Está en la página 1de 10

En termodinámica, se dice que un sistema se encuentra en estado de equilibrio

termodinámico, si es incapaz de experimentar espontáneamente algún cambio


de estado o proceso termodinámico cuando está sometido a unas
determinadas condiciones de contorno, (las condiciones que le imponen sus
alrededores). Para ello ha de encontrarse simultáneamente en equilibrio
térmico, equilibrio mecánico y equilibrio químico.

G = H – TS , ΔG = 0

El proceso que gobierna un sistema hacia el equilibrio termodinámico se


denomina entropía. Un ejemplo de este tipo de procesos es el que tiene lugar en
un sistema de partículas interactuantes y que se abandona a sus propias
influencias. Un sistema tal y como este intercambia energía/momentum entre
las partículas que lo constituyen hasta que las variables macroscópicas que
definen el sistema permanecen invariables en el tiempo.
Cuando un sistema se encuentra en equilibrio, se puede describir su estado a través de una
serie de magnitudes (variables de estado). Estas magnitudes no nos dan una imagen completa de
cada aspecto del sistema, sino solo de aquellas propiedades relevantes desde el punto de vista
termodinámico.
Las magnitudes termodinámicas o variables de estado se clasifican en dos tipos:

Magnitudes intensivas

Son aquellas que tienen el mismo valor en todos los puntos de un sistema en equilibrio,
independientemente del tamaño de éste. Magnitudes intensivas son:
• la presión
• la temperatura

Magnitudes extensivas
Son proporcionales al tamaño del sistema, de forma que si el sistema se corta por la mitad,
sus valores se reducen a la mitad (cosa que no ocurre con las magnitudes intensivas). Son
magnitudes extensivas: l
• La masa
• el volumen
• el número de moles
• la energía
• la entropía
En termodinámica el estado del sistema se queda caracterizado por un a serie de
variables macroscópicas:

• Volumen
• Presión
• Densidad
• Magnetización
• Campo Magnético

Cuando las variables macroscópicas toman un valor constante en el tiempo se dice


que el sistema ha alcanzado el estado de equilibrio termodinámico.

El equilibrio termodinámico se puede presentar en dos condiciones:

1. Cuando un sistema se encuentra aislado se encuentra en equilibrio si sus


propiedades macroscópicas permanecen constantes al pasar el tiempo.

2. Y cuando un sistema no aislado se puede decir que está en equilibrio si se


cumplen dos condiciones siguientes:

a. Las propiedades macroscópicas del sistema permanecen constantes a lo largo del


tiempo.
b. Cuando se suprime el contacto entre el sistema y sus alrededores no hay cambio
alguno en las propiedades del sistema.

Para que exista un equilibrio termodinámico el sistema debe de tener:

a. Equilibrio mecánico: Es cuando las fuerzas del interior y las fuerzas que actúan
sobre el sistema están equilibradas.

b. Equilibrio de masa: Es cuando no existen reacciones químicas globales en el


sistema, además no debe haber trasferencia de materia desde una parte del sistema
a otra; las concentraciones de las especies químicas en distintas zonas del sistema
son constantes con el tiempo.

c. Equilibrio térmico: Es mantener constante la temperatura entre el sistema y sus


alrededores.

El estado de un sistema termodinámico se define especificando el valor de sus


propiedades termodinámicas para así poder determinar si el sistema se encuentra
en un equilibrio termodinámico.
Para que un sistema se encuentre en equilibrio termodinámico se emplea la segunda
ley de la termodinámica la cual habla de la entropía. Esta ley establece que cualquier
proceso espontaneo debe ir acompañado de un aumento de la entropía total, esto
implica una condición para el equilibrio ya que un sistema en equilibrio no puede
experimentar un cambio espontaneo.

Suponga que un sistema se encuentra en equilibrio en el estado A y un cambio


infinitesimal lo lleva al estado B, en donde aún se encuentra en equilibrio.
El cambio A B no incluye un aumento en la entropía total ya que de lo contrario
el cambio seria espontaneo y el equilibrio no existiría en A. Por el
mismo argumento el cambio B A deben tener las mismas entropías totales. Por
lo tanto la condición para el equilibrio es:

La posición de equilibrio debe corresponder a un estado de entropía total máxima ya


que la entropía total aumenta en cualquier proceso espontaneo.

Es más conveniente definir el equilibrio haciendo referencia a cambios que se


producen únicamente en el sistema, sin considerar de manera explícita al medio
ambiente.
Supóngase que el sistema y los alrededores se encuentran ala misma
temperatura.
Supóngase también que ocurre un proceso espontaneo en el sistema y que una cantidad de
calor dq sale de este y entra a los alrededores puede expresarse como 𝑑𝑞 𝑎𝑟𝑙 y es igual al
cambio de calor −𝑑𝑞 𝑠𝑖𝑠𝑡𝑒𝑚𝑎 en el sistema.

Se ha llegado a un punto muy importante acerca de 𝑑𝑞 𝑎𝑟𝑙 , que surge debido a que los
alrededores son muy vastos. Como resultado de esto , los alrededores no experimentan
cambio de volumen cuando se transfiere calor a ellos y por lo tanto 𝑑𝑞 𝑎𝑟𝑙 es igual al
cambio 𝑑𝑈 𝑎𝑟𝑙 de energía interna que es función de estado. Por lo tanto no importa que el
calor 𝑑𝑞 𝑎𝑟𝑙 entre los alrededores de manera reversible o irreversible, el calor 𝑑𝑞 𝑎𝑖𝑟 𝑖𝑟𝑟𝑒𝑣
todavia es igual al aumento de energía de los alrededores

El cambio de entropía de los alrededores es:

Pero 𝑇 𝑎𝑙𝑟 = 𝑇 𝑠𝑖𝑠𝑡 𝑦 𝑑𝑞 𝑎𝑙𝑟 = −𝑑𝑞 𝑠𝑖𝑠𝑡 ; 𝑒𝑛𝑡𝑜𝑛𝑐𝑒𝑠:


En vez de escribir la ecuación 1 se puede escribir la condición de equilibrio:

En la ecuación 7 se expresa todo en términos del sistema por lo que ya no se empleará el


supra índice sistema y la ecuación se expresará así:

Otra alternativa es escribir:

También podría gustarte