Está en la página 1de 6

LA DAMA DE LA NIEVE,

JOSEPHINE PEARY
(1863-1955)
Parte II
Mariana Flores Melo
Mariana Flores Melo

Con el cambio de siglo, Josephine se encontraba en Washington cuando conoció la noticia de que
su marido había sufrido la congelación de sus pies y le habían tenido que amputar ocho dedos.
No se lo pensó dos veces y decidió ir en su búsqueda acompañada de Marie. Por desgracia, el
Windward, el barco en el que viajaban, sufrió un accidente con un iceberg y tuvieron que
permanecer durante el invierno en Ellesmere, Groenlandia. Fue allí donde recibió otra dura
noticia. Su marido tenía una relación con una mujer inuit con la que llegó a tener dos hijos. A
pesar del terrible golpe para Josephine, convivió con Alaka y asumió la situación sin abandonar a
Robert.
En 1909, Robert Peary conseguía el objetivo que había perseguido durante toda su vida,
alcanzar el Polo Norte. La bandera de los Estados Unidos que plantó Robert había sido un
regalo de Josephine.

Mariana Flores Melo


Mariana Flores Melo

Robert y Josephine tuvieron otro hijo, Robert Jr., y continuaron juntos hasta la muerte de Robert
en 1920. Desde que se retirara, vivieron a caballo entre Washington e Eagle Island, donde
construyeron un hermoso hogar. Todo el tiempo que Josephine Peary vivió como la viuda del
explorador, no dejó de defender su hazaña de alcanzar el Polo Norte, que fue cuestionada por
muchos.
En 1955, la National Geographical Society le otorgaba a Josephine la Medalla al Logro
por su implicación incondicional al mundo de las expediciones árticas. Pocos meses
después, el 19 de diciembre de 1955, fallecía a los 92 años de edad. Sus restos reposan
junto a su marido en el cementerio de Arlington.

Mariana Flores Melo


Mariana Flores Melo

REFERENCIAS

- https://www.mujeresenlahistoria.com/2018/09/josephine-peary.html