Está en la página 1de 18

Historia del Arte Persa

Inicialmente, los pueblos persas se asientan en el actual Irán, entre


Mesopotamia y el valle del Indo. Allí establecen sus principales
ciudades en Persépolis, Susa y Pasargada.
Hacia 625 a.C. Ciaxares funda el imperio medo y, aliado con
Babilonia, destruye Asiria. Este primer imperio medo-persa es
derrotado por los persas aqueménidas, al mando de Ciro II (559 a.C. -
529 a.C.). Su hijo Cambises II conquista Egipto en 525 a.C. y se
adentra en Nubia y Libia. Esta expansión persa choca con el creciente
protagonismo de Grecia, que vence finalmente a los persas en la
batalla de Salamina (480 a.C.) e inicia un cambio en la guerra,
culminado por Alejandro Magno al conquistar en 330 a.C. el Imperio
Persa.
¿Qué es el arte persa?
El arte persa es un movimiento artístico que surgió en una zona
denominada el “Gran Irán”, esta zona actualmente corresponde con
Afganistán, Uzbekistán, Tayikistán, Baluchistán, Irán, Azerbaiyán y
diversas zonas de Pakistán. El arte persa apareció en diversas zonas
ricas y por ello se incluyeron diferentes y variadas disciplinas como son
los tejidos, la caligrafía, la mampostería, la pintura, la metalurgia, la
arquitectura y la cerámica.
El Arte Persa tiene una estrecha relación con la poesía así
como con el pensamiento religioso y filosófico. Mil años de
desarrollo literario corroboran que los Persas destacan sobre
otras culturas como los mas poetas e imaginativos. Esta
característica de desbordante imaginación se traslada a sus
obras de arte en todas sus manifestaciones artísticas.
La pintura persa
La pintura persa alcanzó su gloria en el periodo Tarmerlán cuando
diversos e importantes maestros como por ejemplo fue Kamaleddin
Behzad originaron una innovadora clase de pintura. Dentro de la
pintura persa se pueden observar diferentes obras como por ejemplo
la de la dinastía de Kayar que es una mezcla de influencias de países
europeos o también las figuras del Imperio safávida. Poco después
varios maestros, como por ejemplo Kamal-ol- molk, fueron los que
propulsaron varias influencias europeas en el arte persa.
Los persas fueron hábiles maestros en la elaboración de miniaturas las
que elaboraron con exquisito detalle pero también fueron capaces de
desarrollar obras monumentales con asombrosa ingeniosidad y
alardes técnicos asombrosos. Lograron el equilibrio y ajuste perfecto
incluso en las obras con intricados motivos decorativos. Demostraron
tener una peculiar habilidad en la reducción de imágenes a sus
términos más simples sin perder la expresividad.
Podían lograr en sus obras una comunicación perfecta con el
espectador aun atreves de siluetas y sabían muy bien como indicar un
hecho o idea abstracta sin violentar los términos de expectación visual
coherente.
Cerámica persa

De las diversas investigaciones y estudios arqueológicos que se han


realizado sobre la historia de las ruinas de Irán. En la gran mayoría de
esas ruinas se pueden observar que fueron rellenadas, en algún instante
de la historia, con un barro que poseía una gran calidad. Además se
pudieron encontrar diversas vasijas originales.
Esta actitud innovadora ha sobrevivido a través del tiempo e
influyó en muchas otras culturas de todo el mundo.
La prohibición islámica sobre el uso de vasos de metales
preciosos en la mesa, que había sido habitual para las élites
preislámicas del temprano imperio persa, significó que un
mercado de cerámica de lujo se abriera, en el cual ceramistas
persas pudieron llenar con esmaltes de fantasía tales como
en loza dorada y de alta calidad de pintura decorativa.
El periodo samánida vio la creación de la cerámica epigráfica. Estas
piezas fueron típicamente buques de loza con resbalónes negros con
guines de letras en Kufipintados sobre una base de engobe blanco.
Estos recipientes se inscriben con bendiciones
o adagios. Samarcanda y Nisapur fueron los dos centros de producción
de este tipo de cerámica.
Las innovaciones en la cerámica de este
período incluyen la producción de artículos
de Minai, esmaltado con figuras sobre un
fondo blanco, y el uso de frita, una pasta a
base de silicio, en lugar de arcilla.
Música persa
La música iraní es una de más antiguas del mundo cuya existencia se
remonta antes de la historia, entre las tribus arias. Ellos han creado
ritmos agradables tomados del sonido de la naturaleza que
posteriormente se incorporó en las ceremonias reales, religiosas en las
fiestas y en los campos de guerra llamado sonido de batalla. Por otro
lado, sabemos que, en las diferentes ceremonias religiosas se usaba
durante los recitales de los libros sagrados la música o un tipo especial
de melodía.
La influencia de música persa viaja más allá de sus fronteras
en alas de individualidades como el esclavo liberto persa
Zyriab, que huyó por celos profesionales de la riqueza y
refinamiento de la corte bagdadí para instalarse en el recién
nacido y floreciente califato de Córdoba, donde dio a luz al
repertorio básico de la música andalusí, las 24 nubas o suites
de temas musicales.
Los instrumentos más característicos de la música tradicional persa son:
Kamanche, conocido como el violín de púas, es un instrumento de cuerda de metal de cuatro
comparable al tamaño de una viola, pero con un rango de sintonización similar a un violín.

Santur, instrumento de cuerdas de metal percutido, se hace generalmente de madera de nogal o de


maderade rosa, y otras maderas, dependiendo de la calidad del sonido. Tiene 72 cuerdas en grupos
de cuatro, en sintonía con el mismo tono. Las cuerdas se ejecuta de izquierda a derecha del
instrumento y son apoyados por un puente móvil. El Santur tiene un alcance de más de tres octavas,
y se toca con dos mazos de madera.

Ney, flauta de caña que cuenta con cinco agujero en la parte delantera y uno en la parte trasera. El
instrumento más tradicional y antigüo conocido por el hombre.

Setar, es un instrumento de cuatro cuerdas, se considera que es el


instrumento musical iraní espiritualdebido a su sonido único y característicamente delicado. Por lo
general, es el instrumento preferido de los místicos sufíes.

Tar. El término tar significa cuerda en farsi (persa), y por ello con frecuencia lo encontramos en el
nombre de muchos instrumentos: sitar, setar, dutar, etc. Su caja está tallada sobre dos bloques
simétricos de madera de morera. El mástil, de madera de nogal, lleva incrustadas dos tiras de hueso
de camello y se ve dividido por trastes cuya posición corresponde a las escalas de la música iraní, que
incluye diferentes cuartos de tono.
Arquitectura persa

El primer momento de esplendor de la arquitectura persa tiene lugar


durante la dinastía Aqueménida, cuyo reinado se extiende
aproximadamente desde el 560 al 330 a.C.
- Los restos de arquitectura Aqueménida son bastante numerosos, siendo
los más antiguos las ruinas de Pasargada, la capital de Ciro el Grande.
Incluyen dos palacios, un recinto sagrado, una ciudadela, una torre y
la Tumba de Ciro, pequeño mausoleo de piedra, en forma de cilindro y
tejado a dos aguas, colocado sobre una plataforma escalonada.
La arquitectura persa estaba orientada hacia un arte imperial,
siguiendo modelos mesopotámicos en sus principales palacios
y tumbas. La utilización de materiales como piedra mármol,
ladrillo y madera son característicos en la antigua Persia.
Literatura persa
Abarca un período cultural de 2500 años, aunque la mayoría
de los documentos preislámicos se han perdido. Sus orígenes
provienen de las lejanas regiones más allá de las fronteras del
actual Irán, porque la lengua persa floreció y sobrevive en
vastas franjas de Asia Central.
Las obras que se han conservado de la literatura
persa pre-islámica, o de la “Antigua Persia”. La
mayoría de las que se conocen pertenecen a las
inscripciones reales de los reyes aqueménidas, que
tuvieron su esplendor durante los siglos VI y V a.C
La artesanía iraní goza de fama mundial especialmente la fabricación de
alfombras y tapices. La alfombra iraní es un símbolo del arte e industria de
este pueblo y sus orígenes se remontan a los inicios de la cultura persa. La
maestría en la preparación de tejidos se originó por la necesidad de mantener
calientes los hogares en la tierras altas y ahorrar combustible. Su evolución
enriqueció tanto los colores y diseños que nadie puede competir con ellos. Esta
maestría ha permanecido con el paso de los siglos y hoy en día las alfombras
persas ornamentan los suelos de palacios, museos de prestigio, colecciones
particulares, etc.
La metalurgia y las artes relacionadas con ella, desde los primeros
tiempos hasta los modernos, se ha producido notables obras como
bronces duros de Luristán, joyas y vasos aqueménidas, platos
preciosos de oro y plata del período samánida, que funciona como
ningún otro la Periodo islámico, bronces y obras entrecruzadas
inigualables zarih (brillante y solemne estructura de acero dentro de
mausoleos) de lugares sagrados.