Está en la página 1de 16

UNIDAD DE SERVICIOS DE APOYO A LA EDUCACIÓN REGULAR N.

31
Ciclo escolar 2014-2015

Escuela Primaria Ford 181 Septimio Pérez Palacios

¡¡BIENVENIDOS!!
A la Reunión de

PADRES, MADRES DE FAMILIA Y/O TUTORES DEL 4°B

Psic. Lorena R. Pool Can San Francisco de Campeche, Campeche a Enero del 2015.
NORMAS y LIMITES
Para los padres . . . Es fundamental
comprender que en la casa es dónde se debe
educar en el respeto, en los derechos y
deberes, en lo que está CORRECTO y lo que
está INCORRECTO. Lo que se espera de los
hij@s y en las consecuencias positivas y
negativas de su conducta._
¿QUÉ SON LAS NORMAS Y LIMITES . . . ?

LÍMITES : Un límite le dice a un niño: “Hasta aquí puedes llegar, más allá
no”. Ej.: “No puedes ver televisión toda la tarde”.

NORMAS : Dicen lo que hay que hacer, la conducta a seguir. Ej.: “Debes
lavarte las manos antes de comer.”
Y PORQUÉ SON IMPORTANTES PARA EL CRECIMIENTO Y DESARROLLO
DE UN NIÑO?
*Porque con ellos el niño se siente seguro y
protegido.

*Porque las normas son un marco de


referencia. Muestran conductas socialmente
admitidas, aprendiendo a diferenciar así las
que no lo son.

*El niño aprende valores como: respeto,


tolerancia, orden.

*Ayudan a los niños a controlar


progresivamente su comportamiento,
favoreciendo su proceso de socialización.

*Enseñan al niño que no pueden hacer


siempre lo que quieren .
*Los niños necesitan ser guiados por los adultos para que aprendan
cómo realizar lo que desean de la manera más adecuada.

*Es fundamental establecer reglas para fortalecer conductas y lograr


su crecimiento personal.

* Los límites deben basarse en las necesidades de los niños.


Decirles "NO" es conveniente
y saludable para su futuro,
para que no sean niños
consentidos y con escasa
resistencia a las
contrariedades que se le
presentarán a lo largo de la
vida.
. . . Y CUALES PUEDEN SER ALGUNAS DE LAS CONSECUENCIAS
CUANDO HAY LIMITES Y NORMAS EXCESIVAS O INEXISTENTES? . . . . .

LO MÁS GRAVE ES QUE:


Perjudican el crecimiento y desarrollo del niño. . . . PORQUÉ EL
HIJ@. . .

No tiene nunca suficiente .


Suele ser manipulador .
Culpa a los demás de sus errores.
No tolera las frustraciones .
Manda en casa (no exige, amenaza ).
Discute frecuentemente y no respeta a los adultos.
Tiene una alta dependencia de las cosas materiales .
Desarrolla pobres habilidades sociales.
Se crea un estado de tensión familiar . . .
. . . PORQUE PUEDEN O NO FUNCIONAR LA PUESTA DE LIMITES Y
NORMAS? . . . . DEPENDE EN MUCHO DE :

No se transmiten de forma clara .


Son contradictorios: el padre dice una cosa y la madre otra, o unas veces se
permite y otras no.
No hay consecuencias (positivas o negativas).
Se pide al niño que haga algo que los padres no hacen
Se establecen unos límites demasiado estrictos.
Se fijan un número excesivo de normas.
Lo que se LIMITA es la CONDUCTA, no los sentimientos que la acompañan. A
un niño se le puede solicitar que no haga alguna cosa, pero nunca se le puede
pedir que no sienta algo o impedirle una emoción o sentimiento.
Los LÍMITES deben fijarse de manera que no afecten el respeto y la autoestima
del niño. Se trata de poner límites sin que el niño se sienta humillado, ridiculizado
o ignorado.
Señale la situación problemática empleando pocas palabras. Los sermones son
poco efectivos y alteran a las personas.
 Evite calificar al niño, solamente señale el problema.
 Sea firme, pero tranquilo.
No se ponen límites.
MODELO PARENTAL

DISCIPLINA

LIMITES Y REGLAS . . .
ALGUNAS PROPUESTAS PARA PONER LIMITES Y NORMAS CLARAS . . .

1. Objetividad. Es frecuente escuchar en nosotros mismos y en otros padres expresiones como 'Pórtate
bien', 'sé bueno', o 'no hagas eso'. Nuestros hijos nos entenderán mejor si marcamos nuestras normas
de una forma más concreta. Un límite bien especificado con frases cortas y órdenes precisas suele ser
claro para un niño.

2. Opciones. En muchos casos, podemos dar a nuestros hijos una oportunidad limitada para decidir
como cumplir sus órdenes. La libertad de oportunidades, hace que un niño sienta una sensación de
poder y control, reduciendo las resistencias. Por ejemplo: 'Es la hora del baño. ¿Te quieres duchar o
prefieres bañarte?'. Esta es una forma más fácil y rápida de dar dos opciones a un niño para que haga
exactamente lo que queremos.
3. Firmeza. En cuestiones realmente importantes, cuando existe una resistencia a la obediencia,
nosotros necesitamos aplicar el límite con firmeza. Por ejemplo: 'Vete a tu habitación ahora' o
'¡Detente! los juguetes no son para tirar'. Los límites firmes se aplican mejor con un tono de voz
seguro, sin gritos, y un gesto serio en el rostro. Los límites más suaves suponen que el niño tiene una
opción de obedecer o no. La firmeza está entre lo ligero y lo autoritario.

4. Acentúa lo positivo. Los niños son más receptivos al hacer lo que se les ordena cuando reciben
refuerzos positivos. Algunas represiones directas como el 'no', dicen a un niño que es inaceptable su
actuación, pero no explica qué comportamiento es el apropiado. En general, es mejor decir a un niño
lo que debe hacer ('habla bajo') antes de lo que no debe hacer ('No grites').
5. Evitar la lucha de poder. Cuando
decimos 'quiero que te vayas a
la cama ahora mismo', estamos
creando una lucha de poder
personal con nuestros hijos. Una
buena estrategia es hacer constar la
regla de una forma impersonal. Por
ejemplo: 'Son las 8, hora de
acostarse' y le enseñas el reloj. En
este caso, algunos conflictos y
sentimientos estarán entre el niño y 6. Explica el porqué. Cuando un niño
el reloj. entiende el motivo de una regla como una
forma de prevenir situaciones peligrosas para
sí mismo y para otros, se sentirá más animado
a obedecerla. De este modo, lo mejor cuando
se aplica un límite, es explicar al niño porqué
tiene que respetarla. Entendiendo la razón,
los niños pueden desarrollar valores internos
de conducta o comportamiento y crear su
propia conciencia.
7. Sugiere una alternativa. Siempre que apliques un límite al comportamiento de un niño, intenta
indicar una alternativa aceptable. Sonará menos negativo y tu hijo se sentirá compensado. De este
modo, puedes decir: 'ese es mi pintalabios y no es para jugar. Aquí tienes un lápiz y papel para pintar'.
Al ofrecerle alternativas, le estás enseñando que sus sentimientos y deseos son aceptables. Este es un
camino de expresión más correcto.

8. Firmeza en el cumplimiento. Una regla puntual es esencial para una efectiva puesta en práctica del
límite. Una rutina flexible (acostarse a las 8 una noche, a las 8 y media en la próxima, y a las 9 en otra
noche) invita a una resistencia y se torna imposible de cumplir. Rutinas y reglas importantes en la
familia deberían ser efectivas día tras día, aunque estés cansado o indispuesto. Si das a tu hijo la
oportunidad de dar vueltas a sus reglas, ellos seguramente intentarán resistir.
9. Expresa tu desaprueba la conducta,
no al niño. Deja claro a tus hijos que tu
desaprobación está relacionada con su
comportamiento y no va directamente
hacia ellos. No muestres rechazo hacia
los niños. Antes de decir 'eres malo',
deberíamos decir 'eso está mal hecho'
(desaprobación de la conducta).

10. Evitar perder el control de tus


emociones. Los investigadores
señalan que cuando los padres están
muy enojados castigan más
seriamente y son más propensos a ser
verbalmente y/o físicamente violentos
con sus niños.

También podría gustarte