Está en la página 1de 33

UNIVERSIDAD NACIONAL FEDERICO VILLARREAL

DOCTORADO EN ECONOMIA
EPISTEMOLOGIA Y METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION

OCTUBRE 2016 DR. SEGUNDO RAMIRO, SANCHEZ SOTOMAYOR


INTRODUCCION
El Curso “EPISTEMOLOGIA Y METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION” analiza desde
el enfoque de la historia y filosofía del método científico, la forma como se
presenta el Proyecto de tesis.
En el desarrollo del Curso, se aplicará un marco metodológico que explora la
posibilidad de cómo se han venido desarrollando en las Universidades a través
del tiempo, las diferentes metodologías científicas (heterogéneas entre sí), y
logros como el desarrollo de la “Neurociencia en diseños de proyectos
arquitectónicos”, para lograr una explicación actual más cercana del desarrollo
de la Ciencia y la Investigación Científica en el Perú, de cuyos resultados, puede
concluirse que la mayoría de las Universidades presentan esquemas para el
desarrollo de proyectos, muy diferentes entre sí, pero actualmente se busca que
prevalezcan los enfoques cualitativos.
Esta diversidad de los esquemas muchas veces no revela lo que realmente es y
la manera como se genera el conocimiento científico a través del espacio tiempo.
En muchas de las Universidades, se promueve el Paradigma y enfoque
cualitativo, sin haber conocido en su totalidad las bondades del Paradigma y
enfoque Positivista, que hace 100 años la UNSA adoptó en el mes de Marzo 1910
en el Cusco, y que permitió, al decir de Basadre, que durante 25 años fuera el
faro del conocimiento científico en América Latina.
La ciencia no admite la especulación, ni mucho menos hacer postulados a partir
de creencias particulares. Por eso para evitar todo este tipo de susceptibilidades
la ciencia desde hace mucho tiempo hace caso riguroso del método científico
porque a través de él podemos investigar un fenómeno, podemos esbozar las
primeras explicaciones que nos servirán para tener una visión inicial del
fenómeno, pues estas serán nuestras primeras hipótesis, pero tendremos que
iniciar todo un proceso que nos lleve a comprobarlas o a desecharlas.

Es muy posible que cuando hablemos de ciencia o busquemos información de


ella, siempre encontraremos una referencia básica: el método científico.

Y esto es así porque la ciencia es ante todo un proceso que indaga, que crea
nuevo conocimiento, pero a partir de hechos comprobables, verificables y que se
puedan contrastar una y otra vez, ya sea con enfoques cualitativos, cuantitativos,
de enfoques mixtos o sistémicos.
En este Curso se presenta, la Historia del método científico, según el
esquema de Vargas-Mendoza, J. E. (Historia del método científico. México,
2011) , y en segundo lugar, una interpretación de cómo se desarrollaba en
la UNMSM, el Método Científico, en los primeros años del Siglo XXI, años en
las cuales como docente en las Facultades de Educación, de Administración
y de Ingeniería Industrial, tuve la experiencia de enseñar Metodología y
Estadística, en ambientes metodológicos que he venido en denominar,
Espacio (hasta Abril del año 2008; y Espacio Tiempo, desde Mayo 2009 a la
fecha, en los escritos de la Cuarta Vía, y de la Neuroestructura).

Lima, 02 de Octubre del 2016.


PRIMERA PARTE
En caso de citar la primera parte, debe utilizarse la
siguiente referencia:

 Vargas-Mendoza, J. E. (2011) Historia del método


científico. México: Asociación Oaxaqueña de
Psicología A.C. En
http://www.conductitlan.net/investigacion_cientifica_en_psicologia/h
istoria_metodo_cientifico.ppt
Ps. Jaime Ernesto Vargas Mendoza
La historia de la epistemología y del método científico es inseparable de la
historia de la ciencia misma. El desarrollo y la elaboración de reglas para el
razonamiento científico y la investigación no ha sido algo simple. El método
científico ha sido el tema de un intenso y reiterado debate a lo largo de la
historia de la ciencia y diversos filósofos naturales y científicos eminentes han
presentado sus argumentos para privilegiar uno u otro enfoque que lleve al
establecimiento del conocimiento científico.
Algunos de los debates más importantes en la historia del método científico se
centran en: el Racionalismo, especialmente el invocado por René Descartes; la
Inducción, que adquirió prominencia con Isaac Newton y sus seguidores; el
modelo hipotético-deductivo (Popper), que salta a la escena al principio del
Siglo XIX.
En la parte final del Siglo XIX y en el Siglo XX, el debate entre el Realismo vs.
Anti-realismo era central en las discusiones sobre el método científico conforme
las poderosas teorías científicas se extendían más allá del campo de lo
observable, mientras que a mediados del Siglo XX, algunos filósofos
prominentes argumentaron en contra de que pudiera haber cualquier conjunto
de reglas universalmente aplicables para la ciencia.
La Primera Metodología
Existen pocas discusiones explícitas de las
metodologías científicas en los registros que han
sobrevivido de las primeras culturas.
Un libro de texto Egipcio, conocido como el papiro,
Edwin Smith (1600 AC) aplica los componentes
básicos del método científico:
1. Auscultación,
2. Diagnóstico,
3. Tratamiento y
4. Pronóstico, para el manejo de las enfermedades.
El papiro Ebers (1550) también contiene evidencia
del empirismo tradicional.
Sin embargo, aunque los Babilonios y los Egipcios
desarrollaron mucho conocimiento técnico, fue la
antigua Grecia la que se involucró en las primeras
formas de lo que ahora reconocemos como
ciencia. Esto sucedió a mediados del Siglo V AC. Platón
fue un contribuyente importante en el surgimiento de
esta tradición.
En el diálogo llamado Theatetus, se define a la ciencia
como algo que podemos aprender y que es una
HABILIDAD MANUAL semejante a elaborar zapatos.
Luego, en su diálogo llamado Protágoras, menciona la
enseñanza de la aritmética, la astronomía y la geometría
en las escuelas.
Las ideas filosóficas de este tiempo se desentendían de
las limitaciones de los fenómenos cotidianos y del
sentido común. Esta negación de la realidad alcanza su
punto más rico y extremo en el diálogo llamado
Parménides, donde se argumenta que el mundo es uno
y donde no existe el cambio o las subdivisiones.
Ciencia y empirismo Aristotélico
Aristóteles proporciona otro de los ingredientes de la
tradición científica: EL EMPIRISMO.
Para Aristóteles, las verdades universales pueden
conocerse a partir de eventos particulares mediante
la inducción. Así, de cierta manera, Aristóteles
reconcilia el pensamiento abstracto con la
observación, aunque sería un error concluir que la
ciencia aristotélica fuera empírica. De hecho,
Aristóteles no acepta que el conocimiento obtenido
mediante la inducción pueda acertadamente
considerarse como conocimiento científico.
No obstante, la inducción es necesaria
preliminarmente en el trabajo principal de la
indagación científica, ya que proporciona las
premisas requeridas para las demostraciones
científicas.
Es el trabajo posterior, de los filósofos, el demostrar las verdades universales y
el descubrir sus causas.
Mientras la inducción es suficiente para descubrir los universales por
generalización, no sirve para identificar sus causas.
La herramienta que Aristóteles elige para identificar las causas, es el
razonamiento deductivo con la forma de silogismos.

Usando los silogismos, los científicos pueden inferir nuevas verdades


universales a partir de las ya establecidas. Esta situación, deja lugar para dudar
de la naturaleza y extensión de su Empiricismo. En particular, parece que
Aristóteles considera la sensación-percepción solo como un vehículo para
obtener conocimientos mediante la inducción.

La inducción no garantiza el estatus de razonamiento científico y de esta


manera, este lugar lo ocupa la intuición, la que proporciona el fundamento
sólido de la ciencia de Aristóteles. Dicho lo anterior, Aristóteles nos acerca a
la ciencia empírica, de la que es predecesor.
Surgimiento del método inductivo experimental
Durante la Edad Media (o la Edad de Oro del Islamismo), aparecen
los primeros filósofos Islámicos que resultan protagonistas de los
debates científicos.
Los científicos Musulmanes emplearon la experimentación y la
cuantificación para distinguir entre las diversas teorías científicas en
controversia, dejando las bases de una orientación empírica general,
como se puede ver en los trabajos de Geber (721-815) y Alkindus
(801-873) como ejemplos tempranos.
Así, diversos métodos científicos surgen del mundo Musulmán
medieval durante el Siglo XI, todos ellos enfatizando la
experimentación así como la cuantificación, en diversos grados.
Ibn al-Haytham (Alhazen)
El primero de estos métodos experimentales lo
desarrolló el prominente Iraquí, científico y médico
Musulmán Ibn al-Haytham, quien empleó la
experimentación y las matemáticas para obtener los
resultados en su libro de Óptica (1021).
En particular, él combinó la observación, la
experimentación y la argumentación racional para
sustentar su teoría de la visión, en la que los rayos de
luz eran emitidos por los objetos y no por los ojos.
Él usó argumentos similares para mostrar que la vieja
teoría de la emisión para la visión sustentada por
Ptolomeo y Euclides (en la que los ojos emitían rayos
de luz) y la vieja teoría de la intromisión sustentada
por Aristóteles (donde los objetos emitían partículas
físicas a los ojos), ambas eran erróneas.
El método científico de Ibn al-Haytham era similar al método
científico moderno y consistía de los siguientes
procedimientos:

1. Planteamiento explícito del problema, sometido a la


observación y a la comprobación experimental.
2. Evaluación y/o crítica de hipótesis mediante la
experimentación.
3. Interpretación de los datos, y,
4. Formulación de conclusiones usando matemáticas.
5. Publicación de los hallazgos.
Al-Biruni
El científico Persa Abu Rayhan Al-Biruni aplicó los
primeros métodos científicos a diversos campos de
indagación durante los años 1020’s y 1030’s.
Él desarrolló una sociología comparada como método
científico para el campo de la minerología.
También desarrolló un método temprano para los
estudios en mecánica y condujo elaborados
experimentos relacionados con los fenómenos
astronómicos.
El método científico de Al-Biruni se asemeja al
método científico moderno, particularmente en su
énfasis sobre la experimentación repetida. Biruni
se preocupaba por la conceptualización y la prevención
de los errores sistemáticos y los errores al asar.
Para él, las teorías se formulan después de los
descubrimientos, como en el inductivismo.
Avicenna
En la sección dedicada a la demostración, de su libro “The
Book of Healing” (1027) el científico y filósofo Persa
Avicenna (Ibn Sina), discutió sobre la filosofía de la
ciencia y describió un método científico de indagación
temprano.
Avicenna consideró dos métodos para alcanzar los
principios generales:
1. El método de Aristóteles de inducción (istiqra) y
2. El más reciente método de examinación y
experimentación (tajriba).

Avicenna criticaba la inducción de Aristóteles y, en su


lugar, desarrolló un método experimental como
recurso para la indagación científica.
Robert Grosseteste
Durante el Renacimiento europeo del Siglo XII, las ideas
de la metodología científica, incluyendo el empirismo
aristotélico y los métodos de experimentación científica de
ALHAZEN y AVICENNA, se introdujeron a la Europa
Medieval mediante traducciones al Latín a partir del Árabe
y del Griego.
El comentario de Robert Grosseteste sobre la ANALÍTICA
POSTERIOR DE ARISTÓTELES, lo ubicaron como uno de
los primeros pensadores escolásticos europeo que
entendían profundamente la visión de Aristóteles respecto
al camino doble del razonamiento científico.
Concluir desde las observaciones particulares hacia las
leyes universales e ir de regreso, de las leyes universales
a la predicción de eventos particulares. Grosseteste lo
denominaba “resolución y composición”. Además, él
afirmaba que ambas rutas debían verificarse mediante la
experimentación.
ROGER BACON
En su enunciado del método, Bacon describía un ciclo repetitivo
de observación, hipótesis, experimentación y la necesidad
de verificación independiente.
Él registraba la manera en que conducía sus experimentos con
todos los detalles precisos, de tal manera que otros pudieran
reproducirlos e independientemente evaluar sus resultados.
Decía que habían dos métodos para el conocimiento:
A. Uno mediante la argumentación y
B. El otro basado en la experiencia. La mera argumentación
nunca es suficiente
La ciencia experimental se distingue de las ciencias
especulativas y de las artes operativas pues:
1. Verifica sus conclusiones con experimentos directos.
2. Descubre verdades que las otras nunca alcanzarán.
3. Investiga los secretos de la naturaleza.
Primeros metodólogos modernos
A pesar de que inicialmente se vieron como un posible reto a la ortodoxia
cristiana, las ideas de Aristóteles se volvieron un marco para el debate
crítico, empezando con su absorción en el currículum universitario durante
la primera mitad del Siglo XIII. Contribuyeron para esto los exitosos
teólogos medievales que reconciliaron la filosofía aristotélica con la teología
cristiana.
Con el final de la Edad Media, el rechazo del Renacimiento a las tradiciones
medievales se vinculó con una extrema reverencia a las fuentes clásicas, lo
que llevó al redescubrimiento de tradiciones filosóficas antiguas,
especialmente las enseñanzas de Platón.
Para el Siglo XVII, quienes se apegaron dogmáticamente a las enseñanzas
de Aristóteles, se enfrentaron a la competencia de diversos enfoques en el
estudio de la naturaleza.
Galileo Galilei
Aunque ya habían métodos científicos tempranos
previamente, Galileo Galilei (1564-1642) es
considerado como el PADRE DEL MÉTODO
CIENTÍFICO.
Durante el periodo de conservadurismo religioso de la
Reforma y la Contra-Reforma, Galileo Galilei develó su
nueva ciencia del movimiento. Ni los contenidos de la
ciencia de Galileo, ni sus métodos de estudio, se
apegaban a las enseñanzas de Aristóteles.
Mientras Aristóteles pensaba que la ciencia debía ser
demostrada a partir de los primeros principios, Galileo
había usado los experimentos como instrumento de
investigación. No obstante, en su libro presenta su
trabajo como demostraciones matemáticas, sin
referirse a los resultados experimentales.
FRANCIS BACON
Bacon intentó describir un procedimiento racional para
establecer la causalidad entre fenómenos basándose
en la inducción. Sin embargo, esto era radicalmente
diferente de la inducción empleada por los
aristotélicos.
En palabras de Bacon: “Debe considerarse otra forma
de inducción para usarse en el descubrimiento de los
primeros principios, de los axiomas menores, de los
medianos y de todos. Es la inducción que procede
mediante la enumeración simple”.
El método de Bacon se basaba en historias (hechos)
experimentales que eliminaban teorías alternativas.
En este sentido, fue un precursor del falsacionismo de
Popper.
Se requerirían experimentos cruciales para resolver
cualquier ambigüedad restante sobre las causas de un
fenómeno.
René Descartes
En 1619, René Descartes empezó a escribir su tratado
sobre la manera adecuada del pensamiento científico y
filosófico, su inconcluso texto de Reglas para
Direccionar la Mente, con el que buscaba remplazar a
Aristóteles y consolidarse como el único arquitecto del
nuevo sistema que guiaría la investigación científica.
Este trabajo fue continuado y clarificado en su tratado
de 1637 sobre el Discurso del Método y luego en sus
Meditaciones de 1641.
Descartes ahí describe sus intrigantes y disciplinados
experimentos mentales que lo llevaron a la idea que
inmediatamente asociamos con él: “Pienso, luego
existo”.
Este descubrimiento lo condujo a progresar más allá
de sus propias reflexiones y juzgar la existencia de
cuerpos extensos fuera de sus propios pensamientos.
Isaac Newton
Tanto Bacon como Descartes quisieron proporcionar un
fundamento firme al pensamiento científico que evitara
las decepciones de la mente y de los sentidos. Bacon
encontraba este fundamento como esencialmente
empírico, mientras Descartes proveía de un
fundamento metafísico para el conocimiento.
Si hubiera dudas sobre la dirección que tomaría el
desarrolló del método científico, diremos que
descansaría en el éxito de Isaac Newton.
Implícitamente rechazaba el énfasis racionalista de
Descartes y se inclinaba a favor del enfoque empirista
de Bacon, cuando delineó sus cuatro “reglas del
razonamiento” en sus Principios.
I. No debemos admitir más causas para los
fenómenos naturales, que las que resulten verdaderas
y suficientes para explicar sus apariencias.
II. Por lo que, para los mismos efectos naturales,
debemos, en la medida de lo posible, asignar las
mismas causas.
III. Las características de los fenómenos, a las
que no les atribuimos ni intensión ni remisión gradual,
y que se encuentre que pertenecen a todos los
fenómenos en lo que alcance nuestra experimentación,
deberán estimarse como cualidades universales de
todos los fenómenos.
IV. En la filosofía experimental debemos ver las
proposiciones que surjan de la inducción general como
muy cercanas a la verdad.

El trabajo de Newton se volvió un modelo para otras


ciencias y su enfoque inductivo fue la base de la
mayor parte de la filosofía natural del Siglo XVIII y
principios del XIX.
Integración del método deductivo y el inductivo

Los intentos por sistematizar el método científico se


confrontaron a mediados del Siglo XVIII con el
problema de la inducción, una formulación del
positivismo lógico que, en pocas palabras, decía que
nada se puede saber con certeza excepto lo que se
observa actualmente.
David Hume tomó al empiricismo llevándolo a un
extremo escéptico.
Su enfoque indicaba que no había necesidad lógica
de que el futuro se pareciera al pasado, por lo que no
podemos justificar el razonamiento inductivo
apelando a un pasado exitoso.
Hans Christian Oersted (1777-
1851) fue influenciado grandemente
por Kant, sobretodo por su libro
Fundamentos Metafísicos de la Ciencia
Natural.
El libro de Oersted titulado Primera
Introducción a la Física General
(publicado en Danés) ejemplificaba los
pasos del método científico como:
1. Observación,
2. Hipótesis,
3. Deducción, y
4. Experimentación.
William Whewell (1794-1866) produjo su libro
titulado Historia de las Ciencias Inductivas, de el
principio a la actualidad (1837), haciendo de el una
introducción a su siguiente obra, Filosofía de las
Ciencias Inductivas (1840) donde intentó seguir a
Bacon y desarrollar un arte del descubrimiento.
Le puso por nombre el de MÉTODO HIPOTÉTICO-
DEDUCTIVO (que la Enciclopedia Británica acreditó a
Newton). Whewell también acuñó el nombre de
‘Científico’.
Whewell examinaba las ideas e intentaba construir
ciencia uniendo ideas con hechos. Él analizaba la
inducción en tres pasos:
1. Selección de la idea fundamental
2. Determinación más específica de la idea
3. Cuantificación de sus magnitudes
John Stuart Mill (1806-1873) publicó su libro
UN SISTEMA DE LÓGICA (1843) después de leer
a Whewell.

Mill puede considerarse como el exponente final


de la escuela empírica de filosofía iniciada por
John Locke, cuya característica fundamental es la
tarea impuesta a los pensadores de investigar por
sí mismos, en lugar de aceptar la autoridad de
otros.

El conocimiento debía basarse en la experiencia.


William Stanley Jevons en su libro Los Principios de
la Ciencia, un tratado sobre la lógica y el método
científico (1873, 1877) y especialmente en el texto del
Capítulo XII “El Método Inductivo o Inverso”, propone
que hay tres pasos en el Proceso de la Inducción:
1. Tomar alguna hipótesis como si fuera una ley general
2. Deducir algunas consecuencias de tal ley
3. Observar si las consecuencias concuerdan con las
tareas particulares bajo consideración

Jevons luego maneja estos pasos en términos de


probabilidades, que luego aplica a las leyes de la
economía.
Ernest Nagel nota que Jevons y Whewell no fueron los
primeros escritores que argumentaron a favor del papel
central del método hipotético deductivo en la lógica de la
ciencia.
Al final del Siglo XIX, Charles Sanders Peirce propuso
un esquema que vendría a tener una influencia
considerable en el desarrollo del método científico.
En su ensayo titulado “Cómo aclarar nuestras ideas”
(1878), Peirce esbozó un método objetivo y
verificable para evaluar la veracidad de supuestos
conocimientos de una manera que iba más allá de las
meras alternativas fundacionales, enfocándose tanto en la
deducción como en la inducción, haciendo de estos
procesos algo complementario y no competitivo.
En segundo lugar y de mayor importancia para el método
científico, Pierce propuso el esquema básico para la
evaluación de hipótesis, que prevalece hasta nuestros
días.
Pierce examinó y articuló las tres formas
fundamentales de razonamiento, que juegan un papel
en la indagación científica actual:
la Abducción, la Deducción y la Inducción.
Karl Popper
Karl Popper (1902-1994) en general se le acredita como el
proveedor de las mayores mejorías al método científico en la
segunda mitad del Siglo XX.
En 1934 publicó su libro La Lógica del Descubrimiento
Científico que repudiaba el enfoque clásico observacional-
inductivista y proponía la falibilidad empírica, como criterio
para distinguir la teoría científica de lo que no era la ciencia.
De acuerdo con Popper, la teoría científica debía hacer
predicciones (de preferencia predicciones que no pudiera
hacer la teoría en competencia), mismas que pudieran
evaluarse, dando la oportunidad de rechazar la teoría si estas
predicciones se mostraban como incorrectas.
Thomas Kuhn
Los críticos de Popper, principalmente Thomas Kuhn, Paul
Feyerabend e Irme Lakatos, rechazaron la idea de que existiera
un solo método aplicable a todas las ciencias y que pudiera medir
su progreso.
En 1962 Kuhn publica su influyente libro La Estructura de las
Revoluciones Científicas, que sugiere que los científicos
trabajan en una serie de paradigmas y que hay muy poca
evidencia de que estos trabajen en realidad siguiendo una
metodología falibalista.
En palabras de Kuhn, “una nueva verdad científica no triunfa por
convencer a sus oponentes y hacerlos ver la luz, sino porque sus
oponentes eventualmente mueren y crece una nueva generación
que se familiariza con ella”.
La consecuencia de esto es que, no hay una sola visión a favor
de un acuerdo en lo que constituye el “método científico”,
aunque se mantienen ciertos principios centrales que dan
fundamento a la indagación científica contemporánea.