Está en la página 1de 7

El discurso expositivo: situación de

enunciación
El discurso expositivo se caracteriza porque en él la
intención comunicativa es la de informar. Esto implica
que su propósito fundamental sea la transmisión e
intercambio de conocimientos. Así, lo que predomina en
este tipo de discurso es la información acerca de una
diversidad de temas, hechos, personas, situaciones, etc.,
que se explican o se exponen a fin de que un receptor
comprenda los contenidos hasta entonces desconocidos
total o parcialmente por él. Al ser principalmente
informativo, en este tipo de discurso predominará,
generalmente, la función referencial del lenguaje.
Recuerda que …
•La Función Emotiva o Expresiva corresponde al emisor, porque mediante ella se
expresan las actitudes y los sentimientos del hablante.

•La Función Conativa o Apelativa corresponde al receptor, ya que a través de ella


se influye en sus actitudes y emociones.

•La finalidad de la Función Poética radica en la estructuración del mensaje.

•La Función Referencial informa sobre los hechos del


mundo aludidos en el contexto. En ese sentido, es la
función lingüística asociada a la transmisión de información
y conocimientos.
•La Función Fática consiste en la toma de contacto o la constatación de que el canal
está funcionando.

•La Función Metalingüística se centra en el código y su función es la reflexión sobre


la lengua.
La situación de enunciación
del discurso expositivo

La situación en que se produce el discurso


expositivo se caracteriza porque el emisor sabe
sobre el tema que expone y el receptor lo
desconoce o lo sabe en menor medida. En
otras palabras, los interlocutores se diferencian
porque no presentan el mismo grado de
conocimiento sobre el tema que se desarrolla
en el discurso.
En cuanto a las relaciones que se establecen entre
los participantes de una situación comunicativa en
que el discurso expositivo predomina, se puede
afirmar que en dicho caso existe una relación de
asimetría (desigualdad). Esto porque el emisor
está en una posición de mayor grado de
conocimiento de la materia del discurso, que la del
receptor. Por ejemplo, cuando un(a) profesor(a)
expone una materia nueva a sus alumnos y
alumnas, estos aumentan su grado de
conocimiento sobre la materia o asunto expuesto, o
bien se informan por primera vez sobre él.
Por otra parte, los contenidos que se desarrollan
en cada instancia comunicativa en la que hay un
predominio de este tipo de discurso, son de
diversa índole, porque obedecen a las
motivaciones particulares de los sujetos que
participan en ella.
El discurso expositivo generalmente se desarrolla en
situaciones formales de enunciación como charlas,
congresos, clases, disertaciones, libros, artículos,
etc. Sin embargo, también puede darse en
situaciones informales como una conversación entre
amigos, compañeros de trabajo, familiares, etc., en
que hay un emisor que informa a otros acerca de un
tema. Recordemos que en el caso de una
conversación predominará el discurso dialógico, sin
que esto impida que la exposición pueda tener lugar
en menor medida dentro del marco de aquél.