Está en la página 1de 11

9

OH, LUZ QUE BROTA DE SU


LUZ – TH 56
• Oh, Luz que brota de su luz, brillando
siempre en sombra y sol,
• Con inefable magnitud de Dios, eterno
resplandor.
• Oh, ven, radiante Sol de Dios, revélanos
tu voluntad;
• Tu santo Espíritu de amor dirija nuestro
diario obrar.
• El corazón confírmanos a hacer el bien y
odiar el mal;
• En fe y amor renuévenos que de tu
Espíritu es señal.
• Gozoso el día pase así, por tu constante
dirección,
• Y al descansar repose en ti seguro,
nuestro corazón.
• Amaneciendo el nuevo día, le veremos a
El en su esplendor,
• El Hijo y el Padre celestial, en gloria uno
y en honor. Amén.