Está en la página 1de 21

LONDRES (AP) - Una coma en el lugar equivocado de un contrato de venta le costó a Lockheed

Martin Corp. $ 70 millones, informó el viernes The Financial Times.

Un contrato internacional para C-130J Hércules del grupo aeroespacial con sede en EE. UU. Tuvo
una coma fuera de lugar en un punto decimal en la ecuación que ajustó el precio de venta para
los cambios en la tasa de inflación, dijo el periódico londinense. En Europa, se usan comas en
lugar de puntos para marcar puntos decimales. Fue un error, citó el periódico a James A. "Micky"
Blackwell, presidente de la división de aeronáutica de Lockheed. Pero el cliente, que Lockheed
se negó a mencionar, los mantuvo al precio.

"Esa coma costó a Lockheed $ 70 millones", se citó a Blackwell en declaraciones al periódico.


James Fetig, un portavoz de Lockheed, dijo que Blackwell estaba describiendo los
principales elementos del aumento de los costos del C-130J.
"Blackwell indicó ... los impactos relacionados con la inflación, incluidos los efectos de
la coma fuera de lugar en un contrato, representaron $ 70 millones de $ 275 millones
en perspectivas de ganancias reducidas para el C-130J en 1999", dijo Fetig.
Se negó a dar detalles. La semana pasada, la compañía anunció que las fallas de
lanzamiento y los problemas con el avión de carga y los programas antimisiles han
perjudicado sus ganancias.
Lockheed ha asegurado contratos de tres países fuera de los Estados Unidos: Gran
Bretaña, Italia y Australia, por su C-130J, la última versión de su avión de transporte
aéreo Hércules.

DESERET NEWS
(www.deseretnews.com)
En diciembre de 2005, el desempeño en el mercado bursátil de la acción de una
empresa japonesa se tornó caótico luego de que un corredor de bolsa cometiera
un error tipográfico.
Las acciones de J-Com se desplomaron después de que un corredor de Mizuho
Securities intentó vender 610.000 acciones a 1 yen cada una.
El verdadero propósito era en realidad vender una acción por 610.000 yenes.
Una falla en la Bolsa de Valores de Tokio causó que la operación no pudiese ser
revertida, lo que le costó a Mizuho unos 40.000 millones de yenes (US$333
millones en ese momento).
Creemos que la bonificación del corredor no fue grande ese año.
INFORMACIÓN ADICIONAL:

El Origen de la Bolsa como Institución se da al final del siglo XV en las ferias medievales de la Europa occidental,
en ellas se inició la práctica de las transacciones de valores mobiliarios y títulos. El término “Bolsa” apareció en la
ciudad de Brujas (Bélgica) al final del siglo XVI.
El Mercado Bursátil es la integración de todas aquellas Instituciones, Empresas o Individuos que realizan
transacciones de productos financieros, entre ellos se encuentran la Bolsa de Valores, Casas Corredores de Bolsa
de Valores, Emisores, Inversionistas e instituciones reguladoras de las transacciones que se llevan a cabo en la
Bolsa de Valores.
Entonces un Mercado Bursátil cuenta con todos los elementos que se requiere para que sea llamado mercado, un
local, que es son las Oficinas o el Edificio de la Bolsa de Valores; demandantes, que son los inversionistas o
compradores; oferentes, que pueden ser los emisores directamente o las Casa de Corredores de Bolsa y una
institución reguladora.
Funcionarios de Companies House, el registro oficial de negocios en Reino Unido, anularon
una firma de ingeniería galés por un error ortográfico.
Pertenece al Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS) y también es
miembro del Public Data Group. Todas las formas de compañías (según lo permitido por la
Ley de Sociedades del Reino Unido) se incorporan y registran en Companies House y
presentan detalles específicos según lo exige la actual Companies Act 2006.
Entonces, en 2009, los registros dejaron constancia de que Taylor & Sons dejaba de
funcionar. Pero en realidad el negocio que cerró sus puertas era Taylor & Son - con "Son"
(hijo), en singular.
Tiempos difíciles para los negocios. ¿Qué pasó después? El negocio de Taylor & Sons
se evaporó: se cancelaron las órdenes, se perdieron los contratos y se retiró el crédito
de los proveedores. Posteriormente, la empresa entró en la administración y
finalmente se disolvió en 2014.
Entonces, Companies House no estaba equivocado; solo un poco prematuro. El
problema era que Companies House no había tenido la intención de informar que
Taylor & Sons Ltd había entrado en liquidación. Habían querido decir Taylor & Son Ltd.
¿Le contaron mal a la descendencia del Sr. Taylor? No. Taylor & Son era una compañía
completamente diferente, que en realidad había entrado en liquidación
Oops. Oops tiene razón. El director general de Taylor & Sons, Philip Davison-Sebry,
estaba de vacaciones cuando se supo la noticia. Él fue asediado por llamadas de
clientes que preguntaban por qué se había saltado el país.
¡Pero fue solo un error tonto! Companies House corrigió su error tres días después, pero para
entonces el daño ya estaba hecho: la información había caído en cascada incontrolablemente
a través de Internet.
Taylor & Sons debería demandar! Lo hicieron, y ganaron. Un juez dictaminó que Companies
House era legalmente responsable por el infeliz destino de la empresa. Los daños aún no se
han adjudicado, pero los abogados que actúan para Davison-Sebry han valorado el reclamo
de la compañía en £ 8.8m.
¿Nueve millones de quid por una 'S'? Es como el juego de Scrabble más importante de la
historia. En efecto. Companies House argumentó que lo que sucedió fue extraordinario y no
podía razonablemente haberse previsto, pero el juez pensó que era diferente.

THE GUARDIAN (www.theguardian.com)


Los errores en el mundo del comercio electrónico están a la orden del día: de canastas de
compra que no se actualizan a websites enteros que colapsan por fallas técnicas o porque
no pueden hacer frente a un pico en la demanda.
Pero a veces los errores son causados por un humano, un simple desliz de tipeo que puede
tener consecuencias impensadas.
Así le ocurrió a la aerolínea Alitalia en 2006, cuando ofreció vuelos desde Canadá a Chipre
por $39 CAD (dólares canadienses, unos US$29) en lugar de US$3.900.
Algún operador en sitios de comparación de tarifas online descubrió el fallo y publicó la noticia
en foros de viajeros. Como era de esperarse, unos 2.000 pasajes se vendieron en cuestión
de horas.
La compañía italiana intentó cancelar los boletos emitidos, pero finalmente honró los
contratos de compra. En el proceso, perdió US$7,7 millones
BBC (www.bbc.com)
Sabemos que es importante tener una ortografía correcta en el título de la subasta
de eBay. Desafortunadamente para un vendedor, omitir una letra en el título
resultó ser muy costoso.
El artículo en cuestión es una botella llena de Arctic Ale de Allsopp elaborada en
1852, en la foto a la izquierda. El artículo apareció por primera vez en eBay con
el título: allsop's arctic ale.full y tapado con un sello de cera.
Desafortunadamente, dejó la segunda 'p' en Allsopp's. Esto significaba que
cualquier comprador potencial que buscara la ortografía correcta de Allsopp
no podría encontrarlo. Este error es claramente un error del vendedor ya que
deletrea Allsopp correctamente en la descripción.
La subasta tuvo un precio inicial de $ 299.00 y se cerró con una oferta ganadora de $
304.00 con 2 ofertas de 2 usuarios diferentes. El vendedor probablemente estaba
satisfecho con el precio de venta hasta que vio lo que sucedió cuando apareció en
eBay nuevamente ocho semanas después.
Esta vez, Allsopp's se deletreó correctamente con el título de la subasta:
Museum Quality ALLSOPP's ARCTIC ALE 1852 SEALED / FULL !!!

El segundo listado tenía una descripción mucho más robusta junto con más imágenes
de la botella desde diferentes ángulos. La subasta recibió 157 ofertas de 56
postores únicos y se cerró con una oferta ganadora de $ 503,300.00. Resulta que
el error tipográfico del vendedor original le costó más de $ 500,000. Los $ 304 que
recibió ya no parecen mucho más.

NEW LIFE AUCTIONS (www.newlifeauctions.com)


GRACIAS…