Está en la página 1de 5

EL CÓDIGO CIVIL ECUATORIANO (1860)

EN EL CONTEXTO DE LOS CÓDIGOS


SIMILARES DE AMÉRICA LATINA
CÓDIGOS DE NAPOLEÓN Y
CÓDIGOS CIVILES
LATINOAMERICANOS

Existen dos olas de códigos civiles latinoamericanos


influenciados por el Código Napoleónico

Los Códigos Civiles inmediatamente posteriores a las


independencias

Los Códigos Civiles que aparecen en la segunda mitad


del siglo XIX (entre ellos el ecuatoriano)
CÓDIGOS CIVILES
INMEDIATAMENTE
POSTERIORES A LA
INDEPENDENCIA
Estos primeros códigos tuvieron mínimas modificaciones respecto al texto francés: República
Dominicana (1826/1845), el estado mexicano de Oaxaca (1827–29), Bolivia (1830/1845), Perú y
Costa Rica (1841).

Los códigos civiles inmediatamente posteriores a la independencia adoptaron el texto francés


porque:

Tenían una influencia romana, como la legislación indiana.

Porque era práctico adoptar un texto que ya había sido trabajado.

Tenía una organización clara, técnica y comprensible.

Encarnaba los principios políticos de las fuerzas independentistas, como la igualdad del
individuo.

El francés era un idioma más accesible que el otros códigos que existían (como el Prusiano o
Austriaco)

Les permitía reafirmar su condición soberana el tener una ley propia que rija asuntos privados.
CÓDIGOS CIVILES DE LA
SEGUNDA MITAD DEL SIGLO
XIX
Entre los países que se incluyen están Perú (1852), Chile (1855), Ecuador (1861) y
Argentina (1869).

La tardanza de estos países se debió, en parte, a que estaban resolviendo la consolidación


política y militar de los recién creados Estados.

Adicionalmente, estos códigos se promulgan en este período porque:

Partieron del código hecho por el jurista Andrés Bello, quién se basó en el texto francés,
pero tomó criterios más amplios. Como el derecho escolástico, las reflexiones de Savigny,
Bentham.

El Código de Bello también estaba influenciado por las características sociales, históricas
y culturales de un país latinoamericano. Por lo tanto, era más útil para los Estados
latinoamericanos que lo tomaron como referencia.

Por esa razón, se pude decir que la influencia en estos códigos civiles del Código
Napoleónico es más matizada.
CÓDIGO CIVIL ECUATORIANO

Tras la crisis de 1859, el Congreso encarga a la Corte


Suprema de Justicia elaborar un Código Civil
recomendando “acoger el de la República de Chile, [que]
‘había encargado la formación de esta obra a una muy
respetable comisión, poniendo a su frente al Sabio
Colombiano, señor Doctor Andrés Bello […] y prefirió
adoptarlo ‘haciendo solamente una que otra variación, que
la diferencia de circunstancias y el bien de la claridad
hicieran necesaria’.”

El código se expide en el propio año de 1861.