Está en la página 1de 7

La incorporación de la diversidad de posiciones y el establecimiento de relaciones

que pueden ser de colaboración o conflicto es el punto de inflexión entre el


planeamiento tradicional y el estratégico.

Los supuestos previos del planeamiento se modifican de un modo sustantivo al


incorporar en el punto de partida al “otro” como una diversidad de participantes que
pueden competir en el escenario social u oponerse a un determinado propósito.

El “otro” hace referencia a un conjunto


El “otro” es un sujeto que actúa
de actores con capacidad creativa que
conforme designios que pueden
interviene con sus operaciones,
coincidir en intereses y
intenciones y pasiones en el curso de los
motivaciones, participar del logro
acontecimientos produciendo fuerzas
de metas que son comunes o
que tienden al cambio situacional y que
disentir, enfrentar u obstaculizar
también interpreta la realidad
la acción propia
situacionalmente.
Con la exclusión del otro, el planeamiento tradicional desencadena fuertes
consecuencias conceptuales

Errores de criterio que se constituirán en el


soporte silogístico de nuevos razonamientos,
de apariencia “verdadera”, que junto con los
problemas de atribución de sentido producirá,
consecuentemente, el establecimiento y la
instrumentación de políticas, medidas y
acciones.
El Plan, concebido como expresión de una
“verdad objetiva”, supone la existencia de una
obediencia pasiva de los actores sociales a las
determinaciones efectuadas por el estado,
PLANIFICACIÓN TRADICIONAL razón por la cual son convertidos en agentes
del plan cuyos comportamientos favorables
están previstos, aún cuando no conozcan su
contenido y, menos aún, estén comprometidos
con él.

El plan no es el ejercicio de poder exclusivo y


excluyente del estado sino el resultado del
despliegue de fuerza de los diferentes actores
sociales. Estos actores sociales desarrollan su
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA capacidad de producir cambios situacionales
para obtener sus objetivos, en un juego de
tensión dinámica en la que se entrecruzan e
interactúan entre sí múltiples vectores de
fuerza.
El plan estratégico no consiste en la mayor o
menor destreza que se posea para manipular
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA variables económicas sino en la capacidad para
acumular y direccionar fuerzas para el
cumplimiento del objetivo superando el plan
de los demás contendientes.

El planeamiento estratégico es entonces un


proceso continuo de adaptación de la
aplicación de la energía social a los cambios
situacionales esforzándose por sostener la
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA direccionalidad en la borrosidad de las
circunstancias que se presentan en la
trayectoria trazada hacia los objetivos
propuestos.
La existencia de esta relación entre fuerzas
divergentes reduce la certeza e incrementa el
azar y la incertidumbre del cálculo estratégico
y obliga a un cálculo interactivo permanente
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA para conocer los avances, retrocesos y
desplazamientos producidos por la “fricción”
de la propia y las demás intencionalidades en
el marco de la situación.

El planeamiento estratégico es entonces un


proceso continuo de adaptación de la
aplicación de la energía social a los cambios
situacionales esforzándose por sostener la
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA direccionalidad en la borrosidad de las
circunstancias que se presentan en la
trayectoria trazada hacia los objetivos
propuestos.
El pensamiento guía a la acción reconociendo
los obstáculos, sopesando las dificultades,
delineando conceptualmente las
características de los escenarios, ajustando
proporcionalmente el empleo de recursos al
dominio de las circunstancias y promoviendo la
economía de esfuerzos
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA

La acción se incorpora al escenario y éste la


pone a prueba en su capacidad de modificar el
curso de los acontecimientos, en su resistencia
a la dispersión de esfuerzos y a la pérdida del
rumbo.

La planificación tradicional es concebida como una metodología y un conjunto de


técnicas especializadas instrumentadas por expertos y destinadas a establecer los
mecanismos normativos para alcanzar los fines que se establecen.
2. ENFOQUES Y PERSPECTIVAS DE LOS MAESTROS

Existen diversos enfoques de la reflexión planificadora que se estructuran a


partir de bases epistemológicas diversas.

Von Clausewitz

Carlos Matus

Entre ellos tienen Russel Ackoff


particular importancia
H. Ozbekahn

Alberto Levy