Está en la página 1de 72

 Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) también conocidas como

infecciones de transmisión sexual (ETS), antes enfermedades venéreas.

 Las enfermedades de transmisión sexual son un conjunto de entidades clínicas


infectocontagiosas agrupadas que se transmiten de persona a persona por medio
de contacto sexual que se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones
sexuales; también por uso de jeringuillas contaminadas o por contacto con la
sangre, y algunas de ellas pueden transmitirse durante el embarazo, es decir, de la
madre al hijo.

 Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden ser relativamente


inofensivas, dolorosas, debilitantes e incluso letales.
Las ITS son enfermedades infecciosas, que pueden transmitirse de una persona a otra
durante una relación sexual vaginal, anal u oral, afectan a todos independientemente de la
orientación sexual o identidad de género. Desde el comienzo de la vida sexual puedes
estar expuesto a estas infecciones.

Las producen más de 30 diferentes tipos de virus, bacterias y parásitos.

Las más frecuentes son la sífilis, gonorrea, clamidia, herpes, hepatitis B y C, VIH y VPH.

La mayoría de las ITS se pueden prevenir usando preservativo y, en caso de que tengas
alguna de estas infecciones, son tratables y muchas de ellas se curan.
 VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Éste daña el sistema inmunitario
mediante la destrucción de los glóbulos blancos que combaten las infecciones. Esto lo pone
en riesgo de contraer infecciones graves y ciertos tipos de cáncer. SIDA significa síndrome
de inmunodeficiencia adquirida. Es la etapa final de la infección con el VIH. No todas las
personas con VIH desarrollan SIDA.

 El VIH suele contagiarse a través de relaciones sexuales sin protección con una persona
infectada. También puede propagarse por intercambio de agujas para inyectarse drogas o
por contacto con la sangre de una persona infectada. Las mujeres pueden infectar a sus
bebés durante el embarazo o el parto.

 Los primeros síntomas de la infección por VIH pueden ser inflamación de los ganglios y
síntomas parecidos a la gripe. Estos pueden aparecer y desaparecer dentro de dos a cuatro
semanas. Los síntomas graves pueden no aparecer hasta meses o años después.
Síntomas.
Primeras etapas.

 Al principio, una persona con el VIH no tendrá ningún síntoma visible.

 Los síntomas del VIH también pueden ser similares a los causados por otras
enfermedades. La única forma de determinar con certeza si una persona tiene el virus
es mediante una prueba del VIH.

 Unas pocas semanas después de contraer la infección, muchas personas tienen


síntomas similares a los de una gripe, que pueden desaparecer después de un tiempo.
Estos síntomas pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, cansancio y ganglios
inflamados en el cuello y la ingle. Otras personas infectadas por el VIH pueden no
presentar síntomas.
 Sin embargo, incluso si una persona con el VIH se siente sana, el virus igual está
afectando su organismo. Una vez que el VIH ingresa al organismo, infecta a grandes
cantidades de células CD4+ y rápidamente se disemina por todo el cuerpo y llega a
muchos sistemas de órganos. Durante este período inicial, las personas con el VIH
tienen más probabilidad de transmitir el virus durante el sexo sin protección u otras
situaciones de riesgo, ya que el VIH se encuentra presente en grandes cantidades en
los fluidos genitales y en la sangre.

 La infección por el VIH se asocia a muchos problemas de salud, incluidas las


infecciones frecuentes o inusuales, las enfermedades cardíacas, renales o hepáticas
y el cáncer. Si no se trata, algunas personas con el VIH tienen síntomas graves al
principio, mientras que otras pueden no tener síntomas durante 10 años o más.
Etapas posteriores

 Una de las últimas etapas de la infección por el VIH es el SIDA, cuando el sistema
inmunitario de una persona está sumamente debilitado y tiene dificultad para combatir
las infecciones y ciertos tipos de cáncer. En esta etapa, hay síntomas graves que
pueden incluir rápida pérdida de peso; infecciones graves; neumonía; inflamación
prolongada de las glándulas linfáticas; máculas en la piel; diarrea prolongada; lesiones
en la boca, el ano o los genitales; y pérdida de memoria, depresión y otros trastornos
neurológicos.
Tratamiento.
 El tratamiento antirretroviral (TAR) consiste en el uso de medicamentos contra el VIH
para tratar dicha infección. Las personas que reciben TAR toman una combinación de
medicamentos contra el VIH (que se conoce como régimen contra el VIH) todos los
días. A todas las personas infectadas con el VIH se les recomienda el TAR.

 El TAR no cura el VIH, pero los medicamentos contra el VIH ayudan a las personas que
lo tienen a llevar una vida más larga y sana. El TAR reduce también el riesgo
de transmisión del VIH.
 El VIH ataca y destruye una clase de glóbulos blancos (linfocitos o células CD4) que
combate la infección del sistema inmunitario. La pérdida de células CD4 le dificulta al
cuerpo combatir las infecciones y ciertos tipos de cáncer relacionados con el VIH.

 Los medicamentos contra el VIH impiden que el virus se reproduzca (se replique), lo
que reduce la concentración del VIH en el cuerpo. Al tener menos concentración del
VIH en el cuerpo el sistema inmunitario tiene más posibilidad de recuperarse. Aun
cuando quede todavía algo del VIH en el cuerpo, el sistema inmunitario está lo
suficientemente fuerte como para combatir las infecciones y ciertos tipos de cáncer
relacionados con el VIH.

 Los medicamentos contra el VIH reducen también el riesgo de transmisión del VIH al
disminuir la concentración del VIH en el cuerpo.
Prevención.
 No intercambiar jeringas o agujas con otras personas, porque la sangre infectada pasaría
directamente al torrente sanguíneo, y esta es la forma más rápida y eficaz de contagio.

 Usar siempre instrumentos estériles o desechables para perforar la piel (tatuajes, análisis de
sangre, inyecciones...).

 Utilizar correctamente preservativos de látex (masculino o femenino) al mantener


relaciones sexuales con penetración (ya sea anal, vaginal u oral).

 Evitar el sexo oral sin protección. Aunque parece que la boca es un entorno hostil para el
VIH, se han dado casos de transmisión del VIH por vía oral (boca-pene, boca-vagina y
boca-ano), por lo que el contacto de semen, secreciones vaginales o sangre infectados en
la boca supone un riesgo.
 Las mujeres embarazadas portadoras del virus deben recibir tratamiento para disminuir el
riesgo de transmisión al feto durante el embarazo y el parto, y no amamantar al niño. Es
aconsejable, además, el parto por cesárea, ya que reduce el riesgo de transmitir el virus al
bebé.

 Los profesionales sanitarios que trabajen con enfermos de sida deben extremar las
precauciones para no pincharse accidentalmente con agujas infectadas, y utilizar ropa,
máscaras y gafas protectoras para evitar el contacto con sangre u otros fluidos que
contengan el VIH.

 La sangre que se emplea en las transfusiones, y cualquier producto sanguíneo que se


vaya a utilizar en algún tratamiento (como el de la hemofilia, por ejemplo) tienen que ser
analizados para descartar la presencia del virus.

 Al igual que la sangre y sus derivados, también es imprescindible analizar el semen


donado con la prueba de anticuerpos del VIH antes de ser utilizado.
 La hepatitis B es una infección hepática potencialmente mortal causada por el virus
de la hepatitis B (VHB). Constituye un importante problema de salud a nivel mundial.
Puede causar hepatopatía crónica y conlleva un alto riesgo de muerte por cirrosis y
cáncer hepático.

 Desde 1982 se dispone de una vacuna contra la hepatitis B con una eficacia del 95%
en la prevención de la infección y la aparición de una enfermedad crónica y cáncer
de hígado debido a la hepatitis B.
Transmisión.
 El virus de la hepatitis B puede sobrevivir fuera del organismo por lo menos siete días.
En ese periodo todavía puede causar infección si penetra en el organismo de una
persona no protegida por la vacuna. El periodo medio de incubación de la hepatitis B es
de 75 días, pero puede oscilar entre 30 y 180 días. El virus, que puede detectarse entre
30 y 60 días después de la infección, puede persistir y dar lugar a una hepatitis B
crónica.

 En zonas con alta endemicidad, el virus de la hepatitis B se transmite normalmente de


la madre al niño durante el parto (transmisión perinatal) o por transmisión horizontal
(exposición a sangre infectada), en particular de un niño infectado a un niño sano
durante los primeros cinco años de vida. La aparición de infección crónica es muy
común en los lactantes infectados a través de su madre o antes de los 5 años de edad.
 La hepatitis B también se transmite por exposición percutánea o de las mucosas a
sangre o diferentes líquidos corporales infectados, así como a través de la saliva y los
líquidos menstruales, vaginales y seminales. La hepatitis B puede transmitirse
igualmente por vía sexual, especialmente en el caso de hombres sin vacunar que
mantienen relaciones sexuales con hombres y de personas heterosexuales con
múltiples parejas sexuales o que tienen contacto con profesionales del sexo.

 La infección en la edad adulta desemboca en hepatitis crónica en menos del 5% de los


casos. El virus también puede transmitirse con la reutilización de agujas y jeringas bien
en entornos sanitarios o entre consumidores de drogas inyectables. Además, puede
producirse la infección durante procedimientos médicos, quirúrgicos y dentales, la
aplicación de tatuajes o mediante el uso de cuchillas de afeitar y objetos similares
contaminados con sangre infectada.
Síntomas.
 La mayor parte de los afectados no experimentan síntomas durante la fase de
infección aguda, aunque algunas personas presentan un cuadro agudo con síntomas
que duran varias semanas e incluyen coloración amarillenta de la piel y los ojos
(ictericia), orina oscura, fatiga extrema, náusea, vómitos y dolor abdominal. Un
pequeño grupo de personas con hepatitis aguda puede sufrir insuficiencia hepática
aguda, que puede provocar la muerte.

 En algunos casos la hepatitis B puede causar también una infección hepática


crónica, que posteriormente puede dar lugar a cirrosis hepática o cáncer de hígado.
¿Quiénes corren riesgo de sufrir la enfermedad de forma crónica?

 La probabilidad de que la infección se cronifique depende de la edad a la que se produzca.


Los niños infectados con el virus de la hepatitis B antes de cumplir los seis años son los
más expuestos al riesgo de sufrir infecciones crónicas:

En los lactantes y niños:

 entre un 80% y un 90% de los lactantes infectados en el primer año de vida sufrirán una
infección crónica; y

 entre un 30% y un 50% de los niños infectados antes de cumplir los seis años sufrirán una
infección crónica.

En los adultos:

 menos de un 5% de las personas sanas que se infecten en la edad adulta sufrirán una
infección crónica; y

 entre un 20% y un 30% de los adultos que padecen una infección crónica sufrirán cirrosis
y/o cáncer hepático.
Coinfección por el VHB y el VIH

 Aproximadamente el 1% de las personas infectadas por el VHB (2,7 millones)


también lo están por el VIH. Por otra parte, la prevalencia mundial de la infección
por el VHB en personas infectadas por el VIH es del 7,4%. Desde 2015, la OMS
recomienda el tratamiento de todas las personas diagnosticadas de infección por el
VIH, independientemente del estadio de la enfermedad. El tenofovir, que forma
parte de las combinaciones de primera línea recomendadas para el tratamiento de
la infección por el VIH, también es activo frente al VHB.
Tratamiento.
 No hay un tratamiento específico contra la hepatitis B aguda. Por tanto, la atención se
centra en mantener el bienestar y un equilibrio nutricional adecuado, especialmente la
reposición de los líquidos perdidos por los vómitos y la diarrea.

La infección crónica por el virus de la hepatitis B puede tratarse con medicamentos, en


particular agentes antivirales orales. El tratamiento puede ralentizar el avance de la
cirrosis, reducir la incidencia de cáncer de hígado y mejorar la supervivencia a largo
plazo.

 La OMS recomienda la administración de tratamientos orales (tenofovir o entecavir)


porque son los fármacos más potentes para suprimir el virus de la hepatitis B. Rara vez
desembocan en farmacorresistencia en comparación con otros fármacos, son fáciles de
tomar (1 pastilla al día) y tienen pocos efectos secundarios, por lo que solo exigen un
seguimiento limitado.
 Ahora bien, en la mayoría de las personas el tratamiento no cura la infección por el
virus de la hepatitis B, tan solo suprime la replicación del virus. Por tanto, cuando se
inicia el tratamiento contra la hepatitis B, se debe continuar durante toda la vida.

 En muchos entornos de escasos recursos el acceso al diagnóstico y tratamiento


contra la hepatitis B sigue siendo limitado. En 2015, solo el 9% (22 millones) de los
257 millones de personas con infección por el VHB estaban diagnosticadas. Entre los
casos diagnosticados, la cobertura mundial del tratamiento era de tan solo un 8% (1,7
millones). Muchas personas solo son diagnosticadas cuando ya tienen hepatopatía
avanzada.
Prevención.
Vacunas

 Todos los niños deben recibir la vacuna contra la hepatitis B.

 Los bebés deben recibir una primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B al
nacer. Deben haber recibido las tres inyecciones en la serie entre los 6 y los 18
meses de edad.

 Los niños menores nacidos de madres que tienen hepatitis B aguda o han tenido la
infección en el pasado deben recibir una vacuna especial de hepatitis B no más de
12 horas después del nacimiento.

 Los niños menores de 19 años a los que no les hayan aplicado la vacuna, deben
recibir las dosis de "recuperación".

 Los adultos con alto riesgo de hepatitis B también deben vacunarse, incluso:
 Los trabajadores de la salud y aquellos que viven con alguien que tiene hepatitis B.

 Las personas con enfermedad renal terminal, enfermedad hepática crónica o infección
por el VIH.

 Las personas con múltiples parejas sexuales y hombres homosexuales.

 Las personas que consumen drogas psicoactivas inyectables.

 No existe vacuna para la hepatitis C.

 Los virus de la hepatitis B y C se propagan a través del contacto con la sangre o con
los fluidos corporales de una persona que tenga el virus. Los virus no se propagan por
contacto casual, como tomar la mano, compartir utensilios para comer o vasos para
beber, amamantar, besarse, abrazarse, toser o estornudar.

 Para evitar entrar en contacto con la sangre o con los fluidos corporales de otras
personas:
 Evite compartir objetos personales, como cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.

 NO comparta agujas para inyectarse drogas ni otros equipos de drogas (como


pajillas para inhalar drogas).

 Limpie los derrames de sangre con una solución que contenga una parte de
blanqueador casero por 9 partes de agua.

 Tenga cuidado al hacerse tatuajes y perforaciones en el cuerpo.

 El sexo seguro significa tomar medidas antes y durante el sexo que pueden evitar
que usted quede infectado o que le transmite una infección a su pareja.
 La clamidiasis es una infección bacteriana común que se cura fácilmente con antibióticos. Es
una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes; la mayoría de las
personas con clamidiasis no presenta síntomas.

 La clamidiasis es una infección bacteriana muy común que se puede contraer por el contacto
sexual con otra persona. Cerca de 3 millones de estadounidenses, por lo general de entre 14 y
24 años, contraen clamidiasis por año.

 La clamidiasis se transmite a través de las relaciones sexuales vaginales y anales y el sexo oral.
La bacteria se encuentra en el esperma (semen), el líquido preeyaculatorio y las secreciones
vaginales. La clamidia puede infectar el pene, la vagina, el cuello uterino, el ano, la uretra, los
ojos y la garganta. La mayoría de las personas con clamidiasis no tienen síntomas y se sienten
perfectamente bien, de modo que es posible que ni siquiera sepan que están infectadas.

 La clamidiasis se resuelve fácilmente con antibióticos. Si no se trata, puede acarrear problemas


de salud graves en el futuro. Por este motivo es tan importante realizar pruebas de ETS. Cuanto
antes sepas que tienes clamidiasis, más pronto te curarás. Puedes prevenir la clamidiasis
usando un condón cada vez que tienes relaciones sexuales.
Síntomas.
 Si no tienes síntomas de clamidiasis, es posible que pasen varias semanas desde
el contagio hasta que se manifieste la infección. Los síntomas de la clamidiasis
pueden aparecer tanto en hombres como en mujeres e incluyen:

 Dolor o ardor al orinar

 Dolor durante las relaciones sexuales

 Dolor en el bajo vientre

 Flujo vaginal anormal (puede ser amarillento y tener un olor fuerte)

 Sangrado entre periodos menstruales

 Pus o secreción lechosa o acuosa del pene

 Inflamación o sensibilidad en los testículos

 Dolor, secreción o sangrado alrededor del ano.


 Si se infectan los ojos, es posible que tengas los ojos rojos, picazón o secreción. A
veces, las infecciones por clamidia afectan la garganta y provocan dolor de
garganta, aunque no es frecuente.

 Si tú o tu pareja tienen alguno de estos síntomas, acude a una enfermera, a un


médico o a los Centros de salud. Es muy importante que te hagas examinar si estás
embarazada.

 Recuerda que la mayoría de las personas con clamidiasis no presenta ningún tipo
de síntoma. Por este motivo, la única manera de saber con seguridad si tienes
clamidiasis es hacerte una prueba.
Tratamiento.
 La clamidia se trata generalmente con antibióticos. Los antibióticos son muy
eficaces para el tratamiento de la clamidia.

Los dos antibióticos más comúnmente recetados para el tratamiento de la clamidia


son:

 Azitromicina (dosis única).

 Doxiciclina (por lo general dos cápsulas al día durante una semana).

 Ofloxacina.

 Eritromicina.
 La persona afectada no debe tener relaciones sexuales por lo menos hasta una
semana después de haber finalizado el tratamiento antibiótico. Si es posible, se
deberían evitar las relaciones sexuales durante más tiempo si tu pareja sexual no ha
sido tratada, con la finalidad de no volver a infectarte. También deben evitarse las
relaciones sexuales hasta que los síntomas no hayan desaparecido por completo.

 No se debe iniciar un tratamiento con antibióticos sin antes consultar con un médico.
Los antibióticos deben administrarse exactamente de acuerdo con la prescripción.
Sólo de esta forma, se puede curar la infección. El tratamiento rápido es obligatorio
para prevenir la transmisión de la infección y para reducir el riesgo de
complicaciones, como ejemplo, una enfermedad inflamatoria pélvica.
Prevención.
 La clamidiasis se contagia a través de las secreciones sexuales como el esperma
(semen), el líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales. De modo que la
mejor manera de evitar la clamidiasis y otras enfermedades de transmisión sexual
(ETS) es no tener sexo vaginal, anal u oral. Sin embargo, esto no se aplica a la
mayoría de las personas, y ahí es donde se debe recurrir a los condones y
barreras de látex bucales. Realmente sirven para reducir las posibilidades de
contagio de una enfermedad de transmisión sexual durante las relaciones
sexuales.

 La realización de pruebas de ETS periódicas es otra buena manera de cuidar tu


salud.
 La tricomoniasis es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más
frecuentes en todo el mundo. Afortunadamente se soluciona cuando se trata con
antibióticos durante un corto periodo de tiempo.

 La tricomoniasis puede pasar inadvertida en los hombres, pero da síntomas en


casi todas las mujeres. No obstante, casi un tercio de los afectados desconocen
estar infectados. Los síntomas de la tricomoniasis son diferentes en mujeres y
hombres.
 Una persona infectada puede transmitirle el parásito a otra persona que no tenga
la infección durante las relaciones sexuales. En las mujeres, el área del cuerpo
infectada con más frecuencia es la parte baja del aparato genital (la vulva, la
vagina o la uretra) y en los hombres es la parte interna del pene (uretra). Durante
las relaciones sexuales, el parásito por lo general se transmite del pene a la vagina
o de la vagina al pene, pero también se puede transmitir de una vagina a otra. No
es frecuente que el parásito infecte otras partes del cuerpo, como las manos, la
boca o el ano. No está claro por qué algunas personas con la infección presentan
síntomas y otras no, pero probablemente depende de factores como la edad de la
persona y su salud en general. Las personas infectadas que no tengan síntomas
de todos modos pueden transmitirles la infección a otras.
Síntomas.
 Alrededor del 70% de las personas infectadas no presentan signos ni síntomas. Cuando la
tricomoniasis causa síntomas, pueden variar entre irritación leve e inflamación grave.
Algunas personas presentan los síntomas durante los 5 a 28 días después de haberse
infectado, pero otras los presentan mucho más tarde. Los síntomas pueden aparecer y
desaparecer.

 Los hombres con tricomoniasis pueden sentir picazón o irritación dentro del pene, ardor
después de orinar o eyacular, o pueden tener alguna secreción del pene.

 Las mujeres con tricomoniasis pueden notar picazón, ardor, enrojecimiento o dolor en los
genitales, molestia al orinar, o una secreción clara con un olor inusual que puede ser
transparente, blanca, amarillenta o verdosa.

 Tener tricomoniasis puede provocar molestias al tener relaciones sexuales. Si no se trata,


la infección puede durar meses y hasta años.
Tratamiento.
 Es muy raro que la tricomoniasis desaparezca de una persona si no se trata con
un antibiótico adecuado. Y, aunque se han dado casos de curación espontánea,
siempre se recomienda su tratamiento porque así se impide la transmisión a otras
personas.

 El antibiótico que se utiliza para tratar la tricomoniasis es el metronidazol. Suelen


tomarse dos dosis al día durante 5-7 días, aunque las dosis y la duración pueden
variar según considere el médico. En ocasiones se puede administrar el
metronidazol en una dosis única o en forma de óvulos, que es como se llama a las
píldoras que se administran por vía vaginal.
 El metronidazol es un antibiótico seguro y que se utiliza por millones de personas cada
día en todo el mundo. No sólo sirve para el tratamiento de la tricomoniasis, también es
útil para tratar infecciones por bacterias anaerobias que producen abscesos. Los
efectos secundarios más frecuentes serían las alteraciones gastrointestinales como los
vómitos, diarreas o gases. Para evitarlos es mejor tomarlo con el estómago lleno
después de haber comido, y no tomar bebidas alcohólicas los días que dure el
tratamiento.

 Tan importante como tratar la tricomoniasis es detectar si la pareja sexual está


infectada. Para eso el médico pide que la pareja sexual habitual acuda a consulta. En
esa cita se le realizará un examen médico similar al que se ha realizado a la persona
infectada. Si no está infectada sólo será necesario que no se mantengan relaciones
sexuales sin protección; si lo está, deberá tomar también metronidazol.
Prevención.
 Usar condones de látex correctamente todas las veces que tenga relaciones sexuales le
ayudará a reducir el riesgo de contraer o transmitir la tricomoniasis. Sin embargo, los
condones no cubren toda el área y es posible contraer o transmitir esta infección incluso
cuando se utiliza uno.

 La única manera segura de prevenir las infecciones de transmisión sexual es evitar por
completo las relaciones sexuales. Otra manera de abordarlo es hablar acerca de esta
clase de infecciones antes de tener relaciones sexuales con una nueva pareja, para
tomar decisiones fundamentadas acerca del nivel de riesgo con que la persona se
siente cómoda en su vida sexual.

 Si usted o alguna persona que conozca tiene preguntas acerca de la tricomoniasis o


cualquier otra enfermedad de transmisión sexual, especialmente con síntomas como
una secreción inusual, ardor al orinar o una úlcera en el área genital, consulte a un
proveedor de atención médica para obtener respuestas.
Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo de más de 200 virus relacionados. Más
de 40 tipos de VPH pueden transmitirse fácilmente por contacto sexual directo, de la piel y de
las membranas mucosas de personas infectadas a la piel y a las membranas mucosas de
sus parejas.

Pueden transmitirse por contacto sexual vaginal, anal y oral. Otros tipos de VPH son
responsables de verrugas no genitales, las cuales no se transmiten sexualmente.

Los tipos de VPH que se transmiten sexualmente corresponden a dos categorías:

Los VPH de bajo riesgo, los cuales no causan cáncer pero pueden causar verrugas en la piel
(conocidas técnicamente como condylomata acuminata) en o alrededor de los genitales y
del ano.
Por ejemplo, los tipos 6 y 11 de VPH causan 90% de todas las verrugas genitales. Los tipos
6 y 11 causan también papilomatosis respiratoria recurrente, una enfermedad menos común
en la que tumores benignos crecen en las vías respiratorias que van de la nariz y la boca a
los pulmones.

Los VPH de alto riesgo, los cuales pueden causar cáncer. Se han identificado cerca de una
docena de tipos de VPH de alto riesgo. Dos de estos, los tipos 16 y 18 de VPH, son
responsables de la mayoría de los cánceres causados por VPH.
Las infecciones por VPH son las infecciones más comunes que se transmiten sexualmente en
los Estados Unidos. Cerca de 14 millones de infecciones genitales nuevas por VPH ocurren
cada año. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)
calculan que más de 90% y de 80%, respectivamente, de hombres y mujeres activos serán
infectados por al menos un tipo de VPH alguna vez en sus vidas. Casi la mitad de estas
infecciones son por un tipo de VPH de alto riesgo.

La mayoría de las infecciones por VPH de alto riesgo ocurren sin síntomas, desaparecen
en 1 o 2 años y no causan cáncer. Sin embargo, algunas infecciones por VPH pueden persistir
por muchos años. Las infecciones persistentes por tipos de VPH de alto riesgo pueden resultar
en cambios celulares que, si no se tratan, pueden evolucionar a cáncer.
Tratamiento:
 Actualmente, no existe cura para el VPH. Si lo tiene, necesitará realizarse pruebas
regulares y frecuentes de Papanicolaou para observar sus señales de cáncer. Es
posible que su médico desee que se realice pruebas de Papanicolaou cada 4 a 6
meses para verificar el estado de la infección del VPH. En muchos hombres y
mujeres, el VPH desaparece por sí solo sin ocasionar problemas médicos.

 Su médico debe tratar las verrugas genitales. No intente tratarlas usted mismo,
especialmente con químicos que puede comprar de venta libre para extirpar las
verrugas que podría encontrar en sus manos. Se supone que estos químicos no
deben utilizarse para las verrugas genitales, ya que pueden irritar la piel
Prevención.
 Las personas que no son activas sexualmente casi nunca presentan infecciones genitales
por VPH. Además, la vacuna contra el VPH antes de la actividad sexual puede reducir el
riesgo de infección por los tipos de VPH que cubre la vacuna.

 La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) ha aprobado tres vacunas para prevenir la


infección por VPH: Gardasil®, Gardasil®9, y Cervarix®. Estas vacunas proveen una fuerte
protección contra las infecciones nuevas por VPH, pero no son eficaces para tratar
infecciones por VPH ya existentes o enfermedades causadas por VPH.

 El uso correcto y regular del condón está relacionado con una transmisión menor de VPH
entre las parejas sexuales, pero el uso irregular no lo está. Sin embargo, ya que las áreas
que no están cubiertas por el condón pueden infectarse por el virus, no es probable que los
condones provean una protección completa contra la infección.
 El VPH genital se transmite por contacto genital, más a menudo por relaciones
sexuales vaginales y anales. También el contagio se da piel a piel.

 El virus no puede vivir fuera de las células epiteliales del cuerpo por ello no sobrevive
fuera ya sea que se trate en ropa, muebles o cualquier otra cosa que no sea la célula
epitelial del cuerpo. Lo que si puede transmitirse es un hongo ya que este si se
mantiene vivo fuera del cuerpo y lo hace en medios húmedos, viven en el medio
ambiente y cuando hacen contacto con el cuerpo humano estos pueden ser
desechados si el sistema inmunológico se encuentra en óptimas condiciones.
 El herpes lo causa un virus: el virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés). El
HSV forma parte de la familia de los virus llamados herpes virus. Esta familia incluye el
virus EpsteinBarr, que causa la mononucleosis y el virus de la varicela zoster que causa
la varicela. Aunque existen muchos virus en la familia del herpes virus, cada uno de
ellos son virus separados y distintos uno del otro.

 EL HSV es una condición generalmente moderada recurrente de la piel. Existen dos


tipos de herpes simple, el herpes simple tipo 1 (HSV-1) y el herpes simple tipo 2 (HSV-
2). EL HSV puede causar el herpes oral (úlcera o llagas en la boca -fuegos o fogazos- o
en la cara) como también el herpes genital (síntomas similares en la región genital) La
mayoría de los casos del herpes oral son originados por el HSV-1 y la mayoría de los
casos del herpes genital son originados por el HSV-2; sin embargo tanto el tipo 1 como
el tipo 2 pueden aparecer en los genitales, área oral o ambos.
 El herpes es muy común. Más de 50 por ciento de la población adulta en los
Estados Unidos tiene el herpes oral. La mayoría de las personas contraen el
herpes oral en la infancia al recibir un beso de un amigo o un familiar. Alrededor
de uno de cada seis adultos en los Estados Unidos tiene el herpes genital, pero la
mayoría de esas personas (case 90 por ciento) no saben que tienen el virus.
Síntomas.
Muchas personas con herpes genital nunca presentan úlceras. O tienen síntomas muy leves
que ni siquiera notan o que confunden con picaduras de insectos u otra afección cutánea.

En los casos en los que se presenten signos y síntomas durante el primer brote, estos pueden
ser graves. El primer brote generalmente sucede al cabo de dos días a dos semanas de resultar
infectado.

Los síntomas generales incluyen:

 Disminución del apetito

 Fiebre

 Indisposición general (malestar)

 Dolores musculares en la espalda baja, los glúteos, los muslos o las rodillas

 Ganglios linfáticos inflamados y sensibles en la entrepierna (ingle).


 Los síntomas genitales incluyen la aparición de ampollas pequeñas y dolorosas, llenas de
un líquido claro o color paja. Generalmente se encuentran en las siguientes zonas:

 Labios vaginales externos, la vagina, el cuello uterino, alrededor del ano y en los muslos o
en los glúteos (en mujeres).

 Pene, el escroto, alrededor del ano, en los muslos o en los glúteos (en hombres).

 Lengua, la boca, los ojos, las encías, los labios, los dedos de las manos y otras partes del
cuerpo (en ambos sexos).
 Antes de que las ampollas aparezcan, puede haber hormigueo, ardor, comezón o dolor
en el sitio donde las ampollas van a aparecer. Cuando las ampollas se rompen,
dejan úlceras superficiales que son muy dolorosas. Estas úlceras forman costras y
sanan lentamente durante 7 a 14 días o más.

 Otros síntomas pueden incluir:

 Dolor al orinar

 Flujo vaginal (en mujeres).

 Dificultad para vaciar la vejiga que puede necesitar una sonda vesical.

Un segundo brote puede aparecer semanas o meses más tarde. Con frecuencia es menos
intenso y desaparece más rápidamente que el primer brote. Con el tiempo, la cantidad de
brotes puede disminuir.
Tratamiento.
 El herpes genital no se puede curar. Se pueden recetar medicinas que combaten virus
(como aciclovir o valaciclovir).

 Estas medicinas ayudan a aliviar el dolor y la molestia durante un brote al sanar las
úlceras más rápidamente. Parecen funcionar mejor durante un primer ataque más que en
los brotes posteriores.

 En caso de brotes repetitivos, la medicina se debe tomar tan pronto como el hormigueo,
el ardor o la picazón comiencen o tan pronto como aparezcan las ampollas.
 Las personas que tienen muchos brotes pueden tomar estas medicinas diariamente
durante un tiempo. Esto puede ayudar a prevenir brotes o a acortar su duración.
También puede reducir la probabilidad de transmitirle el herpes a otra persona.

 Es poco frecuente que el Aciclovir y el valaciclovir causen efectos secundarios.

 Las mujeres embarazadas se pueden tratar por herpes durante el último mes del
embarazo para reducir la probabilidad de tener un brote en el momento del parto. Si
hay un brote cerca del momento del parto, se recomendará una cesárea. Esto reduce
la probabilidad de infectar al bebé.
 La gonorrea es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae y la puede propagar
cualquier tipo de actividad sexual. Se puede contraer por contacto con la boca, la vagina,
el pene o el ano.

 La gonorrea es la segunda enfermedad más comúnmente transmitida registrada. Se


presentan aproximadamente 330,000 casos en los Estados Unidos cada año.

 Las bacterias proliferan en zonas corporales húmedas y cálidas, incluso el conducto que
transporta la orina fuera del cuerpo (uretra). En las mujeres, las bacterias se pueden
encontrar en el aparato reproductor (que incluye las trompas de Falopio, el útero y el
cuello uterino). La bacteria puede incluso proliferar en los ojos.
 Los proveedores de atención médica en los Estados Unidos están obligados por ley a
informar al Comité Estatal de Salud (State Board of Health) acerca de todos los
casos de gonorrea. El objetivo de esta ley es garantizar que la persona reciba los
cuidados de control apropiados. Además, es necesario encontrar y examinar a los
compañeros sexuales.

Usted tiene mayor probabilidad de presentar esta infección si:

 Tiene múltiples compañeros sexuales.

 Tiene un compañero con antecedentes de cualquier enfermedad de transmisión


sexual.

 No utiliza condón durante las relaciones sexuales.

 Consume alcohol o drogas ilícitas en exceso.


Síntomas.
Los síntomas de gonorrea con frecuencia aparecen de 2 a 5 días después de la infección. Sin
embargo, en los hombres, los síntomas pueden tardar hasta un mes en aparecer.

Algunas personas no presentan síntomas; pueden desconocer por completo que han adquirido la
enfermedad y, por lo tanto, no buscan tratamiento. Esto aumenta el riesgo de complicaciones y de
posibilidades de transmitirle la infección a otra persona.

Los síntomas en los hombres incluyen:

 Dolor y ardor al orinar

 Aumento de la frecuencia o urgencia urinaria

 Secreción del pene (de color blanco, amarillo o verde)

 Abertura del pene (uretra) roja o inflamada

 Testículos sensibles o inflamados

 Dolor de garganta (faringitis gonocócica).


Los síntomas en las mujeres pueden ser muy leves y se pueden confundir con otro tipo de
infección. Estos síntomas incluyen:

 Dolor y ardor al orinar

 Dolor de garganta

 Relaciones sexuales dolorosas

 Dolor intenso en la parte baja del abdomen (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y
la zona del estómago)

 Fiebre (si la infección se disemina a las trompas de Falopio y la zona del estómago)

 Si la infección se disemina al torrente sanguíneo, los síntomas incluyen:

 Fiebre

 Salpullido

 Síntomas similares a la artritis

 Secreciones vaginales anormales de color verdoso o amarillento, o una secreción con mal olor.
Tratamiento.
 El tratamiento de la gonorrea es simple, y se realiza de la misma manera en hombres y
en mujeres. Actualmente se indica el tratamiento con dosis única de antibióticos. Los
procedimientos más comunes son con Ceftriaxona intramuscular o Ciprofloxacino por
vía oral. La Azitromicina puede ser una opción, pero los efectos colaterales son
comunes en las dosis elevadas necesarias para tratar la gonorrea.

 La pareja debe ser siempre investigada y tratada. Se indica abstinencia sexual hasta
que todos los síntomas desaparezcan. En los casos asintomáticos, se debe evitar
relaciones por al menos una semana después del tratamiento. Es posible contraer
gonorrea más de una vez.
Clamidia / Gonorrea

 La clamidia es una ETS causada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis. Se
estima que sea la enfermedad de transmisión sexual más común en el mundo. La
infección por clamidia presenta básicamente el mismo cuadro clínico de la gonorrea, no
obstante con síntomas menos intensos. Tal vez por eso, sus complicaciones sean más
comunes.

 El diagnóstico diferencial entre clamidia y gonorrea se realiza solamente por medio del
examen microscópico del corrimiento. Es imposible distinguir las dos enfermedades
apenas por los síntomas, ya que hasta las complicaciones son semejantes. Es importante
destacar que no es infrecuente que el paciente se infecte con las dos bacterias al mismo
tiempo.

 Como el tratamiento de la infección por clamidia también es simple, la distinción con la


gonorrea, en general, no es necesaria. El médico suele prescribir un antibiótico que actúe
contra las dos infecciones.
 La sífilis es una infección curable, causada por una bacteria llamada Treponema
Pallidum. La bacteria ingresa al cuerpo a través de las membranas mucosas o piel
erosionada (roto o cortado). Una vez dentro del cuerpo, la sífilis entra en el torrente
sanguíneo y se adhiere a las células, órganos dañinas a lo largo del tiempo.

 La sífilis no tratada progresa por cuatro etapas. Cada etapa tiene sus propios signos y
síntomas únicos: primaria, secundaria, latente, y terciaria (o tarde). La sífilis no tratada
pueden producir síntomas a partir de 17 días hasta 30 años. Mientras la sífilis es curable
con antibióticos, las complicaciones que se pueden presentar en las etapas posteriores
no se puede revertir con el tratamiento.
Transmisión.
 La sífilis se transmite a través de contacto con la membrana mucosa durante el sexo
oral, vaginal y anal. Puede ser transmitida aunque no haya penetración o
intercambio de fluidos.

 La infección es transmitida generalmente por exposición a la sífilis primaria (contacto


con el chancro), pero puede ser por exposición a lesiones de la etapa secundaria
(parches mucosos, “verruga” sifilítica y posiblemente erupciones).

 La transmisión puede ocurrir al no reconocer las lesiones. También puede ocurrir


durante el primer año o segundo de la etapa latente debido a una recaída de los
síntomas secundarios.
Síntomas.
Los síntomas de la sífilis se presentan en etapas.

 Etapa primaria: En la primera etapa, en los primeros 10 a 90 días después de haber


tenido relaciones sexuales sin usar protección con una persona infectada, aparece una
lesión (llaga o ampolla) en el área genital (pene o vagina) que se llama chancro.
Usualmente es una lesión no dolorosa. Normalmente solamente una lesión aparece,
pero pueden aparecer más de una.

 Generalmente empieza como una elevación en la piel que luego se convierte en una
úlcera con bordes elevados (tipo cráter). En las mujeres, las lesiones pueden estar
dentro de u ocultas (sin verse) dentro de la vagina, o dentro de o alrededor del ano
(trasero). En los hombres, la lesión puede aparecer en el pene o en las bolas o los
huevos (piel de los testículos). También la lesión puede aparecer dentro o alrededor del
ano.
 La lesión dura de 1 a 5 semanas y sanará y desaparecerá con o sin tratamiento, pero la
enfermedad todavía estará presente, si no es tratada.

 Etapa secundaria: La etapa secundaria se desarrolla desde los 17 días a los 6½ meses
después de la infección y aproximadamente de 3 a 6 semanas después de la aparición
del chancro (aunque los síntomas secundarios pueden comenzar mientras el chancro
todavía está presente, pero es raro). La enfermedad vuelve aparecer como un salpullido
en las palmas de las manos, en la planta de los pies u otras partes del cuerpo. También
pueden haber verrugas u otros tipos de lesiones que normalmente aparecen en el ano,
el área genital (pene o vagina) o dentro de la boca y la garganta.

 Otros síntomas pueden incluir perdida de pelo y un malestar general (no te sientes
bien). Estos síntomas se quitarán con o sin tratamiento dentro de 2 a 6 semanas – pero
sin tratamiento la enfermedad todavía estará presente y se convertirá en latente (sin
síntomas) y puede atacar otras partes del cuerpo por muchos años.
 En estás primeras dos etapas, una mujer embarazada le puede pasar la bacteria de la
sífilis a su bebé no nacido.

 Etapa latente: La etapa latente puede durar de 2 años a 30+ años después de la
infección y es definida como la etapa sin señales ni síntomas. La prueba de sangre es
casi siempre positiva y es así como se descubre la enfermedad.Una recaída secundaria
(repetición de los síntomas secundarios) puede suceder después de que la enfermedad
ha sido latente, usualmente durante el primer año de infección y raramente después del
segundo año.

 Etapa terciaria: Los síntomas en la etapa terciaria pueden ocurrir de los 2 a los 30+ años
de la infección. Sus complicaciones pueden ser:
 Pequeños tumores pueden desarrollarse en la piel, huesos o cualquier otro órgano del
cuerpo.

 Complicaciones del corazón y vasos sanguíneos (primordialmente un engrandecimiento


de la aorta)

 Desordenes crónicos del sistema nervioso (ceguera, locura, parálisis)

 Aunque haya tratamiento durante esta etapa, el daño por las complicaciones no es
reversible, sin embargo la progresión de la enfermedad puede ser detenida.
Diagnostico.
 Un médico puede decir si tienes la sífilis con una prueba de sangre o sacándole fluido de
las lesiones.

 A todas las personas que tienen sífilis se les recomienda hacerse la prueba del VIH
porque las lesiones de sífilis pueden causar más fácilmente la transmisión del VIH. Las
personas que tienen sífilis primaria deberían examinarse para el VIH después de 3 meses
si es que el primer examen de VIH resultó negativo.
Tratamiento.
 En cualquier etapa de la enfermedad, la penicilina puede curar (quitar) la sífilis, pero el
daño que ocurre en las últimas etapas no se puede deshacer (quitar).
Prevención.
 La abstinencia (no tener ningún contacto sexual) es la manera más segura de evitar
la infección. Monogamia mutua (tener relaciones sexuales con una sola pareja no
infectada, quien sólo tiene relaciones sexuales contigo) es otra manera de evitar la
infección.

 El uso de condones de látex consistente y correcta para el sexo vaginal y anal


puede reducir el riesgo de transmisión, pero mientras el condón puede proteger el
pene o la vagina, no protege de contactos con otras áreas como el escroto o área
anal.