Está en la página 1de 25

CÓDIGO DE ÉTICA

IFAC
El presente código de ética para profesionales de la contabilidad establece requerimientos
de ética para los profesionales de la contabilidad. Un organismo miembro de la IFAC o una
firma no aplicarán normas menos exigentes que las que figuran en el presente código.
No obstante, si las disposiciones legales y reglamentarias prohíben a un organismo miembro
de la IFAC o a una firma el cumplimiento de determinadas partes de este código, cumplirán
todas las demás partes del mismo.
PARTE A: APLICACIÓN GENERAL DEL CÓDIGO

PARTE B: PROFESIONALES DE LA CONTABILIDAD EN


EJERCICIO

PARTE C: PROFESIONALES DE LA CONTABILIDAD EN LA


EMPRESA
INTRODUCCIÓN Y PRINCIPIOS
FUNDAMENTALES
100.1
Una característica que identifica a la profesión contable es que
asume la responsabilidad de actuar en interés público.
El presente código contiene tres partes. la parte a establece los
principios fundamentales de ética profesional para los profesionales
de la contabilidad y proporciona un marco conceptual que éstos
aplicarán con el fin de:
(a) Identificar amenazas en relación con el cumplimiento de los
principios fundamentales,

(b) Evaluar la importancia de las amenazas que se han identificado,


y

(c) Cuando sea necesario, aplicar salvaguardas para eliminar las


amenazas o reducirlas a un nivel aceptable.
Las salvaguardas son necesarias cuando el profesional
de la contabilidad determina que las amenazas superan
un nivel del que un tercero, con juicio y bien informado,
sopesando todos los hechos y circunstancias específicos
conocidos por el profesional de la contabilidad en ese
momento, probablemente concluiría que no
compromete el cumplimiento de los principios
fundamentales.
• LasPartes B y C describen el modo en que se aplica el marco
conceptual en determinadas situaciones. Ofrecen ejemplos de
salvaguardas que pueden resultar adecuadas para hacer frente a
las amenazas en relación con el cumplimiento de los principios
fundamentales.
PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

• El profesional de la contabilidad cumplirá los siguientes principios


fundamentales:
 (a) Integridad
 (b) Objetividad
 (c) Competencia y diligencia profesionales
 (d) Confidencialidad
 (e) Comportamiento profesional
INTEGRIDAD

Ser franco y honesto en todas las relaciones profesionales y


empresariales.
OBJETIVIDAD

No permitir que prejuicios, conflicto de intereses o


influencia indebida de terceros prevalezcan sobre
los juicios profesionales o empresariales.
COMPETENCIA Y DILIGENCIA PROFESIONAL

Mantener el conocimiento y la aptitud profesionales al nivel


necesario para asegurar que el cliente o la entidad para la que
trabaja reciben servicios profesionales competentes basados en
los últimos avances de la práctica, de la legislación y de las
técnicas y actuar con diligencia y de conformidad con las normas
técnicas y profesionales aplicables.
CONFIDENCIALIDAD
Respetar la confidencialidad de la información obtenida como
resultado de relaciones profesionales y empresariales y, en
consecuencia, no revelar dicha información a terceros sin
autorización adecuada y específica, salvo que exista un derecho
o deber legal o profesional de revelarla, ni hacer uso de la
información en provecho propio o de terceros.
COMPORTAMIENTO PROFESIONAL

Cumplir las disposiciones legales y reglamentarias


aplicables y evitar cualquier actuación que pueda
desacreditar a la profesión.
Esto incluye las actuaciones que un tercero con
juicio y bien informado, sopesando todos los
hechos y circunstancias conocidos por el
profesional de la contabilidad en ese momento,
probablemente concluiría que afectan
negativamente a la buena reputación de la
profesión.
Las amenazas se pueden clasificar en una o más de las
siguientes categorías:

• (a) Interés propio,


• (b) Autorrevisión,
• (c) Abogacía,
• (d) Familiaridad, y
• (e) Intimidación.
RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS DE ÉTICA

En el cumplimiento de los principios fundamentales, el


profesional de la contabilidad se puede ver
obligado a resolver un conflicto.
Cuando se inicie un proceso de resolución de
conflictos, tanto formal como informal, los siguientes
factores pueden ser relevantes, bien sea de forma
individual o conjuntamente con otros factores:
• (a) Hechos relevantes,
• (b) Cuestiones de ética de las que se trata,
• (c) Principios fundamentales relacionados con la
cuestión de la que se trata,
• (d) Procedimientos internos establecidos, y
• (e) Vías de actuación alternativas.
Nombramiento profesional aceptación de clientes:

• Antes de la aceptación de relaciones con un nuevo cliente, el


profesional de la contabilidad en ejercicio determinará si la
misma originaría una amenaza en relación con el cumplimiento de
los principios fundamentales.
• Por ejemplo:
Asuntos cuestionables relacionados con el cliente (con sus propietarios, con la
dirección o con sus actividades) pueden originar amenazas en potencia para la
integridad o el comportamiento profesional.
Marketing de servicios profesionales
• Cuando un profesional de la contabilidad en ejercicio busca conseguir
nuevo trabajo mediante la publicidad u otras formas de marketing,
puede existir una amenaza en relación con el cumplimiento de los
principios fundamentales. Por ejemplo, se origina una amenaza de
interés propio en relación con el cumplimiento del principio de
comportamiento profesional cuando los servicios, logros o productos son
publicitados de un modo que no es coherente con dicho principio.
REGALOS E INVITACIONES

• Puede ocurrir que un cliente ofrezca regalos o invitaciones al


profesional de la contabilidad en ejercicio, o a un miembro de su
familia inmediata o a un familiar próximo.
Dicho ofrecimiento puede originar amenazas en relación
con el cumplimiento de los principios fundamentales.

• Por ejemplo:
Puede surgir una amenaza de interés propio o de familiaridad en relación con
la objetividad si se acepta el regalo de un cliente; la posibilidad de que dichos
ofrecimientos se hagan públicos puede originar una amenaza de intimidación
en relación con la objetividad.
Custodia de los activos de un cliente

El profesional de la contabilidad en ejercicio no se hará cargo de la custodia


de sumas de dinero ni de otros activos del cliente, salvo que las disposiciones
legales le autoricen a ello y, en ese caso, lo hará de conformidad con cualquier
deber legal adicional que sea impuesto a un profesional de la contabilidad en
ejercicio que custodie dichos activos.