Está en la página 1de 33

Pero era de noche y se fue a acostar

con los dientes lavados y nada que


mascar.
Así con la panza crujiendo, despacito
se fue durmiendo.
y en sus sueños caminó
hasta que algo encontró.
Y se fue por un pasillo,
a buscar un bocadillo.
Sintió olor a comida con
su nariz adormecida hasta
que abrió una puerta y casi
se despierta.
Había dos cocineros,
¿Cuál de ellos llegó primero?
Uno gordo, otro flaco.
Uno bajo, otro alto.
Pepinillo, dijo entonces,”quiero comer”
Y así ocurrió lo que vamos a leer.
Gordo y flaco peguntaron:
pepinillo, ¿eres tú?
¿Quieres ahora probar nuestro
menú?
Porque tendrás que escoger
lo que quieres tu comer.
Y tenemos pimienta y sal
para que esto no quede mal.
¿y unas cuantas papas
fritas que estén muy
doraditas?
NOOOOOOOOOOOOOOOOOO
¿Comida basura quieres tú?
Pues eso no está en nuestro menú.
Porque si un combo es lo que quieres,
Un combo te vamos a dar.
Porque ya nos tienes enojados
y este no es un sueño, amermelado.
Y te meteremos arvejas en las orejas,
tallarines en los calcetines,
lasañas en las pestañas
y limones en los calzones.
Por que quieres ketchup y mayonesa,
te diremos que no estamos en esa.
Aquí no usamos cochinadas de
esas falsas y congeladas.
¿Es que quieres una cajita infeliz “Mejor me despierto”, pensó pepinillo,
para estar contento como mientras veía a estos dos con sus cuchillos.
lombriz?
Esto no es una pandilla
y te podríamos dar una quesadilla,
pero de harina integral
para que no te caiga mal.
Un bol de esos cereales
de colores espaciales
con leche larga vida
aguachenta y desabrida.
Mientras su papá, acelerado,
tomaba café descafeinado
y su mamá, muy amorosa,
bebía leche sin lactosa.
Ella le hacía su colación,
preocupada de su alimentación.
Eran unas buenas papas fritas y
unos cereales como bolitas, unos
pastelillos con crema que no
ensucian ni dan problemas.
Porque cuando fruta le mandó,
pepinillo se manchó.
Y si quieren moraleja,
no quiero un una queja.
Mejor que hablen los cocineros
que llegaron los primeros.
“si toman la caja de cereal,
prepárense para quedar mal.
Lean bien sus ingredientes
y aprieten los dientes”
Dice saborizantes
colorantes
preservantes
y emulsionantes.
Por eso come peras o manzanas
que son ricas y mas sanas.
Deja las bebidas que son viciosas,
el agua es mejor y no es pegajosa.
Porque al niño desobediente
le cantaremos entre dientes:
Te meteremos arvejas en las orejas,
tallarines en los calcetines,
lasaña en las pestañas
y limones en los calzones.