Está en la página 1de 9

Antecedentes y causas

• vaga determinación de los límites de esa zona inhóspita y despoblada


por lo que tuvieron que fijar sus respectivas jurisdicciones de acuerdo
con documentos muchas veces contradictorios o mediante el trazado
de líneas geodésicas.
• Cuando Bolivia perdió la salida al océano Pacífico, como consecuencia
de la Guerra del Pacífico (1879), esa región adquirió un valor
estratégico para ese país: la ocupación del Chaco Boreal fue necesaria
para salir al océano Atlántico por el río Paraguay.
• El Paraguay, unas décadas antes, había sido devastado por la Guerra
de la Triple Alianza (1865-1870). Una de las consecuencias fue la
pérdida de enormes territorios en la zona oriental.
• Otra causa fue la supuesta existencia de petróleo en el subsuelo
chaqueño que la Standard Oíl ya extraía en sus bordes serranos.
Comandantes en jefe de los ejércitos

• Comandantes bolivianos
• Filiberto Osorio (desde septiembre a octubre de 1932);
• José Leonardo Lanza (desde octubre a diciembre de 1932);
• Hans Kundt (desde diciembre de 1932 a diciembre de 1933);
• Enrique Peñaranda Castillo (desde diciembre de 1933 hasta finalizar la
guerra).
Hans Kundt (desde diciembre de 1932 a
diciembre de 1933)
• Llegó al país el 11 de marzo de 1911, con el
grado de mayor, encabezando una misión de
18 militares alemanes contratada por el
estado boliviano para reorganizar el ejército.
• En 1914, estando de vacaciones en Alemania
estalló la Primera Guerra Mundial. Participó
esencialmente en el frente oriental y luego en
el frente occidental. Se retiró del ejército
alemán con el grado de general y regresó a
Bolivia en 1921 como un civil.
• Fue nuevamente contratado por el presidente
Saavedra, se nacionalizó boliviano en 1921 y
asumió la jefatura del Estado Mayor hasta
1926, pero con funciones cada vez más
ligadas con la política interna boliviana.
• A mediados de 1930, intentó orientar a los oficiales bolivianos en
cuestiones políticas a favor de la re-elección del presidente Hernán
Siles. Cuando este fue derrocado, tuvo que exiliarse.
• En diciembre de 1932, ya con 63 años, fue llamado por el gobierno
para dirigir al ejército boliviano en campaña.
• En 1928 con su secuela de saqueos, disturbios, amotinamientos y
deserciones. No solo tuvo que enfrentar al ejército paraguayo, sino
también a las intrigas de los oficiales del alto mando boliviano. Tras
los sucesivos fracasos en Nanawa, Campo Grande y en Alihuatá-
Campo Vía, fue destituido por Daniel Salamanca en diciembre de
1933. Abandonó Bolivia y falleció en Suiza seis años después.
Enrique Peñaranda Castillo
• Enrique Peñaranda Castillo fue elegido
por el presidente Salamanca como
sucesor de Kundt por haber escapado del
cerco de Campo Vía, hecho que no fue
cierto y que Peñaranda evitó aclarar.
• Participó, antes de la guerra, en el engaño
del alto mando boliviano al presidente
Salamanca con motivo de la ocupación
del fortín paraguayo Carlos A. López,
amparándose en la obediencia debida.
• Careciendo de un punto de vista
estratégico propio, y engañoso casi por
omisión en sus relaciones civil-militares,
• El general Peñaranda continúa siendo el hombre sin carácter ni
iniciativa propia. Esta impresión se ha hecho conciencia en el ejército
y nadie la disimula.
• Salamanca lo responsabilizó por la derrota en El Carmen e intentó
sustituirlo.[7]Este hecho motivó que el 27 de noviembre de 1934,
Peñaranda encabezara el motín conocido como el Corralito de
Villamontes y que por haber sucedido en tiempos de guerra fue
calificado como de «traición a la Patria».
José Félix Estigarribia
• comandante de la 1.ª División con
asiento en el puerto Casado, en el
Chaco Boreal. Después de la batalla
del fortín Boquerón, en septiembre
de 1932, fue ascendido a coronel,
grado con el cual comandó el
ejército paraguayo hasta septiembre
de 1933. Tras el exitoso cerco de
Campo Grande fue ascendido a
general.
• Dirigió las operaciones desde muy cerca del frente para agilizar la
toma de decisiones y dejó en libertad a sus oficiales para que
realizaran las operaciones tácticas que el momento y lugar lo
requirieran. Se lo ha criticado por haber sido excesivamente
conservador en los primeros meses del conflicto. Su mayor logro
estratégico fue conducir la guerra en el desierto chaqueño como si se
tratara de una batalla naval.