Está en la página 1de 9

Gobernanza, clave para el

sector energía
El nuevo modelo energético en México producto de la reforma
aprobada en 2013, es un punto de partida de diversos cambios
estructurales y junto con la situación actual del mercado de
hidrocarburos a nivel internacional, son piezas claves para
entender los retos estratégicos de las empresas mexicanas del
sector.
Este contexto ha dinamizado el análisis que las organizaciones
emprenden para establecer su estrategia. El primer elemento a
considerar —a consecuencia de la reforma—, es la atomización
del mercado, debido a la entrada de competidores
internacionales, quienes se están convirtiendo en operadores de
campos, tomando las labores de producción que hasta hace
unos pocos años era exclusiva de Petróleos Mexicanos,
paraestatal que hoy es empresa productiva del Estado
oportunidades y retos que presenta
el nuevo modelo energético
un buen gobierno corporativo es un
orientador de valor estratégico que permite
proteger a sus grupos de interés, monitorear la
creación de beneficios y hacer un uso eficiente
de los recursos, mientras brinda transparencia
en la información en congruencia con el
Código de Conducta, esto significa un
continuo interés por asegurar la confianza
para sus inversionistas y el reconocimiento de
los derechos de terceras partes interesadas.
Según el estudio Gobierno Corporativo
en México: Hacia la Institucionalización
de la consultora
PriceWaterhouseCoopers (PWC),
muestra que en México 94% de
empresas cuenta con un Consejo de
Administración (CA), mientras que 75%
también cuenta con un Comité de
Auditoría y cerca de 57% reconoció
tener comités para cubrir las funciones
de Prácticas Societarias en su
compañía.
La gobernabilidad aplicable a las
empresasLa gobernabilidad aplicable a
las empresas.
se debería conformar por una estructura
sólida que sea clave para trascender ante
los retos del nuevo modelo energético, y
ante un mercado altamente competitivo en
México.
Gobierno corporativo de Pemex.
En México cambiaron las reglas de operación para la
industria petrolera a partir de la aprobación de la reforma
constitucional en materia energética, y la promulgación de
nuevas leyes que modernizan y dan paso a novedosas
formas de operación e inversión en la cadena de valor de los
hidrocarburos.

Con la reforma energética se conserva en el dominio de la


nación sobre la propiedad del petróleo, y al permitir la
participación de nuevos inversionistas en actividades de
exploración, producción, transporte, almacenamiento,
refinación, petroquímica y comercialización, se fortalece la
industria petrolera nacional, con los consiguientes beneficios
sociales, económicos e industriales para el país.
El nacimiento del gobierno
corporativo.
El concepto de gobierno corporativo tiene sus orígenes en la idea de la
empresa moderna.
Que inicialmente se identifica con la delegación del poder sobre la toma
de decisiones hacia
administradores distintos a los dueños. Con la publicación del artículo de
Jensen y
Meckling1
, en 1976, se formaliza el problema de agencia y da origen a la
investigación
moderna sobre gobierno corporativo en el ámbito económico.
El gobierno corporativo en México
En México, el tema de gobierno corporativo se traduce en un
código de mejores prácticas
corporativas que cada empresa determina para su constitución;
este código está vinculado
de forma significativa con el interés de incrementar el nivel de
desarrollo del mercado de
valores y de fortalecer a las instituciones que conforman al
sistema financiero. En 1999, el
Consejo Coordinador Empresarial, creó el Comité de Mejores
Prácticas Corporativas, con
el objetivo de analizar los lineamientos entonces vigentes y
mejorar las prácticas de
gobierno corporativo en México.
Ley de Petróleos Mexicanos
publicada en el Diario Oficial de la Federación, el 9
de septiembre de 2009

se pretende hacer de este organismo


una verdadera empresa, con buenas prácticas de gobierno
corporativo, rendición de cuentas,
transparencia, flexibilidad, autonomía; y que se buscará convertir lo
que ha sido una
empresa pública, en una real empresa. También, establece, por una
parte, la participación
privada en actividades de PEMEX y, por otra, actividades llevadas a
cabo por empresas
privadas por cuenta y orden de PEMEX. Además, contempla la
posibilidad de participación
privada para tratar de convertir los recursos prospectivos en
reservas posibles, luego
probables y finalmente probadas. No cabe duda de que uno de los
propósitos del gobierno
corporativo es separar el rol de la Nación como propietaria del
petróleo, al Estado como
dueño de PEMEX y como regulador del mismo.
Consideraciones finales
El gobierno corporativo se materializa en los consejos de administración.
Por ejemplo, en
PEMEX lo integran 15 miembros: seis representantes del Gobierno11,
incluyendo al
Presidente, y cinco representantes del Sindicato; además, cuenta
actualmente con la figura
de un Comisario que es el representante de la Secretaría de la Función
Pública, y que a su
vez es el Titular del Órgano Interno de Control de la empresa. La actual
conformación
propicia conflicto de intereses, y es obvio que esto está muy alejado de las
prácticas de
gobierno corporativo. Por ejemplo, que el Secretario de Hacienda sea parte
del Consejo de
Administración, genera un grave conflicto de intereses, ya que en dicha
Secretaría
anualmente en la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la
Federación se
determina la carga fiscal de PEMEX; de esta manera se genera el conflicto
entre los
integrantes del Consejo, que deberían de velar en primer lugar por el interés
de la empresa,
que es propiedad de la nación y no del Gobierno Federal.