Está en la página 1de 10

El trastorno que yo sufro se llama esquizofrenia la

cual es una enfermedad cerebral compleja en la que


existe un funcionamiento defectuoso de los circuitos
cerebrales con un desequilibrio entre los
neurotransmisores. Como resultado de ello, se verán
afectadas algunas de las funciones que rigen el
pensamiento, las emociones y la conducta, lo cual me
puede volver un poco loco.
Algunos de los síntomas que sufro en mi horrible vida como
personaje de serie en Disney son:
Ideas delirantes: son aquellas creencias personales que tiene el
paciente, quien cree, con total convencimiento de la realidad, que
están sucediendo, cuando no es así. Según la temática de lo que
explique podemos tener diferentes ejemplos de ideación delirante:
creer que lo persiguen, que es una persona escogida por Dios, que
todo el mundo lo observa...
Alucinaciones: son aquellas percepciones sensoriales que el
enfermo tiene sin que exista un estímulo. Las más frecuentes son
las alucinaciones auditivas (oír voces cuando nadie está
hablando), aunque también pueden ser visuales, gustativas...
Desorganización del pensamiento: consiste en la incapacidad de
organizar un pensamiento coherente.
Alteraciones de la conducta: pueden aparecer conductas
extravagantes y erráticas, sin ninguna finalidad clara.
¡NO! Los pacientes esquizofrénicos como yo somos
personas por lo general tranquilas, pacíficas y que no se
caracterizan por realizar agresiones, aunque los medios
de comunicación o las ideas de la población general
puedan dar una información errónea del comportamiento
del esquizofrénico, que no se ajusta a la realidad. Es más,
incluso, tienden a eludir y a evitar situaciones
problemáticas y prefieren estar solos.
No, como lo son las personas, Los síntomas de la esquizofrenia
también son muy variados; habitualmente se dan ideas delirantes
y alucinaciones pero no siempre están presentes. Lo que sí que
sucede casi siempre es una forma brusca de ruptura de la biografía
del sujeto, que deja de comportarse como lo hacía habitualmente.
Además, suelen existir síntomas afectivos, depresivos o de otro
tipo, desorganización del comportamiento y una incapacidad de
adaptarse al entorno.
Algunos de los motivos son:
-Factores familiares y sociales: aunque no están universalmente
aceptados, siempre se aluden como posibles elementos influyentes en el
desarrollo de la enfermedad.
-Predisposición genética: la presencia de la enfermedad en los padres o
familiares cercanos (tíos, primos, abuelos, etcétera) es un factor que
incrementa la posibilidad de aparición en los hijos.
-Alteraciones durante el embarazo o nacimiento: anoxia (falta de
oxígeno en el feto durante el embarazo o el parto), infecciones víricas,
traumatismos, etcétera.
-Alteraciones morfológicas, funcionales o bioquímicas en el cerebro: en
este apartado juega un papel fundamental el consumo habitual de
sustancias tóxicas y la exposición a determinados tóxicos y estresantes
ambientales.
-Incumplimiento del tratamiento una vez diagnosticada la
enfermedad: supone un alto riesgo de aparición de recaídas.
El tratamiento consiste en medicamentos y
terapia
El tratamiento suele ser de por vida e incluir una
combinación de medicamentos, psicoterapia y
servicios de cuidado especialmente coordinados.
Para cerrar esta presentación me gustaría
agregar que la esquizofrenia le podría pasar a
cualquiera ya sea por una depresión, estrés,
edad, genética, cambio de ambiente o por el
tema que sea, siempre tener presente que es
algo tratable y siempre estar abierto a toda
posibilidad de informarse sobre el tema.