por parte del docente, produce


muchos aprendizajes; además de vivenciar la
experiencia de leer un texto completo:
aprenden a hacer predicciones, anticipaciones,
tienen contacto con las características del texto
y de los libros; desarrollan vocabulario,
reconocen la secuencia de los hechos,
desarrollan la representación mental de los
personajes y de las situaciones narradas, etc.
La lectura y la escritura son consideradas
habilidades secundarias del lenguaje, mientras
que el habla y la capacidad de escucha son
habilidades primarias que poseemos desde
incluso antes de que nacemos

La evidencia de que una buena base de


competencia en lenguaje hablado es
importante para lograr competencia
académica y social, es innegable. Los niños con
habilidades de lenguaje débiles y que están,
por lo tanto, en riesgo de tener problemas de
lectura y psicosociales, pueden ser
eficientemente identificados e al ingreso a la
escuela
 Despierta el interés con lecturas que les
motiven.
 Emplea situaciones cotidianas en las que
haya que leer y escribir.
 Centra la atención en el mensaje y en su
comprensión.
 Léeles cuentos.
 Pregúntales sobre lo que leen.