Está en la página 1de 8

Viviana Carolina Agredo

Fernando Alemeza
Valentina Valencia
Ivan Sandoval

CULPA
Todo lo que deberíamos saber

Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY-NC-SA


DEFINICIÓN
• El sentimiento de culpa es una vivencia interna, más o menos consciente y
aprendida que se produce ante la creencia de haber infringido algún principio
ético o norma, sean estas reales o imaginarias.
• Generalmente produce malestar continuado y una disminución de la autoestima,
que en algunos casos puede llegar a convertirse en un problema si no se
gestiona adecuadamente.
• Aunque sus consecuencias puedan ser negativas si no se interviene
correctamente, sin embargo, el sentimiento de culpa cumple una función social
ya descrita por diversos autores, entre otros, Freud propone que la culpa sirve
para regular de forma efectiva el comportamiento social de las personas.
• En el ámbito legal La culpa es una imputación que se realiza a alguien por
una conducta que generó una cierta reacción. También se conoce como culpa
al hecho que es causante de otra cosa.

Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY


¿CÓMO SE IDENTIFICA EL
SENTIMIENTO DE CULPA NO
RESUELTO?
• Los sentimientos de culpa no resueltos provocan una serie de síntomas que son indicadores de que
no se está gestionando de forma adecuada.
• Señales físicas (sensación de opresión en el pecho, dolor de estómago, de cabeza, de espalda),
• Señales emocionales (nerviosismo, desasosiego, agresividad, irritabilidad excesiva)
• Señales cognitivas (pensamientos de autoacusaciones y autorreproches)
• La culpa desencadena situaciones negativas si:
• No permite potenciar la función positiva de la culpa.
• Si ante el sentimiento de culpa la persona que la manifiesta no ejerce su responsabilidad.
• Si provoca miedo, evitación y huida, impidiendo pasar a la acción.
• Si genera una descalificación personal (etiquetado negativo: egoísmo, falta de responsabilidad,…).
• Si provoca auto-castigo (agresividad hacia uno mismo que genera sufrimiento).
UBICACIÓN EN EL CEREBRO
• La investigación de la que hablaremos hoy corre a cargo
de los científicos de la Universidad de Monash, dirigidos
por el Dr. Pascal Molenberghs. En su estudio, Molenberghs
y sus colegas utilizaron escáneres cerebrales del tipo
resonancia magnética funcional o fMRI, la cual identifica
la actividad cerebral según el flujo sanguíneo de las
zonas estudiadas. En este caso se logró identificar una
zona determinada, la llamada corteza orbitrofrontal
lateral (OFC), la cual se activaba en según si alguien
sentía culpabilidad o no, es decir, según si era capaz de
justificar sus actos (un asesinato, por ejemplo).
• Según los investigadores, los resultados darían pistas para
comprender como, en determinadas situaciones como
las guerras, algunos individuos son capaces de cometer
actos de violencia extrema y justificarlos para si mismos y
para los demás.
Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY-NC-SA
HORMONAS
• Con la culpa, tu mente empieza a
segregar demasiado Cortisol que es la
hormona del estrés, la insulina se
dispara y la Leptina que es la hormona
de la satisfacción se disminuye, la
Grelina que es la hormona del hambre
no deja de producirse por que ocurre
un fenómeno llamado ESTRÉS.

Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY-NC-SA


ENFERMEDAD Y CULPA
• Enfermedad y culpa en los trastornos mentales
• Si hay algunas enfermedades que se relacionan especialmente
con la culpabilidad, esas son los trastornos mentales. Estos no
reciben la comprensión y el apoyo que sí tienen las personas con
problemas físicos, como el cáncer o la esclerosis múltiple.
• Los trastornos mentales, al igual que el resto de enfermedades, no
son algo que una persona elija. Además del sufrimiento y de la
incomprensión de gran parte de la población, hay que sumarles
el miedo y desprecio de los demás, que no son capaces de
entender lo que sucede.
• El estigma psiquiátrico es tal vez el factor más significativo que
influye negativamente en el proceso de búsqueda terapéutica y
rehabilitación. Interfiere con el acceso al tratamiento
y acatamiento de las prescripciones médicas, obstaculizando una
efectiva reintegración social y la vuelta a una vida normal.
RECOMENDACIONES
• 1. Cuando cometes un error lo mejor que puedes hacer es hablarlo
enseguida con quien puede haber sido afectado. De nada sirve
guardarse el sentimiento para uno mismo y pedir disculpas es la forma
más poderosa de aliviar la carga de culpa.

2. Trata de remediar la situación. Muchas veces la culpa nos paraliza y
nos impide realizar acciones que puedan subsanar el error cometido.

3. Sé consciente de tu propia realidad. La culpa es muchas veces un
sentimiento que se instala automáticamente por mecanismos que
internalizamos desde nuestra infancia. Cuando sientas que te invade,
tómate un minuto para ser consciente de tu realidad presente, relativizar
el error y comenzar a perdonarte a ti mismo.

4. Date algo de crédito. Siempre recuerda que ser imperfecto es parte
de la naturaleza humana. Aunque no debes dejar de reconocer tu error
intenta llevar una lista de las cosas que consideres que hayas hecho
correctamente en los últimos tiempos. Esto te ayudará a no
autocastigarte tanto por una simple equivocación.

5. En vez de sentarte en un sofá a sentirte mal, haz ejercicio. Ve a andar
en bicicleta, al gimnasio o simplemente pasea por tu barrio. Realizar
ejercicios físicos libera endorfinas que generan bienestar para tu cuerpo y
mente.

6. La culpa no es siempre algo que nos cargamos a nosotros mismos.
Muchas veces personas externas ayudan a contribuir a que se instale este
sentimiento en nuestra psique. Para evitar que esto ocurra, piensa si el
Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY
punto de vista de la persona que te está señalando es válido y que tan
en cuenta está tomando tus sentimientos.
ALIMENTO
• Si comiste comida chatarra,
grasosa y carbohidratos refinados y
además con una soda, el miedo a
engordar y la culpabilidad de
habertelo comido, provocan estrés,
pero ademas si ya llevas una vida
muy apurada, no comes bien, no
comes como debieras y estas
exhaust@ o tienes problemas con tu
pareja, tus hijos o trabajas mucho y
no tienes tiempo para relajarte o
hacer ejercicio, no podrás bajar de
peso, recuerda que para la mente
todo cuenta, los miedos, la culpa y
el estrés.

Esta foto de Autor desconocido está bajo licencia CC BY-NC-SA